info@almusafir.es +34 612 258 388

Recomendaciones para #viajar a #Francia y #Bélgica

Las recomendaciones del Ministerio de Exteriores para viajar a Francia y Bélgica:

A raíz de los atentados del 13 de noviembre en París, las autoridades francesas han decretado el estado de urgencia, lo que comprende diversas medidas de seguridad pública reforzada, y aumentado aún más los controles fronterizos. Esto no afecta a los requisitos de entrada en la zona Schengen ni a la documentación necesaria para entrar en territorio francés desde España: las autoridades podrán exigir la presentación de un documento de identidad o título de viaje, que puede ser el DNI o el pasaporte.

Se recomienda:

1.    Seguir en todo momento las indicaciones, instrucciones y recomendaciones de las autoridades francesas.

2.    Ir en todo momento debidamente documentado, con el DNI o el pasaporte.

3. Confirmar los horarios de vuelos, trenes y autobuses con las compañías de transporte. Los aeropuertos y estaciones funcionan normalmente, si bien los mayores controles de seguridad e identidad suponen mayores tiempos de espera. Del mismo modo, los desplazamientos hacia y desde aeropuertos y estaciones pueden tomar más tiempo. El transporte público funciona con normalidad. En definitiva, se recomienda planear con antelación y ser paciente.

4. Los museos han reabierto y funcionan normalmente, si bien numerosas actividades culturales y deportivas han sido canceladas por lo que se recomienda informarse antes de acudir a alguna. Están prohibidas las concentraciones de gente en la calle.

El Consulado General de España en París permanece abierto. El número de emergencia consular es el +33(0)615938701. Si no se trata de un caso de emergencia, se recomienda llamar al +33(0)144294000 o escribir a cog.paris@maec.es. También pueden consultar las cuentas de twitter: @EmbEspFrancia o @cgesparis.

Tras los atentados terroristas ocurridos en París  las autoridades francesas decretaron la “alerta atentado” (el nivel más alto) del Plan “VIGIPIRATE” de seguridad nacional para la región de París (Île-de-France), que implica protección máxima y medidas excepcionales de seguridad en lugares públicos (medios de comunicación, grandes almacenes, lugares de culto, transportes, etc.). Estas medidas siguen en vigor.

Muchas gracias por vuestra colaboración y un saludo, desde almusafir (info@almusafir.es)

Viajar a #Croacia en Invierno | #bicicleta

La legendaria República de Croacia se divide por 21 condados que en el 2011 fue visitado por nueve millones de turistas. La presencia húngara y austriaca es notable en sus espacios públicos.

City of Ploce, Cr by Andrey Omelyanchuk

Es llamado también el país de las mil islas y cuenta con una fabulosa naturaleza. Te ampliamos un poco acerca de lo que este hermoso país tiene para ofrecerte y sus diversas influencias en gastronomía, así como también su riqueza cultural.

Atracciones de Croacia
Entre las atracciones encontrarás edificios con mucho valor arquitectónico, iglesias, monumentos, ruinas antiguas, palacios y algunas áreas históricas peatonales. La capital de Croacia, Zagreb, sería un punto de partida genial para los amantes de su mucha naturaleza por lo tanto no olvides darte una vuelta en alguna de sus hermosas playas y sus parques nacionales.

Por el lado de las actividades físicas, puedes hacer ciclismo, parapente, golf, kayak, buceo, vela, montañismo y esquí.

Gastronomía Croata
Este país tiene la influencia de la cocina mediterránea, de países como España, Italia y Grecia. El aceite de oliva y el buen vino, nunca falta en la buena mesa croata, así como también mariscos, cocinados con arroz, carne de cordero y la buena influencia italiana con sus famosas pizzas.

No te olvides del postre ya que este país contiene una gran especialidad en postres, tales como los pasteles de frutas su tarta macarana, y su famoso orehnjaca (hojaldre de almendras).

El este de Croacia, esconde la zona más montañosa y verde del país, la parte más desconocida y remota. En este viaje exploraremos en bicicleta y a pie, el Parque Nacional de Paklenica y los lagos de Plitvice, patrimonio de la UNESCO, finalizando la ruta en Zagreb. La ruta transcurre por carreteras asfaltadas y prácticamente sin tráfico, y las etapas son cortas y de nivel fácil-moderado.

PARQUE NACIONAL DEL RÍO KRKA
Hogar de más de 250 especies de aves y animales en estado salvaje, en un entorno idílico.

Ruta:
DÍA 1: LLEGADA A ZAGREB Y TRASLADO A ZVECAJ
Llegada al aeropuerto de Zagreb y traslado al hotel de Zvecaj, una pequeña población a orillas del río Mreznica Tiempo libre y antes de la cena, reunión informativo para aclarar los detalles de la ruta y comprobar el material.

river Mrežnica (02) by Vlado Ferencic

DÍA 2: ZVECAJ • PARQUE NACIONAL NORTH VELEBIT • KORANA
Tras el desayuno, nos trasladaremos con nuestro vehículo al Parque Nacional más joven de Croacia: Northern Velebit National Park, a 800 metros sobre el nivel del mar. Visitaremos la población de Krasno y ya en el área del parque, tendremos el primer contacto con las bicicletas. Desde aquí descenderemos en bici hasta el valle del río Gacka, para seguir hacia Plitvice Lakes National Park. Alojamiento en una casa rural de la villa de Korana. Recorrido en bicicleta: 3-4 horas Nivel: fácil/moderado
Distancia: 55 kms

Awake in a Dream by Aleksandar Gospić

DÍA 3: CUEVAS BARACEVE • KORANA
Hoy exploraremos la Croacia más rural. Ciclaremos por carreteras sin tráfico entre densos bosques y pequeños poblados, hasta llegar a las Cuevas de Barac. Podremos visitar estas fascinantes formaciones calcáreas y dispondremos de tiempo para realizar alguna caminata opcional por el Parque Nacional, antes de regresar a la villa de Korana. Llegada y tiempo para disfrutar de una tradicional barbacoa al más puro estilo croata.
Recorrido en bicicleta: 3-4 horas
Nivel: fácil / moderado
Distancia: 40 kms

DÍA 4: RUTA DE LOS 16 LAGOS (P.N PLITVICE) • KORANA
Desde 2009 los cicloviajeros tenemos la posibilidad de visitar el Parque Nacional de Plitvice en bicicleta, y ciclar entre sus 16 lagos y lagunas de aguas color turquesa, unidos por diferentes cascadas, algunas con caídas de hasta 70 m.. Nuestra ruta se dirige hacia la villa de Poljanak y sigue el río Plitvice. Todo el área esta conectada con miradores que harán disfrutar a los amantes de la fotografía. A partir de aquí empieza la etapa de descenso hasta el lago Proscansko siguiendo el curso del río.
Recorrido en bicicleta: 3-4 horas
Nivel: fácil/moderado

Path in wetland by Béla Török

DÍA 5: KORANA • P.N PAKLENICA • SKRADIN
Hoy dejamos la bici para visitar el Parque Nacional Paklenica a pie, en una agradable excursión de unas 4 horas.
Tras el desayuno nos despediremos de Korana y continuaremos hacia el Paklenica National Park, -reserva de la biosfera de la UNESCO y destino de caminantes y escaladores-. La excursión más famosa del parque es Borisov Dom, con fantásticas vistas del parque y un refugio de montaña muy popular para montañeros. Desde allí podremos elegir entre diferentes excursiones a pie por los bosques de pinos.
Al atardecer, descenso del camino y traslado a Skradin donde pasaremos la noche.
Recorrido a pie: 4 horas
Nivel: moderado

Paklenica by Sebastian Pelan

DÍA 6: P.N DE KRKA – SKRADIN
Hoy visitaremos el Parque Nacional del Río Krka, conocido por sus peculiares formaciones rocosas y las cascadas, con una compleja historia de reyes croatas, que se origina en el S.X. Desde allí, visitaremos la cascada de Skradinski Buk y ciclaremos hasta las orillas del lago Visovac, donde un barco nos llevará hasta la Isla del mismo nombre, donde se encuentra un antiguo monasterio franciscano. Durante el resto del día, tendremos varias opciones para seguir ciclando o caminando.
Recorrido en bicicleta: 3 horas
Nivel: fácil/moderado

Krka National Park, Croatia by LucasPhotoPL

DÍA 7: SKRADIN • MAKSIMIR PARK • ZAGREB
Tras el desayuno, traslado a Zagreb, capital de Croacia. Allí tendremos el resto del día libre para explorar la ciudad y el parque urbano de Maksmir, en bici o caminando.
Alojamiento en hotel.
Distancia en bicicleta: opcional

Photo by Teo Gasparovic

DÍA 8: ZAGREB
Desayuno y tiempo libre. A la hora acordada, traslado al aeropuerto y fins de los servicios.

Mosque in Zagreb by Boris Frkovic

————————————————–

SERVICIOS INCLUIDOS
• Alojamientos y comidas indicados en la tabla del itinerario y en el apartado “Alojamientos”
• Minibus o Van para los traslados del aeropuerto
• Una bicicleta por persona
• Vehículo de apoyo durante todo el trayecto y para el traslado de los equipajes
• Guía de habla hispana experto en viajes en bicicleta a partir de 6 personas. Grupos menores, guía de habla inglesa.
• Entrada a los Parques Nacionales Risnjak, Plitvice y Paklenica
• Visitas y excursiones indicadas en el itinerario como incluidas
• Tasas locales y permisos en los parques y reservas
• Seguro de asistencia en viaje; Ver condiciones de la póliza. Opcionalmente pueden ampliarse las coberturas de gastos de anulación; consultar
• Impuestos e IVA, en caso de ser aplicables

SERVICIOS NO INCLUIDOS
• Vuelos ciudad de origen • Zagreb y regreso.
• Bebidas y comidas no indicadas como incluidas
• Visitas y excursiones no mencionadas como incluidas en el itinerario
• Casco y equipo personal de bicicleta.
• Propinas y extras personales
• Cualquier otro concepto no mencionado en el apartado de servicios incluidos

info@almusafir.es | croacia 138512696

#Viaje Albania y Macedonia | almusafir.es

Viaje Albania y Macedonia. Especial Fin de Año 2015

Albania es el país más lejano y desconocido de Europa, pero poco a poco empieza a abrirse y a enseñar sus tesoros. En diciembre las montañas del norte están cubiertas de nieve. Por tanto, nos centramos en una ruta más cultural, con caminatas y visitas a lugares declarados patrimonio de la humanidad, ricos en cultura y arqueología. Para completar el programa dedicamos 2 días de visita a la vecina ciudad de Ohrid, ya en territorio de Macedonia.

PAÍS DESCONOCIDO
Es difícil ir tan lejos, en un país dentro de Europa…Poco sabemos de Albania, esto permite descubrir un destino sin imágenes previas y abiertos a que nos sorprenda. Sus vestigios históricos, su naturaleza impresionante y sus habitantes forman un destino muy interesante.

Ruta:
DÍA 1: VUELO CIUDAD DE ORIGEN • TIRANA • KRUJA
Salida en vuelo hacia Tirana (conexiones intermedias). Llegada al aeropuerto y traslado a Kruja. Alojamiento en el hotel. (25 km)

DÍA 2: KRUJA • BERATI (140 KM)
Desayuno y visita guiada por la ciudad medieval de Kruja, con su bazar, castillo y el Museo de Scanderbeg, héroe nacional de Albania del siglo XV. Tras la visita, viajamos hacia Berati, conocida como “la ciudad de las mil ventanas”, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Alojamiento.

The Old Church by Orion Hasanaj

DÍA 3: BERATI • MONASTERIO DE ARDENICA • P.N. DE LLOGARA (135 KM)
Por la mañana, visitaremos los 3 barrios históricos de la ciudad Mangalem, Gorica y Kalaja. Berati es un testimonio viviente de la coexistencia de varias comunidades religiosas y culturales a lo largo de los siglos. Visitaremos el castillo de la ciudad junto con el museo de Onufri, con sus iconos del siglo XVI. Salida posteriormente hacia el monasterio medieval de Ardenica, construido en el siglo XIII. Al estar rodeado de muros de piedra era llamado “el Castillo de Myzeke”. Su Capilla de la Santísima Trinidad ya se encontraba allí siglos antes, junto a un templo pagano dedicado a la diosa griega de la caza Artemide, mientras que la Iglesia de Santa María contiene importantes frescos del siglo XVIII. A continuación salimos hacia el P.N de Llogara, situado a 39 km de la ciudad de Vlora. Alojamiento en hotel.

Kontrast,Rainy sun,mountain sea. by Bledi Shkurta

DÍA 4: P.N. LLOGARA • BAHÍA DE PALERMO • RUINAS ARQUEOLÓGICAS DE BUTRINTO Y GJIROKASTER (170 KM)
Por la mañana, salimos hacia Saranda, siguiendo la carretera costera. Fantásticos paisajes sobre el mar; impresionantes vistas. En el camino efectuaremos paradas en la bahía de Porto Palermo donde conoceremos también la fortaleza de Porto Palermo, construida a principios del siglo XIX. La espléndida bahía de Palermo una vez sirvió como base secreta de submarinos durante el régimen dictatorial de Enver Hoxha. La base semi abandonada y el túnel son todavía visibles. Llegada a Butrinto, considerado como uno de los conjuntos monumentales y arqueológicos más importantes de Albania, y pasa por ser uno de los reclamos turísticos más importantes del país, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Visitamos la acrópolis, el baptisterio, el teatro griego y la basílica paleocristiana. La caminata por el recinto arqueológico dura de un aproximado de 2 horas. Continuación hacia Gjirokaster declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y que ha conservado de forma admirable el aspecto de ciudad Otomana. Alojamiento en Gjirokaster.

Near Gjirokastra by Ernst Schwamberger

DÍA 5: CIUDAD OTOMANA DE GJROKASTER • VISITA • TRASLADO A TIRANA (230 KM)
Por la mañana caminaremos por el centro histórico de Gjirokaster y visitaremos sus casas tradicionales de arquitectura otomana en formas de torre, su imponente ciudadela. Tras la visita, conducimos dirección a Tirana, capital de Albania. Cena y alojamiento en hotel.

Tirana by Marco Caciolli

DÍA 6: TIRANA • FORTALEZA DE RODONI • TIRANA (100 KM)
Desayuno y por la mañana viajamos hacia la región costera de Lalsi donde efectuaremos una caminata hasta la fortaleza de Rodoni construida por el héroe nacional de los albaneses Scanderbeg en el siglo XV. Posteriormente regreso a Tirana y visita panorámica de Tirana con su mezquita, la torre del reloj, los ministerios y la avenida “Mártires de la Nación”.

Many Pumpkins by Sam Reeves

DÍA 7: TIRANA • FRONTERA CON MACEDONIA • CIUDAD DE OHRID (147 KM)
Salida por la mañana hacia Ohrid, Macedonia, ciudad a orillas de hermoso lago, declarada Patrimonio de la Humanidad.La ciudad es el mayor centro turístico, cultural y espiritual de toda la República de Macedonia. Conocida como el Jerusalén de los Balcanes la ciudad alberga 365 iglesias cristianas ortodoxas de diferentes épocas, una para cada día del año. Paseo en barco por las aguas cristalinas del lago de Ohrid con sus montañas nevadas en invierno alrededor. Alojamiento en Ohrid.

Kaneo Church Ohrid by Petar Boskovski

DÍA 8: OHRID • MONASTERIO S. NAUM • OHRID
Por la mañana salimos hacia el monasterio de Sv. Naum, su iglesia fue construida hace más de mil años y sus pinturas son bellísimas. Posteriormente incluimos un paseo en pequeños barcos por los famosos manantiales del Drin Negro que alimentan con agua el lago de Ohrid. Tras la visita, regreso a Ohrid.

Црква Света Петка - Ohrid by Enrique Maldonado

DÍA 9: OHRID • STRUGA • ELBASAN • TIRANA (158 KM)
Salida por la mañana hacia Struga, ciudad a orilla del lago de Ohrid que acoge el festival más grande en el mundo de poesía desde 1962. Varios ganadores del Premio Nobel en literatura como Pablo Neruda o Seamus Heaney han participado en esta actividad que se celebra cada año. El lago de Ohrid desagua sus aguas en la ciudad de Struga dando inicio al río Drin Negro que desemboca en el mar Adriático. Tras la visita regreso a tierras Albanesas dirección Tirana. Altos paisajes de montaña con pequeñas poblaciones a nuestro paso. Elbasan, pequeña población, ubicada en el centro de Albania. Visitaremos su ciudadela. Llegada a Tirana. Alojamiento.

İstanbul by Sedat Elbasan

DÍA 10: TIRANA • VUELO A CIUDAD DE ORIGEN
Desayuno y a la hora acordada, traslado al aeropuerto de Tirana y vuelo de regreso a ciudad de origen.

