info@almusafir.es +34 612 258 388

Ruta arquitectónica desde Málaga a Marruecos

La guía «Los colores de la memoria» propone una ruta «para viajeros emocionales» a través de la arquitectura y del legado cultural común que parte de Málaga y pasa por Tánger, Larache, Arcila, Tetuán, Chaouen y Alhucemas para terminar en Nador.

La publicación pretende ser «una herramienta para mantener la cooperación y la conexión, resaltar los valores culturales en común y rescatar y poner en valor el patrimonio arquitectónico», ha explicado hoy a los periodistas su autora, la historiadora Mónica López-Soler.

viajar a marruecos

Impulsada por el proyecto Arrabales del programa europeo Poctefex para la cooperación entre España y Marruecos, la guía está disponible para su descarga gratuita a través de la página web www.malagamarruecos.com.

Esta ruta enlaza las ciudades incluidas a través del color, dividido en dos categorías, la primera de ellas los colores de la arquitectura, «que son los que dan unicidad a cada ciudad y su identidad propia».

La segunda categoría es la de los colores de la historia, «que habitan en la memoria, como el mosaico andalusí, y que son un color transversal que une las ciudades a través de la ruta».

López-Soler ha buscado «un enfoque nuevo y distinto sobre la puesta en valor del patrimonio arquitectónico» al hablar en la guía «no sólo de la ciudad construida, la arquitectura, sino también de la ciudad habitada».

«La ciudad habitada es la que sentimos dentro, nuestras costumbres y nuestra cultura», ha apuntado la historiadora, que ha precisado que cada ciudad «tiene un itinerario trazado desde sus espacios urbanos, las calles y plazas donde confluyen los ciudadanos».

La ruta se puede hacer completa o de forma independiente en cada ciudad, y la guía incide en periodos concretos «como el Protectorado o la Edad Media por ser momentos de confluencia importantes».

«Quería mostrar la belleza de la fusión y del encuentro entre dos tierras y dos mares, el Mediterráneo y el Atlántico, Europa y África», ha señalado la autora, que se ha centrado en los centros históricos de las ciudades seleccionadas, aunque en casos concretos se ha desplazado también a su entorno «por el potencial de su patrimonio arquitectónico».

Fuente

Viajar a Agadir

Agadir es una ciudad moderna que ha sido reconstruida casi por completo después de que un terremoto la destruyera en el año 1960. Ubicada en una antigua región minera, en la actualidad es el puerto pesquero más importante de la costa marroquí y uno de los destinos turísticos más populares del país.

El entorno natural en el que se asienta Agadir está dominado por una amplia bahía de arena, perfilada por suaves colinas. Una playa de aguas tranquilas embellece aún más este hermoso paisaje. Uno de los mayores atractivos de esta zona es su privilegiada situación, desde donde se disfruta de una espléndida panorámica de la ciudad. También merece la pena visitar el puerto de Agadir, flanqueado de buenos bares y restaurantes marineros. No hay que abandonar la ciudad sin antes haber visto el Valle de los Pájaros (jardín botánico) y el Museo de Arte Popular, donde el visitante puede disfrutar de una muestra del arte y las tradiciones de la población del Valle del Sús.

Agadir es, además, un destino ideal para los amantes de los deportes acuáticos y náuticos como el windsurf, la vela o la navegación. Tampoco hay que olvidar a los aficionados al submarinismo y la observación de la flora y fauna marina, pues los fondos de esta costa albergan especies de una belleza exótica sin igual.

Fiestas a tener en cuenta, En el mes de julio se celebran en Agadir sus dos fiestas más importantes. Se trata de la Fiesta de la Miel y de la Fiesta de las Naranjas.

Lo que no puede perderse,

Puerto pesquero

Es el más importante del país, con su lonja y encantadores restaurantes donde degustar los pescados y mariscos recién sacados de la mar.

Valle de los Pájaros

En este pequeño zoológico de aves procedentes de todo el mundo, cada especie habita una morada reconstruida según su hábitat natural.

La kasbah

Situada en lo alto de una colina, es uno de los monumentos que no ha sido reconstruido después del terremoto de 1960.

Museo de Arte Popular

Es el museo más importante de la ciudad. Expone muestras de arte y tradiciones populares del valle del Sús y las regiones saharianas reunidas por el historiador de arte Bert Flint.

Moverse por la ciudad

Tren

La Estación Central de Ferrocarril se encuentra en Route des Orangers (tel.: +212 48 82 42 07).

Taxi

La principal parada de taxis de la ciudad se encuentra al sur de la Rue de Fès. Otra parada importante se localiza en la Rue Yacoub el-Mansour, en Nouveau Talborjt.

Autobús

La principal estación de autobuses se localiza al sureste de la ciudad. Desde aquí parten autobuses cada diez minutos con destino a Inezgane. A lo largo de Rue Yacoub el Mansour, en Nouveau Talborjt, se encuentran la mayoría de las paradas de autobuses de Agadir. CTM es la compañía que gestiona el servicio de autobuses interurbanos.

Estación de Autobuses CTM

Rue Yacoub el Manssur, Nouveau Talborjt

Tel.: (+212) 48 84 24 70

Estación de Autocares

Boulevard Mohamed Cheikh Saadi

Tel.: (+212) 48 82 20 77

Ofrece una flota de autobuses que realizan viajes a Casablanca, Marrakech, Essaouira y El Jadida.

Autobuses Municipales

Los autobuses que llevan a Tamri (número 4) y los que llevan hasta Taghazoute (número 12), junto con el resto de los autobuses urbanos parten de la Plaza Salam.

Automóvil

Desde Agadir parten dos vías terrestres que comunican la ciudad con el resto de poblaciones marroquíes. La primera de las carreteras lleva hacia el norte, en dirección a Casablanca; la segunda lleva al sur, hacia El Aaiún.

Hay docenas de agencias de alquiler de coches repartidas por toda la ciudad. Entre ellas hay que destacar:

Avis

Av. Mohammed V, Bungalow Marhaba

Tel.: (+212) 48 82 14 14

Budget

Bungalow Hotel Marhaba

Tel.: (+212) 48 84 82 22

Europcar

Bulevar Mohammed V (esp. Rue Hubert Giraud)

Tel.: (+212) 48 84 02 03

Bicicleta

A lo largo de toda la costa de Agadir se pueden ver puestos de alquiler de ciclomotores. También se alquilan bicicletas cerca de la oficina de correos, en el Bulevar Hassan II, en Transrent.

Datos útiles

Oficina de Información Turística en Agadir

Av. Prince Héritier Sidi Mohammed

Tel: (+212) 48 82 28 94

Fax: (+212) 48 84 63 78

Horario: abierta de lunes a jueves, de 8:30 a 12:00 h. y de 14:30 a 18:30 h. Los viernes, de 8:30 a 11:30 h. y de 15:00 a 18:30 h.

Consulado de España en Agadir

Rue Ibn Batouta 49

Tel.: (+212) 48 82 21 26

Aunque se la ha identificado con Russadir, citada por Polibio, no es hasta el siglo XVI cuando se la nombra como Agadir, palabra con la que se designa a los graneros comunales. Su trazado con amplias avenidas y la arquitectura de sus edificios son modernos. Algunos de sus edificios son muy interesantes, destacando la Central de Correos, el Ayuntamiento, el cuartel de Bomberos y el Tribunal.

Sin embargo la fama de Agadir le viene de sus 9 km de playa, situada entre eucaliptos, pinos y tamarindos, y una excelente infraestructura hostelera que la convierten en un lugar de referencia para el turismo internacional. Agadir (273 km de Marrakech) es la capital del turismo de playa, con hoteles tan lujosos que parecen sacados de las mil y una noche y donde se puede gozar de la excelente gastronomía marroquí y de la más variada cocina internacional, bailar hasta la madrugada, practicar todo tipo de deportes, acudir a un centro de talasoterapia ¿o tal vez a un hamam?.

Sus 300 días de media anual de sol y la dulzura de su clima la convierten en el destino ideal para unas vacaciones de sol y playa en pleno invierno. Y si la playa no se halla entre sus aficiones, puede disfrutar haciendo excursiones por los más variados paisajes.

LA KASBAH

Rodeada de murallas a una altitud de 236 metros, ofrece una magn?fica vista sobre la ciudad.

LA CIUDAD MODERNA

Llena de vida y animaci?n con sus amplias avenidas, como la de Hassan II, del General Ketani, o de las F.A.R.C., que alternan con zonas peatonales que acogen restaurantes, comercios y tiendas de artesan?a. No hay que dejar de visitar el edificio Central de Correos y el Ayuntamiento, obras del arquitecto J.F. Zewaco; el Tribunal, de E. Azagury, que forma parte de un conjunto monumental en el que juegan los vol?menes y las superficies planas. También el Cuartel de Bomberos, dominado por su torre de entrenamiento, frente a los hermosos jardines de Ibn Zaidoun.

LA ZONA DE PLAYAS

Visitar el Teatro al Aire Libre y el Museo Municipal Bert Flint, con una importante colecci?n de objetos tradicionales del Sur de Marruecos.

LA MEDINA DE COCO POLIZZI

Después de la desaparici?n de la Medina de agadir el 29 de febrero de 1960, el arquitecto ?talo-marroqu? Coco Polizzi ha recreado una Medina medieval con 12.000 m2 de callejuelas, en un espacio de 4 has. junto a la muralla, a un lago artificial con una cascada y a 2 has. de zonas verdes. Las casas y tiendas han sidoi constru?da con materiales tradicionales (piedra, tierra, barro, madera…), respetando el esp?ritu del pasado y la autenticidad de la arquitectura antigua. En ella est?n instalados 180 artesanos y cuenta con cafés de estilo tradicional, restaurantes, un peque?o mercado y un hammam.

INMMOUZER DES IDA OUTANANE (61km)

Encantador pueblecito de casas blancas que domina un palmeral. Su principal atractivo radica en las espléndidas cascadas del Oued Tinkert, que pueden admirarse en sus alrededores, aproximadamente 3 km hacia el Oeste. En esta localidad se celebra la Fiesta de la Miel, generalmente en agosto.

RESERVA NATURAL EN AGADIR« OUED MASSA » (51km)

Een el estuario del r?o « Massa » que alberga una amplia variedad de avifauna aut?ctona y migratoria, destacando el ex?tico ibis calvo y las grandes migraciones de flamencos rosas. Las mejores épocas de vista son primavera y oto?o. En la playa se encuentra el Morabito de Sidi Rbat.

MUSEOS EN AGADIR

MUSEO DE LA ABEJA

Museo de miel de la regi?n del Souss.

MUSEO BERT FLINT

Colecci?n de arte y tradiciones populares del Valle del Sous y del Sahara reunida por el historiador del arte holandés Bert Flint.

Qué ver en los alrededores de Agadir

Agadir, en Marruecos, es un lugar que tiene muchísimo que ofrecer tanto en la propia ciudad como en los alrededores, que es en lo que me centraré hoy. Si vas a estar de vacaciones en la zona, que sepas que hay muchísimos lugares qeu puedes visitar. Como hay tantas cosas que ver tanto allí como en sus alrededores, te hago un resumen con lo más interesante para que no te lo pierdas durante tu visita:

– Playas de Agadir: Muy cerquita están las playas de Taghzout y Tamrhakht, rodeadas de plataneras y restaurantes y en donde el romper de las olas es muy bonito.

– Taghazout: Está a 19 kilómetros y hay un clima muy suave todo el año. Tiene una espectacular playa de 7 kilómetros y que es mundialmente conocida gracias al surf que allí se puede practicar. Tiene también un pequeño puerto pesquero que cada día crece más y se está convirtiendo en una privilegiada zona de veraneo.

– Imouzzer Ida Outanane: Está al nordeste y llegas por una carretera que te muestra un bonito paisaje en el que te encuentras hermosos valles, cañones de paredes, un río, palmeras… toda esa zona fue denominada como el Valle del Paraíso. Hay muchas excursiones que puedes hacer en 4×4, bicicleta o senderismo.

– Tiznit: Está a 78 kilómetros y tiene unas espectaculares murallas rosas almenadas, por lo que dar un paseo a lo largo de las mismas es una auténtica gozada. En su interior hay grandísimos tesoros como puñales, anillos o adornos frontales, además de un patio en donde todavía se pueden ver a varios artesanos trabajando la plata según las técnicas tradicionales. Hay muchas excursiones para que no pierdas detalle de lo más interesante.

Sin duda hay muchos más municipios, pero si solamente vas a estar en Agadir creo que lo más importante es que visites estos lugares.

Viajes a Agadir

Agadir es una de las ciudades más famosas para el turismo en Marruecos, y ya hemos hablado de sus atracciones y decenas de actividades para realizar en verano y días cálido, pero también en invierno podemos disfrutar al máximo con sus tiendas, los paseos en la zona portuaria y mucho más.

Gracias a su clima, que casi todo el año está bastante cálido, podemos disfrutar de paseos en una ciudad moderna y dinámica, y sus playas vacías siempre abiertas para una caminata con la arena y el leve viento de la costa.

Si estas pensando en una excursión por los alrededores, no debes perder la oportunidad de conocer Taroudant, la población amurallada que está recubierta por árboles de todo tipo, eucaliptos, olivos y palmas que la convierten en un paraje marroquí, con atardeceres imperdibles con el cielo fundiéndose con las montañas.

