info@almusafir.es +34 612 258 388

Nahanni Canoe Trip (full 43-min version) from Mark Scantlebury on Vimeo.

El Glaciar Athabasca

El Glaciar Athabasca está ubicado en la Montañas Rocosas de Canadá, donde lo rodean enormes cimas, como el Monte Athabasca de casi 3.500 metros, el Snow Dome de 3.456, el Monte Andrómeda de 3.450 y el Pico Wilcox de alrededor de 2.900; forma parte del Parque Nacional Jasper, en la Provincia de Alberta.

Hielo y nieves eternas

Alberta comparte, junto con la Columbia Británica, el llamado Campo de hielo Columbia, de 325 kilómetros cuadrados de superficie que alberga seis de estos monumentales ríos congelados (el Glaciar Athabasca, el Glaciar Castleguard, el Glaciar Columbia, el Glaciar Dome, el Glaciar Stuffield y el Glaciar Saskatchewan) con espesores que van desde los cien a los trescientos metros y varios otros de menor tamaño que se formaron durante la última Era del Hielo, hace 20.000 años y sobreviven gracias a la altitud y a las fuertes nevadas, de hasta siete metros, que se producen en la región.

El Athabasca es un glaciar de montaña, de seis kilómetros de largo, que se halla en etapa de retroceso desde hace poco más de cien años, presenta un frente de morrena con un gran lago glacial, el Sunwapta, al cual se lo considera como la fuente primigenia del río del mismo nombre aunque no es así, dado que éste nace mucho antes y recibe otros afluentes antes de encontrarse con el lago. Muy cerca está también el Parque Nacional Banff.

Haciendo cumbre

La facilidad con la que se llega a él gracias a una amplia carretera que permite el acceso a estos famosos campos de hielo y la cercanía con ambas ciudades, Jasper (a 103 kilómetros al norte) y Banff (189 kilómetros hacia el sur), lo convirtieron en el glaciar más visitado en América del Norte.

El Centro para Visitantes permanece abierto la mayor parte del año, cerrando tan sólo en el crudo invierno de la zona, y organiza paseos guiados, sirve como refugio y tiene incluso restaurante.

Muchos alpinistas elijen la cara norte del Monte Athabasca para realizar ascensos por sus largas paredes, desde la cima se tiene la magnífica vista panorámica que podemos observar en distintas fotografías obtenidas por los escaladores; fue descubierto en el año 1896 pero el primer intento de llegar a la cumbre resultó infructuoso.

Hay seis rutas posibles para ascender, las mejores son la de la cara norte y la de la cara oeste, que es donde el Athabasca y el Monte Andrómeda se unen.

Para los amantes del frío y de los deportes de riesgo este es un excelente destino que cuenta con todas las comodidades para recibir al turismo, no se verán defraudados.

¿Visitarían el Glaciar Athabasca? ¿Qué les parece este sitio en Canadá?

Parques Nacionales de Canadá

ICEFIELDS PARKWAY

Se trata de la Highway 93 pero tal como indica el nombre, se conoce como Paseo de los Glaciares ya que a lo largo de su recorrido se pueden llegar a ver hasta un centenar de glaciares.

Hay infinitos lugares donde parar y seguro que todos ellos superarán las expectativas.

Los primeros 40 kilómetros transcurren a través de un paisaje de bosque subalpino hasta el punto más alto de la ruta, Bow Summit. En esa zona podemos ver el Glaciar Crowfoot, el Lago Bow y el famoso Lago Peyto. De aquí parten algunas de las mejores rutas de las Rocosas, una de las cuales llega hasta Cirque Peak y el Lago Helen.

El Lago Bow se encuentra a 1920 metros de altitud y aunque es relativamente pequeño, su belleza es indiscutible, tanto por el color de sus aguas como por su proximidad a los glaciares. Por otro lado, es el que está más cerca del nacimiento del río Bow.

Justo en el kilómetro 40 se encuentra el llamado Bow Summit (2069 metros), el paso más alto en las Montañas Rocosas. Desde aquí sale un camino cuesta arriba que conduce al mejor mirador sobre el Lago Peyto, otra de las imágenes más conocidas y fotografiadas de las Rocosas.