Dusk by Vendenis

————————————-

SERVICIOS INCLUIDOS
• Vuelos internacionales ciudad de origen • Tirana y regreso, en clase turista, con tarifa restringida en cuanto a cambios y cancelaciones
• Alojamientos y comidas indicados en la tabla del itinerario y en el apartado “Alojamientos”
• Minibus o Van para los traslados del aeropuerto y los trayectos indicados en el itinerario.
• Guía acompañante de habla hispana durante toda la ruta
• Visitas y entradas a los monumentos descritos en el itinerario
• Seguro de asistencia en viaje; ver condiciones de la póliza. Opcionalmente pueden ampliarse las coberturas de gastos de anulación; consulta
• Impuestos e IVA, en caso de ser aplicables

SERVICIOS NO INCLUIDOS
• Bebidas y comidas no indicadas como incluidas
• Propinas y extras personales
• Ampliación de coberturas del seguro de asistencia y anulación (recomendado)
• Visitas y excursiones no mencionadas como incluidas en el itinerario
• Cualquier otro concepto no mencionado en el apartado de servicios incluidos
• Tasas aéreas

info@almusafir.es | albania 94725690

Viajar a Patara

Viajar a Patara, en #Turquía

Viajar a Patara, en #Turquía

Turquía es un lugar con una cultura que muchos desean conocer, por lo que es un buen destino para tu próximo viaje. Una ocasión perfecta para descubrir su costa y sus playas, lugares de ensueño en los que perderse. Uno es especialmente bonito, y se trata de la playa de Patara, un espacio virgen rodeado de naturaleza salvaje en el que sentirse renovado.

Serenidad y relajación es lo que vamos a descubrir en esta genial playa. Un arenal ideal en el que dejar el estrés a un lado y disfrutar de unos cuantos kilómetros para pasear y descubrir deportes acuáticos. Un lugar situado en Turquía que no quisiéramos perdernos en caso de poder ir allí.

Esta playa virgen tiene casi todo lo que nos puede gustar. Tiene una arena blanca, aguas cristalinas y un entorno rodeado de altas montañas verdes. Es un entorno en el que solamente vemos naturaleza alrededor, lo que la hace tan especial, y las montañas Taurus crearán el telón de fondo perfecto.

Esta playa se ha conservado por algo en particular, y es que se trata de una zona protegida porque hay tortugas caretta caretta. Estas tortugas depositan sus huevos en la zona, lo que la convierte en un área especialmente protegida en la que se debe conservar el entorno virgen, algo que debemos recordar si vamos a ella, sin alterar el medio ambiente con nuestra presencia.

Esta naturaleza virgen es una de las cosas que más nos gusta a la hora de hablaros de esta playa, porque sus paisajes son inigualables. Pero es un lugar que cuenta con muchas otras peculiaridades. A la hora de llegar a ella, como no puede ser de otra manera, hay que aparcar lejos, y caminar hasta la playa. Esto hace que tengamos que llevar solo lo necesario para pasar el día, porque allí tampoco hay ningún tipo de servicio. Pero incluso el paseo vale la pena, ya que cuenta con unas ruinas en el camino donde hay un teatro del siglo II y algunos arcos de piedra.

Navegación en goleta por la costa Licia:

LA NAVEGACIÓN

Siguiendo la costa de Licia, se atraca en puertos y se fondea en las bahías, para realizar visitas y tomar un baño.

LAS GOLETAS

Embarcaciones construidas artesanalmente en madera, a vela y motor como medio de transporte y alojamiento.

Viajar a Patara

DÍA 1: VUELO CIUDAD DE ORIGEN • DALAMAN. TRASLADO A MARMARIS Y EMBARQUE

A la hora acordada embarque en vuelo con destino Dalaman. Llegada, asistencia en el aeropuerto y traslado al puerto de Marmaris. Embarque en la goleta y acomodación a bordo.

DÍA 2: NAVEGACIÓN HACIA LA BAHÍA DE EKINCIK

Desayuno a bordo e inicio de la navegación por la Bahía de Ekincik.

Durante esta jornada, se pueden hacer dos excursiones opcionales:

1. • La antigua ciudad de Caunos, con visita a los cementerios excavados en roca en el S.IV.

2. • La observación del desove de las tortugas careta • careta en Dalyan.

Tambien se puede disfrutar de un baño de barro termal al aire libre.

DÍA 3: NAVEGACIÓN: BAHÍAS BEDRI RAHMI Y BATIK HAMAM

Salida rumbo a la Bahía Bedri Rahmi y tiempo libre para disfrutar de un baño o algún deporte acuático, antes de seguir hasta la Bahía de Batýk Hamam.

DÍA 4: NAVEGACIÓN: BAHÍA BATIK HAMAM Y GOLFO DE FETHIYE

Salida hacia el Golfo de Fethiye y atraque en el puerto; tiempo libre para recorrer el pueblo de Fethiye.

Excursión opcional al Mar Muerto y las cuevas de Lycea.

Por la tarde navegación costera por las bahías del golfo, con paradas para bañarse y pescar.

DÍA 5: NAVEGACIÓN: GOLFO DE FETHIYE Y GOÇEK

Navegamos hacia la Isla Tersane y seguimos hacia el pueblo de pescadores de Goçek. Tiempo libre para recorrer el pueblo.

DÍA 6: NAVEGACIÓN: BAHÍAS DE HARPUTLU Y BINLIK

Día de navegación por las Bahías de Harputlu y Binlik, con tiempo para el baño.

DÍA 7: NAVEGACIÓN DE REGRESO A MARMARIS

Día de regreso al puerto de Marmaris.

Saliendo de la Bahía de Harputlu, seguimos hacia la vecina Bahía de Kadirga, con tiempo libre para el baño. Al mediodía atracaremos en el pueblo de Trunç para el almuerzo y por la tarde regresaremos para atracar y pasar la noche en el puerto de Marmaris

DÍA 8: DESEMBARQUE Y TRASLADO A DALAMAN. VUELO DE REGRESO A CIUDAD DE ORIGEN

Despues del desayuno, desembarcamos para hacer el traslado por tierra al aeropuerto de Dalaman y salir en vuelo de regreso. Llegada a la ciudad de origen y fin de los servicios.

Informacion a info@almusafir.es

78381151

Bulgaria

Chepelare es un pintoresco pueblo de montaña, situado en un pequeño valle en el corazón de la Montaña Rodope, provincia de Smolyan, a sólo unos 10 km de Pamporovo. Y como tal, es un buen motivo para disfrutar de unas lindas vacaciones de invierno en Bulgaria y del turismo de nieve, ya que posee la mayor pista de esquí del país.

La población de Chepelare tiene una larga tradición en el deporte del esquí. Las pistas y caminos de esquí del centro tienen unos 20 km de largo. Las pistas son de diversa longitud y varían en dificultad de negro a verde, siendo adecuadas tanto para esquiadores avanzados como para principiantes, así como para practicantes de snowboard.

viajes a bulgaia

A disposición de los esquiadores está un teleférico de cuatro plazas, que recorre la distancia de 2.700 metros desde el punto de partida de la estación de Chepelare hasta el pico Mechi Chal en 9 minutos. Unos pequeños telesquíes también están a disposición de los esquiadores en las pistas. Chepelare es una pequeña estación de esquí, por lo que los precios medios de los hoteles y de los servicios de esquí son más bajos en comparación a Bansko, Borovets y Pamporovo.

Las pistas de esquí están abiertas a partir de diciembre hasta abril por lo general, siempre y cuando dependiendo de la caída de nieve en la zona.

La estación de esquí de Chepelare también dispone de una pista iluminada para niños y principiantes en pleno centro de la ciudad. Durante una escapada en vacaciones de invierno, en Chepelare también se puede conocer el Museo del Esquí que es único en Bulgaria. Abierto desde 1998, el museo muestra el desarrollo de los esquíes y del deporte del esquí en la ciudad y el país, además de la historia de famosos deportistas de este rubro.

Una vez que se retira la nieve, en temporada estival, el pueblo y sus alrededores se torna tan bello para disfrutar de una escapada en fin de semana, y realizar diversas actividades al aire libre.

Si te gusta Bulgaria como destino de viaje, o para una escapada de fin de semana a los montes Rodope, la población de Smolyan es un sitio muy interesante para descubrir allí, tanto en invierno como en vacaciones de verano.

Smolyan es la capital administrativa de la provincia que lleva su mismo nombre, y es una ciudad que ha crecido bastante en población durante las últimas décadas, ya que muchas personas se trasladan hasta allí para vivir, tanto de ciudades cercanas como de poblaciones rurales.

Esta población de montaña ofrece muchos lugares de interés histórico y cultural, así como una naturaleza hermosa, con lagos, rocas, bosques y parques nacionales. Asimismo, Smolyan es punto de inicio para realizar diversas excursiones por la Montaña Rodope.

Durante un paseo por el pueblo podremos apreciar una interesante arquitectura que combina lo antiguo con lo moderno, también gran cantidad de interesantes monumentos históricos. Asimismo, hay varias casas conservadas de la época del Renacimiento Nacional, el Museo Histórico. El arco del puente (Beiska kupria) a lo largo del río Cherna, que data del siglo XVIII. El Planetario con observatorio astronómico más grande de Bulgaria, entre otros lugares, además de los diversos atractivos naturales que posee, como los Lagos de Smolyan inmersos entre espléndidos bosques de abetos.

 

En este post vamos a compartir con vosotros una de las ceremonias más complejas y detallistas que conocemos. Sólo os mostramos un pequeño resumen… Esperamos que os guste.

LA CEREMONIA DEL SVATÚVANE O «DEL CONSUEGRO»

Cuando las mujeres alcanzaban la edad de dieciséis o de diecisiete años, y los hombres alrededor de veinte, se consideraba que estaban ya en edad de casarse, y las familias daban inicio a los preparativos de la boda, que era, sin duda, la fiesta más importante que había en la vida de cualquier búlgaro. El primer paso en los preparativos era el ritual llamado Svatúvane, palabra cuya raíz es svat, «consuegro». Antaño, eran los padres los que escogían los novios de sus hijos. Y casi siempre se miraba más el que la novia fuese de una familia rica y que fuese trabajadora, que el que fuese hermosa o inteligente. Eran matrimonios de conveniencia. En un principio, los familiares del novio entablaban conversación al respecto con los familiares de la posible novia, y de ese modo se enteraban de si había alguna posibilidad de que el compromiso llegase a buen puerto. Si la respuesta era afirmativa, entonces el padre del novio, acompañado por dos familiares, se dirigía a la casa de la ya futura novia para hacer una visita. Llevaban la cantimplora de madera llena de aguardiente, y una hermosa hogaza de pan. Tras los saludos de rigor, ya en la casa, trababan una conversación trivial, que no tenía nada que ver con el verdadero propósito de la visita. Antes de beber, el padre llamaba a la novia, y le preguntaba si quería casarse con el mozo. Si ella aceptaba, entonces el padre bebía del aguardiente, lo que significaba que la petición por parte de la familia del novio era aceptada. A continuación se ponía la mesa, cubierta de manjares, y se agasajaba ricamente a los futuros familiares. Se hablaba en detalle de todas las condiciones y planes para la boda. La novia regalaba a los familiares del mozo calcetines o pañuelos que colocaba sobre el hombro derecho de ellos. Y los familiares del novio le daban a ella, a cambio, una cierta cantidad de dinero.

LA CEREMONIA DE PETICIÓN DE LA NOVIA

En el día señalado para la petición de la novia, el futuro suegro salía de la casa del novio en un carro tirado por bueyes, llevando una barrica de aguardiente y otra de vino, además de manjares cocidos y asados, y acompañado por la música de la gaita y del tambor, que le iba siguiendo hasta que llegaba a la casa de la novia. Antes el patio se había llenado ya de jóvenes. Las amigas de la novia tejían una corona para la novia, que colocaban sobre la cabeza de la futura cuñada para que ella la portase hasta la casa de la novia. La cuñada iba en la segunda carroza, con las mujeres más allegadas. Detrás iban más carros, y en el último iba la futura suegra. Su carroza era la más engalanada y vistosa de todas las que cerraban la comitiva. Junto a la suegra se ponía una hogaza ritual y, sobre ella, el ramillete de novia, y atada a él con hilo rojo una moneda de oro, collares y pulseras.

Cuando llegaban a la casa de la novia, las jóvenes quitaban la corona de la cabeza de la futura cuñada y la colocaban cuidadosamente sobre la cabeza de la novia. Los padres enviaban gente para invitar a los familiares y amigos. Se sentaban todos junto a las mesas, y los jóvenes empezaban a bailar alrededor de los comensales.

LA BODA

Era un dicho tradicional entre los búlgaros el de que «el hombre es media persona, y la mujer también. Cuando se casan, los dos hacen una sola persona». Las bendiciones que se pronunciaban durante la boda eran muchas, pero las más repetidas eran las siguientes:

«¡Que se quieran como el pan y la sal!». «¡Que a sus cabezas les salgan las canas sobre la misma almohada!». «¡Que se hagan tan viejos como los Balcanes!». «Este año, novia; el año que viene, una cunita».

Los preparativos para la boda comenzaban desde muy atrás, y se desarrollaban durante un largo período de tiempo. Participaban en ellos las dos familias, pero el peso económico más gravoso recaía siempre sobre los padres del novio, y después sobre los padrinos. En el período que quedaba entre la petición de la novia y la ceremonia de la boda, los padres del novio solían enviar a la futura nuera pan y pastelitos.

Nada de lo habitual debía faltar en una boda, pero había cuatro cosas que eran absolutamente imprescindibles:

la bandera:

La bandera se hacía con una rama fuerte y recta de algún árbol frutal. Se le ajustaba una tela roja, que era el símbolo del novio, y una tela blanca, que era el símbolo de la novia. En la parte superior de la rama se clavaba una manzana, un ramillete de hiedra, un hilo rojo, un collar de pasas, nueces, palomitas, ajo, maíz y escaramujo. La bandera había de ser preparada antes del amanecer, y debía ser colocada en algún lugar que estuviera bien visible, en dirección al este, para que todos supieran que en aquella casa se iba a celebrar una boda.

el arbolito del padrino:

El «arbolito del padrino» (kúmovo dravtsé) era un pan ritual sobre el que se entrelazaban cinco ramas de diferente longitud. Servía para recoger el dinero con que se obsequiaba a los novios. Al final de aquella operación, el dinero era contado, y, si las monedas sumaban un número par, el padrino ponía una más, para que quedasen en núme- ro impar. Eso quería decir que los novios no se quedarían solos en la vida, que tendrían hijos.

las coronas de los novios:

Cada casa tradicional de cualquier pueblo búlgaro tenía un tronco en el patio en el que se cortaba la leña. Era un tronco grueso, cortado y desbastado a lo ancho, que también podía servir de banco para sentarse. Era, en realidad, una especie de objeto de gran valor mágico, y sobre él se confeccionaban las coronas de los novios. Las coronas eran preparadas por la madrina. Eran símbolo de amor, de felicidad y de fertilidad. Se hacían de una rama de vid, de rosal o de escaramujo; se ponía obligatoriamente albahaca, hiedra y muchas flores. No podían faltar, desde luego, ni las flores rojas ni las blancas. En la corona se ponían un anillo y dos monedas, que sumaban el sagrado número de tres.

y el pan ritual.

El novio y los suyos hasta la puerta de la novia. El cuñado golpeaba la puerta tres veces, con la rodilla derecha, mientras decía: «¡Abre!». Y desde dentro le contestaban: «¡Paga!». Al final, el padrino pagaba algunas monedas de plata, y la puerta se abría. El novio intentaba, al entrar, pisar el pie derecho de la novia, pero ella hacía justo el mismo intento. Esa era la señal que indicaría quién iba a mandar en el futuro en la casa.

La novia estrenaba ropa y zapatos que habían sido comprados por el suegro.

En el umbral del portón, la madre de la novia dejaba caer un huevo fresco debajo de la vestimenta nupcial. El huevo se rompía al chocar contra el suelo, y aquello era un símbolo de fertilidad y un augurio de que la novia iba a dar fácilmente a luz a sus hijos.

La novia no podía sacar nada de la casa de sus padres, excepto el ajuar.

El camino hacia la iglesia era escogido cuidadosamente. En aquel trayecto no debían encontrarse jamás con otra boda. Y el itinerario de ida no podía coincidir con el camino de vuelta de la iglesia. Si había dos bodas, las dos novias tampoco podían mirarse a los ojos. Estaba bien visto pasar por algún lugar en el que hubiese agua, un río, una fuente o un pozo, que eran símbolo de purificación. Hasta la iglesia llegaba la novia acompañada por su cuñado. Y en la iglesia, a su lado derecho, se ponía ya el novio. El ritual de casar a los novios era muy solemne.

Los novios y los padrinos portaban unos cirios largos, adornados con lazos blancos, que no debían apagarse mien-tras durase la ceremonia. Al finalizar el ritual, sobre las cabezas de los novios era extendido un pañuelo que estuviese sin estrenar, y sobre él se partía una hogaza de pan. Un trozo untado en miel era ofrecido a los contrayentes, para que lo comiesen, como símbolo de que su futura unión sería dulce. La madrina arrojaba, a todos los presentes, trigo, monedas y caramelitos, que eran símbolos de fertilidad, de riqueza y de «vida dulce».

¡¡Y esto es sólo un resumen!!! de verdad que nuna había encontrado una tradición tan completa y con tantos detalles como en la tradicional Bulgara.

 

 

El Mar Negro es un mar de interior que está situado entre Europa y Asia. El mismo, estaría comunicado con el mar Mediterráneo a través del Bósforo, el mar de Mármara y Dardanelos.

Su extensión total es de unos 411.500 m2, contando además con una gran profunidad, con máximas de hasta 2.244 m.

Limita con las costas de Georgia, Rusia, Rumanía, Ucrania y Turquía y su principal característica es que es considerado el mayor lago meromíctico del mundo, esto significa que en su área, las capas profundas no se mezclan con las capas superiores.

Es además un mar con una salinidad muy escasa, aproximadamente la mitad de la que hay en el mar Mediterráneo. Además, las aguas profundas son pobres en oxígeno, por lo que la vida a partir de los 200 m no es posible.