Otra atracción que podemos visitar en cualquier momento del año es la ‘Reserva Natural Souss Massa‘, ideal para aquellos que aman la naturaleza, los sonidos y colores de aves, animales y plantas que se funden con el escenario costero.

Flamencos rosados, patos, palomas y garzas en un lugar que toma por sorpresa nuestros sentidos y nos permite disfrutar en cualquier momento del año.

Ofertas a Agadir

La ciudad de Agadir es, sin dudas, una de las más importantes del turismo en Marruecos. ¿Cuál es la razón? Uno de los rasgos más interesantes en su construcción es como el diseño ha sido influido por los conquistadores europeos en diferentes épocas.

Muchas de las construcciones de Agadir recuerdan a fortalezas y estructuras propias del norte de Alemania. Algunos viajeros, deseosos de conocer más a fondo la cultura y las estructuras propias de Marruecos, pueden ver en Agadir una ciudad demasiado occidental, pero hay que reconocer que después del terrible terremoto de 1960 la ciudad supo resurgir con mayor fuerza.

Las playas hacen de Agadir uno de los balnearios más importantes de Marruecos, recibiendo visitantes del interior del país y de otras naciones. Hacia el norte se encuentra un increíble oasis entre las montañas de Imouzzer y el cómodo pueblo de Imouzzer-Ida-Outanane con sus casas blancas y su tradicional Fiesta de la Miel.

La miel de Imouzzer es uno de los manjares de la comida marroquí. Tiene un sabor especial que combina tomillo, lavanda y cactus y su proceso de recolección involucra unos colmenares de adobe de gran tamaño. La miel se utiliza para crear un dulce especial llamado amlou que también incluye almendras y aceite.

Miel en Marruecos

Agadir está situada al suroeste de Marruecos, a lo largo del Océano Atlántico. Es el centro turístico más visitado de Marruecos y es muy diferente del resto de ciudades del país. Después del terremoto de 1961 fue necesario reconstruir la ciudad entera, empresa que conllevó la reestructuración arquitectónica del lugar y un nuevo enfoque hacia la cultura del turismo. Después del desastre, el gobierno designó el área como centro turístico y convirtió la ciudad en un complejo que ha acabado siendo el mejor destino vacacional de todo el país. La ciudad dispone de una espectacular playa de arena blanca que se extiende a lo largo de kilómetros de costa junto al azul profundo del Atlántico. Con temperaturas que superan los 20º C durante todo el año, parece que este lugar recibe un suministro inacabable de sol que lo convierte en el lugar perfecto para visitar en cualquier época del año.

Bastante cerca de esta ciudad podemos encontrar la llamada pequeña Marraketch, o lo que es lo mismo Taroudant, donde podremos disfrutar de unos maravillosos paisajes y muy interesantes mercados, o callejuelas donde perderse y disfrutar del verdadero Marruecos.

También cercano se encuentra el pueblo Tafraout, que se trata de un pueblecito en pleno desierto, donde es una gran atracción para turistas y a ver los hombres azules, llamados así por sus vestidos de este mismo color, y que se acercaran con sus camellos para intentar “ hacer negocios”.

También podrás disfrutar de las montañas del Atlas (para los más aventureros y deportistas), las ruinas romanas de Volúbilis, el balneario de aguas termales.

O podrás visitar el bosque de Argán que limita con el desierto y donde habitan numerosas tribus beréberes, con los que podrás dialogar, por su gran amabilidad y hospitalidad.

Cena & Show Fantasia Marroquí en Agadir

Guerreros árabes a caballo, brillantes bailarinas de danza del vientre y desafiantes demonios acróbatas, todo para entretenerse mientras cena con el tradicional espectáculo con cena de fantasía. Usted se sentará en una tienda tradicional beduina en la cual le servirán plato tras plato de deliciosa comida marroquí. Después de la comida póngase cómodo mientras bebe un té calmante de menta acompañado de un plato de galletas locales mientras mira el final del espectáculo.

A la hora de elegir una ciudad adecuada para disfrutar en vacaciones no siempre es sencillo, debido a que buena parte de las ciudades de Marruecos tienen elementos que gusta mucho entre los turistas y lógicamente es cuestión de ver lo que cada uno quiere ver para elegir la mejor ciudad.

En este sentido una de las ciudades que gusta mucho entere las parejas es la ciudad de Agadir, un destino realmente interesante y con un toque romántico que suele ser del agrado de buena parte de las parejas. Es una ciudad ideal para los amantes del turismo de sol y playa, ya que ofrece unas estupendas playas para poder tomar un poco el sol y relajarse mientras que admiramos los hermosos paisajes típicos de Marruecos que tanto gusta entre los turistas.

Por otro lado es un lugar donde se puede disfrutar mucho a lo largo del día y de la noche, gracias a los buenos establecimientos como restaurantes, que son perfectos para los turistas que también estén interesados en conocer algunos de los platos típicos de Marruecos, ya que en Agadir y en cualquier otro lugar se puede conocer.

Desde luego pasear por las calles de esta preciosa ciudad de Agadir es todo un acierto ya que permite a todos los turistas disfrutar de unas tranquilas vacaciones, conocer las construcciones tradicionales de esta ciudad y por supuesto es una buena ocasión para conocer algunos de los rincones más secretos de Agadir, para que los turistas tengan la oportunidad de disfrutar mucho en vacaciones.

En Marruecos dentro de la gran variedad de atractivos turísticos que los turistas suelen disfrutar mucho se encuentran los museos, una opción cultural presente en todas y cada una de las ciudades en mayor o menor medida. Es muy interesante disponer de tiempo suficiente para dedicarle a los museos, interesante para los amantes de la cultura.

En la ciudad de Agadir nos encontraremos durante las vacaciones una amplia variedad de opciones para poder elegir el museo que más nos pueda apetecer a lo largo de las vacaciones. Existen algunos museos no muy conocidos pero que pueden resultar interesantes, como puede ser el museo de la Abeja, un curioso museo para conocer en Agadir que no deja indiferente a los turistas, ya que es un museo que está exclusivamente dedicado al mundo de la miel y resulta interesante conocerlo en la región del Souss en la ciudad de Agadir.

También interesante museo especialmente para los amantes del arte es el museo Bert Flint, un museo en el que nos encontraremos una amplia variedad de obras de arte de este historiador del arte, que ha sido el que ha tenido la oportunidad de reunir todas estas obras de arte y tradiciones populares, tanto del Sáhara como obras de arte del Valle del Sous.

En ambos casos son dos museos diferentes pero pueden ser perfectamente compatibles para que un mismo turista los pueda visitar con total tranquilidad siempre que disponga de tiempo para poder apreciar las obras de arte y todo lo que se ofrece sobre la miel.

Agadir es una ciudad claramente orientada al turismo internacional, por eso al recorrer sus calles nos encontramos con decenas de hoteles y restaurantes. Más allá de la categoría, lo importante al elegir nuestro hotel es que esté bien ubicado, si sabemos los monumentos y visitas que deseamos realizar, es importante que nos hospedemos en un hotel cercano, así podremos ahorrar tiempo en viajes, además de la comodidad que suponen los viajes cortos entre una atracción y otra.

La ciudad de Agadir crece año a año, y los inversores aprovechan para construir diferentes establecimientos hoteleros que cubren las necesidades de los turistas occidentales, en su gran mayoría. También hay una gran oferta gastronómica, pero aquí es más sencillo elegir.

Es importante tener en cuenta que algunos restaurantes de Agadir se dedican exclusivamente a los platos locales, si estás buscando comidas tradicionales, entonces no tendrás problema. Pero aquellos que busquen un restaurante con comida occidental, pueden recorrer las calles principales de la ciudad y seguro encontrarán establecimientos donde el menú incluya, los platos más relevantes de la comida marroquí, pero también algunas recetas europeas.

Si quieres probar las comidas tradicionales de Marruecos, es recomendable alejarse un poco de las calles principales y disfrutar de los establecimientos más pequeños, donde los ciudadanos de Agadir escogen comer, allí podrás encontrarte con los sabores típicos de la ciudad.

La hermosa ciudad de Agadir en Marruecos ofrece a los turistas diferentes opciones para disfrutar de excelentes propuestas gastronómicas y todo dependerá de tu presupuesto. A la hora de comer en Agadir se recomienda en primer lugar encontrar algunas de las propuestas gastronómicas más tradicionales de la ciudad para descubrir los sabores típicos de Marruecos.

En la zona cercana a la playa nos podemos encontrar con algunos restaurantes realmente agradables donde ofrecen productos típicos de la costa como pescado, que es uno de los productos más apreciados en esta ciudad y que ofrece a los turistas los restaurantes con más estilo y por lo tanto los más caros. Dependiendo de lo que cada uno pueda gastar, podrá elegir uno u otro restaurante.

Afortunadamente también existen restaurantes más económicos donde acuden los turistas a lo largo de sus vacaciones en Marruecos y en concreto durante su estancia en Agadir, todo es cuestión de buscarlos y disfrutar de comida más económica que se pueda adaptar mucho mejor al presupuesto de cada uno de los turistas a la hora de viajar por Marruecos en vacaciones.

Recomendable es también durante la noche acudir a diferentes bares de copas, ideales para disfrutar del ambiente de la vida nocturna en esta ciudad. Estos bares de copas no tienen nada que envidiar con los bares que nos podemos encontrar en cualquier ciudad europea, incluso son locales donde se suelen servir alcohol si se encuentran en zonas turísticas por regla general y es por tanto algo a tener en cuenta para los turistas que busquen este tipo de bebidas.

Dentro de Marruecos muchos turistas apuestan por descubrir destinos de costa realmente muy interesantes y de entre todos los lugares Agadir es una zona perfecta para que las parejas puedan disfrutar del mejor turismo de sol y playa, ya que es una de las grandes ciudades de referencia para poder disfrutar mucho en vacaciones.

En esta ciudad las playas son realmente uno de los grandes atractivos y esto es algo que suele gustar mucho a las parejas que realizan un viaje por Marruecos a lo largo de todo el año, ya que se suelen quedar altamente sorprendidas por todo lo que van a poder descubrir y desde luego es una gran alternativa, de tal forma que es un destino realmente satisfactorio a tener en cuenta para disfrutar de excelentes vacaciones en todo momento.

Conocer este gran destino de sol y playa es una de las opciones preferentes y precisamente en Agadir también es posible disfrutar haciendo algunas compras en el zoco, disfrutar de monumentos y de construcciones como mezquitas y por supuesto es un lugar donde se puede disfrutar con su mejor gastronomía, que es otro de los atractivos a tener en cuenta para poder disfrutar de unas vacaciones realmente completas en cualquier momento.

En definitiva estamos ante un lugar de referencia para que los turistas puedan pasar unas vacaciones muy relajadas, que siempre es algo que merece mucho la pena que tengamos en cuenta para que el viaje a lo largo de todo el año sea lo más completo y satisfactorio posible, que es precisamente de lo que se trata.

Disfrutar de Agadir a lo largo de todo el año es algo que gusta mucho entre los turistas, ya que es un destino de Marruecos que lo tiene todo para poder sorprender a todos y cada uno de los turistas a lo largo de todo el año. Conocer por ejemplo su famosa playa es algo que gusta entre los turistas, un lugar tranquilo y natural donde se puede tomar el sol.

Además de la playa es importante no perderse otras opciones como puede ser el caso de su puerto, desde donde se puede disfrutar de unas vistas espectaculares y es un lugar adecuado para que los turistas lo puedan conocer, un lugar que suele ser muy apreciado por parte de todos y cada uno de los turistas. De esta forma nos encontramos con un lugar de referencia que permite a todos los turistas disfrutar de unas vacaciones excelentes.

A lo largo del viaje por Agadir en Marruecos muchos turistas no suelen dejar de lado la posibilidad de conocer el famoso parque de Aves, un lugar hermoso y tranquilo donde los turistas se suelen relajar dando un paseo, que es algo que siempre suele apetecer entre todos los turistas.

Para completar el viaje es importante no perderse la oportunidad de conocer los mejores atractivos desde el punto de vista gastronómico, ya que la gastronomía de Agadir y de otros puntos de Marruecos suele gustar mucho entre todos los turistas y es uno de los grandes alicientes para disfrutar de un viaje perfecto, que es por lo que se suelen decantar todos los turistas en vacaciones.

Profesores cántabros desarrollan el sistema de telecomunicaciones del AVE de La Meca

Tecnología española y sistemas de telecomunicación español. Cinco profesores de la Universidad de Cantabria (UC) van a ser los encargados de desarrollar el sistema de telecomunicaciones del que dependerán redes fijas y móviles, la seguridad, la señalización, la información a pasajeros o la venta de billetes del AVE que se construye entre La Meca y Medina. Ángel Mediavilla, Antonio Tazón, José Ángel García, Tomás Fernández y David Vegas son los cinco integrantes del departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la UC, que van a trabajar en esa solución integral de telecomunicaciones, que incluye el enlace por satélite que “no es sencillo” en una plataforma que se mueve a 300 kilómetros por hora.

Así lo ha asegurado uno de los encargados de dar cobertura tecnológica a ese AVE, el profesor Ángel Mediavilla, quien apunta también las condiciones ambientales adversas de la zona por la que discurre el tren de alta velocidad y las antenas de bajo perfil que hay que instalar para garantizar la aerodinámica del tren. Sin embargo, Mediavilla asegura que la participación de investigadores españoles en esta infraestructura refleja el “alto nivel” de la tecnología de este país y su potencial de exportación. Además ha resaltado la relación que existe entre la universidad y la empresa española y que se demuestra en la ejecución de este AVE a La Meca.