Lago Bow

Lago Peyto

Los puntos a destacar a lo largo de los siguientes 37 kilómetros son el Cañón Mistaya, el Lago Waterfowl y el valle del río Saskatchewan.

A partir de aquí la Icefield Parkway sigue el río Saskatchewan y empieza a subir hasta los campos de hielo. Esta sección de 50 kilómetros es reconocida en todo el mundo por su gran belleza, incluyendo el Monte Athabasca, el Glaciar Columbia y los Columbia Icefields o campos de hielo.

Con sus 325 km2, el Columbia Icefield es la zona glaciar más extensa del Hemisferio Norte al sur de Círculo Polar Ártico. Aquí nacen algunos de los ríos más importantes del Continente, entre los cuales se incluyen el Columbia, Saskatchewan y Athabasca y sus aguas se vierten en tres Océanos: el Atlántico, el Pacífico y el Ártico. En algunos puntos llega a alcanzar los 365 metros de espesor; dicho así puede parecer poca cosa pero teniendo en cuenta que el State Empire Building de Nueva York mide 381 metros, nos podemos hacer una idea de la inmensidad que representa esa gran masa de hielo.

Columbia Icefields

A pesar de ello es un campo de hielo muy pequeño (325 km2) si lo comparamos con la gran extensión del Patagónico Sur (Chile y Argentina) de 16.800 km2 o incluso con el Austfonna en la Isla Svalbard en Noruega, con 8.120 km2.

La mayor parte de esos 325 km2 se encuentra en las altas montañas, pero tres de los seis mayores glaciares del campo de hielo se ven perfectamente desde la carretera, entre ellos el enorme Glaciar Athabasca, una lengua de 6 km de largo, 1 km de ancho y 100 metros de espesor.

En pocos lugares del mundo existe la posibilidad de acceder tan fácilmente a un glaciar y es una experiencia que no se debe pasar por alto.

Un autobús conduce hasta la morrena lateral sur del glaciar donde se cambia a un vehículo especial llamado snow coach. El desplazamiento sobre el hielo se realiza a 18 km/h y supera una pendiente del 35%. Durante el trayecto, el guía va dando explicaciones informativas y también las medidas de precaución a tener en cuenta. Se baja en una zona en principio libre de riesgo y se puede pisar, tocar y admirar la gran masa de hielo y el color azul del agua en algunos puntos. No hay que ir vestido ni calzado de ninguna forma especial, lo único que piden es que se calcen zapatos con suela de goma.

En el Campo de Hielo

Antiguo snow coach

Los campos de hielo son las principales reservas de agua potable del mundo por lo que tienen un gran valor. Debido al cambio climático, el Glaciar Athabasca está retrocediendo de 2 a 3 metros cada año y durante los últimos 125 años ha retrocedido un kilómetro y medio y ha perdido la mitad de su volumen.

Para aprender sobre los campos de hielo y los glaciares, merece mucho la pena visitar el Centro de Interpretación del Campo de Hielo que se encuentra junto a la carretera. También hay una tienda de recuerdos y un restaurante con bonitas vistas del Glaciar Athabasca. Hay que tener en cuenta que durante los meses de invierno, desde mediados de octubre hasta mediados de abril, se encuentra cerrado.

Monte Athabasca

PARQUE NACIONAL DE JASPER

Después de comer recorrimos los 103 km restantes hasta la ciudad de Jasper. Es frecuente encontrar grupos de cabras salvajes, alces, caribúes o incluso algún oso grizzly que obligue a parar o a disminuir la marcha.

Oficialmente ya nos encontramos en el Parque Nacional de Jasper y antes de llegar a la ciudad, nos desviamos para ver las Cascadas Sunwapta y las Cascadas Athabasca. En las cascadas, el río Sunwapta cambia bruscamente su curso de noroeste a sureste lo que provoca una gran turbulencia. De ahí le viene el nombre ya que Sunwapta significa río turbulento en la lengua de los indios stoney. En el caso de las Cascadas Athabasca, el río Athabasca corre con gran fuerza a través de una estrecha garganta cuyo efecto de la erosión se hace muy evidente.