Existen dos teorías acerca de su nombre. Por un lado vendría dada por la antigua asignación de colores a los puntos cardinales, siendo el negro el que correspondía con el norte.

No obstante, el color de sus aguas también podría ser importante en este nombre. Al estar situado más al norte que el mar Mediterráneo y contar con unas aguas menos salinas, la concentración de microalgas es muchísimo mayor. Por este motivo, el color de estas aguas es mucho más oscuro. Muestra de ello es la visibilidad, mientras que en el Mediterráneo es de unos 35 m, aquí, en el Mar Negro, sería de unos 5,5 m aproximadamente.

Aproximadamente a los 200 metros por debajo de la superficie, hay una gran capa de sulfuro de hidrógeno. Esto favorece la población microbiana que produce sedimentos negros, probablemente influidos a la oxidación anaeróbica del metano.

Hay que destacar que este mar cuenta con una vida muy pobre. Eso ha sido consecuencia directa de los largos años en los que los procesos urbanos industriales han vertido grandes cantidades de residuos en sus aguas.

Ya a principio de los 90, este mar se vio envuelto en una gran crisis ecológica. La concentración de nitrógeno, fósforo y plaguicidas eran muy elevadas. Estos residuos fueron acabando poco a poco con el ecosistema. Además, sumado a la poca supervivencia de los peces de la zona, encontramos una pesca demasiado intensiva que provocó la extinción casi total de la vida.

No podemos olvidarnos de una especie de medusa introducida por casualidad en esta región, que se ha ido reproduciendo de forma bastante rápida, ocupando este paraíso acuático completamente abandonado.

 

En Bulgaria puedes encontrar varios de estos lugares, y especialmente recomendable es visitar las pirámides de Melnik, un rincón con mucha magia y con una naturaleza asombrosa que te hará vivir una experiencia única.

Aunque no sea tan famoso como otros países, lo cierto es que Bulgaria es uno de los países europeos más bonitos y que más atractivos tiene, tanto naturales como históricos o culturales. Una de las cosas más llamativas es su naturaleza, muy variada en flora y fauna y con varias maravillas que te puedes encontrar por el camino, como por ejemplo las citadas pirámides.

Unas pirámides diferentes

Al pensar en pirámides, a todos se nos vienen a la cabeza las típicas formaciones triangulares, como por ejemplo las pirámides de Egipto. Pues bien, nada que ver con ese concepto, principalmente porque las de Melnik son totalmente naturales y el hombre no ha tenido nada que ver en su construcción ni desarrollo. Se formaron con arena y arcilla y están en la provincia de Blagoevgrad, al suroeste del país. Unas pirámides espectaculares que te dejarán sin habla cuando las tengas delante.

Así son

Las pirámides de Melnik ocupan nada más y nada menos que 50 kilómetros cuadrados y son varias con diferentes formas, todas ellas muy curiosas como obeliscos, pirámides triangulares e incluso alguna hay con forma de espada. Toda la zona de las pirámides es espectacular gracias a su belleza natural, pero estas formaciones no son lo único interesante de la zona. En Melnik disfrutarás de otras maravillas, como por ejemplo su gastronomía, una de las más sabrosas del país y con cierta originalidad.

 

La ciudad búlgara de Kazanlak está situada en la provincia de Stara Zagora, al pie de la cordillera de los Balcanes, región del Valle de las Rosas, la cual es una zona muy famosa por el cultivo de rosas donde se produce el 85% a nivel mundial de esta hermosa flor y el aceite de rosas que de ella se extrae ha creado una gran industria.

Kazanlak es un destino turístico muy atractivo para conocer al hacer turismo por Bulgaria, donde sus atractivos históricos, la calidez de su población y el Festival de la Rosa, nos esperan.

Durante una escapada a esta ciudad de Bulgaria podremos conocer la mayor y la mejor conservada tumba tracia del país, que está incluida en la lista de la UNESCO, la Tumba de Kazanlak, así como el Museo de la Rosa.

La rosa es uno de los símbolos de Bulgaria, con una gran historia en la región, ya que la producción de aceite de rosa y el comercio de este producto fue la clave para la subsistencia y el bienestar de la región en el pasado. Los primeros comerciantes de aceite de rosa, que están reconocidos oficialmente, exportaban aceite a Alemania y Austria-Hungría desde 1771.

Museo de la Rosa

El Museo de la Rosa es un excelente espacio donde se puede aprender acerca de esa parte histórica de Bulgaria. La exposición está ubicada en tres salas principales, mostrando fotografías y documentos originales acerca del desarrollo de la producción de aceite de rosas durante el Renacimiento búlgaro (siglos XVIII-XIX) y principios del siglo XX; las herramientas de procesamiento de los jardines de rosas, los contenedores para el almacenamiento y la exportación de aceite de rosas y agua de rosas. Así, el Museo de la Rosa despierta un gran interés por parte de los turistas que visitan Kazanlak.

Festival de la Rosa

La Fiesta de la Rosa es uno de los festivales más espectaculares de Bulgaria, dedicado a la belleza y a las flores. Se celebró por primera vez en 1903 y desde entonces pasó a ser una fiesta tradicional del primer fin de semana de junio. Este es el período durante el cual florece la rosa damasquina de Kazanlak. Hoy, el Festival de la Rosa se ha convertido en una celebración internacional, que entretiene a miles de turistas y visitantes.

Además, en la región de Kazanlak hay dos reservas y cinco áreas protegidas, muchas formaciones increíbles de la naturaleza y bosques milenarios para explorar y disfrutar de diversas excursiones que allí se realizan.

La ciudad de Veliko Tarnovo esta considerada como el centro cultural del norte de Bulgaria. Localizada a unos 250 km de Sofía y a orillas del río Yantra la ciudad fue fundada por los tracios y en la época de mayor esplendor del Imperio Búlgaro en la edad media fue la capital del país.

Al estar ubicada en una encrucijada y punto de encuentro de muchas conexiones comerciales, esto le sirvió para su desarrollo económico y cultural, desde la antigüedad hasta nuestros días.

Al visitar este destino turístico de Bulgaria vamos a encontrarnos con una pintoresca ciudad, donde las casas escalonadas unas sobre otras se suceden hasta alcanzar por ambos lados las riberas del río Yantra.

El monumento más importante de Veliko Tarnovo es la fortaleza medieval de Tsarevets, situada sobre la colina principal homónima, y rodeado en tres de sus lados por el río Yantra. Las excavaciones muestran que Tsarevets, aunque rodeado por una fortaleza, no fue una ciudadela cerrada, sino una verdadera ciudad medieval, en cuyo centro se erguía un castillo, la Iglesia San Petka, muchos edificios residenciales y comerciales, depósitos y torres militantes.

En la parte más alta de Tsarevets estaba la residencia del Patriarca y muy cerca de ella, la Iglesia Patriarcal Ascensión de Cristo. Junto a Tsarevets hay otra colina histórica, Trapezitsa, donde aún se sigue excavando.

Además de sus colinas históricas, Veliko Tarnovo es famosa por sus numerosas iglesias ortodoxas y edificios antiguos. Asimismo, en los alrededores de la ciudad están algunos de los monasterios búlgaros más famosos, como el Patriarcal, el de la Transfiguración, de Arbanassi, Plakovski, Kapinovski, Kilifarevski y otros.

Sofía, la capital de Bulgaria, una bonita ciudad a solo 550 metros sobre el nivel del mar.

viajar-a-sofia

Sofía cuenta con poco más de 1 millón de habitantes pero aun así es una ciudad con mucho encanto y muy especial porque fue uno de los lugares más antiguos de la península balcánica. Como dato de interés, conserva incluso un conjunto de ruinas de la época tracia, romana, bizantina, búlgara y osmanlí.

Una de las mejores características de esta ciudad es que combina a la perfección su excepcional arquitectura y numerosas áreas verdes por sus calles para disfrutar de un agradable paseo por la capital búlgara.

sofia-bulgaria

En Sofía, además, hay una gran cantidad de monumentos y muchas avenidas y calles con bastante atractivo, llenas de bares, restaurantes, tiendas y comercios. También puede que te llamen la atención los tranvías amarillos que recorren la ciudad, así como las fachadas estilo austro-húngaro.

Y que no se te olvide disfrutar de las típicas fuentes termales de Sofía, también llamada la ciudad de la sabiduría.

Si eres amante de la naturaleza, un espacio muy interesante para conocer haciendo turismo por Bulgaria, es la Reserva Natural de Srebarna, localizada hacia el noreste del país, a unos 18 km aproximadamente al oeste de Silistra y a 2 km al sur del Río Danubio.

Reserva Srebarna

Esta reserva se extiende por más de 600 hectáreas, está formada por un lago de agua dulce, donde conviven unas 100 especies de aves que vienen aquí a reproducirse, muchas de las cuales son raras o se hallan en peligro de extinción. Otras 80 especies de aves hallan refugio en la reserva cada invierno, en la época de su migración. Entre las más interesantes cabe destacar el pelícano dálmata, la garza gris, el ibis morito y la espátula blanca.

Debido a las especies raras y en peligro de extinción, en 1983 el lago de Srebarna se incluyó en la lista de los lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El objetivo es preservar la biodiversidad única del lago, que es muy popular entre la comunidad científica tanto búlgara como europea desde principios del siglo XX.

Las islas flotantes de caña son otro fenómeno muy interesante que se puede observar en el lago de Srebarna. Estas islitas, conocidas como “kochki” entre los lugareños, nunca se inundan, ya que siguen el movimiento vertical del agua. Esto hace la vida más fácil para las aves que habitan el lago, porque construyen sus nidos en estas islas móviles.

La Reserva Natural de Srebarna junto al lago propiamente dicho, es realmente un sitio natural espectacular para el ecoturismo y la observación de aves..

Sofía es la capital y la ciudad más grande de Bulgaria. Cuenta con casi un millón y medio de habitantes y está situada a los pies del Macizo Vitosha, en la región oeste del país. Fundada en el siglo VIII a.C, se trata de una de las capitales más antiguas de Europa. Posiblemente no sea uno de los grandes destinos turísticos europeos, pero sí tiene su particular encanto que la hacen interesante.

La diversidad de arquitectura que presentan sus principales edificios es uno de sus grandes atractivos. Iglesias bizantinas, grandes restos arqueológicos, monumentos, termas y las magníficas vistas al Vitosha son los reclamos de la capital búlgara. A esto hay que añadirle el placer del centro histórico, con sus calles peatonales, sus cafés al aire libre, músicos callejeros, museos, galerías de arte, etc…

Las historias de las numerosas civilizaciones y pueblos que han pasado por Sofía desde su fundación han dejado una impronta de ciudad de gran calado cultural. Tracios, bizantinos, romanos, eslavos y turcos cuentan en Sofía con ejemplos arquitectónicos. La mayoría de sus restos llenan los museos, por lo que los amantes de la historia tendrán en esta ciudad un verdadero paraíso.

VISITAS

– Catedral de Alexander Nevsky

Sede del Patriarcado de Bulgaria, fue construida entre 1882 y 1912 en honor a los rusos caídos por la liberación de Bulgaria del Imperio Turco en 1877-1878. Símbolo de la ciudad, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del siglo XX en Sofía. Está situada en el centro de la ciudad y cuenta en su interior con frescos que cubren las paredes y las cúpulas, además de una impresionante cripta subterránea con iconos. Como dato curioso, es la segunda catedral más grande de la Península de los Balcanes.

Más información: catedral Alexander Nevsky

– Iglesia Boyana

Situada en el barrio de Boyana, a las afueras de Sofía, esta iglesia ortodoxa fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Fue construida en los siglos X y XI y es famosa por sus frescos, realizados a mediados del siglo XIII. El conjunto de estos frescos está considerado lo mejor del arte medieval en la Europa Oriental. Lo más recomendable es hacer una visita guiada por la iglesia, para que la experiencia sea mucho más enriquecedora.

– Rotonda de San Jorge

Aunque su nombre nos haga pensar otra cosa, estamos ante el edificio más antiguo de la ciudad. Esta iglesia data del siglo IV y es famosa por su sencilla arquitectura, por hallarse entre los restos de la vieja ciudad de Serdica y por albergar unos impresionantes frescos medievales. Actualmente funciona precisamente como museo de esos frescos y otros restos de Serdica. Impresiona verla en una plaza de edificios modernos, sobre todo por el contraste.

– Catedral de Sveta Nedelya

La actual catedral data de mediados del siglo XIX y es una de las catedrales ortodoxas que pueden verse en Sofía. Desde su inauguración ha tenido una serie de añadidos, como las decoraciones murales de 1973 y la renovación de la cúpula central, de 31 metros de altura, en 1933. Destacan especialmente en ella su fachada y algunas de las piezas que veremos en el interior, como los propios mirales, iconos, tallas, etc…

– Museo Nacional de Historia

Situado siete kilómetros a las afueras de Sofía, es el museo más grande y más visitado de Bulgaria. Fue inaugurado en 1973 y se ubica en el edificio que fue la antigua residencia del presidente. Su colección ofrece lo mejor de la historia de Bulgaria desde la prehistoria hasta la actualidad, pasando por la época tracia, griega, romana, otomana y medieval. Acoge también algunas exposiciones temporales y trajes típicos de Bulgaria.

– Palacio Real / Galería de Arte Nacional de Bulgaria

Construido a finales del siglo XIX en la Plaza de Battenberg, desde 1946 alberga la Galería de Arte Nacional de Bulgaria, el año en el que se abolió la monarquía en el país. En este museo se exhibe lo mejor del arte búlgaro, y aquí se hizo la primera colección permanente de arte en Bulgaria. Cuenta con once mil metros cuadrados de exposición y en ella podemos ver tanto artistas nacionales como internacionales.

– Mezquita Banya Bashi

Principal mezquita de la ciudad, fue construida en 1576 por Kodja Minar Sidan Janissary durante la ocupación otomana de Sofía. Frente a ella se sitúan los Baños Minerales (precisamente el nombre de Banya Bashi significa “muchos baños” al estar rodeada de ellos). Fijaros cómo cerca de las paredes de la propia mezquita a veces sale vapor de agua del suelo por las aguas termales subterráneas. Destaca especialmente por su alminar de color rojo y su impresionante cúpula de quince metros de diámetro.

Calle Vitosha

– Sinagoga de Sofía

La Sinagoga de Sofía es la tercera más grande de Europa y fue diseñada por el arquitecto autríaco Grunander en 1909. Puede albergar en su interior a más de mil personas e impresiona sobremanera la altura de la cúpula central, de 31 metros. El altar es de mármol blanco y el suelo está cubierto con un mosaico policromo. La visita se completa con el museo judío de la historia búlgara. Se puede visitar todos los días, excepto el sábado, día en el que la comunidad judía se reúne a rezar.

EXCURSIONES

El macizo montañoso de Vitosha, a las afueras de Sofía, es uno de los principales lugares para hacer excursiones desde Sofía. Allí tenemos el Parque Natural de Vitosha e incluso una estación de esquí para disfrutar en invierno. A 150 kilómetros al este de Sofía se halla Plovdiv, posiblemente la ciudad más interesante de Bulgaria. Muy pintoresca, a 100 kilómetros al norte, es Vratsa, y algo más cerca, al oeste de Sofía, la antigua Pernik.

CLIMA

El clima en Sofía es de tipo continental moderado, que se caracteriza por temperaturas no muy altas en verano, rondando los 30 grados, y frío en invierno, en la mayoría de las ocasiones bajo cero y con nevadas. Julio y agosto son los meses más calurosos y diciembre y enero los más fríos. Las lluvias aparecen especialmente entre los meses de abril y agosto, con mayor frecuencia durante la primavera pero con intensidad en verano. Tal vez la mejor época para visitar la ciudad sea la primavera y el otoño, aunque por lo general se suele venir en verano.

COMPRAS

Bazares, mercados callejeros, tiendas de gama alta, centros comerciales, en Sofía podemos encontrar de todo para ir de compras. La principal calle comercial de la ciudad es la Avenida Vitosha, completamente peatonal y que atraviesa el centro. Hay un mercadillo al aire libre muy interesante junto a la Catedral de Alexander Nevsky. Lo más tradicional es comprar algo de bordado, búlgaro, muñecas con trajes típicos, instrumentos, ocarinas, alfombras de lana… Tanto en las largas avenidas como en las zonas más modernas veremos los centros comerciales de la capital.

GASTRONOMÍA

Se pueden comer muy buenos platos típicos en Sofía, aunque la comida búlgara se caracteriza por llevar muchas especias. Empezamos con una kevapcheta o albóndigas alargadas de carne de vaca y cerdo a la parrilla, o bien una sopa tarator, una sopa fría de yogurt batido con agua. Seguimos con un kavarma o estofado de carne y verduras, y para el postre el clásico baklava. Para acompañar en Bulgaria hay muy buenos vinos o se puede beber el boza, una bebida espesa de mijo.

VIDA NOCTURNA

Muy típicas de la vida nocturna de Sofía son las mehani, una taberna tradicional que sirve comida y vino local y se oye música tradicional. A esto se le añaden los bares, pubs y discotecas, situados especialmente en las calles Vitosha y Rakovski, además de los locales que se sitúan en el distrito de Dragalevtzi. La vida nocturna se desarrolla especialmente en el centro, para cenar o tomar la primera copa, y luego se traslada a las principales avenidas, donde comienza la marcha de discotecas y locales más selectos.