El sistema que van a desarrollar los profesores de la Universidad de Cantabria permitirá difundir a través de tecnología satélite desde el propio tren y monitorizará de forma remota toda la infraestructura tecnológica de este sistema de transporte, en especial “fundamental” para la seguridad de los convoyes.

La tecnología española también va a generar la infraestructura necesaria para permitir que los pasajeros de este tren, que conectará dos de las ciudades más importantes de Arabia Saudí, tengan acceso a internet en los coches del AVE.

Fuente

UZBEKISTÁN EN DICIEMBRE | 1.932,55 €

VUELO REGULAR desde MADRID del 27 DICIEMBRE 2013 al 3 ENERO 2014

DIA 1 – MADRID /TASHKENT
A las 22:05 tomaremos el vuelo directo con la Cía. Uzbequistan Airways destino Tashkent.

DIA 2 – TASHKENT Pensión Completa (Cena de bienvenida)
Llegada al aeropuerto de Tashkent a las 08:30 desde Madrid. City Tour en Tashkent: Plaza de Independencia y eternidad, fuentes de la ciudad y monumentos modernos. Plaza de Amir Temur, Plaza d Ópera y Ballet, Museo de Artes Aplicadas, Monumento de Terremoto. Almuerzo en restaurante local.
Traslado al hotel y alojamiento (chek in 14:00). Después visitaremos la parte antigua de la ciudad: Complejo arquitectónico Hasti Imam, incluso Madrasa Barak Kan, Madrasa Kafal Shohi, Madrasa, Kukeldash, bazar Chorsu. Cena de bienvenida en restaurante local. Alojamiento.

DIA 3 – TASHKENT/BUKHARA Pensión Completa.
Desayuno en el hotel y traslado al Apto. con destino Bukhara. Visita del sepulcro de la madre de Bahouddin Naksbandi (situado a 30 km de la ciudad), Mausoleo Chor Bakr (siglo X), Residencia de verano de Emir de Bukhara Sitorai-Mokhi-Hossa (siglo XIX). Cena en hotel y alojamiento.

DIA 4 – BUKHARA Pensión Completa.
Desayuno en el hotel. Se inicia el Tour por Bukhara: visita del Mausoleo de los Samani, manantial santo Chashmai Ayub, Mezquita Bolo Hauz, Ciudadela Ark. Almuerzo en restaurante local. Por la tarde visitaremos Minarete Kalyan y Mezquita Poi Kalyan, Madrasa Miri Arab, Cúpula Toki Zargaron, las Madrasas Ulughbek y Abdullazizkan, Cúpula Toki Telpak Furushon, Mezquita Magoki Attory, Cúpula Toki Sarafon, Complejo arquitectonico o Lyabi Hauz, Chor Minor.Cena en restaurante local. Descanso en el hotel.

DIA 5 – BUKHARA / SAMARCANDA Pensión Completa.
Desayuno en el hotel y salida con destino Samarcanda (270 km). Llegada y alojamiento en el hotel. Almuerzo en Restaurante local. Por la tarde comenzaremos con las visitas en Samarkanda: Observatoriio Ulughbek (siglo XV), Museo de la ciudad antigua “Afrosiyab”, Complejo arquitectónico Shkahi-Zinda (siglos IX-XV). Almuerzo en restaurante local. Mezquita Bibi-Khonum, Bazar Siab. Cena festiva del nuevo año en restaurante del Hotel y celebración con Champan en la Plaza Reguistan (Opcional). Descanso en el hotel.

DIA 6 – SAMARCANDA Desayuno en el hotel.
Día libre. Este día todos los monumentos permanecerán cerrados.

DIA 7 – SAMARCANDA / TASHKENT Pensión Completa.
Desayuno en el hotel y visita a la Plaza Registan: Madraza Ulughbek (siglo XV), Madraza Shir-Dor (siglo XVII), Madraza Tilla-Kori (siglo XVII), Mausoleo Guri Emir (tumba de Tamerlán siglos XIV y XV) almuerzo en Restaurante local. A las 17:00 hrs. traslado a la estación para coger el tren de alta velocidad Afrosiad. Cena de despedida en restaurante local. Descanso en el hotel.

DIA 8 – TASHKENT / MADRID Desayuno
Traslado al Apto. para salida a España.

Horarios de Vuelos
IDA HY 260 Madrid – Tashkent S. 22,05 / Ll. 09,30+1
VUELTA HY 259 Tashkent – Madrid S. 14,30 / Ll. 20,35

HOTELES
Tashkent: Dedeman Silk Road 4*
Bukhara: Asia Bukhara 4* Samarcanda: Registan Plaza 4*

El Precio Final Incluye:
Vuelo de línea regular directo Madrid/Tashkent/Madrid y vuelo doméstico Tashkent/Bukhara con la cía Uzbekistán Airways
Traslados de entrada y salida
Transporte durante el viaje según programación
Tren de alta velocidad “afrosiab”para el trayecto Samarkanda/Tashkent
Guía acompañante de habla hispana durante todo el recorrido
Régimen pension completa
Agua mineral en las comidas
Entradas de las visitas
Tasas de aeropuerto (150 €)
Visado de Uzbekistán 95 €
Seguro de viaje.

Informacion, info@almusafir.es | www.almusafir.es
Notas importantes:Para la tramitación del visado se necesita enviar el pasaporte original con una fotografía reciente tamaño carnet al menos un mes antes del dia 23/12/13 y el formulario cumplimentado correctamente.

Viajar a Bali

La isla de Bali, o también la isla de los 1.000 templos, y es que de esta manera también es conocida esta isla de Asia. Hasta más de 1.000 templos se pueden encontrar en Bali, siendo cada uno distinto en decoración y a quien está dedicado.

Más de 1.000 templos en la isla de Bali

Si hay una construcción que en Bali está más que presente, siendo imposible que en ningún otro lugar del planeta pueda encontrarse en un número tan elevado, es el templo, y es que en esta isla del sudeste asiático se estima que hay más de 1.000 templos.

Cada vivienda tiene su propio templo, incluso pueden llegar a tener dos. La disposición del hogar se conforma con un habitáculo cerrado en el que en su interior duermen todos los inquilinos de la casa; un porche grande, y un jardín que es el lugar destinado para hacer las ofrendas.

Templo Pura Bukit Sar, el más famoso y visitado de todos Con más de 1.000 templos en la isla, evidentemente visitar todos es una quimera, pero sí se puede optar por empezar visitando el más famoso de todos entre ese más de un millar de templos que hay.

El más famoso y visitado se encuentra a unos 20 kilómetros de la capital de Bali, -Denpasar- en el pueblo de Sengeh. El bosque que rodea este pueblo está completamente habitado por monos, siendo a este animal al que el Templo Pura Bukit Sari está dedicado.

Más templos interesantes para visitar, y que cada uno presenta un motivo y una ornamentación distinta, son los siguientes:

El Templo Pura Bukit Dharma Durga Kutri: nombre interminable para un templo cuya fachada es de las más originales que se pueden encontrar entre los templos de la isla de Bali, y es que está decorada con esculturas de elefantes en la puerta, y de cerdos en la puerta interior.

El Templo Pura Luhar Batakau: de esta lista de templos, este es el más bonito de todos por la construcción que presenta, y es que destaca por su pagoda de siete pisos alrededor de un jardín.

El Templo Pura Goa Lawah: común es en Bali que muchos de sus templos estén dedicados a animales -el de Pura Bukit Sari era dedicado al mono-, o que tengan esculturas de ellos, como los elefantes y cerdos en el de Pura Bukit Dharma Durga Kutri. El de Pura Goa Lawah es el templo de la cueva de los murciélagos.

El Templo Pura Taman Ayun: este templo jardín llama la atención por la forma en la que está dispuesto, con un vallado interior alrededor de un foso y de un camino pavimentado para que los turistas puedan contemplarlo.

El Templo Pura Uluwatu: en esta lista de templos, si hay que catalogar uno como el más espectacular de todos, sin duda alguna que este lo es. El lugar en el que se encuentra es su mejor carta de presentación por el que se le considera el más espectacular, y es que está emplazado en lo alto de un acantilado.

El Templo Pura Tegeh Koripan: entre los más de 1.000 templos que hay en la isla de Bali, no se puede obviar de esta lista el más antiguo de todos, el Templo Pura Tegeh Koripan.

Entre los muchos tesoros que guarda la isla de Bali, tal vez uno de los más espectaculares sea Ubud. Puede que quien haya visitado ya la bella isla indonesia se haya llevado una imagen equivocada del lugar: unas cuantas calles llenas de cafeterías, restaurantes y tiendas de souvenirs. Eso es solo la superficie, hay que rascar un poco para descubrir lo que hay detrás.

Ubud está en el corazón y el centro espiritual de la isla, un deslumbrante escaparate de la cultura balinesa manifestada a través de la pintura, la danza y la tradición. Basta con fuir del centro turístico y perderse en un paseo entre arrozales, estanques y templos. Allí encontraremos la auténtica magia de Bali.

¿Qué ver en Ubud? Si dispones de poco tiempo, hay tres visitas obligadas que no te dejarán indiferente: el santuario los Monos, The Monkey Forest y el volcán del Monte Batur, si bien lo ideal es permanecer aquí varios días y disfrutar de todo lo que ofrece y el entorno con la calma necesaria.

También existe la posibilidad, muy recomendable, de hacer una excursión a Tampaksiring desde Ubud. Allí se encuentra el monumento más importante de la isla, el Gunung Kawi, un complejo funerario antiquísimo compuesto por 10 tumbas reales excavadas en medio de la vegetación y rodeado de arrozales.

En este lugar encontramos también las fuentes sagradas del templo Tirta Empul. Allí podemos disfrutar de un baño ritual en sus pozas, una experiencia increíble y totalmente segura: el agua está limpia y los lugareños no solo no se ofenderán por ello sino que nos invitarán a hacerlo. Eso si es sumergirse, literalmente, en la verdadera magia de Bali.

La mejor forma de recorrer Bali es en motocicleta, podemos alquilar una por sesenta euros al mes o por día, unos tres euros negociables. La gasolina es muy barata comparada con Europa, rellenar el tanque de una Scoopy no llega ni a los cinco euros. Hay que tener en cuenta que en Bali no existen los exámenes de conducir, la gente compra el permiso y listos. Así que mucho ojo con la conducción.

Bali no es todo como se muestra en la película “Come, Reza y Ama” de Julia Roberts, en Bali como en el resto del mundo también hay atracos. Mi amiga Loreto de Madrid lleva dos años viviendo aquí y le han estirado del bolso cuatro veces estando ella subida a la moto. Todas las veces han sido de noche, ya que en Bali no hay farolas que iluminen las calles y el sol se esconde sobre las siete de la tarde.

A otra amiga una moto le cerró el paso y otra por detrás y le empujaron de su propia moto para robarle el bolso. Los turistas y en especial las mujeres que van solas en moto de noche son las víctimas más buscadas. Yo cuando salgo sola voy y vuelvo en taxi, me cuesta cinco euros el trayecto y me aseguro que no habrá sorpresa. Nota: Cuando nos subamos al taxi antes de arrancar debemos obligar al taxista a poner el taxímetro en marcha.

Las casas balinesas por lo general son abiertas salvo la zona del dormitorio, eso quiere decir que de noche cuando encendamos una luz todos los mosquitos de la zona vendrán a visitarnos. Hay que tener mucho cuidado con las picaduras de mosquito, sobretodo con el dengue. Existen cuatro variedades de dengue: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4 y se transmite por medio del mosquito “Aedes Aegypti”.

Este mosquito pica durante el día y los síntomas son fiebres altas, fuertes dolores de cabeza, tos, dolor muscular y de las articulaciones. Nosotros para prevenir usamos de todo, desde anti-mosquitos eléctricos, líquido spray repelente de mosquitos (que no es muy bueno para la piel por cierto) hasta pulseras marca ParaKito que venden en el supermercado Canggu Deli.

Para la fiebre de dengue no existen vacunas, así que es muy importante prevenir bien. Bali está lleno de arrozales y especialmente en la época de lluvias es cuando aparecen más mosquitos. Dicen que poner el aire acondicionado en la habitación evita que haya mosquitos, así como usar una mosquitera en la cama mientras dormimos sería lo más recomendable.

El museo de las conchas de Bali está en la concurrida calle de Sunset Road en la zona de Kuta. Sunset Road es bajo mi humilde punto de vista una de las calles más peligrosas de Bali, para ir en moto me refiero. En Bali por lo general nadie pone intermitentes al girar y los conductores cambian de carril con bastante agresividad y por supuesto sin señalizar.

El museo de conchas o Shell Museum en inglés, consta de dos pisos y una tienda en la entrada principal, el precio es de 75 rupias indonesias y lo mejor es ir entre semana y a primera hora de la tarde. Cuando yo fui estuve sola con el guía que aunque no hablaba mucho inglés supo responder a todas mis preguntas.

Se trata de un museo excepcional donde podemos encontrar desde fósiles hasta las conchas más curiosas, además de bocas de tiburón, esqueletos de cocodrilos, espinas dorsales de ballenas, coronas de la tribu de Papua Guinea entre otras muchas cosas. Es una visita obligada para todos aquellos amantes de la historia, el mar y su fauna marina.