Río Sunwapta

Cascadas Sunwapta

Cascadas Sunwapta

Río Athabasca

Río Athabasca

El PN de Jasper es el mayor de los Parques de las Montañas Rocosas, más grande que Banff, Yoho y Kootenay juntos. No es tan famoso como el PN Banff ni tan accesible, por lo que recibe muchos menos visitantes. Tampoco tiene lugares tan icónicos como el Lago Louise o el Lago Peyto pero ello no quiere decir que sea menos bello. Tiene el pico más alto de las Rocosas: el Mt Robson con 3954 metros.

JASPER Y ALREDEDORES

La ciudad de Jasper también es mucho más tranquila que Banff. En sí misma no tiene mucho por ver, a parte de un Museo y una Oficina de Turismo que facilita abundante información. Está situada a orillas del río Athabasca y es un importante centro de comunicaciones para todo el Parque. Es punto de parada del Rocky Mountaineer, el tren que parte de Vancouver y realiza uno de los más impresionantes trayectos del Planeta.

Jasper

Oficina de Turismo. Jasper

Estación de tren. Jasper

A unos 8 km de Jasper se encuentran dos bonitos lagos, Lago Patricia y Lago Pyramide. Al estar tan cerca del pueblo, son zonas residenciales. Aparte de las bonitas vistas del Monte Pyramid, hay varias opciones de alojamiento y posibilidad de realizar actividades como pesca, remo o montar a caballo. El Lago Patricia se bautizó con el nombre de la Princesa Patricia de Connaught, nieta de la reina Victoria.

Lago Pyramid

Lago Patricia

Patrícia en el Lago Patricia

Un teleférico, el Jasper Tramway, conduce a la cima del Mt Whistlers a 2470 metros de altitud , donde además de las magníficas vistas, se pueden hacer excursiones y descubrir la abundante vida salvaje.

Jasper Tramway

Vistas sobre Jasper

A los que les gusta “tomar las aguas” aquí también encontraran donde hacerlo, en Miette Hot Springs. A medio camino hay un mirador, el Ashlar Ridge Viewpoint, desde donde se puede ver la enorme cresta de piedra caliza. En Miette Hot Springs, se encuentran las aguas más calientes de las Montañas Rocosas. El agua emana a 54ºC pero se enfría hasta 39ºC que es la temperatura a la que se mantiene en las dos piscinas exteriores. No nos apetece meternos en una piscina de agua caliente con tanta densidad de población y preferimos distraernos con la cantidad de fauna salvaje que hay por los alrededores y merendar en la cafetería donde sirven unos pasteles caseros deliciosos.

Miette Hot Springs

LAGO MEDICINE Y LAGO MALIGNE

A 11 km de Jasper se encuentra el Cañón Maligne, una espectacular garganta de 55 metros de profundidad excavada por el río Maligne y muchos senderos para hacer cortas caminatas. En invierno el agua se congela formando espectaculares agujas de hielo de 30 metros.

Cañón Maligne

Continuando el recorrido, a unos 20 km encontramos el Lago Medicine. Es un lago curioso porqué debido a un sistema de drenaje subterráneo, el nivel de sus aguas varía considerablemente según la estación del año, llegando incluso a desaparecer totalmente. Esto fascinaba a los indios nativos que le atribuían propiedades mágicas ya que pensaban que aquello era cosa de espíritus.

Por fin llegamos al Lago Maligne, a 1670 metros de altitud. Es el más grande de los lagos de las Rocosas y segundo lago glaciar más grande del mundo. Se extiende más de 22 km con una profundidad máxima de 97 metros. Es una zona muy turística y lugar de práctica de varias actividades acuáticas. La imagen del Lago con su pequeña isla Spirit es una de las más fotografiadas de las Rocosas.

PARQUE PROVINCIAL MOUNT ROBSON

Dejamos atrás la provincia de Alberta y entramos en la Columbia Británica.

El Monte Robson, con sus 3854 metros, es el más alto de las Rocosas y da nombre al Parque Provincial de 2250 km2. Esta vez la suerte no nos acompaña y la niebla nos impide ver su cumbre nevada, sin embargo, sí que podemos ver el Mt Clapperhorn de 2687 metros. Es aquí donde nace el río Fraser y es el hábitat de muchas especies como los osos grizzlies y pardos, caribúes, alces o cabras salvajes. Hay un Centro de visitantes y un restaurante.