TRANSPORTES

Autobuses, tranvías, taxis y trolebuses conforman el sistema de transporte urbano en Sofía. Funcionan desde las 05.00 hasta la medianoche, y los tranvías hasta la 01.00 horas. El centro histórico se puede recorrer perfectamente andando o en bicicleta, y para trasladarnos a las avenidas de los alrededores nada mejor que el autobús o el tranvía. Los taxis son muy baratos y no es necesario alquilar un coche ya que el tráfico es denso y es muy difícil encontrar aparcamiento.

CÓMO LLEGAR A SOFÍA

La mejor forma de llegar a la capital búlgara es a través del Aeropuerto Internacional de Sofía. Está situado a diez kilómetros al este de la ciudad, y se puede llegar fácilmente a través de autobús o taxi. Concretamente es el autobús urbano número 84 el que hace el trayecto entre el aeropuerto y Sofía. El trayecto en taxi hasta la ciudad es barato, ya que ronda los 15 lev, que al cambio son 7-8 euros.

Sofía es la capital de Bulgaria y una de las ciudades más grandes del país, donde habitan alrededor de 1,4 millones de ciudadanos. Actualmente es considerada como una dinámica capital europea que se caracteriza por ser una de las pocas capitales con paisajes verdaderamente bellos y pistas de esquí impresionantes al pie de la Vitosha.

Hace 10 años que Sofía es una de las ciudades más de moda en Bulgaria; moderna y animada, esta cuidad es el destino ideal para los turistas que quieren fiesta sin parar. Sólo en el centro de Sofía hay más de 300 bares, restaurantes, discotecas y cafés. Otros de los atractivos de esta ciudad son el mercado de pulgas y el mercado de los libros.

Un dato interesante es que Sofía es una alternativa barata porque sus precios son inferiores a los del oeste de la Unión Europea, aunque cabe destacar que no es una ciudad muy limpia y organizada pero las posibilidades de diversión no tienen techo, además de ser una capital de fácil acceso.

Sofía tiene gran cantidad de sitios de interés que visitar, como por ejemplo el boulevard Such zar Osvoboditel, el Ploshtad Nezavisimost, el Banco Nacional de Bulgaria, el Palacio de El Rey Antiguo que en la actualidad es la Galería de Arte Nacional, la Iglesia Rusa, el monumento al zar Osvoboditel, la Universidad Nacional de San Clemente Ohridski, la catedral St.Alexander Nevsky, entre otras cosas más.

En cuanto al transporte, está muy bien desarrollado, Sofía tiene gran cantidad de buses, minibuses, tranvías, una estación de tren y un aeropuerto del cual parten y reciben vuelos de diversos destinos en Europa, Asia y África.

En caso de llegar a la cuidad mediante tren o autobús, ambas estaciones se encuentran pegadas por lo cual desde ellas se pueden tomar tranvías que pasan a través del Puente de León, cercano al Mercado de la Mujer, y llegan hasta la Catedral de Sveta Nedelya, la estatua de Santa Sofía y la magnánima tienda Tzum. El recorrido continúa por las calles más comerciales de Sofía, la gran plaza de Bulgaria, el Boulevard Vitosha y el Palacio Nacional de Cultura.

Hay ciudades en el mundo que son mucho más antiguas de lo que pensamos, y hasta sobrepasan en edad a aquellas en las que vivimos, muchas de éstas encontrándose en Europa. Por ejemplo, tenemos a la bellísima ciudad de Plovdiv, escondida en el corazón de Bulgaria, la segunda ciudad más grande de todo el país y uno de los centros históricos más importantes del continente.

Como si eso fuera poco, el panorama se beneficia de la aparición a la lejanía de las Montañas Rodope y la Cadena Balcánica, además del Río Maritsa que corre por el terreno y la enorme cantidad de eventos que se llevan a lo largo de esta hermosa ciudad.

El legado romano de Plovdiv

Como cualquier ciudad histórica, Plovdiv se divide en su lado moderno y su lado antiguo. Si se detienen por los lugares históricos de Plovdiv, descubrirán que algunos de los sitios datan de al menos 8000 años en el pasado, una permanencia algo sorprendente si nos ponemos a pensar. En épocas antiguas estuvo regida por los Romanos, los que convirtieron un terreno algo sencillo con siete colinas que lo atravesaban en la magnífica ciudad que conocemos hoy en día.

El lado viejo de la ciudad es muy pequeño pero fácil de recorrer, y más si tomamos su calle principal que además es peatonal, con muchos edificios impresionantes que varían en estilos arquitectónicos y función en el panorama. En la zona también encontrarán el Anfiteatro Romano, una atracción muy particular que además está rodeada de ferias artesanales especializadas en arte, si están interesados.

Asimismo, podrán encontrar el Estadio Romano, una de las construcciones de antaño mejor preservadas de toda Europa. Gracias a su diseño se pudo descubrir cuántos habitantes solía tener la ciudad, un pequeño detalle que les compartirán los del Centro de Información Turística que se encuentra cerca del anfiteatro. A cuadras de estos edificios históricos también podrán encontrar el Odeón Romano y el Foro, visitas casi obligatorias.

Con el paso del tiempo, se construyeron diversos edificios, hoy muy importantes, como la Mezquita Otomana o la estatua del soldado ruso erigida en el centro de una de las tres colinas que quedan en el terreno.

Actividades para hacer en Plovdiv

No todo es edificios, por supuesto. Los amantes de la naturaleza podrán encontrar refugio en las colinas que pasan por la ciudad y que pueden ser recorridas sin inconvenientes. Hasta podemos quedarnos a ver la puesta del sol si llevamos lo necesario para hacer un picnic. Entre estas colinas, Dzhendem es la más alta de todas; un área protegida y con rica flora y fauna.

Si el deporte es lo suyo, en uno de los extremos de la ciudad, hay un canal ideal para quienes deseen realizar rowing. Asimismo, en este lugar hay espacios ideales para quienes desean salir a correr o dar un paseo en bicicleta y disfrutar del aire libre.

Además, del lado moderno de Plovdiv podrán encontrar todo tipo de tiendas de actualidad, ideales para quienes quieren realizar turismo de compras. Por la noche, si quieren divertirse, pasar un buen momento y seguir aprendiendo, pueden recorrer cualquiera de los dos sectores de la ciudad, particularmente porque verán cómo ésta despega y disfrutarán de tanto artes diversas como de la amable hospitalidad de los habitantes de la histórica Plovdiv.

Sin dudas, es una clara muestra de que existen hermosos lugares en Bulgaria, más allá de la ciudad de Sofía.

Polonia

En Polonia la temporada estival es breve, el verano pasa en un suspiro e incluso en los días más calurosos de agosto, el agua del mar está fría. Sin embargo, sus largas playas arenosas se cuentan entre las más bellas del Báltico. Desde el puerto de Gdansk hasta la frontera alemana se extienden más de 200 kilómetros de arenales, marismas y acantilados.

Paralela a la costa báltica, la franja interior nos descubre además una Pomerania rural y muy poco poblada, con una gran belleza natural. Una buena combinación de campo y playa para unas vacaciones diferentes.

viajes a polonia

Asomada al litoral alemán encontramos la refinada playa de Świnoujście, aunque también Kołobrzeg o Krybica Morska, grandes y arenosas, salpicadas de hoteles al estilo de la Belle Époque y sombrillas paravientos como las que encontramos en lugares más cercanos como San Sebastián o Biarritz.

En Darlowek se ha construido incluso un gran parque acuático de agua dulce, el perfecto complemento a las frías y saladas aguas del Báltico, y si lo que buscamos es huir de las aglomeraciones y el ruido de los turistas, también podemos dirigirnos al Parque Nacional Słowińskiy, célebre por sus grandes y solitarios sistemas dunares.

Todavía una experiencia más auténtica y solitaria nos ofrece la isla de Wolin, rodeada de acantilados que alcanzan los 30 metros de altura y esconde pequeñas y misteriosas playas. Una isla que en realidad no lo es ya que varios puentes la conectan con el resto del país, y ella misma sirve de puente natural entre Swinoujscie y el resto de Polonia.

Los últimos bisontes

Pasada la euforia de la Eurocopa, Polonia vuelve a ser un país tranquilo, una Europa alejada de las grandes masas y donde todavía nos podemos sentir como viajeros que descubren algo nuevo. Ciudades medievales, castillos de cuento de hadas, miles de senderos para recorrer a pie o en bicicleta, iglesias y cabañas de madera ocultas entre los Cárpatos, buena comida casera acompañadas del inevitable vodka, bosques, montañas, lagos… Hemos seleccionado 15 buenos motivos para animarse a recorrer Polonia.

01 Cracovia, la elegancia

La antigua capital de Polonia es la atracción nº1 del país, la ciudad más bella, la más valorada. Es una buena mezcla de historia y arquitectura dosificada en calles y plazas, desde la inmensa Rynek Główny, la mayor plaza medieval de Europa, hasta el imponente castillo de Wawel que preside una colina sobre el casco antiguo. Si a esto se añaden el antiguo barrio judío de Kazimierz y su vida nocturna (sobre todo en el barrio de Kazimierz, entorno al mercado de la carne de Plac Nowy), es fácil entender por qué Cracovia es visita obligada. Dos consejos de Lonely Planet: visitar el magnífico museo de la fábrica de Schindler para conocer un poco mejor la historia de la II Guerra Mundial y recorrer el casco antiguo en un circuito en bicicleta.

02 Varsovia, música y palacios

Los polacos hicieron un titánico esfuerzo por reconstruir Varsovia tras ser arrasada por los alemanes durante la guerra. Ahora, sus elegantes palacios lucen como si tal cosa, como si nunca hubiesen sido destruidos, desde el encantador “palacio sobre el agua” del Parque Łazienki hasta el majestuoso palacio Wilanów, una fiel versión de Versalles, en las afueras de la ciudad. Entre los que no conviene perderse hay que apuntar también el Palacio de la Cultura y la Ciencia, en pleno centro, un regalo de los rusos (y la entrada es gratis). Su estilo soviético nunca fue del gusto de los polacos, pero estos afirman que desde lo alto se contemplan las mejores vistas de la ciudad (¡las únicas en las que no aparece el propio “palacio”). Un buen consejo: acudir a los conciertos de Chopin al aire libre los domingos a las 12.00 y a las 16.00 en el Parque Lazienki.

03 Gdańsk, de playa y marcha en el Báltico

Los astilleros de Gdansk se hicieron célebres por la famosa huelga de 1989 de la que salió el sindicato Solidaridad encabezado por Lech Walesa. De esto nos suena a todos y por supuesto de la Eurocopa, pero hay mucho más: colosales iglesias de ladrillo rojo, palacios y casas de mercaderes en retorcidas callejuelas medievales, un espectacular mercado del ámbar… por algo ha sido la principal ciudad del norte de Polonia y uno de los puertos del Báltico más activos. La cita imprescindible es la Dtugi Targ (Mercado Largo) donde están todos los turistas, vendedores, cervecerías, terrazas y restaurantes. Para la noche, lo mejor son los muchos clubes nocturnos de Sopot, la zona de marcha en la playa.

04 Wrocław, arte y cultura en la pequeña Cracovia

Es la capital de Silesia y ha sobrevivido a mil y una invasiones a lo largo de su historia. Tras los daños sufridos durante la II Guerra Mundial fue reconstruida en torno a su plaza mayor, presidida por un sensacional conjunto de edificios, y hoy parece como una Cracovia en pequeño. Los de Wroclaw presumen sobre todo de su Panorama de Racławice, un enorme cuadro del s. XIX expuesto en un edificio circular. Pero además de por su historia y su arte, aquí hay que venir para disfrutar de la vida nocturna en bares y restaurantes de las callejuelas del casco antiguo.

05 De crucero por los grandes Lagos Mazurianos

No hay nada como tomarse un cóctel en la cubierta de un yate de lujo y darse un chapuzón, o ponerse un salvavidas, agarrar un remo y embarcarse en una aventura por las aguas de estos lagos comunicados entre sí, considerados la meca polaca de la navegación y los deportes náuticos. En invierno, en cuanto se congelan los lagos, el esquí de fondo reemplaza al esquí acuático. Un consejo de Lonely Planet: alojarse en cualquiera de los alojamientos en sus orilas, como el Hotel Zamek Ryn, el mejor de la región o en el Klasztor Wojnowo, un antiguo claustro, con vistas a un pequeño lago en el pueblo de Wojnowo, a 6 kilómetros de Ruciane-Nida.

06 Un verano en las playas del Báltico

La temporada estival es breve y sus aguas, de las más frías de Europa, pero si buscas son playas de arena, pocos destinos superan a las del mar Báltico. La costa báltica que se extiende al noroeste desde Gdansk nos descubre además una Pomerania rural y muy poco poblada, con una gran belleza natural. Muchos optan por las playas junto a los centros vacacionales, ya sea en la hedonista Darłówko, la refinada Świnoujście, o en Kołobrzeg, conocida por sus balnearios; otros, en cambio, prefieren huir del gentío y deleitarse con las dunas móviles del Parque Nacional Słowiński, donde los vientos del Báltico esculpen hermosas dunas.

07 Evocación gótica en el Castillo de Malbork

El más conocido de los castillos medievales de la Orden teutónica es sin duda el de Malbork, enorme y de estilo gótico. Fue la residencia del gran maestre de la orden y más tarde de monarcas polacos. Posteriormente padeció inmutable los bombardeos de la II Guerra Mundial. Los amantes de los castillos no deben perdérselo. El mejor momento del día para contemplarlo es al atardecer, cuando los rayos del sol se posan sobre su ladrillo rojo.

08 El pasado más oscuro: ‘La Guarida del Lobo’

En la región de Varmia y Mazuria, en la remota Prusia oriental, se encuentra la famosa base secreta de Hitler, la llamada Guarida del Lobo. Estaba tan bien diseñada que los aliados no supieron de su existencia hasta que el Ejército Rojo tropezó con ella en 1945. Ahora bien, no tendría por qué haber sido así si seis meses antes el coronel Claus von Stauffenberg (uno de los hombres de Hitler) hubiera corrido mejor suerte en su intento de asesinar al Führer. Este siniestro lugar, oculto bajo la espesura del bosque cercano a la aldea de Giertoz, a ocho kilómetros al este de Ketzyn, representa un importante hito en la historia del s. XX.

09 El legado gótico de Toruń

Esta magnífica ciudad gótica amurallada a orillas del Vístula debería de ser de visita obligada para el viajero. Escapó milagrosamente de la destrucción del norte del país durante la guerra y gracias a ello podemos hoy disfrutar paseando por su casco antiguo repleto de museos, iglesias, plazas y mansiones. Tiene dos grandes reclamos turísticos: sus típicas galletas de jengibre y Copérnico, que, según parece, nació aquí.

10 Arquitectura popular en los Cárpatos

Una de las experiencias más gratificantes de Polonia es pasearse por los llamados skansen, museos de arquitectura popular al aire libre que en realidad son espléndidos jardines con cabañas de madera que muestran como ha sido la vida rural en Polonia durante siglos. El mayor skansen del país se halla en Sanok, un pintoresco valle en las estribaciones de los Bieszczady, en los Cárpatos, pero los hay repartidos por toda la geografía polaca. Un consejo de Lonely Planet: aprovechar la visita a Sanok para emprender la llamada ruta de los Iconos, una pista señalizada que recorre numerosas iglesias de madera repartidas por los alrededores de la ciudad: 70 kilómetros que empiezan y terminan en Sanok y siguen el valle del río San.

11 Peregrinación de la Virgen Negra

Aunque no “comulguemos” con las tradiciones católicas, merece la pena acercarse a ver el ambiente del famoso santuario de la Virgen Negra de Częstochowa. Cada año es visitado por casi cinco millones de personas y, además de ser el centro espiritual del país, es uno de las mayores atracciones turísticas. Sorprende la vida intensa en los monasterios polacos que, a diferencia de otros países, no son sólo ruinas sino lugares llenos de actividad. Para vivir el ambiente, hay que visitar esta localidad el 15 de agosto, cuando la Festividad de la Asunción congrega a miles de peregrinos.

12 ¡Una de vodkas!

Aunque la cerveza es lo que más se consume en Polonia, sería imperdonable irse del país sin aprender a apreciar el buen vodka, que sigue siendo la bebida de las grandes celebraciones: cuando se abre una botella, nadie puede marcharse hasta que no quede ni una sola gota. Polonia produce algunos de los mejores vodkas del mundo, como el Żubrówka o “vodka de los bisontes”, aromatizado con hierbas del bosque de Białowieża, que sirven de pasto para estos mamíferos.

13 Descubriendo los últimos bisontes del Bosque de Białowieża

El bisonte de la etiqueta de las botellas de la cerveza Żubr cobra más sentido tras visitar este pedazo de bosque, junto a la frontera con Bielorrusia. El Parque Nacional de Białowieża es el más antiguo de Polonia (1921) y es famoso por dos motivos: el primero porque es la cuna del bisonte europeo, uno de los mayores mamíferos terrestres del mundo (puede verse todavía en una reserva del parque); el segundo, porque alberga uno de los últimos bosques primarios de Europa, que se puede visitar con un guía. Un consejo de Lonely Planet: recorrer el parque a pie o en bicicleta. La mayor parte de las zonas no requieren guía y están atravesadas por cientos de kilómetros de magníficas pistas señalizadas para senderistas y ciclistas. El punto de partida es el pueblo de Bialowieza.