Las bodas extranjeras que se celebran en Bali no tienen validez legal a no ser que nos casemos con un balinés. Pero eso no quita que no podamos celebrar en Bali una boda simbólica, bonita y llena de colorido para celebrar por ejemplo los 25 años de casados. Famosos como Mike Jagger, Alejandro Sanz o David Bustamante se casaron aquí con sus respectivas mujeres a través un ritual exótico y muy emotivo.

La celebración del enlace puede costar alrededor de 500 euros por pareja y se puede contratar desde España junto con el viaje de novios en sí. Podemos elegir entre celebrar nuestra boda por el rito balinés o por el rito religioso. Hoy en día por extraño que parezca también se puede celebrar una boda por el rito balinés en España, pero yo creo que se pierde todo el encanto.

Los hoteles de Bali ya están acostumbrados a la celebración de bodas así que ofrecen paquetes muy interesantes que incluyen estancia y ceremonia. Muchos de los hoteles de la isla son antiguos palacios reformados que añaden un toque de magia a nuestra celebración tan especial, el servicio de wedding planner se puede contratar a parte a través de empresas como por ejemplo Bali Weddings.

Siempre sentí mucha envidia de la gente que cada navidad se iba a alguna isla tropical en busca del calor. Por motivos laborales o por estudios de la universidad nunca pude hacerlo ni pasar un fin de año bronceándome al sol. Este año por fin, si después del 21 de diciembre el mundo sigue mundo nos iremos a las islas Gili para celebrar el cambio de año.

Las islas Gili están en Indonesia y son tres islas: Gili Trawangan, Gili Meno y Gili Air. La más popular es Gili Trawangan donde además están los mejores restaurantes y hay más oferta hotelera. Las otras dos son una opción válida si lo que queremos es aislarnos del mundo y tener una estancia extremadamente tranquila.

Otra opción es ir a la isla Nusa Lembongan, partiendo desde el puerto de Sanur en Bali. Hay opción de llegar en lancha rápida o en barco turístico, dependiendo del precio que queramos pagar. Una vez allí hay una pequeña cala ideal si viajamos con niños llamada Coconut Beach, situada entre el Coconut Resort y Mutiara villas.

Hay una cierta tendencia en Bali a no decir las playas maravillosas que nos gustan para que no se llenen de gente o acaben destruyendo el paisaje con construcciones masivas. Yo lo encuentro un poco egoísta además de sin sentido ya que tarde o temprano una las acaba descubriendo.

Hoy os hablaré de mi playa favorita de Bali, está en Ungasan y para acceder tenemos que hacerlo a través del beach club llamado Finn’s al lado del restaurante Karma di Mare. La entrada vale 250 rupias indonesias e incluye comida, toalla y hamaca en la arena. Además te prestan gafas de buceo, tubo y juego de palas para que los niños jueguen.

Está abierto de nueve de la mañana a nueve de la noche y como sólo llevan un año y medio abierto nunca lo he visto lleno de gente, tan sólo un par de parejas más y nosotros. Para acceder a la playa desde la recepción se baja en un ascensor que pasa entre las rocas, bastante impresionante. Nota: Para comer mi recomendación personal es el plato “Herbs crush chicken breast”.

La isla de Bali, o también la isla de los 1.000 templos, y es que de esta manera también es conocida esta isla de Asia. Hasta más de 1.000 templos se pueden encontrar en Bali, siendo cada uno distinto en decoración y a quien está dedicado.

Más de 1.000 templos en la isla de Bali

Si hay una construcción que en Bali está más que presente, siendo imposible que en ningún otro lugar del planeta pueda encontrarse en un número tan elevado, es el templo, y es que en esta isla del sudeste asiático se estima que hay más de 1.000 templos.

Cada vivienda tiene su propio templo, incluso pueden llegar a tener dos. La disposición del hogar se conforma con un habitáculo cerrado en el que en su interior duermen todos los inquilinos de la casa; un porche grande, y un jardín que es el lugar destinado para hacer las ofrendas.

Templo Pura Bukit Sar, el más famoso y visitado de todos

Con más de 1.000 templos en la isla, evidentemente visitar todos es una quimera, pero sí se puede optar por empezar visitando el más famoso de todos entre ese más de un millar de templos que hay.

El más famoso y visitado se encuentra a unos 20 kilómetros de la capital de Bali, -Denpasar- en el pueblo de Sengeh. El bosque que rodea este pueblo está completamente habitado por monos, siendo a este animal al que el Templo Pura Bukit Sari está dedicado.

Más templos interesantes para visitar, y que cada uno presenta un motivo y una ornamentación distinta, son los siguientes:

El Templo Pura Bukit Dharma Durga Kutri: nombre interminable para un templo cuya fachada es de las más originales que se pueden encontrar entre los templos de la isla de Bali, y es que está decorada con esculturas de elefantes en la puerta, y de cerdos en la puerta interior.

El Templo Pura Luhar Batakau: de esta lista de templos, este es el más bonito de todos por la construcción que presenta, y es que destaca por su pagoda de siete pisos alrededor de un jardín.

El Templo Pura Goa Lawah: común es en Bali que muchos de sus templos estén dedicados a animales -el de Pura Bukit Sari era dedicado al mono-, o que tengan esculturas de ellos, como los elefantes y cerdos en el de Pura Bukit Dharma Durga Kutri. El de Pura Goa Lawah es el templo de la cueva de los murciélagos.

El Templo Pura Taman Ayun: este templo jardín llama la atención por la forma en la que está dispuesto, con un vallado interior alrededor de un foso y de un camino pavimentado para que los turistas puedan contemplarlo.

El Templo Pura Uluwatu: en esta lista de templos, si hay que catalogar uno como el más espectacular de todos, sin duda alguna que este lo es. El lugar en el que se encuentra es su mejor carta de presentación por el que se le considera el más espectacular, y es que está emplazado en lo alto de un acantilado.

El Templo Pura Tegeh Koripan: entre los más de 1.000 templos que hay en la isla de Bali, no se puede obviar de esta lista el más antiguo de todos, el Templo Pura Tegeh Koripan.

La isla de Bali con sus más de 1.000 templos es uno de los muchos destinos atractivos que el continente asiático te ofrece. Si quieres recibir información sobre algunos de ellos, visita estos enlaces:

Filipinas: relieve, clima y vegetación.

Las Islas Maldivas, antiguamente un protectorado británico.

Relieve y clima de Paquistán.

El vuelo es largo, con escalas y cansador, ¡pero vale la pena! Es uno de los sitios más paradisíacos del planeta. Sus playas atraen a turistas de todo el mundo buscando la belleza de sus costas y los amantes del surf y rafting encuentran lo que buscan en este lugar.

El arte y la cultura de Bali te atraparan cuando pises esta maravillosa isla de Indonesia. Sus ofrendas son sagradas y se debe respetar su culto, si no es tomado como ofenda, es necesario respetas sus costumbres. Sus templos, danzas y rituales te sorprenderán y te dejarán una sonrisa en el rostro.

La comida es de lo más variada en colores, sabores y aromas. Hay un sinfín de maneras de preparar el arroz. Si bien utilizan bastante picante para la elaboración de algunos platos, muchos ingredientes los sirven por separados así el propio comensal puede usarlos a su gusto. Entre los platos más típicos cabe destacar el nasi goreng, plato nacional que consiste en arroz en leche de coco, lentejas amarillas en salsa de soja, diferentes clases de col y coliflor, todo tipo de carnes guisadas en salsa roja y muy especiada, pescado rebozado y frito. Eso si, son artistas decorando frutas.

Nadie se va de Bali sin una artesanía. Indonesia es un paraíso para las compras. Podrás comprar grandes trabajos en madera, batiks, sarongs de tejido manual, artículos de orfebrería en oro y plata, trabajos de cuero y zinc, pinturas, porcelanas chinas, máscaras de Java y Bali, marionetas o títeres de representaciones con sombras, muebles, trabajos de ratán, cestería y bambú, así como adornos realizados en conchas o pechinas, antigüedades y joyas.

Este paraíso se encuentra en Indonesia, en una cadena, con Java al oeste y Lombok hacia el este. Tiene 145 km de largo y 80 km de ancho, con una población cercana a los 3 millones.

Es uno de los lugares más bellos del mundo. La cordialidad de la gente, su cultura, el paisaje tropical, sus playas bordeadas de palmeras, hacen que sea el destino elegido para quienes deseen belleza y paz interior.

Bali cuenta con muchos y espectaculares templos como el Pura Ulu Danau Bratan, que es el mas pintoresco en la isla, o el Pura Uluwatu, que está construido en la cima de una barranca. Otros lugares para visitar son: Denpasar, la capital de Bali, donde se encuentra un centro de arte, un museo y mercados con artesanías, cestería, especias, frutas, joyas, electrodomésticos y tejidos. Si quieres comprar algo, el regateo es una costumbre comercial; debes empezar bajando el precio a la mitad e ir negociando hasta lograr un valor justo, siempre sonrisas mediante.

A 20 km. de la capital se ubica Sengeh Bosque de Monos. Es una selva con árboles gigantes de nuez moscada que alcanzan los 40 metros de altura. La principal atracción son los monos del lugar y el templo Pura Bukit Sari, pero hay que estar atenta porque los monos suelen saltar sobre los turistas atraídos por objetos brillantes o flores.

En la punta oeste de Bali se encuentra la Isla Menjangan con su parque nacional Bali Barat, es un lugar ideal para la práctica de buceo. Cuenta con numerosos hoteles de calidad.

Para visitar Bali se sugiere previamente ponerse en contacto con la embajada de Indonesia en tu país, para saber los requisitos del visado.

Una vez llegada, es bueno saber que algunas costumbres no están bien vistas en la isla, como pasearse con poca ropa, usar la mano izquierda para dar o recibir (la mano izquierda es la que se usa para ir al baño), señalar con el pie o tocar la cabeza de alguien, principalmente de un niño.

Viajes a Portugal

Son muchas las rutas turísticas que recorren el centro de Lisboa. La capital portuguesa tiene barrios y monumentos de gran interés, y recorrerlos nos llevaría un tiempo. ¿Lleváis una guía completa de lo queréis ver o vais a vuestro aire?. Os aconsejo que en la medida de lo posible os hagáis con un mapa y un pequeño itinerario.

¿Cuáles son entonces algunos de los imprescindibles del centro de Lisboa?. Aquí hay que citar la Plaza Rossio, corazón de la capital lisboeta y que oficialmente lleva el nombre de Plaza Don Pedro IV. Es sin duda la zona más animada de la ciudad y en ella veremos la Estatua de Pedro IV, el Teatro Nacional Doña María II, la Estación de Rossio y el Café Nicola, posiblemente el café más famoso y conocido de Lisboa.

Muy cerca de esta plaza tenemos la Iglesia de Santo Domingo y el Largo del mismo nombre, y un poco más allá la Plaza de los Restauradores, con el obelisco del centro que representan la liberación de Portugal del dominio español en 1640. En el pedestal hay una serie de figuras de bronce que simbolizan a la Victoria y la Libertad, mientras que los nombres que aparecen grabados son los de las batallas de la Guerra de la Restauración.

Muy cerca del Rossio otra visita imprescindible es el Convento do Carmo, la iglesia gótica más grande de la ciudad pero que quedó en ruinas tras el terrible terremoto de 1755. Su nave principal no tiene techo, y solo quedan en pie las paredes y los arcos. Actualmente alberga elMuseo Arqueológico del Carmen, aunque más bien es uno de los principales recuerdos que quedan del terremoto que asoló la ciudad.

Ni que decir tiene que debemos dar un paseo por las plazas y callejuelas del barrio del Chiado, situado entre el Barrio Alto y la Baixa. Lleno de cafés, teatros y museos una parada especial es la que podemos hacer en el Café A Brasileira, en cuya terraza se halla la estatua del poeta Fernando Pesso, con quien podemos compartir un café. Aquí en el Chiado se recorre también la célebre Rua do Carmo.

Nos quedarían por visitar lugares tan simbólicos y emblemáticos como elBarrio Alto, la Alfama o la Catedral de Lisboa, la Sé. ¿Porqué no tomar el Tranvía 28 para disfrutar de un paseo turístico por todos estos rincones?. Impresiona ver cómo este tranvía casiroza los edificios en las empinadas y estrechas callejuelas del centro de Lisboa.

Viajes a Lisboa

Ofertas a Lisboa

La ciudad de Lisboa cuenta con tanta historia que sería imposible abarcar todos sus restos en un solo día. No obstante, lo que sí es posible es visitar algunos de los monumentos más importantes, teniendo en cuenta que son muchísimos más y que lo ideal es pasar un par de días, intensos eso sí, en la ciudad.

Podemos hablar de 5 lugares imprescindibles que todo viajero debería pisar en su estancia en Lisboa.

Plaza del Comercio

De todas las plazas importantes de Lisboa, y ya os adelantamos que hay varias, es la principal. Fue construida en el mismo lugar en el que descansaba el antiguo palacio real antes de ser destruido en 1755.

En esta monumental plaza, podemos observar dos elementos realmente interesantes. Por un lado encontraremos el Arco Triunfal da Rua Augusta, en el norte de la plaza. Este gran arco hace de punto de partida de la calle más importante de La Baixa, y fue construido allá por 1873.