Detrás de la niebla se esconde el Mt Robson

PARQUE PROVINCIAL WELLS GRAY

No pertenece a las Montañas Rocosas pero decidimos visitar ese Parque ya que nos venía de paso camino al Pacífico. Fue una gran sorpresa ya que ni siquiera había oído hablar del Wells Gray antes de viajar a Canadá. Para los que no soportan el frío, en Wells Gray el cambio de temperatura respecto a los Parques de las Rocosas se hace notar y las flores cubren grandes superficies. También se agradece encontrar menos visitantes y poder escuchar el estruendo de una cascada en absoluta soledad.

Parque Provincial Wells Gray

Situado en los Montes Cariboo, sus paisajes son muy variados, desde impresionantes cascadas a volcanes extinguidos y aguas termales. El norte del Parque es menos accesible pero su parte sur es fácil de recorrer con abundancia de pastos alpinos donde pastan los bisontes.

La entrada principal está en Hemp Creek, a 40km de Clearwater. Hay un buen Centro de Información que ayuda a organizar las excursiones, facilitan mapas o informan de los lugares de acampada. Más allá de Hemp Creek, una carretera lleva a la torre de observación, Green mountain Viewing tower, un punto panorámico.

Camino al Parque nos sorprenden las Cascadas Spahats donde el río ha tallado un cañón de 122 metros de profundidad a través de capas de lava. Aquí se encuentra un camping y un mirador desde donde observar el cañón y el salto de agua de 61 metros.

Cascadas Spahats

También son magníficas las Cascadas Dawson que forman el río Murtle, las cuales se pueden observar desde diferentes puntos del camino. De todas formas, el salto más impresionante es la Cascada Helmcken de 137 metros, uno de los puntos más visitados del Parque.

Cascadas Dawson

Cascadas Helmcken

Los Parques Nacionales del Oeste de Canadá son una joya para todos aquellos que disfrutan en contacto con la naturaleza.

A los que no habéis estado, no sé si habré sido capaz de despertaros la curiosidad, si es así, sólo decir que lo que se puede plasmar en una foto o lo que haya podido contar es muy pobre ante la inmensidad de lo que allí se encuentra.

La parte Oeste de Canadá es un buen lugar para visitar. En el litoral de este país podemos encontrar una franja montañosa que penetra en el interior hasta 800 kilómetros. Bosques boreales, lagos, pantanos y tundras son algunos de los paisajes que podemos ver en la parte natural de esta zona del país, en la que destaca la presencia del grandísimo río Mackenzie, que tiene la segunda cuenca fluvial más grande de Norteamérica y que ofrece, sobre todo desde el aire o desde un terreno elevado, una preciosa vista. También el lago Morrena y el valle de los Diez Picos, cercanos a Banff y formados por causa de los glaciares son algo digno de ver en este lugar.

En cuanto a la parte urbana de esta zona, y haciendo un poco de historia, hemos de recordar que la fiebre del oro y la llegada del Ferrocarril Canadiense del Pacífico, fueron dos de los hechos que influyeron notablemente en el aumento de la población, ya que muchos llegaron a Columbia Británica o a Klondike tratando de hacerse ricos buscando pepitas, mientras que los raíles llevaron a muchos inmigrantes sin trabajo a las tierras de Alberta y se Saskatchewan, en donde la tierra prometía alimento y empleo.

A día de hoy Vancouver es la ciudad más grande de la mentada Columbia Británica y curiosamente fue fundada como pueblo aserradero entre 1870 y 1880. Hoy es una de los puntos más visitiados de Canadá.

Ciudad de Vancouver

Finalmente, como solemos hacer, nos gustaría destacar un lugar en el que se mezclen la naturaleza y la mano del hombre, y este serían las enormes y fértiles praderas canadienses en las que resaltan los enormes y coloridos silos construidos por los humanos, algo que se puede ver en la también nombrada Saskatchewan.

Canadá, situado al Norte del continente americano, tiene el honor de ser el segundo país más extenso del mundo, y sin embargo, su población se distribuye a lo largo de ese vasto territorio de manera irregular, concentrándose en lugares concretos y dejando muchísimos otros con una muy baja densidad humana.