14 Pedalear con los Gigantes por el Karkonosze (o montes de los Gigantes)

Delimitado por el monte Wielki Szyszak (1509 metros), al oeste, y el monte Śnieżka (1602 metros), al este, el Parque Nacional de Karkonosze (Montes de los Gigantes) es mucho más que un paraíso para los aficionados al senderismo, el principal destino para los que desean recorrer a pie o en bici los Sudetes. Por él discurren 19 rutas para bicicleta de montaña (con un total de 450 kilómetros), fácilmente accesibles desde Szklarska Poręba y Karpacz. Basta con conseguir un mapa de las rutas (en las oficinas de turismo de Szklarska Poreba y Karpacz facilitan uno gratuito estupendo), alquilar una bicicleta y cruzar los bosques pasando junto a precipicios majestuosos tallados por glaciares de la Edad de Hielo.

15 Paseando por los Tatras

Los Tatras son la formación más elevada de los Cárpatos y el destino ideal para ponerse en forma, con un total de 300 kilómetros de caminos. No existe en Polonia otro lugar con tal densidad de rutas de senderismo ni diversidad paisajística. Hay itinerarios señalizados por toda la región (la zona más popular es la del Parque Nacional de los Tatras) pero esta accesibilidad no merma su impactante presencia, sobre todo en verano, cuando el cielo se despeja y muestra la cara rocosa de las montañas, elevándose sobre los diminutos pinos más abajo. El mejor lugar desde donde acometer el ascenso es el complejo de montaña de Zakopane. El consejo de Lonely Planet: la acampada está prohibida en el parque, pero hay varios albergues de montaña diseminados por laderas y cumbres. La oficina de turismo de Zakopane facilita una lista detallada de todos ellos.

————————————–

 

CRACOVIA, Polonia

Cracovia, la mayor atracción turística de Polonia

6 visitas imprescindibles en tu viaje a Cracovia y Auschwitz en Polonia

Ciudad Medieval

Plaza del Mercado en el centro de la ciudad medieval de Cracovia

Basílica de Santa María en la Plaza del Mercado de Cracovia

Torres de altura desigual en la Basílica de Santa María de Cracovia

Lonja de Paños en la Plaza del Mercado de Cracovia

Colina de Wawel en la ciudad medieval de Cracovia

Castillo Real en la Colina de Wawel de Cracovia

Catedral de Wawel de Cracovia

Puerta Florian en la Muralla de la ciudad medieval de Cracovia

Iglesia barroca de San Pedro y San Pablo de Cracovia

Iglesia románica de San Andrés en Cracovia

Barrio Judío

Barrio Judío Kazimierz en Cracovia

Sinagoga Vieja en el Barrio Judío de Kazimierz en Cracovia

Sinagoga Remuh y cementerio judío de Kazimierz en Cracovia

Memorial y Fábrica de Schlinder en el antiguo Gueto Judío de Cracovia

Minas de Sal de Wieliczka

Minas de Sal de Wieliczka en Cracovia

St Kinga´s Chapel en las Minas de Sal de Wielizcka en Cracovia

Otros temas y visitas en Cracovia

Tour panorámico por la ciudad medieval de Cracovia en vehículo eléctrico melex

Visitas de Cracovia y Auschwitz con guías turísticos en español

Galería de Fotos de Cracovia en Polonia

Viajar a Polonia

Ofertas a Polonia

 

Poznan es una de las ciudades más grandes e importantes de Polonia. Es una de las ciudades más antiguas y también con más tradición e historia de la región. A las orillas del río Varta, Poznan es una ciudad clave para las comunicaciones del país, pues por ella pasan importantes carreteras y trenes, además de que cuenta con un aeropuerto internacional con bastante tránsito de pasajeros.

Poznan es una ciudad con muchas cualidades, una gastronomía propia, unos paisajes maravillosos y un gran ambiente festivo. Muchos son los lugares que merecen ser visitados en esta ciudad, sobre todo aquellas obras arquitectónicas comunes que se encuentran ancladas en la ciudad, como el edificio del Ayuntamiento, el Parque Wilson,la Antigua Plaza Mayor, el Castillo del Emperador, la Catedral de la Capilla Dorada y la Iglesia Parroquial de Poznan.

Debido al gran número de estudiantes que esta ciudad recibe anualmente, Poznan es una de las ciudades en las que la vida nocturna está mucho más animada. Bares y cafeterías típicas están llenos durante las noches, además de encontrar diversos restaurantes donde disfrutar por poco dinero de platos típicos. En esta ciudad también se celebran numerosas ferias y exposiciones a lo largo del año, indispensable visitarlas.

 

El sistema ferroviario polaco dado que, además de efectivo y tener bastantes conexiones, es incluso más barato que el sistema de buses.

Aún así, llegar hasta Polonia en tren no es complicado porque al menos la capital, Varsovia, tiene conexiones directas con todas las principales capitales europeas. Por ejemplo, de Berlín a Varsovia se tarda unas 5 horas; desde Praga unas 10 horas y desde Viena, entre 8 y 9 horas.

La compañía nacional ferroviaria polaca es la PKP (Ferrocarriles Nacionales Polacos, en su idioma) y es importante que sepáis que allí, en su idioma, estación de tren se escribe “Dworzec PKP“. Del mismo modo que en otros países, la conexión entre ciudades se hace en diferentes tipos de trenes que se califican en cuatro clases, siendo la mejor la de los “Intercity” y “Eurocity” y la peor la de los trenes regionales “Regio“. Las otras dos clases intermedias son la “TLK” (Tanie Linie Kolejowe) y la “IR” (Inter Regio). Al menos, eso sí, todos tienen primera y segunda clase.

No esperéis grandes y modernos trenes. De hecho, tampoco cuentan con una red de alta velocidad. Por eso, es recomendable que siempre que podáis uséis los de la red Intercity porque suelen ir menos ocupados y son más cómodos. Debéis tener en cuenta que en las otras tres clases no se puede reservar asientos con lo que en determinados horarios punta os puede ocurrir que tengáis que viajar de pie. Además solo los Intercity cuentan con vagones restaurantes por si en un momento determinado os apetece tomar algo. No obstante, si vuestra idea es conocer aldeas y pueblos más pequeños que las grandes ciudades, entonces os recomendaría los Regio porque son éstos los que más paradas tienen y alcanzar a este tipo de municipios.

Si piensas usar este medio de transporte de forma habitual igual puede interesarte obtener un interrail que te permite hace varios viajes a un precio mucho más reducido.

En Polonia tienes dos opciones:

– El Interrail Global Pass, válido para viajar hasta en 30 países diferentes y con el que puedes viajar en días consecutivos o bien escogiendo días dentro de un plazo determinado.

– El Interrail Polonia Pass, mucho más concreto, pues es válido para viajar solo por Polonia. Con él podrás viajar 3, 4, 6 u 8 días dentro de un plazo de un mes según el pase comprado.

Tienes más información sobre el país en su web: turismo en Polonia.

 

 

El centro histórico de Cracovia, antigua capital de Polonia, se extiende a orillas del Vístula, al pie del castillo real de Wawel, y es una urbe muy interesante para el turismo cultural en Polonia.

Este lugar histórico de Cracovia, declarado Patrimonio de la Humanidad, está dividido en tres zonas diferenciadas: la colina de Wawel, la ciudad medieval de Cracovia y el núcleo medieval de Kazimierz.

Así, paseando por su casco histórico lleno de rincones y lugares con historia podremos disfrutar de sus atractivos turísticos que son imperdibles en todo viaje a Cracovia.

Además del núcleo de la ciudad mercantil del siglo XIII, con la plaza del mercado más grande de Europa, la Rynek Główny y sus numerosas mansiones históricas, iglesias y palacios magníficamente ornamentados en su interior, el sitio comprende otros testimonios del fascinante pasado histórico de Cracovia como los vestigios de las murallas del siglo XIV, el sitio medieval de Casimires situado al sur de la ciudad con sus antiguas sinagogas, la Universidad Jagellona y la catedral gótica, panteón de los reyes de Polonia.

Colina de Wawel

En este sector del Casco Histórico de Cracovia podremos visitar el Castillo Real de Wawel y la Catedral de San Wenceslao y San Estanislao.

Ciudad medieval de Cracovia

La ciudad medieval amurallada de Cracovia (Stare Miasto) tiene una arquitectura muy rica, con bellos ejemplos de estilos renacentista, barroco y gótico. Las altas fortificaciones que la rodean fueron edificadas entre los siglos XII y XIV. Aquí se encuentra la famosa Plaza Rynek Główny o Plaza del Mercado, que es el punto neurálgico de Cracovia. Tiene 200 metros de lado, construida a mediados del siglo XIII, es la más grande de Europa. En su centro se encuentra el gran mercado de telas, edificio renacentista del siglo XIV ocupado en la actualidad por tiendas de recuerdos.

En el lado este de la plaza destacan la Basílica de Santa María y la estatua de Adam Mickiewicz. En sus alrededores, las iglesias y los palacios de Cracovia muestran una riqueza de color con detalles arquitectónicos como vidrieras, pinturas y esculturas. Destacan la torre del ayuntamiento, construida en 1383 y la basílica de la Asunción de Nuestra Señora, con tres naves y portada con dos torres, cuya construcción se inició en 1360 y que es un magnífico ejemplo del estilo gótico polaco. Hacia el suroeste se encuentran los edificios más antiguos, que pertenecen a la Universidad Jagellónica, fundada por Casimiro III en 1364.

Núcleo medieval de Kazimierz

Esta es otra zona que forma parte del Centro Histórico de Cracovia. El núcleo medieval de Kazimierz, centro histórico de los judíos de Cracovia, fue fundado en 1335, y se caracteriza por sus murallas del siglo XIV y por sus casas apiñadas. Entre sus monumentos destacan las iglesias de Santa Catalina y del Corpus Christi y la iglesia barroca Na Skałce. Entre los dos núcleos medievales se encuentra el barrio de Stradom, con los monasterios de los Bernardinos que data del siglo XV, y de los Misioneros del siglo XVII.

Mientras se estaban realizando unas obras en una carretera próxima a la ciudad de Gliwice, en el Sur de Polonia, los obreros se quedaron de piedra al descubrir cuatro cadáveres bajo tierra, aunque lo más impresionante fue la forma en que éstos estaban enterrados. En ninguno de los cuerpos se encontraron pertenencias personales, habían sido decapitados y sus cabezas colocadas entre las piernas y además se les habían colocado piedras sobre el cráneo, una práctica tradicional de la antigüedad y que tenía como objetivo evitar que los vampiros volviesen de la tumba.

Arqueólogos de toda Europa se encuentran ante la posibilidad de haber hallado un nuevo enterramiento de vampiros, algo similar a lo que se dio en el monasterio de Sozopol, en el que se hallaron dos cuerpos con el pecho atravesado mediante una vara de hierro. Como ha declarado el historiador Bozhidar Dimitrov, esta costumbre ha sido comúnmente utilizada en muchas aldeas de Bulgaria hasta principios del siglo XX.

Este misterioso lugar de enterramiento ha sido datado entre los siglos XV y XVI, época en que la creencia en los vampiros estaba en pleno auge en la Europa del Este, y se encuentra cerca de lo que antaño fuese un lugar dedicado a las ejecuciones mediante la horca. Hasta el momento se han hallado 43 tumbas, aunque sólo 17 cuerpos y sólo 4 de ellos presentan las curiosas condiciones de enterramiento “para vampiros”. Actualmente los historiadores esperan encontrar más datos sobre este lugar en los registros de la iglesia sobre estas ejecuciones, y los cuerpos serán estudiados en busca de pistas para conocer las causas de su fallecimiento y su edad.

La creencia en entidades semi-inmortales que se alimentan a base de beber la sangre de sus víctimas, es casi tan antigua como la civilización, conociéndose las primeras leyendas en la antigua mesopotamia. El mito de vampiro tal y como lo conocemos hoy es relativamente reciente, y se originó hace algunos siglos en el Sureste de Europa, siendo muertos que vuelven de la tumba o bajo algún tipo de posesión pero que mantienen la constante de alimentarse de sangre. Esta creencia llevó a muchas personas a ser ejecutadas bajo sospecha de ser vampiros, y a crearse una inevitable relación entre vampiros y demonios, a los que la Dios y la Iglesia Católica podían combatir.

Seguimos con nuestro repaso a algunos de los principales puntos de interés en Polonia y hoy os vamos a hablar de dos edificios que acaparan gran cantidad de las visitas turísticas de la zona.

El primero de ellos no es otro que el Ayuntamiento de la ciudad de Torun.

Esta genial construcción de estilo gótico es una construcción civil medieval de gran reconocimiento no solo dentro del país o del continente sino del mundo entero.

Se levantó en el siglo XIII y fue sufriendo sucesivas remodelaciones hasta la época barroca.

La torre cuadrangular de 40 metros de altura y las torrecillas de sus esquinas son algunos de sus puntos más espectaculares y hay que apuntar que esta obra, inspiración para muchas posteriores, forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1997 junto con el resto del centro histórico de la ciudad.

Nos vamos ahora hasta Wroclaw para hablaros del Centro del Centenario.

Se trata de un edificio de hormigón armado que es obra de Max Berg que lo levantó entre los años 1911 y 1913 y que forma también parte del Patrimonio de la Humanidad desde el año 2006.

Su cúpula, de 65 metros de diámetro llegó a ser la más grande del mundo en su momento, lo que dio bastante fama a este edificio que rompió los moldes del historicismo debido a su deliberada falta de ornamentación.

Esperamos que tengas la suerte de poder visitarlos… y la amabilidad de volver para compartir con nosotros tus impresiones y experiencias en estos dos preciosos puntos de Polonia.

A orillas del Río Vístula, en su margen izquierda, dentro de la ciudad de Cracovia, en Polonia, se eleva a más de doscientos metros sobre el nivel del mar la Colina de Wawel. En ella lucen majestuosos dos de los símbolos más importantes de ese país: el Castillo Real y la Catedral Basílica de San Wensceslao y San Estanislao.

La Catedral

Aunque hay pruebas de asentamientos humanos en la zona desde al menos el siglo IV después de Cristo, sigue corriendo de boca en boca la leyenda de un rey mítico que mató al terrorífico Dragón de Wawel que habitaba en una cueva de la colina, para levantar sobre ella la ciudad.

Pero no es sino hasta la Edad Media que Wawel comienza a destacarse, principalmente gracias a los reyes de Polonia que eligieron esas tierras como residencia y sede del gobierno nacional; y, a pesar de que la capital se trasladó más tarde a Varsovia, Wawel quedó para siempre como un símbolo para el pueblo.

En ella se congregaban ambos poderes, el político y el religioso. En la Catedral de Wawel, que guarda las reliquias de Estanislao de Cracovia, eran coronados los reyes de Polonia. Mientras que hubo dos anteriores que fueron destruidas, la que vemos en la actualidad fue edificada íntegramente en el siglo XIV y su estilo es gótico.

Posteriormente se le añadieron en los laterales varias capillas funerarias; la más conocida es la Capilla de Segismundo, erigida entre los años 1519 y 1533, una muestra sobresaliente del arte renacentista, decorada con bellas esculturas, frescos y relieves en estuco; dentro de su base cuadrada, terminada en una cúpula de oro, descansan los restos de varios reyes y sus consortes.

El Castillo

El Castillo de Wawel fue la residencia real entre los siglos XI y XVI; es una mezcla acertada entre elementos de la arquitectura gótica y de la románica, dado que se le encomendó a arquitectos italianos que realizaran reformas en ella. El edificio cuenta con cuatro alas de tres plantas que miran, a través de una profusión de arcadas, hacia un gran patio interior. Funciona hoy en día como museo y alberga la Colección de Arte del Estado, incluyendo entre sus obras hasta una pintura del célebre Leonardo Da Vinci.

El Museo posee también un Departamento de Arqueología, uno de Cerámica, uno de Pintura, Diseño Gráfico y Escultura, uno de Mobiliario y Relojes, uno de Textiles y uno de Metales Preciosos, entre otros. Wawel no es una colina más dentro de la ciudad de Cracovia, es su mismo corazón, y como tal se la respeta y se mantiene intacta en ella la tradición, que perdura a pesar del paso del tiempo.

¿Qué les parece la Colina de Wawel y su rico patrimonio cultural? ¿Les gustaría visitar Cracovia?

Si te gustan los castillos y las historias y leyendas que estos tienen, Polonia es un excelente destino para ver esas fortalezas medievales que una vez fueran residencia de señores feudales y de la aristocracia.

En muchos casos son castillos medievales que años después, fueron renovados siguiendo otros estilos como el renacentista, el barroco o el neogótico.

Muchos de ellos exponen colecciones de piezas de arte, muebles de la época, telas y tapices o armas. Suelen estar rodeados de parques y jardines diseñados con raras especies de árboles y arbustos. Todos los castillos tienen a su propia “Dama Blanca”: un fantasma que aparece por las noches.

Castillo de Lancut

Se trata de una fortaleza medieval gradualmente transformada en palacio. Famosa en Europa a partir del siglo XVII gracias a sus espléndidos interiores, obra de conocidos arquitectos, dispone de una colección de carrozas, calesas y trineos. En mayo acoge un festival de música clásica en el que participan muchos artistas famosos de todo el mundo.

Castillo de Niedzica

Precioso castillo del siglo XIV, remodelado en estilo renacentista, se considera un monumento importante de las edificaciones de defensa polacas. Situado sobre una peña que penetra en el embalse que recoge agua del río Dunajec.