También destaca la Estatua ecuestre de José I, creada por Machado de Castro en 1775, e inmortalizando al rey portugués que ocupaba el trono en el momento del trágico terremoto de Lisboa.

Más información en: Praça do Comercio de Lisboa

Castillo de San Jorge

El Castillo de San Jorge es uno de los monumentos favoritos por los turistas, quizá sea por esa presencia imponente que muestra sobre la colina de San Jorge. Una presencia que es visible desde la mayoría de los miradores de la ciudad.

Fue construido en el siglo V. No obstante, los árabes lo agrandaron y posteriormente sería restaurado completamente en el año 1938.

Llaman la atención las grandes explanadas con vistas a la ciudad, una de las panorámicas más bonitas de toda Lisboa. Además, también cuenta con un pequeño museo en el que se exponen objetos encontrados en los trabajos arqueológicos del castillo.

Más información en: Castillo de San Jorge, Lisboa

Torre de Belém

Situada en el barrio de Belém, esta hermosa torre de estilo manuelino se levanta junto a la desembocadura del Tajo.

Construida a partir de 1515, sirvió para proteger la ciudad, aunque posteriormente hizo el trabajo de centro aduanero y faro.

En 1983 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es una de las visitas imprescindibles en la ciudad junto a su vecino monasterio de los Jerónimos.

Más información en: La Torre de Belém, fortaleza en Lisboa

Monasterio de los Jerónimos

Es uno de los símbolos de la ciudad. Un lugar realmente hermoso con una decoración asombrosa. El estilo manuelino se puede observar en cada una de sus plantas, en los detalles de sus columnas y el resto de su decoración. Además posee un claustro impactante, en el que disfrutaremos paseando y deleitándonos con este peculiar estilo decorativo tan portugués.

La construcción de este enorme monasterio terminó en el siglo XVI y fue construido para celebrar el regreso de Vasco de Gama de la India.

El Monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio de la Humanidad junto a su vecina Torre de Belén en 1983.

Más información en: Monasterio de los Jerónimos en Lisboa

Catedral de Lisboa

Quizá sea menos impresionante que el resto de monumentos ya descritos. Aun así, la Sé de Lisboa es de obligada visita, pues supone el templo más antiguo e importante de la ciudad.

Su construcción data aproximadamente del siglo XII y el estilo que podemos admirar en su fachada e interiores es el románico.

Su claustro presenta un estilo similar al de los Jerónimos, aunque mucho más pequeño. Además, en el interior podremos observar un sinfín de restos romanos, árabes y medievales, que han ido surgiendo en diversas excavaciones.

Quien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

postal museo 1024×675 Ruta del Azulejo en Lisboa

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

Oporto es la ciudad más deseada de Europa, y tiene razones para serlo, aunque haya quien no aprecie la llamativa mezcla de decadencia y renovación que se puede vivir en sus calles. Para mí, Oporto es una bella ciudad con encanto para todos los sentidos y a la que me encantaría regresar.

Oporto huele y sabe a dulces, a confitería, a mercado, a vino. Oporto suena a gaviotas y a tranvías. Oporto luce los reflejos de Duero, verde y dorado bajo el sol o gris lluvioso melancólico. Y si tocas Oporto, sientes el contraste entre sus adoquines y sus azulejos, entre las piedras de sus monumentos y el metal de sus puentes.

Podemos sentir Oporto de muchos modos diferentes, podemos vivir su romanticismo, su arte, su historia, sus tradiciones, su gastronomía, su diseño, podemos dejarnos cautivar por su perfil sobre el río, sus calles laberínticas labradas sobre colinas, sus alrededores.

Escapada a Oporto

Situada al norte del país, en la ribera derecha del Duero en su desembocadura en el Océano Atlántico, se encuentra Oporto. Considerada como la “Capital del Norte”, es una bella ciudad que sorprende por su colorido, sus calles alegres y por el gran número de atractivos que ofrece al turista. Una gran belleza que se refleja sobre el río Duero, justo antes de encontrarse con el mar, ofreciendo unas vistas espectaculares que merecen ser captadas en una y mil fotos.

Oporto invita a perderse por ella para descubrir todos sus secretos, deleitarse con sus rincones y disfrutar de su gran patrimonio histórico. De hecho, su centro histórico es Patrimonio de la Humandidad, repleto de edificios y monumentos fascinantes que nos van a enamorar por el encanto que confieren a la ciudad. Tampoco podremos dejar pasar su excelente gastronomía, con sabores exquisitos, y maravillosos vinos.

Hemos querido hacer una selección de lugares imprescindibles que no nos debemos perder en nuestra visita a Oporto.

– Un buen lugar para comenzar nuestra visitar puede ser la Avenida de los Aliados. Se encuentra situada en el centro de la ciudad, por lo que es una de las más transitadas. Se encuentra repleta de edificios modernistas y esculturas de Henrique Moreira. También se hace un pequeño guiño al mundo del vino con los racimos de uva que nos encontraremos.

En esta avenida se encuentra el Ayuntamiento, un enorme edificio construido en mármol y granito.

– Si continuamos paseando por la citada avenida, llegaremos hasta la Plaza de la Libertad, que es la más importante de Oporto. En el centro se encuentra la estatua ecuestre del Rey Pedro IV.

– Muy cerca nos encontraremos con la estación de trenes San Bento, una joya que nos deslumbrará con su hall decorado con más de 20.000 azulejos en los que se nos va mostrando la historia de Portugal. Todo el edificio resulta un enorme monumento que merece ser la pena admirado.

– Justo frente a la estación se encuentra la Iglesia de San Antonio de los Congregados, que destaca por la imagen del santo en su fachada, la decoración de azulejos y los grandes ventanales que dan una gran luminosidad al interior.

– Bajando por la rúa de Mousinho da Silveira llegaremos a la zona de la Ribera, uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad. En ella podremos disfrutar de auténticas postales llenas de gran belleza e intensidad, con el río Duero de invitado especial.

Es una zona muy turística, por lo que encontraremos multitud de hoteles, restaurantes y bares con el clásico estilo portugués. Su casco antiguo nos sorprenderá por el colorido de las fachadas de todos los edificios, que le da mucha alegría al lugar y un estilo propio.

También hay un gran número de puentes que cruzan el río, siendo el más famoso el Puente metálico Luis I. Incluso podemos coger alguno de los barcos que recorren el río Duero para disfrutar de unas vistas únicas. Al otro lado del río se encuentran las famosas bodegas de vino de esta zona.

Recorrer la Ribera del Duero es como transportarse a otra época, permitiéndonos disfrutar y sentir el auténtico Oporto, mientras disfrutamos de algunos de sus deliciosos platos típicos y saboreamos el exquisito “vinho do Porto”.

– En esta zona se encuentra otros puntos de interés como “Cais da Ribeira”, una de las plazas más antiguas y concurridas de la ciudad, la “Rua da Fonte Taurina” o el muro de los “Bacalhoeiros y la Casa do Infante”.

– Puente metálico de Luis I. Fue construido por un ingeniero belga discípulo de Eiffel, de ahí que su estructura metálica nos recuerde tanto a la Torre Eiffel de París. Cuenta con dos alturas, una superior por donde pasa una línea de Metro y la inferior por la que transitan todo tipo de vehículos. Además del gran arco de hierro, destaca por las maravillosas vistas que se podemos disfrutar desde las pasarelas. Impresionante ver un atardecer, mientras el sol se refleja en las aguas del Duero al mismo tiempo que lo atraviesan las barcazas.

– La Torre de los Clérigos es otra de las visitas imprescindibles en Oporto, siendo uno de sus símbolos. Forma parte del conjunto de la Hermandad de los Clérigos, junto con la iglesia y la casa de los Clérigos.

Construida en el siglo XVIII es una de mejores obras de la arquitectura barroca en todo el mundo. Construida en granito, mide nada menos que 75,60 metros de altura por lo que se puede ver prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Pero lo mejor es visitarla por dentro y recorrer los 240 escalones que nos separan de la parte más alta. El esfuerzo merecer la pena, ya que podremos disfrutar de unas vistas increíbles de toda la ciudad, incluyendo los jardines de la Cordonería.

– Librería Lello e Irmao

No podemos perdernos la visita a esta espectacular librería, ya que es una de las más bellas de todo el mundo. Además, los fans de Harry Potter podrán disfrutar de un escenario en el que se rodaron algunas escenas de las películas del famoso aprendiz de mago.

– La Catedral de Oporto es otra de las visitas imprescindibles. Terminada de construir en el siglo XIII, esta edificio religioso de estilo románico ha sufrido distintas remodelaciones, lo que ha provocado que en la actualidad destaque por su mezcla de estilos (barroco, gótico y románico).

Situada en la cima de su colina, ofrece algunas de las mejores vistas de Oporto y el río Duero.

– Casa de la Música. Completamente diferente y mucho más moderno es este edificio, realizado en hormigón, de 7 plantas, en las que no faltan salas de concierto, dos auditorios, biblioteca, fonoteca, una cafetería y un restaurante.

Diseñado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, el edificio ha cosechado numerosos premios internacionales de arquitectura. Supone un gran contraste entre el estilo de la ciudad, por lo que merece la pena ser visitado. Además, durante todo el año se celebran numerosos conciertos y actividades culturales de todo tipo.

– Jardines del Palacio de Cristal. Situados en la parta alta de la ciudad son un enorme pulmón para Oporto. Es un enorme parque dividido en tres zonas: La Quinta da Maiarinha, la Quinta Tait y los Jardines románticos del Palacio de Cristal.

En el interior del parque encontraremos distintas fuentes, estatuas, jardines temáticos, un lago y varios miradores desde los que contemplar de espectaculares vistas del Duero.

Oporto no es una ciudad enorme, es bastante manejable. Aun así, si no contamos con mucho tiempo para verla, viene bien tener una referencia de cuáles son las visitas imprescindibles.

Una de nuestras primeras paradas debería ser la Iglesia de San Francisco. Este templo comenzó su construcción, a cargo de los frailes franciscanos, en el año 1245. Sufrió un gran incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia, un incendio cuyas huellas aun se ven en sus muros.

De esta iglesia debemos destacar su interior. Tres naves cubiertas con tallas doradas en las que se emplearon cerca de 300 kilos de oro en polvo. Esta cantidad de oro ocasionó que por un tiempo la iglesia permaneciera cerrada a los devotos, pues se consideraba demasiado ostentosa para la pobreza que había en la ciudad.

Son destacables elementos como el árbol de Jesé, una escultura de madera policromada realmente hermosa, o las catacumbas, un lugar en el que fueron enterrados muchos franciscanos.

La iglesia y Torre de los Clérigos es una de las visitas imprescindibles en nuestro paso por Oporto. La iglesia fue construida en el año 1735 en un llamativo estilo barroco. Cuenta con una fachada muy especial que culmina con la Torre de los Clérigos, posiblemente el monumento más emblemático de la ciudad. Es la más alta de toda Portugal, con unos 76 metros de altura y más de 200 escalones, algo que ofrece un paisaje impresionante sobre toda la ciudad, sin duda una de las mejores vistas de Oporto.

El Palacio de la Bolsa es uno de los lugares más interesantes de la ciudad. Un hermoso edificio sede de la Asociación Comercial de Oporto. Construido sobre las ruinas de un convento, su construcción concluyó en el año 1891.

Está calificado como Monumento Nacional, y razones no le faltan. Cuenta con estancias tan magníficas como el gran patio central o Patio de las Naciones, que se encuentra completamente cubierto de vidrio, dejando así pasar la luz al interior del palacio. Asimismo, son bellísimas las estancias como la Sala Dorada, la Sala de las Asambleas Generales o la impresionante sala Árabe, inspirada completamente en la Alhambra para su construcción e ideada para recepciones oficiales.

Junto al palacio y torre de Clérigos, otra visita que resulta casi imposible olvidar es la de la Catedral de Oporto. Está construida en la parte más alta de la ciudad y es el templo más importante de la misma.

Su construcción comenzó en el siglo XII y aunque ha sufrido bastantes reconstrucciones con diferentes estilos, lo cierto es que sigue impresionando por esos aires medievales de sus orígenes. La mayor parte de la misma es barroca. No obstante, tanto la fachada como el cuerpo son románicos. Asimismo, el precioso claustro es de estilo barroco.

Por último, en esta visita fugaz de los elementos más interesantes de Oporto, os recomendamos los Jardines del Palacio de Cristal. Están situados en la parte alta de la ciudad y es un espacio verde realmente bonito. Además, paseando por allí podremos disfrutar de las vistas más hermosas de la desembocadura del río Duero, un broche final exquisito para nuestro día de visitas.

Portugal es un país que tiene una cultura única y llena de vida, así como ciudades que tienen una buena variedad de atractivos que muestran la historia que ha pasado por ellas, así como poblaciones y zonas rurales en donde puedes disfrutar de los paisajes más pintorescos y dejarte sorprender por la naturaleza.

Además, el clima moderado que se tiene todo el año, hace que cualquier viaje hasta allí sea muy agradable y para recordar.

A continuación te hago un recuento de las ciudades más importantes que hay para visitar en este país, así como algunas de sus atracciones.