Canadá era en sus orígenes un territorio con poca población, y los indios o inuits que allí habitaban fueron visitados por los vikingos en el siglo XI que fundaron un pequeño asentamiento en Terranova. Los franceses reclamaron también parte del territorio, pero sin duda fue Gran Bretaña el país que más dominio ejerció sobre Canadá hasta que este llegó a ser un país independiente.

Toronto, la ciudad más poblada del territorio canadiense, es precisamente uno de esos núcleos de población que antes comentábamos ya que alberga a cinco millones de personas en su interior. De perfil moderno y uno de los centros comerciales y financieros más importantes del mundo, esta ciudad está dominada por la espectacular Torre CN que recomendamos isiar a todos los que quieran ver de cerca la estructura más grande del mundo que mide nada menos que 553 metros de altura.

Otros puntos de interés de este país son el territorio Nuvavut, que se creó en 1999 y cuyo objetivo es acoger a los esquimales (los mentados iniut), que allí pueden vivir fieles a sus tradiciones y a su cultura.

Finalmente, si tuviéramos que destacar dos emplazamientos naturales que requieran ser visitados, estos serían sin duda la Isla de Baffin, que es la mayor de Canadá aunque debido a su relieve montañoso está casi deshabitada y cualquier punto del colorido bosque boreal de abetos y abedules que se extiende a lo largo de casi todo el país.

El Parque Nacional Nahanni

El Parque Nacional Nahanni, creado en el año 1976, se encuentra en los denominados Territorios del Noroeste, a unos quinientos kilómetros al oeste de la ciudad de Yellowknife que es la capital de los mismos; dentro de Canadá.

Ocupa una superficie de casi cinco mil kilómetros cuadrados y su altitud oscila entre los 180 y los 2.640 metros. Su nombre, en lengua atapascana, que es la que habla la tribu dene oriunda del lugar (cuyos descendientes viven en la actualidad en dos reservas allí mismo), significa espíritu.

Un antiguo río de llanura

A través de él corre el Río Nahanni Sur, de 563 kilómetros de largo. El río nace en las Montañas Mackenzie (más precisamente en el Monte Christie, a 1.600 metros sobre el nivel del mar), al oeste, luego gira hacia el sudeste para pasar por las Montañas Selwyn, donde recibe el aporte del Río Pequeño Nahanni y aumenta su caudal a medida que se dirige hacia el este, para verter sus aguas finalmente en el Río Liard.

Este gran caudal de agua dulce se formó cuando aún el territorio era un gran llano y su curso tomó el cauce sinuoso habitual que poseen los ríos de las llanuras, luego surgieron las montañas y el río labró en ellas cuatro descomunales cañones sin desviarse de su extraño curso.

Los profundos cañones y grandes desniveles dan como resultado hermosas caídas de agua, siendo las de más renombre las Cataratas Virginia, con más de doscientos metros de ancho y una altitud de casi cien metros, separadas por una gran roca de forma irregular bautizada como Mason’s Rock. Los rápidos del río son ideales para hacer rafting.

Osos, renos y lobos

Todo el parque es un verdadero paraíso terrenal dentro del cual aún pueden verse en libertad a los osos grizzli, incontables manadas de lobos, numerosos rebaños de renos y muchos otros mamíferos; con una increíble variedad de especies ictícolas y numerosísimas aves; su flora principal está compuesta por exuberantes bosques de álamos y abetos. La ciudad más próxima al parque es Fort Simpson, la cual cuenta con un Centro de Visitantes que brinda toda la información necesaria del extraordinario espacio circundante. También Nahanni Butte y Fort Liard están cerca.

Dentro del parque hay también fuentes de aguas termales y centenares de cavernas de origen cárstico. Visitantes de todo el mundo acuden a explorar este maravilloso y aún virgen territorio, para recibirlos en las cercanías están los aeródromos de Virginia Falls Water y Nahanni Butte Water y el Aeropuerto Nahanni Butte. Paisajes espectaculares, deportes extremos, paz y tranquilidad en los bosques y las montañas, un rincón del planeta para pasar las mejores vacaciones jamás soñadas.

Si estás pensando en viajar a Canadá en vacaciones de invierno, entonces debes saber que este hermoso país ofrece un sinfín de actividades para disfrutar lo cual hace que sea una excelente opción para tus próximas vacaciones. En este post, comparto algunos pros y contras de ir de vacaciones a Canadá durante la época invernal.