Castillo de Krasiczyn

Castillo de Kórnik

Este es un castillo romántico, reedificado en el siglo XIX en estilo neogótico inglés. En el parque se encuentra una almáciga de árboles, el más vasto y más viejo jardín dendrográfico de Europa, fundado en la primera mitad del siglo XIX en el que en una superficie de 30 hectáreas crecen varios miles de árboles y arbustos europeos, asiáticos y de las dos Américas.

Castillo de Baranów Sandomierski

Se trata de una residencia renacentista de una familia aristocrática, obra del famoso arquitecto italiano Santi Gucci. Todos los jueves del año se organizan las llamadas Veladas del Jueves durante las cuales se puede comer platos típicos de la cocina tradicional polaca y escuchar conciertos de música antigua.

Castillo de Krasiczyn

Es un castillo renacentista construido como fortaleza a finales del siglo XVI y principios del XVII; aunque de carácter defensivo, sus torreones y murallas están coronados por bellos áticos. Situado junto al río San en el parque paisajístico de las Colinas de Przemysl.

Europa destaca turísticamente, entre otras cosas, por la importante cantidad de bosques vírgenes que podemos llegar a visitar en los distintos países que la componen. En el caso particular de Polonia, no sería justo dejar de mencionar el famoso bosque de Bialowieza, que destaca por ser uno de los últimos que mantiene un rango de conservación tan elevado, a la vez que es conocido por contener en su interior un importante número de ungulados de gran tamaño.

El bosque de Bialowieza, que administrativamente se encuentra dividido entre Polonia y Bielorrusia, está dividido interiormente, y en este sentido, sólo por una valla que impide por igual el libre movimiento de grandes animales como de turistas, para evitar que la frontera entre los países se supere indiscriminadamente.

Si visitamos el bosque desde el lado bielorruso, podemos deleitarnos por ejemplo por las riquísimas comidas que se sirven en el restaurant local, sin dejar de destacar tampoco la especie de zoológico interno en la que se encuentran especies como por ejemplo el bisonte, uno de los más protegidos en la zona, al que podemos llegar a observar de cerca sin problemas, de cualquier modo.

Hay que destacar que en el caso de Bielorrusia, para que podamos acceder al parque debe de obtenerse primero el permiso del Ministerio de Interior, por lo que conviene hacer los trámites con bastante anticipación o, por qué no, pasar del lado polaco del mismo, siendo éste igualmente interesante.

De hecho, la parte polaca del bosque fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1976 y también Patrimonio de la Humanidad en 1979 por la misma entidad; aunque también es cierto que la parte bielorrusa recibió esas mismas calificaciones en 1993 y 1992 respectivamente. Se trata de unos 1800 kilómetros cuadrados de belleza realmente inigualable, y una de las posibilidades más ciertas de observar la naturaleza en su mejor expresión.

Viajes a Polonia

Ofertas a Polonia

Senderismo en el Bosque de Bialowieza
Una de las visitas más impresionantes que puedes hacer en tu viaje a Cracovia, en el sur de Polonia, es al Memorial del campo de concentración nazi de Auschwitz, en cuyo museo puedes ver increíbles vestigios del gran drama que en ese lugar se produjo durante la Segunda Guerra Mundial.

En la localidad de Oswiecim, a 70 kilómetros al oeste de Cracovia, poco más de una hora en coche, encuentras el emplazamiento del campo principal de Auschwitz I, y a tres kilómetros, el enorme campo Auschwitz II Birkenau.

El campo principal de Auschwitz, conocido como Auschwitz I, se construyó en 1940, y por sus dimensiones, en él permanecían entre 15.000 y 20.000 prisioneros. Junto con el posteriormente construido de Auschwitz II Birkenau, donde llegaron a permanecer 90.000 prisioneros, se convirtieron en los mayores campos de exterminio de la etapa nazi.

Además, con posterioridad, adquirieron una terrorífica fama al conocerse los numerosos crueles experimentos que en mismo desarrollaron científicos nazis, como el doctor Josef Mengele.

Auschwitz fue liberado en enero de 1945 por el ejército soviético, tras ser previamente abandonado por los nazis ante su inminente llegada.

Al iniciar la visita del campo principal Auschwitz I, lo recomendable es, antes de entrar en el recinto del campo, ver el documental de 15 minutos con imágenes en blanco y negro, realmente un dramático aperitivo de lo que vas a ver.

Verás escenas de los primeros momentos tras la liberación del campo (si vas con niños, las imágenes les pueden resultar demasiado impactantes…), algunas ya conocidas, pero otras novedosas para todos nosotros.

Tras ver el documental, llega el momento de atravesar la puerta hierro de acceso al campo Auschwitz I, con la famosa frase Arbeit Macht Frei (El trabajo os hará libres). Cruzar esta puerta no puede dejar de producirte una especial sensación, más cuando aún estás impactado por el documental.

Desde este momento , el recorrido de la visita te conducirá por los distintos barracones donde estuvieron aglomerados los judíos que luego iban a ser exterminados. Se pueden visitar la mayoría de dichos barracones, los cuales han sido acondicionados como museo.

Los lugares más impactantes son, sin duda, las enormes salas acristaladas donde se amontonan miles de objetos recopilados de los prisioneros, como maletas, o la sala donde se amontona el pelo humano utilizado para tejer.

En los pasillos de los barracones verás interminables filas de fotos de prisioneros que estuvieron en Auschwitz. Y también podrás ver la pared utilizada para los fusilamientos, conocida como el Muro de la Muerte, o las cárceles utilizadas para los prisioneros rebeldes. Y asimismo, las salas donde se gaseaban a los prisioneros. En suma, una visita realmente impresionante.

Los horarios de visita de Auschwitz varía según la época del año. En invierno es desde las 8 de mañana hasta las 3 de la tarde, y en los meses de agosto, desde las 8 hasta las 7 de la tarde.

La visita completa de Auschiwtz, incluido el campo de Birkenau, te llevará, como mínimo, unas tres horas.

Cómo llegar a Auschwitz desde Cracovia

Si en tu viaje a Cracovia no dispones de coche, puedes ir a Auschwitz en autobús. Debes salir desde la estación de autobuses de Kraków Główny, y llegarás directamente a Oswiecim Muzeum, sin pasar por la localidad de Oswiecim.

En coche se ha de coger la autopista A4 que une Cracovia con Katowice, y en el pueblo de Chrzanow se toma la carretera 233 hacia el sur, la cual te llevará directamente a Oswiecim.

Memorial y Museo del antiguo campo de concentración de Auschwitz

Campo de concentración Auschwitz Birkenau 2

Cómo ir en autobús de línea desde Cracovia a Auschwitz

Visita en verano de Auschwitz 1, sólo en grupos guiados

Reservar guía turístico para visitar el campo de concentración de Auschwitz

Los amantes del senderismo y de la alta montaña de vacaciones en Polonia encontrarán en los Sudetes, una cadena montañosa localizada entre la República Checa, Alemania y Polonia, una auténtica mina de oro en la que podrán pasar días y días explorando y deleitándose con sus asombrosas vistas.

Sin embargo, senderistas y montañistas no serán los únicos que disfruten de su paso por los Sudetes. Los turistas interesados en la geología, especialmente los coleccionistas de piedras preciosas y semipreciosas, tampoco querrán perderse las maravillas que ofrece esta zona situada en la parte más alta del Macizo Checo.

Las áreas montañosas más características de los Sudetes son las Montañas de Mesa, unas gigantescas losas de piedra arenisca que se elevan unos 200 metros por encima de los valles circundantes. Se puede acceder a sus cimas en telesilla o funicular, incluso a la más alta de ellas.

En el Parque Nacional de las Montañas de Mesa también hallaremos laberintos naturales de gran belleza por los que se pueden hacer excursiones tanto a pie como en bicicleta, además de observar animales salvajes y practicar la escalada. Mientras que si nos acercamos en invierno, podremos practicar el esquí.

Armenia, entre Asia y Europa, Salida en Julio 2014

Descubre este inédito país, visitando los lugares más relevantes en los que pasarás de la tradición a la modernidad, descubriendo sus asombrosos Monasterios, Iglesias, Valles fértiles.

armenia

Ruta:
1.VIERNES. ESPAÑA – YEREVÁN
Presentación en el aeropuerto para volar con destino a la capital Armenia. Llegada a última hora (o de madrugada) y traslado al hotel. Alojamiento.

2.SÁBADO. LLEGADA A YEREVÁN – CITY TOUR
Desayuno. Salida para recorrer la ciudad. Visitaremos el monumento de Mair Hayastan (Madre Armenia), desde donde se aprecia una hermosa panorámica de la ciudad. Visita a Matenadarán (Instituto y museo de los antiguos manuscritos armenios). Almuerzo en un restaurante local. Por la tarde, continuaremos con la visita a Tsitsernakaberd ? Conjunto memorial y museo dedicado a las víctimas del genocidio armenio de 1915. Cena por cuenta del cliente. Alojamiento en el hotel.

3.DOMINGO. YEREVÁN – ECHMIADZIN
Desayuno en el hotel. Por la mañana visita de la ciudad de Echmiadzin, centro espiritual del cristianismo en Armenia. Visitaremos la iglesia de Santa Hripsimé del Siglo VII, la Catedral del Siglo IV: la iglesia cristiana más antigua del país y la residencia oficial del Catoghikos de todos los armenios. A continuación, visitaremos las ruinas del templo Zvartnots (Templo de los Ángeles del cielo, Siglo VII). Regreso a Yereván. Almuerzo en restaurante local. Seguiremos con la visita del Museo Nacional de Historia y finalizaremos el día con la visita al mercado de artesanía al aire libre en Yereván ?Vernisage?. Cena por cuenta del cliente. Alojamiento en Yereván.

4.LUNES. YEREVÁN – ASHTARAK – AMBERD – YEREVÁN
Desayuno en el hotel. Salida hacia la región de Aragatsotn para visitar la ciudad de Ashtarak y la iglesia de Karmravor del siglo VII. Continuaremos el viaje hacia Amberd – una fortaleza de la época medieval al pie del Monte Aragats. Almuerzo en restaurante de la zona. Finalizado el almuerzo, realizaremos la visita a los Complejos Monásticos de Saghmosavank y Hovhanavank. Finalizada la misma, regreso hacia Yereván. Cena por cuenta de cliente y alojamiento en el hotel.

5.MARTES. YEREVÁN – ALAVERDÍ – YEREVÁN
Desayuno en el hotel. Salida hacia la ciudad de Alaverdí, una ciudad con minas de cobre ubicada en el valle del río Debed, en el noreste de Armenia. Excursión del día completo para visitar los Monasterios de Haghpat (siglos X-XIII) y Sanahín (Siglo X), declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aunque es la etapa más larga de todo el viaje, realmente la belleza del entorno natural y el lugar en el que se levantan estas maravillosas construcciones, compensan el desplazamiento y le harán conservar un gran recuerdo. Almuerzo en restaurante local. Regreso a Yereván. Cena por cuenta del cliente y alojamiento.

6.MIÉRCOLES. YEREVÁN – KHOR VIRAP – NORAVANK – YEREVÁN
Desayuno en el hotel. Por la mañana visita a uno de los lugares de peregrinación más importantes del país: el Monasterio de Khor Virap, en un marco paisajístico impresionante con el telón del fondo del gigantesco Monte Ararat. Aquí se erigió el Monasterio, porque es donde se encuentra el lugar en el que el Apóstol San Gregorio “El Iluminador” permaneció cautivo durante trece años (para aquellos que lo deseen, es posible bajar por una empinada escalera hasta el ?agujero? en el que permaneció, preso del rey pagano Tiridades III). Después de esta interesante visita, continuación hasta el Monasterio de Noravank, obra maestra del siglo XIII, levantado en un promontorio, dentro de un gran cañón natural de grandes dimensiones. Almuerzo en un restaurante cerca del monasterio. Por la tarde regreso a Yereván. Cena por cuenta del cliente y alojamiento.

7.JUEVES. YEREVÁN – LAGO SEVÁN – GOSHAVANK – YEREVÁN
Desayuno en el hotel. Salida hacia el Lago Seván, que tiene una altitud de 1900 metros sobre el nivel del mar. Parada en el camino para ver la estatua de Akhtamar. Llegada a la ciudad de Diliján y visita al complejo monástico de Goshavank (siglos XII-XIII). Almuerzo en restaurante local. Por la tarde, visita de las Iglesias de la Península de Seván. Visita al cementerio del pueblo de Noradúz donde hay una gran cantidad de “Khachkares” (grabado de cruces en rocas). Regreso a Yereván. Cena por cuenta del cliente. Alojamiento.

8.VIERNES. YEREVÁN – GARNI – GEGHARD – YEREVÁN
Desayuno en el hotel. Salida hacia la región de Kotayk. En el camino parada al lado del Arco de Yeghishe Charents desde donde se puede disfrutar de una maravillosa vista al monte Ararat. A continuación visitaremos Geghard, donde se encuentra el Monasterio más impactante de todo el país (Patrimonio Mundial de la UNESCO): por su emplazamiento y construcción (aparece como colgado de una de las paredes, de un estrecho y tortuoso cañón) y, gracias a este aislamiento, por el misticismo y espiritualidad que allí se respira (además aquí estuvo muchos años custodiada “la Santa Lanza”, antes de ser trasladada a Echmiadzín). También realizaremos la excursión al Templo de Garni, conjunto romano de influencia helenística (donde también encontramos restos de termas romanas con mosaicos). Almuerzo en una casa típica armenia en el pueblo de Garni. Regreso a Yereván. A su llegada, visita del mercado de frutas (Pak Shuka). Cena por cuenta del cliente. Alojamiento.

9.SÁBADO. YEREVÁN – ESPAÑA
Desayuno (si el horario del vuelo y la apertura del restaurante lo permiten). A la hora prevista, traslado al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a España. Llegada, fin del viaje y de nuestros servicios.

Días de Salida:
 Abril: 18 y 25
 Mayo: 16, 23 y 30
 Junio: 13 y 20
 Julio: 04, 11 y 25
 Agosto: 01, 08 y 15
 Septiembre: 19 y 26
 Octubre: 03 y 10

Incluye:
Billete de avión Madrid / Barcelona – Yereván- Madrid / Barcelona con Alitalia “clase Q” (vía Roma). Otras clases y ciudades de salida, consultar.
Traslados aeropuerto – hotel – aeropuerto
8 noches de alojamiento en hoteles de 4 estrellas con desayuno incluido
7 almuerzos en restaurantes locales (ver suplemento Pensión Completa – 7 cenas)
Guía de habla hispana durante todo el recorrido
Visitas y entradas según programa
1 botella de agua por persona durante los trayectos en autobús
Tasas aéreas y carburante (295 EUR a reconfirmar en el momento de la emisión)
Seguro básico de viaje (Seguro opcional y cancelación hasta 1500 EUR: 45 EUR y hasta 3500 EUR: 80 EUR)

Hoteles, Categoría 4 Estrellas:

Yereván:
H. Royal Plaza / www.royalplaza.am
H. Ani Plaza / www.anihotel.com
H. Metropol / www.metropol.am

info@almusafir.es

Entre todos los sitios interesantes que tenemos para ver en Europa, Armenia se está transformando poco a poco en la puerta de salida a Asia para muchos habitantes no sólo de España sino también de otras naciones de esta parte del mundo. Por esto, en esta ocasión en Viajesdestinos.com queremos repasar algunos de los principales atractivos con los que cuenta este país.

Por ejemplo, no podemos dejar de destacar una interesante curiosidades que habla de la trascendencia histórica de estas tierras, al pensar que Ereván, su capital, fue levantada incluso antes que la misma Roma. Además, cuenta con elementos relacionados con la religión, la cultura y también los paisajes naturales que hacen de Armenia uno de los destinos turísticos de mayor crecimiento en el mundo entero.

Armenia, cuyo nombre recorrió el mundo entero al transformarse en el primer país en adoptar el cristianismo como religión oficial en el año 301, tiene además a día de hoy una enorme cantidad de sitios que podemos llegar a visitar, y hermosos paisajes a pesar de que no cuenta con salida al mar, incluso cuando por años luchó por obtenerla.

Sobre su riquísimo legado cultural, podemos decir por ejemplo que Armenia cuenta con elementos de más de cuatro milenios de antigüedad que se encuentran perfectamente conservados y que hacen a la vida del lugar. Más reciente pero igual de interesante es el Matenadarán, un museo donde se estudia el origen del alfabeto armenio, considerado uno de los aún utilizados más antiguos de todo el mundo.

Por otro lado, tampoco podemos dejar de visitar un espacio como la denominada Plaza de la República, que acoge la sede del Gobierno, la Cancillería y el Museo de Historia, y otros que han ido ganando importancia con el correr del tiempo, como en el caso del complejo arquitectónico de Echmiadzin, donde se cree que se encuentra el único trozo del Arca de Noé que aún se conserva.

Navegación por la costa mediterránea del sur, conocida como Costa Licia

Navegación por la costa mediterránea del sur, conocida como Costa Licia, disfrutando de la tranquilidad de las bahías, baños en sus aguas cristalinas y excursiones en tierra.

Las embarcaciones, construidas en madera de forma artesanal, reciben el nombre de ‘Goletas’.

El viaje puede completarse con una estancia en Estambul y una extensión caminando por los laberintos de la Capadocia.

GOLETAS

Embarcaciones construidas artesanalmente en madera, a vela y motor. Permiten la navegación costera, anclando en puertos o bahías para descender a tierra o tomar un baño.

