info@almusafir.es +34 612 258 388

Hallstatt, Austria

Entre las cumbres de la cordillera de Salzkammergut, al este de Salzburgo, en Austria, se encuentra uno de los lagos más bellos de Europa Central, el Hallstatter See, en cuyas orillas se asoma el encantador pueblo de Hallstatt, en mitad de una atmósfera salvaje, mágica y silenciosa.

Pero además, en Hallstatt se escribió también una página importantísima de la prehistoria europea, ya que fue aquí donde se empezaron a fabricar por primera vez armas y utensilios de hierro. Es la Cultura de Hallstatt (1300-400 a. C.) cuyos vestigios pueden admirarse en el Museo Kulturerbe Hallstatt, de entrada gratuita.

Hay una forma muy especial y recomendable de viajar a Hallstatt, aunque también se puede llegar por carretera sin problemas. Para ello hay que tomar la línea de ferrocarril que conecta las localidades de Bad Ischl y Bad Aussee y que circula alrededor de la ribera norte del lago.

El tren se detiene en mitad del bosque, desde donde parte un sendero hacia un embarcadero. Tren y barco se sincronizan para llevar a los viajeros hasta el muelle de Hallstatt, a través de sus aguas profundas y oscuras, en un trayecto impresionante entre el silencio y las montañas que nos rodean.

La llegada a Hallstatt utilizando este medio es de una indescriptible belleza, con la imagen de las casas reflejadas sobre el lago, como si de un espejo se tratara.

En el paseo por Hallstatt no debemos olvidar de comprar la sal de la vieja mina que se ubica fuera del pueblo, de la cual se dice que es la más vieja del mundo. Con esta preciada sal se fabrican objetos de adorno, cosméticos, productos para el baño y para la alimentación. Tampoco hay que dejar de probar la deliciosa trucha que se pesca en el lago en alguno de los restaurantes con la terraza sobre el agua.

La montaña rusa alpina de Mieders, Austria

En la localidad austriaca de Mieders se encuentra una de las montañas rusas más curiosas del mundo. En realidad ni siquiera se parece a una montaña rusa, ya que consta de un sólo rail que discurre prácticamente a ras del suelo por la ladera de una montaña. Es el Sommerrrodelbahn, un trineo de verano que parte de una altura de 1.620 metros y desciende a lo largo de 2,8 kilómetros en un desnivel de 640 metros.

La velocidad alcanza los 42 kilómetros por hora, lo cual no es demasiado, aunque la impresión a bordo puede ser mayor. Los cochecitos cuentan con un freno para ir controlando la velocidad, aunque.

Hallstatt es uno de esos pueblos que las personas enamoradizas no pueden dejar de visitar. Ubicado el mismo en el distrito montañoso de Salzkammergut en Austria, a escasa distancia del precioso lago Hallstätter See, se trata de un lugar que para muchas personas ha sido sacado de un cuento de hadas, por la belleza y la tranquilidad que se respira.

Cabe resaltarse, también, que con la denominación del paisaje cultural de Hallstatt-Dachstein como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, la cantidad de turistas que comenzaron a llegar a la ciudad creció de forma notable, así que si consideras que puede ser un destino de tu interés, a continuación vamos a repasar algunos de sus atractivos, de forma que no vayas a perdérterlos.

Lo primero que deberíamos ir a ver en la ciudad, como ocurre en muchas de Austria, es la Markplatz o plaza principal, en la que podemos encontrar las clásicas fachadas con flores y una hermosa fuente en medio de ella. Desde allí, se aconseja sobre todo tomar un bus y viajar hasta la mina de sal local, conocida como Salzwelten Hallstatt, y que para los especialistas en la temática es la más vieja de todo el mundo.

Los amantes de las iglesias tienen luego, tres recintos que no pueden dejar de visitar. El primero de ellos es la parroquia católica de la ciudad, y posteriormente le siguen la iglesia Kalvarienberg, y la iglesia protestante. A nivel cultural, tampoco podemos dejar de reconocer otra visita de interés, como es la que propone el osario Hallstätter Beinhaus, con una colección de hasta 1.200 cráneos.

Además, tenemos un sector de excavaciones arqueológicas, la famosa Torre de Rudolf, el mencionado Lago Hallstättersee, y si eres amante de la naturaleza y has disfrutado esta última visita, tampoco queremos que te pierdas las imponentes cascadas Waldbachstrub.