Lisboa

Al ser la capital es la ciudad más visitada del país, pero este no es el único motivo, sino también por su ubicación hacia el Océano Atlántico, su cultura vibrante y sus partes más antigua en donde puedes ver edificaciones con mucha historia y encanto. A esta ciudad puedes llegar hasta el Aeropuerto da Portela, que está entre Loures y Lisboa, y a donde llegan vuelos de diversas capitales europeas, así como del norte de África, y de países del continente americano como Brasil, Estados Unidos y Venezuela. Entre los lugares que te recomiendo visitar en esta ciudad están algunos barrios históricos como Ciado,

Alfama, Rossio y Belem, donde está la Torre de Belem y el Monasterio de Jerónimos; así como el Cristo Rei que es muy similar al de Río de Janeiro y está a orillas del río Tejo, el Ponte Vasco da Gama que es el más largo de Europa y los varios funiculares que te llevan a los puntos locales más altos.

Oporto

Esta ciudad es un gran centro que históricamente se ha dedicado al comercio y que está en las colinas de los alrededores del estuario del río Duero, teniendo un centro histórico de gran belleza que es Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad, que está a unos trescientos kilómetros de Lisboa, está servida por el Aeropuerto Sá Carneiro, a donde llegan vuelos desde diferentes ciudades nacionales, europeas y desde Marrakech.

El lugar más importante para ver allí es Ribeira, que es la parte cerca del río, y por donde se empiezan los recorridos para ver la parte Patrimonio de la Humanidad, y desde allí se puede ver Robeira de Gaia, que es al otro lado del río y donde están las bodegas de vino Oporto. En la ciudad te recomiendo ir al Museo de Arte Moderno, a la Casa da Música y simplemente recorrer las calles históricas locales.

Braga

Esta ciudad del norte de Portugal es famosa por ser la más antigua del país y por ser una de las más antiguas nacidas del cristianismo en todo el mundo, teniendo huellas históricas que tienen siglos de antigüedad. Aunque esta ciudad no tiene aeropuerto, los más cercanos son el de Oporto que está a cincuenta kilómetros, el de Lisboa que está a más de trescientos kilómetros y el de Vigo, España, que está a un poco más de cien kilómetros.

En la actualidad esta es una ciudad universitaria por lo que sus atractivos antiguos se unen con unos más modernos. Entre los atractivos locales que te aconsejo visitar está la Catedral de Braga que es el monumento más importante de la ciudad con su mezcla arquitectónica de entre los siglos duodécimo y dieciocho, así como el Santuario de Bom Jesus do Monte que es una iglesia que está en lo alto y tiene un estilo barroco, así como otras iglesias históricas locales.

Funchal

Esta es la capital y la ciudad más importante de la isla de Madeira, en el archipiélago del mismo nombre que está en el Océano Atlántico. El aeropuerto de Funchal es el que sirve la ciudad, aunque queda más cerca de la ciudad de Santa Cruz, y hasta allí llegan vuelos desde el Portugal peninsular y desde otros destinos europeos.

En esta ciudad los atractivos tienen que ver más con la naturaleza por lo que los más visitados son los Jardines do Palheiro, que son de estilo colonial británico, y el Jardín Botánico de Madeira que tiene más de 2.000 plantas. También es posible visitar joyas arquitectónicas como el Convento de santa Clara, el Palacio de São Lourenço y la Catedral de la ciudad.

Coímbra

Esta ciudad es la más importante del centro de Portugal, que en algunas épocas fue la capital de Portugal y en la actualidad es reconocida por su universidad, que es una de las más antiguas de Europa. Los aeropuertos más cercanos a esta ciudad, que está a 175 kilómetros de distancia de Lisboa, son los de Oporto y el de la capital del país.

En Coímbra los principales atractivos turísticos son las edificaciones históricas locales como lo son la Catedral Antigua o Sé Velha, que es una de las construcciones mejor preservadas de estilo románico en Portugal; el Monasterio de Santa Cruz que tiene una espectacular fachada manuelina y la universidad local.

———————————-

El Castillo de San Juan de Arade, en el Algarve

La zona del Algarve es muy famosa por sus playas, auténticos resorts vacacionales con gran ocupación en los meses estivales. No obstante, hay que destacar que por esta zona también nos encontramos con monumentos que podremos combinar con nuestros días de playa.

Hoy nos dirigimos a la parroquia de Ferragudo, en el municipio de Lagoa, Faro. Allí encontramos un precioso elemento emplazado sobre dos playas, dominando la ciudad y la desembocadura del río Arade. Se trata del Castillo de San Juan de Arade, o como se le conoce por tierras portuguesas Fuerte de Sao Joao do Arade.

Edificado junto al mar en 1640, el castillo actual fue emplazado durante la Restauración para sustituir una torre vigía que había sido edificado durante el reinado de Juan II. Cabe destacar que un poco más tarde de la construcción de esta torre se estableció una serie de tramos de muralla defensiva, una muralla que según parece ser resistiría hasta 1621.

Desgraciadamente y a pesar de estar construido bajo una roca maciza, el fuerte ha sufrido durante su larga historia numerosos percances por culpa de la fuerza de elementos como las mareas y tormentas, como la gran tormenta de 1669 que dañó gravemente la misma.

Tras esta colosal tormenta, se comenzaron trabajos de reparación que culminaron en 1754, dejando aparentemente el castillo en perfectas condiciones. Pero poco tiempo después Portugal fue asolado por el gran terremoto de 1755, episodio de la historia que terminó por dañar de manera descomunal la fortificación dejándola prácticamente en ruinas.

Le siguieron años de decadencia en la que la fortaleza perdió aun más el lustroso aspecto de antaño, hasta que finalmente a finales del XIX fue subastada y vendida a manos privadas. Manos que no dudaron en restaurar el lugar para poder adaptarlo como vivienda.

Casi un siglo después la Junta del Distrito solicitaría la cesión del fuerte para poder instalar un centro cultural en él. A pesar de que sigue presentando algunas muescas propias de los duros momentos que ha superado, lo cierto es que es realmente hermoso y ofrece unas vistas muy bonitas de esta zona del Algarve.

——————————————–

Ruta por el Patrimonio de la Humanidad en Portugal

Existen a lo largo y ancho del mundo, numerosos lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Como no podía ser de otra forma Portugal también ofrece una amplia lista de estos escenarios protegidos. Lugares repartidos por toda su geografía que pueden configurar por sísolos una impresionante ruta de conocimiento e historia por Portugal.

Los primeros en formar parte de este selecto club en 1983 fueron el Centro de Angra do Heroismo en las Azores, una preciosa ciudad situada en las Azores. Un lugar que fue relativamente importante en el siglo XV y que muestra orgulloso, entre otras cosas, varios fuertes al más puro estilo militar de la época ; el Convento del Cristo en Tomar, una preciosa obra en honor a la Reconquista, creada en 1344 por la Orden de los Caballeros de Cristo ; elMonasterio de Batalha, construido para conmemorar la victoria de los portugueses sobre los castellanos en 1385, además es el inicio de un gótico portugués muy influenciado por el estilo manuelino; y finalmente el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, dos preciosos monumentos a unos pocos minutos de Lisboa, uno se define como la obra arquitectónica más destacada de Portugal mientras el otro trae grandes recuerdos de la época de los descubrimientos.

En 1986 se incluiría el Centro Histórico de Évora, un lugar que sería fundado por los antiguos romanos. Un poco más tarde, en 1989 sería el turno del Monasterio de Alcobaça, un precioso lugar emplazado al norte de Lisboa y fundada en elsiglo XII por elrey Alfonso I.

En los 90 fue el momento de incluir lugares como el Paisaje cultural de Sintra, 100% recomendable e imprescindible si viajamos cerca de Lisboa, a pesar de necesitar más de un día para disfrutar de su encanto; el centro histórico de Oporto, con lugares tan emblemáticos como el Palacio da Bolsa; Los sitios de arte rupestre prehistórico del Valle de Coa y de Siega Verde; o el precioso paraje delBosque de Laurisilva de Madeira

Por último, a partir del 2000 se incluirían lugares como el Centro histórico de Guimaraes; dos regiones vitícolas como la del Alto Duero y la Isla de Pico; y finalmente la Guarnición fronteriza y fortificaciones de la ciudad de Elvas, recientemente incluida y con interesantes fortificaciones de los siglos XVII a XIX, entre otros encantos.

Viajes a Portugal
Viajar a Algarve
Ofertas a Algarve

Olivenza

España y Portugal comparten unos 1.300 kilómetros de frontera y siglos de historia en común. Viajando por estas tierras llamadas también “a raia” resulta difícil distinguir las diferencias entre ambos países, aunque el lugar donde la fusión es más evidente y fructífera es en Olivenza, en la provincia de Badajoz, una población sobre cuya soberanía el gobierno luso mantiene una antigua reivindicación.

El conflicto arranca en el año 1801. En tonces las tropas españolas, e nl aórbita napoleónica, ocuparon este territorio fronterizo durante la llamada Guerra de las Naranjas. 15 años después, con Napoleón derrotado, el Congreso de Viena, ordenó la restitución de estas tierras a Portugal, algo que jamás se cumplió.

En la Europa unida del siglo XXI donde la sfronteras han desaparecido, ya no tiene mucho sentido continuar con litigios de este tipo, aunque Portugal mantiene sus legítima spretensiones. Los habitantes de Olivenza por su parte conviven perfectamente con su doble identidad, sus dos almas, española y portuguesa.

La parte portuguesa se refleja bien en el aire alentejano de las fachadas y el estilo manuelino de algunos de sus edificios, con los característicos azulejos en las paredes, como el Palacio de los Duques de Cadaval y la iglesia de Santa María del Castillo. También vale la pena visitar el Puente de Ajuda sobre el Guadiana.La parte española se refleja en la plaza de toros de Olivenza, a la que acuden muchos aficionados del país vecino que desean ver una corrida clásica (cabe recordar que en Portugal está prohibido dar muerte al animal). La gastronomía en cambio es una interesante fusión de las cocinas española y portuguesa. Ningún sitio como Olivenza para saborearla.

La preciosa ciudad de Guimarães se ubica en el Distrito de Braga, al norte de Portugal. Asociada al nacimiento de la identidad nacional portuguesa, allá por el siglo XII, es conocida como La Cuna de Portugal. Un lugar lleno de historia en la que destacan capítulos como la coronación del primer rey luso en 1139, Alfonso Enríquez o Alfonso I de Portugal.

Qué ver en Guimarães

Castillo

Situado en lo alto de un montículo, este elemento domina la ciudad. Las vistas desde aquí son realmente impresionantes, aunque lo cierto es que del mismo quedan pocos resquicios.

La parte mejor conservada sería la Torre del homenaje, del siglo X, que situada en medio del recinto amurallado cuenta con unos 28 metros de altura.

Del resto de la fortaleza se conservan siete torres cuadradas a modo de muralla, que han protegido a lo largo de la historia la pieza fundamental del conjunto. Podremos pasear por el pequeño recinto, subiendo por escaleras, un tanto empinadas, y observar así las vistas privilegiadas desde la fortaleza.

Más informacion en: Castillo de Guimaraes, lugar donde nació Portugal

Iglesia San Miguel

Justo a pie del castillo encontramos la Iglesia de San Miguel. Es un pequeño templo románico del siglo XII. El elemento más importante de la misma es la pila bautismal en la que se habría bautizado al mismísimo Alfonso Enrique.

Palacio de los duques de Braganza

Es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más visitados en Guimarães. Un hermoso, majestuoso y elegante palacio del siglo XV.

Fue el primer duque de Braganza quien pondría las primeras piedras a esta impresionante obra, que aunque fortificada, muestra unos tejados apuntados con altas chimeneas (39 en total) que bien recuerdan a los castillos franceses.

El interior del castillo se conserva en excelentísimas condiciones, mostrando un recorrido amplio por las distintas estancias del antiguo palacio. Cabe destacar que además cuenta con una imponente colección de muebles de la época, por lo que la visita es completamente recomendable.

Destacamos las grandes chimeneas, los techos del comedor y sus impresionantes vigas, así como la inmensa colección de tapices, de gran belleza, que podremos observar.

Más información en: Palacio de los Duques de Braganza en Guimaraes

Centro Histórico

El Centro Histórico de Guimarães es ya en sí un monumento. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, muestra un entramado de calles con su trazado original que aun conserva su encanto medieval.

Callejear por el Centro Histórico es quizá la mejor de las opciones a la hora de visitar la ciudad. Un sinfín de edificios de gran belleza, que en fiestas se decoran con los típicos adornos medievales y que aun le confieren mayor encanto.

Museo de Alberto Sampaio

Este museo fue creado en 1928 para poder recoger las colecciones de edificios desaparecidos como el Colegio de Nuestra Señora da Oliveira y otras iglesias y conventos de toda la región.

Cuenta con una importantísima colección de escultura medieval y renacentista así como piezas de orfebrería y pintura.

Otros lugares de interés:

Iglesia de San Dámaso

Convento de Santa Clara

Pazos municipales

El Salado

Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira

Museo Arqueológico Martins Sarmento

Excursiones desde Guimarães

En los alrededores de Guimarães también podemos encontrar un sinfín de lugares interesantes para conocer la región. Por ejemplo, podemos visitar el Convento de Santa Marinha da Costa, que conserva un interesantísima iglesia rococó; la Montaña de la Peña, con su santuario; o el Santuario de Bom Jesús, con su hermosa escalera barroca doble y cruzada.

Además, cabe destacar que Guimarães está próxima a Oporto, a tan sólo 60 kilómetros. Por lo tanto, la visita a esta histórica ciudad es completamente recomendable.