DÍA 1: VUELO CIUDAD DE ORIGEN • DALAMAN. TRASLADO A MARMARIS Y EMBARQUE
A la hora acordada embarque en vuelo con destino Dalaman. Llegada, asistencia en el aeropuerto y traslado al puerto de Marmaris. Embarque en la goleta y acomodación a bordo.

DÍA 2: NAVEGACIÓN HACIA LA BAHÍA DE EKINCIK
Desayuno a bordo e inicio de la navegación por la Bahía de Ekincik.
Durante esta jornada, se pueden hacer dos excursiones opcionales:
1. • La antigua ciudad de Caunos, con visita a los cementerios excavados en roca en el S.IV.
2. • La observación del desove de las tortugas careta • careta en Dalyan.
Tambien se puede disfrutar de un baño de barro termal al aire libre.

DÍA 3: NAVEGACIÓN: BAHÍAS BEDRI RAHMI Y BATIK HAMAM
Salida rumbo a la Bahía Bedri Rahmi y tiempo libre para disfrutar de un baño o algún deporte acuático, antes de seguir hasta la Bahía de Batýk Hamam.

DÍA 4: NAVEGACIÓN: BAHÍA BATIK HAMAM Y GOLFO DE FETHIYE
Salida hacia el Golfo de Fethiye y atraque en el puerto; tiempo libre para recorrer el pueblo de Fethiye.
Excursión opcional al Mar Muerto y las cuevas de Lycea.
Por la tarde navegación costera por las bahías del golfo, con paradas para bañarse y pescar.

DÍA 5: NAVEGACIÓN: GOLFO DE FETHIYE Y GOÇEK
Navegamoas hacia la Isla Tersane y seguimos hacia el pueblo de pescadores de Goçek. Tiempo libre para recorrer el pueblo.

DÍA 6: NAVEGACIÓN: BAHÍAS DE HARPUTLU Y BINLIK
Día de navegación por las Bahías de Harputlu y Binlik, con tiempo para el baño.

DÍA 7: NAVEGACIÓN DE REGRESO A MARMARIS
Día de regreso al puerto de Marmaris.
Saliendo de la Bahía de Harputlu, seguimos hacia la vecina Bahía de Kadirga, con tiempo libre para el baño. Al mediodía atracaremos en el pueblo de Trunç para el almuerzo y por la tarde regresaremos para atracar y pasar la noche en el puerto de Marmaris.

DÍA 8: DESEMBARQUE Y TRASLADO A DALAMAN. VUELO DE REGRESO A CIUDAD DE ORÍGEN
Despues del desayuno, desembarcamos para hacer el traslado por tierra al aeropuerto de Dalaman y salir en vuelo de regreso. Llegada a la ciudad de origen y fin de los servicios.

ESTAMBUL

DÍA 8: DESEMBARQUE Y TRASLADO A DALAMAN. VUELO A ESTAMBUL
Desayuno a bordo. Desembarque, traslado por tierra al aeropuerto de Dalamán y vuelo a Estumbul. Llegada y traslado al hotel.

DÍA 9 • 10: ESTAMBUL
Días libre en régimen de alojamiento y desayuno.

DÍA 11: TRASLADO AL AEROPUERTO Y VUELO DE REGRESO A CIUDAD DE ORÍGEN
A la hora acordada traslado al aeropuerto de Estambul y embarque en vuelo de regreso. Llegada aciudada de orígen y fin de nuestros servicios.

EXTENSION CAPADOCIA

DÍA 8: DESEMBARQUE Y TRASLADO A DALAMAN. VUELO A KAYSERI Y TRASLADO A CAPADOCIA
Desembarque y traslado por tierra al aeropuerto de Dalaman. Embarque en vuelo a Kayseri y traslado por tierra a Capadocia.

DÍA 9: CAPADOCIA. EXCURSIÓN Y CAMIANTAS
Desayuno y a las 9 hrs., encuentro con el guía en el hotel y traslado a Capadocia.
Inicio del recorrido por el castillo natural de Uchisar, el más alto de la zona.
Inicio de la caminata (1 hora y media aprox.) por los Valles de Guvercinlik y Baglidere hasta llegar a Goreme y visita de su museo.
Almuerzo en un restaurante local y visita del pueblo de Avanos, famoso por las cerámicas de las tierras de Kýzýlirmak. Continuación hacia el Valle de Devrent (Valle del Sueño) y el de Pasabagdonde, conocido como el valle de las Chimeneas o de las Hadas.
Regreso al hotel.

DÍA 10: CAPADOCIA. EXCURSIÓN Y CAMIANTAS
Traslado hasta el punto de inicio y caminata de unas 2 horas por los Valles de Kizilcukur, conocido como el valle Rojo y el de Gulludere hasta llegar al pueblo de Cavusin. Visita de las casas • cueva y las iglesias.
Almuerzo en un restaurante local.
Continuación a Kaymaklý y visita de su ciudad subterránea, un prodigio arquitectónico de las civilizaciones de la época .
Regreso al hotel.

DÍA 11: TRASLADO A KAYSERI Y VUELO DE REGRESO A CIUDAD DE ORÍGEN
A la hora acordada traslado al aeropuerto de Kayseri y embarque en vuelo de regreso a la ciudad de orígen. Llegada y fin de los servicios.

SERVICIOS INCLUIDOS
• Vuelos ciudad de orígen • Estambul • Dalaman y regreso. Tarifa en clase turista en base a vuelos de TK en clase V
• Traslado aeropuerto Dalaman • puerto Mármaris • aeropuerto Dalaman
• Goletas categoría standard. Camarotes dobles con baño ( sin aire acondicionado). Pensión completa a bordo (sin bebidas)
• Seguro de asistencia en viaje; ver condiciones de la póliza. Opcionalmente pueden ampliarse las coberturas de gastos de anulación; consultar
• Impuestos e IVA, en caso de ser aplicables
• EXTENSIÓN ESTAMBUL: Hotel 4**** en hab. doble con desayuno (ver apartado ALOJAMIENTOS) y traslados aeropuerto • hotel • aeropuerto
• EXTENSIÓN CAPADOCIA: Vuelo Estambul • Kayseri • Estambul. Todos los traslados. Hotel 4**** en pensión completa. Excursiones y visitas según itinerario.

info@almusafir.es | www.new.almusafir.es

El encanto de la Mezquita Azul

Si viajas a Turquía la ciudad de Estambul te ofrece un sinfín de maravillas para visitar. La más importante de ellas es la Mezquita Azul. El nombre turco de esta curiosa mezquita es Sultanahmed Camii.

mezquita azul

Con sus seis minaretes, sus voluptuosas cúpulas y 200 vidrieras venecianas fue construida en 1609- 1616 por el sultán Ahmed I, para apaciguar las iras de Alá tras la derrota de sus ejércitos, y fue inaugurada en el año 1617 durante el mandato de Mustafá I. Su cúpula central tiene 23 metros de diámetro y 43 metros de altura. Se sitúa frente a la iglesia de Santa Sofía y ambas se hayan separadas por un hermoso jardín.

La Mezquita Azul cuenta con seis minaretes, que en el momento de la construcción provocaron mucha polémica, pues la Meca, también tenía seis. Para solucionar este problema y apaciguar a los fieles el sultán mandó construir un séptimo minarete en la mezquita de La Meca. Los minaretes son estriados y con forma de lápiz, y cuatro de ellos cuentan con tres terrazas con ménsulas, mientras que los otros dos, que se sitúan al final del patio delantero, sólo cuentan con dos terrazas.

Adentrarse en ella

Cuando entras a la Mezquita Azul entiendes a qué se debe su nombre. Su interior está revestido con más de 20 000 azulejos de cerámica de color azul, fabricados a mano en Iznik (Nicea), con más de cincuenta diseños distintos de tulipanes. Paseando por su planta aún se parece escuchar el murmullo del imán y el canto del psaltis bizantino bajo la azulada bóveda.

La iluminación de la Mezquita Azul proviene de sus más de 200 vidrieras y unas espectaculares lámparas de araña que cuelgan del techo. En las lámparas hay huevos de avestruz que se colocaron para evitar que las arañas entrasen en la mezquita e hicieran telarañas. En la decoración se incluyen versos del Corán.

Todo el suelo está cubierto de alfombras que los fieles donan y van sustituyéndose a medida que se desgastan.

El elemento más importante del interior de la mezquita es un mármol finamente esculpido con una hornacina y un panel doble con inscripciones, que es el mihrab. Numerosas ventanas alrededor del mihrab lo hacen menos espectacular de lo que es. En el pasado las lámparas que iluminan su interior estaban cubiertas de oro y gemas.

En el exterior el patio es tan grande como la propia mezquita y lo rodea una galería continua. Posee una fuente hexagonal en el centro, que comparada con las dimensiones del patio, resulta excesivamente pequeña. Una monumental puerta de acceso se eleva desde la galería, cuya semicúpula cuenta con una estructura de estalactitas coronada por una pequeña cúpula nervada.

Para visitar la mezquita se debe de entrar con ropa adecuada y descalzos. Las mujeres deben de llevar los hombros y el pelo tapados. Si no tienes en ese momento nada con que cubrirte, en la entrada te dejarán todo lo que necesites para entrar. La entrada es gratuita, aunque puedes dejar un donativo a la salida para sufragar el mantenimiento.

VIAJE A GEORGIA. ESPECIAL SEMANA SANTA 2014

Desde los primeros restos paleolíticos, la cultura de Kura-Araxes, la cultura de Trialeti, comunidades y tribus georgianas que arriban a la génesis del reino de Cólquida, Georgia, el país central, a caballo entre las fronteras asiáticas y europeas, convive entre políticas orientales y occidentales, resumen del paso por sus territorios de infinidad de concepciones humanas, entre nómadas y sedentarios, conculcando religiones con ascetismo de imposición.

Viajar por Georgia es trasladarse por distintos conceptos del mundo transfronterizo humano, con todo lo bueno en resultados y los aprendizajes de las peores lecciones.

RideThePlanet: Georgia from Konstantin Galat on Vimeo.

15 ABR. Madrid o Barcelona – Tiblisi.
Vuelo a Tiblisi. Llegada de madrugada del día siguiente y traslado al Hotel Villa Mtiebi o Sharden 3*. Alojamiento.

16 ABR. Tiblisi.
Desayuno. Día dedicado a la visita de Tiblisi: Meteji, Iglesia que se erige en un acantilado con vistas al río Mtkvari. La Fortaleza defensiva Narikala (s.IV). Visitaremos los Baños de Azufre del antiguo Tiflis, iglesias georgianas ortodoxas y armenias gregorianas, una sinagoga judía y una mezquita turca al lado, lo que indica la aceptación y la tolerancia de las diferentes religiones. En el lado opuesto de la calle está la Iglesia Sioni a la orilla del río Mtkvari. Aquí se descubre la avenida Shardeni, con sus acogedores cafés y galerías de arte. Caminando nos encontramos con la Iglesia Anchisjati, la iglesia más antigua en Tiblisi. Finalmente pasearemos por la Av. De Rustaveli hasta el Teatro de Rustaveli (mínimo de participantes 5 personas). Alojamiento en el hotel

17 ABR. Tiblisi – Mtsjeta – Ananuri – Tiblisi.
Desayuno y salida para visitar Mtsjeta (Patrimonio Mundial de la Unesco), antigua capital del Reino de Georgia desde el s. III a.C. hasta el s. V d.C.; el Monasterio Jvari (s.VI); y Svetitsjoveli, catedral construida en el s. XI. Visita de la parte alta de la ciudad que una vez representó el corazón de la capital con las ruinas de los palacios reales, los baños y el templo pagano Bagineti. Por el camino pasaremos por el Castillo Ananuri y el depósito de agua de Jinvaly. Regreso a Tiblisi y visita del estudio de arte. Alojamiento en el hotel.

18 ABR. Tiblisi – Uplistsije – Gori – Kutaisi.
Desayuno. Nos dirigiremos hacia Gori. Visita de Uplistsikhe, “fortaleza del señor”, ciudad antigua de Georgia oriental tallada en roca. Está construida sobre una alta roca en el banco izquierdo del río Mtkvari con estructuras que se caracterizan por la combinación única de estilos diversos de las culturas excavadas en la roca. Visita del Museo de Stalin. Por la tarde llegada a Kutaisi, la capital de Colchide, tierra del Vellocino de Oro. Alojamiento en el Hotel Rcheuli Palace 3* o similar.

19 ABR. Kutaisi – Tiblisi.
Desayuno. Visitaremos el Monasterio de Gelati (s. XII), Patrimonio de la Unesco. A continuación visita de la gruta con impresionantes formaciones. Llegada a Tiblisi y alojamiento en el hotel Villa Mtiebi o Sharden 3* o similar. Por la noche nos reuniremos para celebrar la Misa de Pascua en una iglesia católica. Noche

20 ABR. Tiblisi – Región de Kajetia – Tiblisi.
Desayuno. Salimos hacia Kajetia, la cuna del vino, para visitar las familias locales y degustar el vino típico georgiano. Visitaremos una granja para aprender el proceso de producción de vinos y degustar alguno de ellos con almuerzo en una casa local. Por la tarde llegamos a la ciudad de Sighnaghi, “Ciudad del Amor”, una de las ciudades más pequeñas de Georgia que conserva la arquitectura tradicional de la edad media. Regreso a Tiblisi. Alojamiento.

21 ABR. Tiblisi – Madrid o Barcelona.
Traslado al aeropuerto para tomar el vuelo re regreso. Llegada Y FIN DE LOS SERVICIOS.

INCLUYE:
* Alojamiento en hoteles de 3 estrellas con desayuno
* 1 almuerzo
* Recorrido en vehículo con chófer
* Guía de habla castellana
* Entradas en las visitas
* Traslados * Seguro de asistencia en viaje y cancelación hasta 2.500€ (gratuito)

NO INCLUYE: Tasas de salida en el aeropuerto, propinas y extras personales ni cualquier otro servicio no especificado.

Tarifa especial para 2 viajeros 805,33 €

info@almusafir.es | www.almusafir.es

VISADOS:
No es necesario visado para los españoles que viajen a Georgia por un máximo de 90 días. Tan sólo se necesita el pasaporte en
vigor con una vigencia mínima de 3 meses.

Viajes a Portugal

Son muchas las rutas turísticas que recorren el centro de Lisboa. La capital portuguesa tiene barrios y monumentos de gran interés, y recorrerlos nos llevaría un tiempo. ¿Lleváis una guía completa de lo queréis ver o vais a vuestro aire?. Os aconsejo que en la medida de lo posible os hagáis con un mapa y un pequeño itinerario.

¿Cuáles son entonces algunos de los imprescindibles del centro de Lisboa?. Aquí hay que citar la Plaza Rossio, corazón de la capital lisboeta y que oficialmente lleva el nombre de Plaza Don Pedro IV. Es sin duda la zona más animada de la ciudad y en ella veremos la Estatua de Pedro IV, el Teatro Nacional Doña María II, la Estación de Rossio y el Café Nicola, posiblemente el café más famoso y conocido de Lisboa.

Muy cerca de esta plaza tenemos la Iglesia de Santo Domingo y el Largo del mismo nombre, y un poco más allá la Plaza de los Restauradores, con el obelisco del centro que representan la liberación de Portugal del dominio español en 1640. En el pedestal hay una serie de figuras de bronce que simbolizan a la Victoria y la Libertad, mientras que los nombres que aparecen grabados son los de las batallas de la Guerra de la Restauración.

Muy cerca del Rossio otra visita imprescindible es el Convento do Carmo, la iglesia gótica más grande de la ciudad pero que quedó en ruinas tras el terrible terremoto de 1755. Su nave principal no tiene techo, y solo quedan en pie las paredes y los arcos. Actualmente alberga elMuseo Arqueológico del Carmen, aunque más bien es uno de los principales recuerdos que quedan del terremoto que asoló la ciudad.

Ni que decir tiene que debemos dar un paseo por las plazas y callejuelas del barrio del Chiado, situado entre el Barrio Alto y la Baixa. Lleno de cafés, teatros y museos una parada especial es la que podemos hacer en el Café A Brasileira, en cuya terraza se halla la estatua del poeta Fernando Pesso, con quien podemos compartir un café. Aquí en el Chiado se recorre también la célebre Rua do Carmo.

Nos quedarían por visitar lugares tan simbólicos y emblemáticos como elBarrio Alto, la Alfama o la Catedral de Lisboa, la Sé. ¿Porqué no tomar el Tranvía 28 para disfrutar de un paseo turístico por todos estos rincones?. Impresiona ver cómo este tranvía casiroza los edificios en las empinadas y estrechas callejuelas del centro de Lisboa.

Viajes a Lisboa

Ofertas a Lisboa

La ciudad de Lisboa cuenta con tanta historia que sería imposible abarcar todos sus restos en un solo día. No obstante, lo que sí es posible es visitar algunos de los monumentos más importantes, teniendo en cuenta que son muchísimos más y que lo ideal es pasar un par de días, intensos eso sí, en la ciudad.

Podemos hablar de 5 lugares imprescindibles que todo viajero debería pisar en su estancia en Lisboa.

Plaza del Comercio

De todas las plazas importantes de Lisboa, y ya os adelantamos que hay varias, es la principal. Fue construida en el mismo lugar en el que descansaba el antiguo palacio real antes de ser destruido en 1755.

En esta monumental plaza, podemos observar dos elementos realmente interesantes. Por un lado encontraremos el Arco Triunfal da Rua Augusta, en el norte de la plaza. Este gran arco hace de punto de partida de la calle más importante de La Baixa, y fue construido allá por 1873.