Ventajas

Visitar Canadá durante los meses más fríos es una gran manera de disfrutar de toda la oferta de deportes de invierno que brinda el país. Durante esta estación del año podrás disfrutar de cerca todo el esplendor de los bosques de Canadá. En el Parque Nacional Banff podrás caminar con raquetas por sus senderos.

En diferentes puntos de Canadá, como en Alberta , Columbia Británica, o en las montañas Laurentian de Quebec, tendrás la oportunidad de acceder a diferentes estaciones en las cuales podrás esquiar o aprender snowboard.

Si prefieres la exploración urbana y sus grandes comodidades, deber dirigirte a ciudades como Montreal. En este destino podrás evitar el frío visitar muchas iglesias, incluyendo hitos neogóticos como la Catedral o las iglesias Saint- Pierre- Apotre o Eglise du Gesu. Si eres un amante de la cultura puedes recorrer sus más de 30 museos.

En caso de que te encuentres en la ciudad de Vancouver, puedes combinar ambas posibilidades ya que han tan sólo 15 a 20 minutos del centro de la ciudad puedes encontrar la gloriosa

Montaña Grouse.

En invierno, también tienes la oportunidad de asistir a distintos festivales y eventos. Uno de ellos es el carnaval de Quebec o el Igloofest, en Montreal. Otra alternativa es el festival Yukon Sourdough Rendezvous de Whitehorse, en el extremo norte del país.

Desventajas

No existen demasiadas desventajas, ya que Canadá ofrece alternativas para todos los gustos. Sin embargo, si no te gusta el frío y no te atraen los paseos naturales, quizás Canadá no sea una buena opción.

En este país tan grande, las temperaturas varían considerablemente, por lo que es importante tener en cuenta el clima promedio en el destino particular que elijas. La costa suroeste, por ejemplo, tiene temperaturas relativamente suaves. Pero en la mayor parte del país, durante los meses de invierno, las temperaturas caen por debajo de cero.

A estas bajas temperaturas le debes sumar otros fenómenos meteorológicos como nieve, viento y lluvia. Sin duda, este combo climático, en ciertas ocasiones puede impedir que realices algunas actividades. Sin embargo, no te espantes y trata de que estas circunstancias no congelen tus ganas de visitar Canadá en invierno.

Viajar a Canada

¿Te gustaría viajar a Canadá? ¿Cuál es tu destino favorito para visitar en invierno?

Ogopogo es el nombre que recibe el monstruo del lago Okanagan, en Canadá, y aunque muchos quieran verlo como una réplica del mito del monstruo del lago Ness, lo cierto es que la leyenda de Ogopogo empezó a extenderse en el año 1926, 7 años antes de que se comenzara a hablar de “Nessie“.

Fue Roy W. Brown (editor del rotatorio The Vancouver Sun) quien compiló los numerosos relatos que hablaban de un extraño ser en las aguas del lago Okanagan.

Estas narraciones y testimonios se han venido produciendo desde 1872 de forma regular por parte de todo tipo de personas, quienes lo describen como una animal de medio metro de diámetro, entre 4 y 7 metros de largo y con una cabeza parecida a la de un caballo (o en ocasiones a la de una cabra). Curiosamente, todos los testimonios parecen coincidir en la mayor parte de los detalles. Mientras que los criptozoólogos piensan en Nessie como en un descendiente de los plesiosaurios, en el caso de Ogopogo se plantea que descienda de la Cetoides Basilosaurus, una primitiva ballena cuyo aspecto es el que más se le acerca (salvo quizá por el detalle de la cabeza de caballo).

Los habitantes precolombinos de Canadá ya tenían su propia leyenda sobre un nativo llamado Kel-oni-won, quien asesinó a golpes de garrote a un respetado anciano conocido como Kan-le-kan. El Creador en persona fue el encargado de castigar su crimen, convirtiendo al asesino en una serpiente marina pero conservando su mente humana, para que pasase el resto de la eternidad arrepintiéndose de sus actos.

Los nativos le llamaron N’ha-a-kti, que se puede traducir como “Demonio del Lago”, y que acecha a quienes se atreven a cruzar las aguas del Okanagan, quienes deben ofrecerle un sacrificio (ya sea humano o animal) a cambio de que les permita pasar.