Gastronomía

Como en el resto de Portugal, en Guimarães se come bien. Lo cierto es que la cocina de la región es famosa en toda la geografía portuguesa por sus deliciosos platos.

Así, podemos probar recetas tan tradicionales como el arroz con pollo o pica no chao, rojoes y bucho relleno, bacalao asado o relleno y arroz de sarrabulho.

El vino verde de la región también es exquisito, por tanto muy recomendable a la hora de completar la comida.

En cuanto al postre, la nota dulce la pondrán el tocino de cielo y las tortas de Guimarães.

Clima

El clima en este municipio está caracterizado por inviernos generalmente fríos y veranos de calor moderado. Así, no encontramos con mínimas en invierno entre 2º y 5º, mientras que en los meses más cálidos las máximas estarán entre 23º y 30º.

Cómo llegar a Guimarães

Para llegar a Guimarães las principales vías de acceso son la ferroviaria y la carretera. Si viajamos en coche desde Oporto tendremos que tomar la autopista, un recorrido por la A7 y la A3 que no durará más de 30 minutos.

En tren también podremos llegar sin problemas, pues está conectada con las principales ciudades portuguesas, como con Oporto que en tren queda a unos 60 minutos.

Si llegamos en avión, lo mejor es aterrizar en el aeropuerto de Francisco Sá Carneriro, en Maia, que queda a tan sólo 50 km y de ahí alquilar un coche.

Hoteles en Guimaraes

Siendo un lugar turístico con tantísimas oportunidades, lo cierto es que Guimarães cuenta con una oferta hotelera bastante amplia. Encontraremos precios para todos los gustos. No obstante, por norma general, el alojamiento en Portugal no suele ser demasiado caro.

Oporto

La mayoría de las ciudades europeas que podemos llegar a visitar, cuenta con la particularidad de que muchos de sus grandes atractivos se encuentran en la parte más vieja de las mismas, la que a su vez suele ser llamada normalmente “Ciudad Vieja”, o “Ciudad Antigua”. En el caso de la localidad portuguesa de Oporto no nos encontramos con la excepción, por lo que vamos a hablar un poco acerca de qué podemos hallar en un recorrido por el lugar.

Lo primero que se debe tener en cuenta en este sentido, es que buena parte de las principales construcciones de Oporto se fueron levantando alrededor de la desembocadura del río Duero, cuando la ciudad comenzó a funcionar como puerto -y de ahí su nombre-, por lo que muchas de ellas se encuentran directamente atravesadas simbólicamente por el paisaje que las atraviesa.

Entre los sitios que podemos encontrarnos en la zona, entonces, destacan los de todo tipo de arquitectura, construidos en los siglos pasados, en distintos momentos, pero con un estado de conservación realmente increíble. Allí tenemos por ejemplo la Catedral con su coro románico, el Palacio de la Bolsa o la Iglesia de Santa Clara, que representan estilos tan disímiles como el portugués y el neoclásico, pero son igualmente bellos.

Además, es tan hermosa la zona de la vieja Oporto, que en su conjunto ha sido denominada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, como parte de un recorrido aún mayor, el cual es conocido como la “ruta de la antigua Muralla Fernandina”, que contempla también otras realmente increíbles como como la zona ribereña de Vila Nova de Gaia.

Finalmente, otros sitios de sumo interés son el Antiguo Club Inglés, la Capilla dos Alfaiates, la Capilla del Senhor dos Passos, la Fuente de la Rua das Taipas, la Estación de Porto-São Bento Iglesia y la Torre de los Clérigos y el Palacio de São João Novo.

El hermoso país de Portugal está muy bien conectado con el resto de países de Europa, así como otras partes del mundo. Por tanto, llegar hasta aquí no será problema alguno, pues podremos encontrar una buena combinación viajemos desde donde viajemos, y siempre teniendo en cuenta que podremos llegar a través del aire, mar y carretera.

Si escogemos el avión, que es una de las opciones más rápida, tenemos que saber que los vuelos internacionales llegan principalmente a los aeropuertos de Lisboa, Oporto y Faro. Estos tres aeropuertos están repartidos a lo largo de la geografía portuguesa, por lo que cubren estupendamente bien todas las zonas turísticas del país.

Existen numerosas compañías que operarán con estos destinos, conectando estos aeropuertos con ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Así, además de las compañías de vuelo portuguesas, podremos encontrar compañías low cost como Ryanair que cubren estas rutas con precios bastante asequibles.

Si viajamos desde España, la opción del coche es bastante atractiva; y es que existen numerosas conexiones. Desde Madrid hasta Lisboa hay unos 600 km, pero podemos viajar desde diversos puntos tomando las salidas y vías correctas. La ventaja de tomar esta opción es que tendremos muchísima más autonomía, pudiendo realizar todas las paradas que queramos para ver diversos puntos de su geografía.

Además, esta cercanía por carretera, hace que viajar en autobús también sea una opción cómoda, además de barata. Es cierto que no gozamos de tanta autonomía como cuando viajamos en coche particular, pero es una forma ideal para viajar de noche, sin enterarnos mucho del viaje.

El tren es otra opción a la hora de llegar a Portugal. RENFE ofrece conexiones regulares desde España con diversos puntos del país.

En cuanto a la vía marítima, hay que destacar que Portugal cuenta con varios puertos turísticos de gran importancia. Así, puertos como el de Lisboa, son paradas muy asentadas dentro del mercado del turismo internacional de crucero. Escala a la que llegan millones de turistas al año para disfrutar de los encantos de esta nostálgica ciudad.

Documentación necesaria

Todos los viajeros que sean ciudadanos de la Unión Europea, podrán acceder al país con un pasaporte o su documento de identidad nacional vigente.

Por ser uno de los países miembros del Acuerdo de Schengen, los requisitos para entrar en sus fronteras serán similares al resto. Así, el resto de turistas, que vengan de otros puntos fuera de la Unión Europea, necesitarán un pasaporte válido por un periodo mínimo de tres meses a partir de la fecha de entrada al país.

La visa Schengen permitirá al viajero entrar en el país y moverse libremente sin realizar ningún trámite adicional. Aun así, la oficina de migraciones de cada puesto fronterizo es el único organismo encargado de autorizar o denegar el ingreso al país.

Salud del turista

Al pertenecer a la Unión Europea, podremos y debemos viajar hasta aquí solicitando (si residimos en la UE) la tarjeta sanitaria europea. De esta forma, no nos encontraremos con sorpresas a la hora de recibir ninguna factura, si en un momento dado debemos usar algunos de sus servicios sanitarios.

En cuanto a las vacunas, es cierto que el país no exige ningún tipo de vacuna específica para ingresar en él. Aun así, es interesante vacunarse contra la hepatitis B, en función siempre de las actividades de riesgo previstas y sobre todo si no se ha pasado esta enfermedad ni se ha vacuna con anterioridad.

Además, se recomienda a los turistas que tengan actualizada la inmunización frente a tétanos difteria. Esta vacuna es recomendada para todos los turistas, independientemente del viaje que realicen, pues es una enfermedad de distribución mundial. La vacuna se puede administrar en cualquier tipo de centro sanitario antes de salir de nuestro país.

Elvas, situada en el distrito de Portalegre, región de Alentejo, está considerada como una de las ciudades mejor fortificadas de Europa; y es que Elvas cuenta con la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, algo que propició que el lugar fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el 30 de junio de 2012, siendo así la última adquisición portuguesa de esta prestigiosísima lista.

Elvas cuenta con fortificaciones levantadas desde el siglo XVII hasta el XIX. Asimismo, su sistema de murallas y fosos secos se conoce como el mayor del mundo.

Aunque la ciudad es realmente impresionante, debido a sus construcciones históricas, lo cierto es que no nos costará mucho recorrerla, pues todos los edificios de interés están bastante concentrados de forma manejable. Así, paseando por el interior de su recinto amurallado, encontraremos iglesias, barracones, monasterios y otros edificios militares. Por ejemplo, podremos visitar lugares como la Iglesia de la Asunción, de estilo manuelino, la Iglesia Dominicana o el Arco del Reloj.

Además, también destacamos su Castillo del siglo XIII o el hermoso acueducto de Elvas, construido con el fin de que la ciudad pudiera aguantar largos asedios.

Fuera de las murallas podemos visitar también dos fuertes, el de Santa Lucía está bastante cerca, y en la actualidad cuenta con un Museo Militar. El de Gracia está un poco más alejado, pero también merece la pena verlo, pues al estar situado en una colina muestra además unas preciosas panorámicas sobre todo el territorio.

Existen vestigios arqueológicos del siglo X, no obstante, la construcción de sus fortificaciones no comenzaría hasta el momento de la independencia de Portugal, allá por el año 1640. Fueron diseñadas por el jesuita holandés Joao Piscásio Cosmander, siendo además el mejor de los ejemplos existentes hasta nuestros días de la escuela holandesa en cuanto a fortificaciones se refiere.

El día de hoy vamos a viajar hacia Albufeira, una ciudad ubicada en el distrito del Faro en Algarve, Portugal. Albufeira que significa castillo de mar en árabe, ofrece variedad de destinos turísticos para conocer. Iniciemos nuestro recorrido en la Playa de San Rafael o Sao Rafael, una hermosa playa llena de acantilados y arenas blancas.

Otra de las playas más famosas de Albufeira es la Praia da Marinha, una playa bañada por el océano atlántico, considerada como una de las más hermosas de Europa. Esta playa se caracteriza por sus hermosos acantilados.

También tenemos la posibilidad de visitar la el Centro Histórico o Montechoro de Albufeira, el casco histórico de la ciudad, a donde podemos visitar estrechas calles, el mercado y restaurantes de mariscos.

Si se trata de turismo religioso no dudes en visitar la Iglesia Matriz, la cual data del año 1792. Si bien es cierto que no es una iglesia muy grande, destaca por su hermoso diseño arquitectónico neoclásico.

Ahora vayamos a visitar el Zoomarine Algarve, un parque temático familiar a donde podemos descubrir las maravillas y misterios de los océanos. Para visitarlo debes dirigirte a Estrada Nacional 125 – Km 65, Guia.

No podemos dejar de visitar el Castillo de Paderne, uno de los siete castillos representados en la bandera de Portugal. Se trata de un castillo que fue edificado en el siglo XII, durante la última fase de la ocupación musulmana, a la orilla izquierda del río Paderne. El castillo en ruinas se caracteriza por su color rojizo y es considerado como uno de los ejemplares más significativos de la arquitectura militar musulmana en la península Ibérica.

Los turistas amantes de lo histórico y del turismo cultural, pueden conocer en Portugal la ciudad de Guimarães, que se destaca por conservar arquitectura antigua de los siglos XV y XIX, y por ser la cuna del primer Rey del país.

Como parte de su historia, dentro del Castillo medieval y que hoy todavía se conserva, fue donde nació Alfonso Henriques y en sus altas torres y murallas venció a los ejércitos de su madre en el siglo XII. Reconocido como heredero del Condado Portucalense por los guerreros del Minho, este Príncipe llegó a ser el primer rey de Portugal.

Al pasear por el Casco Histórico de Guimarães declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, podremos sumergirnos en un viaje a través del tiempo, ya que esta parte de la ciudad mantiene su carácter antiguo, con estrechas calles empedradas, armoniosos balcones de hierro, barandillas y soportales de granito, torres almenadas, casas señoriales, y arcos que sirven de unión a las calles.

Además del Castillo de Guimarães, también podremos conocer otros atractivos turísticos como esplendidos palacetes entre los que se encuentra la Casa Mota Prego, el Palacio de Vila Flor, del Toural y tantos otros que le otorgan un ambiente medieval e histórico a Guimarães.

Otro lugar imperdible es el Palacio de los Duques de Braganza en muy buen estado de conservación, con su estructura fortificada, este palacio enseña los tejados apuntados y las altas chimeneas que nos recuerdan a los castillos franceses. Realmente vale la pena perdernos por sus calles empedradas llenas de historia y contemplar su conjunto monumental.

Muchas cosas se dicen sobre Portugal como destino turístico, generalmente cosas muy positivas, siendo señalado no sólo como uno de los más bonitos del sudeste de Europa sino también como uno de los más económicos.

Entonces ¿qué tal una visita de fin de semana a Portugal? Te invito a conocer qué visitar en Portugal en 3 días, para que, por si acaso, vayas preparando un buen itinerario y sepas bien cómo aprovechar 72 horas en tierras portuguesas.

Día 1: Lisboa y sus tantas atracciones

El primer destino será su capital y ciudad más grande, Lisboa. Esta se encuentra a los pies del Río Tajo, más específicamente donde este río se une con el Océano Atlántico. Una particularidad del centro de Lisboa es que se eleva sobre siete colinas, lo cual hace que algunas de sus calles sean demasiado empinadas como para transitar en automóvil.

Si lo que te gusta es el turismo histórico y cultural, varias son las chances que te ofrece la capital portuguesa. Una buena chance es el Museo Calouste Gulbenkian, donde te encontrarás con objetos del Antiguo Egipto, pinturas de artistas famosos y un jardín propio que se lleva todos los halagos de los turistas.

Bajo los mismos términos, el Castillo San Jorge es otra buena opción, tendrás que subir a la colina donde se erige este castillo para obtener un vista privilegiada de la capital portuguesa. ¡El mejor lugar para tomar fotografías!

La Praça de Comercio es sin dudas el mejor lugar para sentarnos a descansar después de una intensa caminata por la ciudad, mientras que Belem y Chiado esperan por ti antes de terminar el primer día. Belem es el barrio de los edificios históricos, entre los que se destacan la Torre, el Centro Cultural de Belem y el Palacio Real de Belem, que ahora es el Palacio Presidencial de Lisboa.

Por último, no puedes irte de Lisboa sin caminar por Chiado, una de sus calles más famosas. Te cruzarás con miles de comercios y restaurantes.

Día 2: Aveiro

El primero será entonces un día muy cansador y es recomendable que estes bien descansado para comenzar con el segundo. Ahora bien, una vez partimos de Lisboa, altamente recomendada es la ciudad de Aveiro, también conocida como “la Venecia de Portugal” gracias a los canales de agua que la atraviesan.

Aveiro nos ofrece edificios históricos para conocer, como la Catedral, la Cámara Municipal, la Iglesia del Carmen y lugares naturales para entregarnos al relax, como el Parque San Antonio y el parque para niños Don Pedro. Por si esto fuera poco, los fanáticos de los deportes acuáticos podrán entretenerse con el surf y el windsurf en la playa Costa Nova.

Día 3: Évora

Con toda su belleza y sus enormes joyas históricas, Évora estará cerrando así nuestras 72 horas en Portugal. Después de la locura del primer día y toda la aventura del segundo, nada como maravillarse recorriendo las calles de la ciudad de Évora, una de las ciudades más antiguas de toda Europa, al centro/sur de Portugal.

Los recomendados de Évora son el Templo de Diana, unas antiquísimas ruinas romanas; la Universidad de Évora, repleta de historia y cultura; y el Parque de Évora, donde la naturaleza y el trabajo del Hombre se dan la mano para maravillar al turista con un espacio magnífico en el cual descansar y disfrutar del paisaje antes de partir.

Bueno, así se nos han terminado las vacaciones en Portugal. Hay muchas más razones para viajar a Portugal. ¿Ya has estado allí? ¿Te gustaría ir o volver a visitarla?

easyjet_group_bookings@maileu.custhelp.comQuien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

El Parque Natural de Noudar es un área de Portugal, que ocupa unas 1.000 hectáreas y cuenta con una amplia gama de actividades enfocadas en la interpretación del patrimonio natural y construido.

Parque Natural de Noudar

Ubicado en el municipio de Barrancos, a lo largo de la frontera con España, el Parque Natural de Noudar mantiene un medio ambiente preservado en que las actividades agrícolas y forestales se desarrollan en un profundo respeto por los ecosistemas naturales.

Con un paisaje donde domina el alcornoque, el parque también contiene un patrimonio monumental, el Castillo de Noudar que se impone como un bastión en defensa de la llanura, y es una de las mejores vistas de la región.

La rica vegetación del parque lo convierte en un hábitat ideal para los ciervos, jabalíes, así como varias especies de aves como el buitre negro, la cigüeña negro, la grúa, el ruiseñor de los bosques, etc.

El Centro de Interpretación es el mejor lugar para comenzar la visita al parque, instalado en el Monte Coitadinha tiene excelentes condiciones para la recepción de visitantes, incluyendo un restaurante y una biblioteca.

El Centro proporciona información sobre las rutas existentes que se pueden seguir de forma independiente con el apoyo de guías digitales o aplicaciones multimedia para PDA con el contenido geolocalizado. Los carriles se pueden atravesar a pie o en vehículos todo terreno, o en bicicletas.

Las visitas al Parque Natural de Noudar también se pueden realizar con el apoyo de guías locales y con cita previa por guías expertos en áreas como la ornitología, la geología, la botánica, la historia o la etnografía, de acuerdo a los intereses de los visitantes. De esta manera, en un lugar ideal para el turismo de naturaleza, para aprender, practicar deportes de naturaleza o simplemente pasear, siguiendo los caminos señalados en el terreno.

Elvas es una histórica ciudad ubicada en la Región del Alentejo, a unos 198 km de Lisboa.

Elvas Portugal

Elvas alberga la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012, así como también su Centro Histórico.

Así, durante una visita turística en Elvas podremos conocer fortificaciones de los siglos XVII al XIX, considerado como el mayor sistema de murallas y fosos secos del mundo, puesto que esta población lucho para mantener la independencia de Portugal, en su línea fronteriza con España. Dentro del recinto amurallado hay barracones y otros edificios militares así como iglesias y monasterios.

Aunque Elvas tiene vestigios arqueológicos del siglo X, la construcción de sus fortificaciones comenzó con la independencia de Portugal en 1640. Diseñadas por el jesuita holandés João Piscásio Cosmander, son el mejor ejemplo todavía existente de la escuela holandesa de fortificación en todo el mundo. Fuertes como el de Santa Luzia, Fuerte da Graça, Fuerte de San Pedro, el Fuerte de São Mamede, Fortim da Piedade, Fuerte de San Francisco.

El sitio incluye también el acueducto de Amoreira, construido para que la fortaleza soportara largos asedios sin carecer de agua. Mientras que en el Casco Histórico de Elvas podremos conocer su Castillo, la Plaza de la Republica donde se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Iglesia de Dominicas, la Torre de Fernandina, además de otros lugares para conocer.

Hay lugares que no necesitan de excusa para ser visitados; así le sucede a Lisboa, que sabe conservar el glorioso vestigio imperial y sacar lustre a la nostalgia, que presume de azulejos, pavimentos de mosaico y sigue jugando a cruzar y descruzar intersecciones con tranvías que traquetean, que suben y bajan por cada uno de sus barrios, personales e intransferibles, populares, cálidos y lustrosos. Una ciudad donde aún es posible ver a ancianas con piernas envueltas en polainas, donde resuena el recuerdo de una alegría ausente en forma del eco pronunciado de la saudade, y, donde el caminar de Fernando Pessoa recibe el nombre del desasosiego, es, seguro, una ciudad que se sobrepone a cualquier tragedia, cualquier olvido, cualquier terremoto.

Por eso, queremos mostrarte qué hacer, los barrios y las visitas que no puedes perderte de Lisboa. Un recorrido por los imprescindibles de Lisboa, al igual que ya hicimos con Oporto.

Por calles y plazas de Lisboa

Ocurre en Lisboa que cada barrio es un mundo, y cada calle, y cada plaza, de cada barrio presume de su propia esencia, y así es que una calle de la Alfama, azarosa, laberíntica y árabe, no tiene nada que ver con otra de la Baixa, dieciochesca y trazada por la línea recta del Marqués de Pombal, ni con las de Barrio Alto, las de los artistas y nocturnidades de fados, y ninguna con las renacidas calles del Chiado, Ave Fénix urbanístico del famoso arquitecto Álvaro Siza Vieira.

Cada calle, una identidad. Pero si se trata de resumir Lisboa, todo resumen es doloroso, ésta va de una plaza a otra, en un tres en línea urbano de camino descendiente y pavimentado en mosaico, empedrados ondulantes y geométricos nacidos del arte de los calceteiros. Desde la Praça dos Restauradores, al final de la Avenida da Liberdade, la que es escenario de los desfiles populares de las fiestas de Lisboa en junio y tiempo atrás lugar de cortejos de la alta sociedad, pasando por la Praça de Rossio, oficialmente Praça de Dom Pedro IV, bulliciosa y comercial hasta llegar a la imperial Praça do Comércio, que se convierte en imagen imperecedera de toda primera visita a Lisboa, con su arco triunfal, la que vivió el magnicidio del rey Carlos I, la que recuerda el antiguo esplendor, la que acaricia la entrada aún por las escaleras que dan al Tajo, el dorado Tajo, del que llegaban allende la mar los cargueros de Mozambique, Cabo Verde, Angola…

Praça do Comércio

Buscando vistas de Lisboa

Una ciudad que sube y baja, que colecciona colinas, siete que forman parte de un campo volcánico, que se encuentra para desencontrarse y que juega al escondite, es, en esencia, un lugar donde las miradas fluyen sobre la ciudad para encontrarse en una topografía urbana conocida. En definitiva, Lisboa es una ciudad que gusta de contemplarse, y por ello cuenta con muchos miradores y balcones.

Vistas de Lisboa

Muchos son los lugares que se debaten entre los mejores miradores de Lisboa; quizá uno de ellos sea el Elevador de Santa Justa, el artificio, más que ascensor, neogótico de cuarenta y cinco metros de altura, proporciona las vistas más bonitas y conocidas del Castillo de San Jorge y del centro de Lisboa, aunque algunos prefieran las vistas sobre el barrio de Baixa que se ven desde el balcón del jardín de São Pedro de Alcântara, con la guía del mapa realizado en azulejo a tus pies. Otros lugares se apuntan a la polémica; el Miradouro da Graça, justo al lado del Castillo de San Jorge; o, tal vez, el mirador de la explanada de la Iglesia de Santa Luzia, que desvela los secretos de las laberínticas calles de la Alfama.

Lisboa y castillo de San Jorge

Montar en tranvía en Lisboa

En una ciudad llena de tranvías, estos, en realidad, proporcionan un negativo de caminos, el de las catenarias que enmarcan el cielo en trapecios y paralelas y enmarañadas rosetas de cables. Aunque sea mejor mirar al suelo, en Lisboa es fácil orientarse con los peinados de las catenarias que hacen andar a todos los tranvías.

Tranvía de otro tiempo

Aunque haya cinco rutas de tranvías en Lisboa que utilizan diariamente sus habitantes, para aquellos afortunados que la visiten sin el tránsito de la rutina, aconsejamos dos por excelencia. Dos rutas imprescindibles de tranvías por Lisboa.

El famoso tranvía 28, romántico y de otra época, incansable en una red de diez kilómetros de vías que nos llevan por todos los barrios pintorescos de la ciudad. En puntos de la Alfama casi roza las paredes de las casas. En cambio, su reverso, el moderno tranvía 15, es el que utilizaremos para llegar a Belém. La utilidad dando sentido a la añoranza. Una metáfora sobre raíles.

El 28

Visitas del patrimonio de Lisboa

Un terremoto es por fuerza un evento de punto y aparte; el de 1755 de Lisboa es, además, el primero que pudo ser estudiado científicamente. Se estimó que un total del 85 % de la ciudad quedó destruida, a la vez que las intenciones colonialistas de Portugal.

Pareciera que de un suceso así se resurge sin huellas pasadas; pero lo cierto es que los pasos dados siempre quedan de una forma u otra y así, hoy en día, aún podemos disfrutar de una serie de visitas a monumentos, patrimonio e iglesias de la ciudad de Lisboa.

La caprichosa Torre de Belém parece surgir del Tajo como de un cuento o una leyenda, invocando tiempos de proezas marítimas. Tiempo atrás su bastión defendía de la llegada de piratas, hoy, es todo un símbolo de Portugal.

Torre de Belém

Un conjunto de tesoros góticos, eso es lo que encontraremos en el Mosteiro dos Jerónimos, aupado en memoria del prodigioso Vasco de Gama y de otros muchos navegantes que partían de Belém en busca de nuevas rutas y tierras fantásticas.

Mosteiro dos Jerónimos

No entra dentro de la naturaleza de un castillo el pasar desapercibido; así le sucede al Castelo de Sao Jorge, visible, a lo alto de la Alfama, desde todo Lisboa, que desde arriba marca el origen de la ciudad. Pasear a la sombra de sus restaurados muros, por los jardines bellamente cuidados, es una experiencia de l belleza lisboeta.

Castelo de Sao Jorge

Un buen lugar para una catedral es a lo alto; La Catedral de Lisboa, Sé, se encuentra a lo alto de una de las muchas cuestas de la Alfama, en un encuadre perfecto con tranvía tomando la curva, rompiendo la rectilínea estructura defensiva del románico portugués, las imponentes torres gemelas que custodian su entrada. Enfrente hay una estatua dedicada a san Antonio de Papua, patrón de Lisboa, que recibió bautismo en Sé y al que las chicas piden novio con fruición.

La Catedral de Lisboa

Entre dulces y otros placeres del paladar en Lisboa

Comerse un pastéis de nata es lo más parecido a pegarle un bocado al cielo, cremoso, algo crujiente por el hojaldre, pecaminoso en cierto sentido. Podrás tomar los más deliciosos, los secretos pastéis de Belém, al lado de los Jerónimos, en la más que centenaria Casa Pastéis de Belém.

Pastéis de Belém

Un buen café, y en Portugal, al igual que en Italia, saben bien de ello, se necesita tomar en compañía, y si es posible con la mejor. Encontrarás tal compañía en Café a Brasileira, en Chiado, donde Pessoa solía pasarse a matar el desasosiego, no sabemos si con limonadas frías como lo retrata Tabucchi en “Sostiene Pereira” o con un cremoso café; pero lo cierto es que aún hoy se sigue sentando en su mesa, hoy en día con presencia de bronce más allá de sus palabras.

Café a Brasileira

Otro tentempié, algo más popular, es el que podrás encontrar en la Praça de Rossio, el típico licor de cereza portugués, a Ginjinha. Dulce, pero no te comas la cereza confitada en alcohol, a no ser que te gusten los tragos fuertes, como a los parroquianos típicos que paran un minuto a la puerta del local para ayudar al trasiego cotidiano. Hoy en día muchos turistas los imitan, porque ya se sabe, allá dónde vayas haz lo que vieras.

A Ginjinha

Translate »