También destaca la Estatua ecuestre de José I, creada por Machado de Castro en 1775, e inmortalizando al rey portugués que ocupaba el trono en el momento del trágico terremoto de Lisboa.

Más información en: Praça do Comercio de Lisboa

Castillo de San Jorge

El Castillo de San Jorge es uno de los monumentos favoritos por los turistas, quizá sea por esa presencia imponente que muestra sobre la colina de San Jorge. Una presencia que es visible desde la mayoría de los miradores de la ciudad.

Fue construido en el siglo V. No obstante, los árabes lo agrandaron y posteriormente sería restaurado completamente en el año 1938.

Llaman la atención las grandes explanadas con vistas a la ciudad, una de las panorámicas más bonitas de toda Lisboa. Además, también cuenta con un pequeño museo en el que se exponen objetos encontrados en los trabajos arqueológicos del castillo.

Más información en: Castillo de San Jorge, Lisboa

Torre de Belém

Situada en el barrio de Belém, esta hermosa torre de estilo manuelino se levanta junto a la desembocadura del Tajo.

Construida a partir de 1515, sirvió para proteger la ciudad, aunque posteriormente hizo el trabajo de centro aduanero y faro.

En 1983 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es una de las visitas imprescindibles en la ciudad junto a su vecino monasterio de los Jerónimos.

Más información en: La Torre de Belém, fortaleza en Lisboa

Monasterio de los Jerónimos

Es uno de los símbolos de la ciudad. Un lugar realmente hermoso con una decoración asombrosa. El estilo manuelino se puede observar en cada una de sus plantas, en los detalles de sus columnas y el resto de su decoración. Además posee un claustro impactante, en el que disfrutaremos paseando y deleitándonos con este peculiar estilo decorativo tan portugués.

La construcción de este enorme monasterio terminó en el siglo XVI y fue construido para celebrar el regreso de Vasco de Gama de la India.

El Monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio de la Humanidad junto a su vecina Torre de Belén en 1983.

Más información en: Monasterio de los Jerónimos en Lisboa

Catedral de Lisboa

Quizá sea menos impresionante que el resto de monumentos ya descritos. Aun así, la Sé de Lisboa es de obligada visita, pues supone el templo más antiguo e importante de la ciudad.

Su construcción data aproximadamente del siglo XII y el estilo que podemos admirar en su fachada e interiores es el románico.

Su claustro presenta un estilo similar al de los Jerónimos, aunque mucho más pequeño. Además, en el interior podremos observar un sinfín de restos romanos, árabes y medievales, que han ido surgiendo en diversas excavaciones.

Quien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

postal museo 1024×675 Ruta del Azulejo en Lisboa

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

Oporto es la ciudad más deseada de Europa, y tiene razones para serlo, aunque haya quien no aprecie la llamativa mezcla de decadencia y renovación que se puede vivir en sus calles. Para mí, Oporto es una bella ciudad con encanto para todos los sentidos y a la que me encantaría regresar.

Oporto huele y sabe a dulces, a confitería, a mercado, a vino. Oporto suena a gaviotas y a tranvías. Oporto luce los reflejos de Duero, verde y dorado bajo el sol o gris lluvioso melancólico. Y si tocas Oporto, sientes el contraste entre sus adoquines y sus azulejos, entre las piedras de sus monumentos y el metal de sus puentes.

Podemos sentir Oporto de muchos modos diferentes, podemos vivir su romanticismo, su arte, su historia, sus tradiciones, su gastronomía, su diseño, podemos dejarnos cautivar por su perfil sobre el río, sus calles laberínticas labradas sobre colinas, sus alrededores.

Escapada a Oporto

Situada al norte del país, en la ribera derecha del Duero en su desembocadura en el Océano Atlántico, se encuentra Oporto. Considerada como la “Capital del Norte”, es una bella ciudad que sorprende por su colorido, sus calles alegres y por el gran número de atractivos que ofrece al turista. Una gran belleza que se refleja sobre el río Duero, justo antes de encontrarse con el mar, ofreciendo unas vistas espectaculares que merecen ser captadas en una y mil fotos.

Oporto invita a perderse por ella para descubrir todos sus secretos, deleitarse con sus rincones y disfrutar de su gran patrimonio histórico. De hecho, su centro histórico es Patrimonio de la Humandidad, repleto de edificios y monumentos fascinantes que nos van a enamorar por el encanto que confieren a la ciudad. Tampoco podremos dejar pasar su excelente gastronomía, con sabores exquisitos, y maravillosos vinos.

Hemos querido hacer una selección de lugares imprescindibles que no nos debemos perder en nuestra visita a Oporto.

– Un buen lugar para comenzar nuestra visitar puede ser la Avenida de los Aliados. Se encuentra situada en el centro de la ciudad, por lo que es una de las más transitadas. Se encuentra repleta de edificios modernistas y esculturas de Henrique Moreira. También se hace un pequeño guiño al mundo del vino con los racimos de uva que nos encontraremos.

En esta avenida se encuentra el Ayuntamiento, un enorme edificio construido en mármol y granito.

– Si continuamos paseando por la citada avenida, llegaremos hasta la Plaza de la Libertad, que es la más importante de Oporto. En el centro se encuentra la estatua ecuestre del Rey Pedro IV.

– Muy cerca nos encontraremos con la estación de trenes San Bento, una joya que nos deslumbrará con su hall decorado con más de 20.000 azulejos en los que se nos va mostrando la historia de Portugal. Todo el edificio resulta un enorme monumento que merece ser la pena admirado.

– Justo frente a la estación se encuentra la Iglesia de San Antonio de los Congregados, que destaca por la imagen del santo en su fachada, la decoración de azulejos y los grandes ventanales que dan una gran luminosidad al interior.

– Bajando por la rúa de Mousinho da Silveira llegaremos a la zona de la Ribera, uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad. En ella podremos disfrutar de auténticas postales llenas de gran belleza e intensidad, con el río Duero de invitado especial.

Es una zona muy turística, por lo que encontraremos multitud de hoteles, restaurantes y bares con el clásico estilo portugués. Su casco antiguo nos sorprenderá por el colorido de las fachadas de todos los edificios, que le da mucha alegría al lugar y un estilo propio.

También hay un gran número de puentes que cruzan el río, siendo el más famoso el Puente metálico Luis I. Incluso podemos coger alguno de los barcos que recorren el río Duero para disfrutar de unas vistas únicas. Al otro lado del río se encuentran las famosas bodegas de vino de esta zona.

Recorrer la Ribera del Duero es como transportarse a otra época, permitiéndonos disfrutar y sentir el auténtico Oporto, mientras disfrutamos de algunos de sus deliciosos platos típicos y saboreamos el exquisito “vinho do Porto”.

– En esta zona se encuentra otros puntos de interés como “Cais da Ribeira”, una de las plazas más antiguas y concurridas de la ciudad, la “Rua da Fonte Taurina” o el muro de los “Bacalhoeiros y la Casa do Infante”.

– Puente metálico de Luis I. Fue construido por un ingeniero belga discípulo de Eiffel, de ahí que su estructura metálica nos recuerde tanto a la Torre Eiffel de París. Cuenta con dos alturas, una superior por donde pasa una línea de Metro y la inferior por la que transitan todo tipo de vehículos. Además del gran arco de hierro, destaca por las maravillosas vistas que se podemos disfrutar desde las pasarelas. Impresionante ver un atardecer, mientras el sol se refleja en las aguas del Duero al mismo tiempo que lo atraviesan las barcazas.

– La Torre de los Clérigos es otra de las visitas imprescindibles en Oporto, siendo uno de sus símbolos. Forma parte del conjunto de la Hermandad de los Clérigos, junto con la iglesia y la casa de los Clérigos.

Construida en el siglo XVIII es una de mejores obras de la arquitectura barroca en todo el mundo. Construida en granito, mide nada menos que 75,60 metros de altura por lo que se puede ver prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Pero lo mejor es visitarla por dentro y recorrer los 240 escalones que nos separan de la parte más alta. El esfuerzo merecer la pena, ya que podremos disfrutar de unas vistas increíbles de toda la ciudad, incluyendo los jardines de la Cordonería.

– Librería Lello e Irmao

No podemos perdernos la visita a esta espectacular librería, ya que es una de las más bellas de todo el mundo. Además, los fans de Harry Potter podrán disfrutar de un escenario en el que se rodaron algunas escenas de las películas del famoso aprendiz de mago.

– La Catedral de Oporto es otra de las visitas imprescindibles. Terminada de construir en el siglo XIII, esta edificio religioso de estilo románico ha sufrido distintas remodelaciones, lo que ha provocado que en la actualidad destaque por su mezcla de estilos (barroco, gótico y románico).

Situada en la cima de su colina, ofrece algunas de las mejores vistas de Oporto y el río Duero.

– Casa de la Música. Completamente diferente y mucho más moderno es este edificio, realizado en hormigón, de 7 plantas, en las que no faltan salas de concierto, dos auditorios, biblioteca, fonoteca, una cafetería y un restaurante.

Diseñado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, el edificio ha cosechado numerosos premios internacionales de arquitectura. Supone un gran contraste entre el estilo de la ciudad, por lo que merece la pena ser visitado. Además, durante todo el año se celebran numerosos conciertos y actividades culturales de todo tipo.

– Jardines del Palacio de Cristal. Situados en la parta alta de la ciudad son un enorme pulmón para Oporto. Es un enorme parque dividido en tres zonas: La Quinta da Maiarinha, la Quinta Tait y los Jardines románticos del Palacio de Cristal.

En el interior del parque encontraremos distintas fuentes, estatuas, jardines temáticos, un lago y varios miradores desde los que contemplar de espectaculares vistas del Duero.

Oporto no es una ciudad enorme, es bastante manejable. Aun así, si no contamos con mucho tiempo para verla, viene bien tener una referencia de cuáles son las visitas imprescindibles.

Una de nuestras primeras paradas debería ser la Iglesia de San Francisco. Este templo comenzó su construcción, a cargo de los frailes franciscanos, en el año 1245. Sufrió un gran incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia, un incendio cuyas huellas aun se ven en sus muros.

De esta iglesia debemos destacar su interior. Tres naves cubiertas con tallas doradas en las que se emplearon cerca de 300 kilos de oro en polvo. Esta cantidad de oro ocasionó que por un tiempo la iglesia permaneciera cerrada a los devotos, pues se consideraba demasiado ostentosa para la pobreza que había en la ciudad.

Son destacables elementos como el árbol de Jesé, una escultura de madera policromada realmente hermosa, o las catacumbas, un lugar en el que fueron enterrados muchos franciscanos.

La iglesia y Torre de los Clérigos es una de las visitas imprescindibles en nuestro paso por Oporto. La iglesia fue construida en el año 1735 en un llamativo estilo barroco. Cuenta con una fachada muy especial que culmina con la Torre de los Clérigos, posiblemente el monumento más emblemático de la ciudad. Es la más alta de toda Portugal, con unos 76 metros de altura y más de 200 escalones, algo que ofrece un paisaje impresionante sobre toda la ciudad, sin duda una de las mejores vistas de Oporto.

El Palacio de la Bolsa es uno de los lugares más interesantes de la ciudad. Un hermoso edificio sede de la Asociación Comercial de Oporto. Construido sobre las ruinas de un convento, su construcción concluyó en el año 1891.

Está calificado como Monumento Nacional, y razones no le faltan. Cuenta con estancias tan magníficas como el gran patio central o Patio de las Naciones, que se encuentra completamente cubierto de vidrio, dejando así pasar la luz al interior del palacio. Asimismo, son bellísimas las estancias como la Sala Dorada, la Sala de las Asambleas Generales o la impresionante sala Árabe, inspirada completamente en la Alhambra para su construcción e ideada para recepciones oficiales.

Junto al palacio y torre de Clérigos, otra visita que resulta casi imposible olvidar es la de la Catedral de Oporto. Está construida en la parte más alta de la ciudad y es el templo más importante de la misma.

Su construcción comenzó en el siglo XII y aunque ha sufrido bastantes reconstrucciones con diferentes estilos, lo cierto es que sigue impresionando por esos aires medievales de sus orígenes. La mayor parte de la misma es barroca. No obstante, tanto la fachada como el cuerpo son románicos. Asimismo, el precioso claustro es de estilo barroco.

Por último, en esta visita fugaz de los elementos más interesantes de Oporto, os recomendamos los Jardines del Palacio de Cristal. Están situados en la parte alta de la ciudad y es un espacio verde realmente bonito. Además, paseando por allí podremos disfrutar de las vistas más hermosas de la desembocadura del río Duero, un broche final exquisito para nuestro día de visitas.

Portugal es un país que tiene una cultura única y llena de vida, así como ciudades que tienen una buena variedad de atractivos que muestran la historia que ha pasado por ellas, así como poblaciones y zonas rurales en donde puedes disfrutar de los paisajes más pintorescos y dejarte sorprender por la naturaleza.

Además, el clima moderado que se tiene todo el año, hace que cualquier viaje hasta allí sea muy agradable y para recordar.

A continuación te hago un recuento de las ciudades más importantes que hay para visitar en este país, así como algunas de sus atracciones.

Lisboa

Al ser la capital es la ciudad más visitada del país, pero este no es el único motivo, sino también por su ubicación hacia el Océano Atlántico, su cultura vibrante y sus partes más antigua en donde puedes ver edificaciones con mucha historia y encanto. A esta ciudad puedes llegar hasta el Aeropuerto da Portela, que está entre Loures y Lisboa, y a donde llegan vuelos de diversas capitales europeas, así como del norte de África, y de países del continente americano como Brasil, Estados Unidos y Venezuela. Entre los lugares que te recomiendo visitar en esta ciudad están algunos barrios históricos como Ciado,

Alfama, Rossio y Belem, donde está la Torre de Belem y el Monasterio de Jerónimos; así como el Cristo Rei que es muy similar al de Río de Janeiro y está a orillas del río Tejo, el Ponte Vasco da Gama que es el más largo de Europa y los varios funiculares que te llevan a los puntos locales más altos.

Oporto

Esta ciudad es un gran centro que históricamente se ha dedicado al comercio y que está en las colinas de los alrededores del estuario del río Duero, teniendo un centro histórico de gran belleza que es Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad, que está a unos trescientos kilómetros de Lisboa, está servida por el Aeropuerto Sá Carneiro, a donde llegan vuelos desde diferentes ciudades nacionales, europeas y desde Marrakech.

El lugar más importante para ver allí es Ribeira, que es la parte cerca del río, y por donde se empiezan los recorridos para ver la parte Patrimonio de la Humanidad, y desde allí se puede ver Robeira de Gaia, que es al otro lado del río y donde están las bodegas de vino Oporto. En la ciudad te recomiendo ir al Museo de Arte Moderno, a la Casa da Música y simplemente recorrer las calles históricas locales.

Braga

Esta ciudad del norte de Portugal es famosa por ser la más antigua del país y por ser una de las más antiguas nacidas del cristianismo en todo el mundo, teniendo huellas históricas que tienen siglos de antigüedad. Aunque esta ciudad no tiene aeropuerto, los más cercanos son el de Oporto que está a cincuenta kilómetros, el de Lisboa que está a más de trescientos kilómetros y el de Vigo, España, que está a un poco más de cien kilómetros.

En la actualidad esta es una ciudad universitaria por lo que sus atractivos antiguos se unen con unos más modernos. Entre los atractivos locales que te aconsejo visitar está la Catedral de Braga que es el monumento más importante de la ciudad con su mezcla arquitectónica de entre los siglos duodécimo y dieciocho, así como el Santuario de Bom Jesus do Monte que es una iglesia que está en lo alto y tiene un estilo barroco, así como otras iglesias históricas locales.

Funchal

Esta es la capital y la ciudad más importante de la isla de Madeira, en el archipiélago del mismo nombre que está en el Océano Atlántico. El aeropuerto de Funchal es el que sirve la ciudad, aunque queda más cerca de la ciudad de Santa Cruz, y hasta allí llegan vuelos desde el Portugal peninsular y desde otros destinos europeos.

En esta ciudad los atractivos tienen que ver más con la naturaleza por lo que los más visitados son los Jardines do Palheiro, que son de estilo colonial británico, y el Jardín Botánico de Madeira que tiene más de 2.000 plantas. También es posible visitar joyas arquitectónicas como el Convento de santa Clara, el Palacio de São Lourenço y la Catedral de la ciudad.

Coímbra

Esta ciudad es la más importante del centro de Portugal, que en algunas épocas fue la capital de Portugal y en la actualidad es reconocida por su universidad, que es una de las más antiguas de Europa. Los aeropuertos más cercanos a esta ciudad, que está a 175 kilómetros de distancia de Lisboa, son los de Oporto y el de la capital del país.

En Coímbra los principales atractivos turísticos son las edificaciones históricas locales como lo son la Catedral Antigua o Sé Velha, que es una de las construcciones mejor preservadas de estilo románico en Portugal; el Monasterio de Santa Cruz que tiene una espectacular fachada manuelina y la universidad local.

———————————-

El Castillo de San Juan de Arade, en el Algarve

La zona del Algarve es muy famosa por sus playas, auténticos resorts vacacionales con gran ocupación en los meses estivales. No obstante, hay que destacar que por esta zona también nos encontramos con monumentos que podremos combinar con nuestros días de playa.

Hoy nos dirigimos a la parroquia de Ferragudo, en el municipio de Lagoa, Faro. Allí encontramos un precioso elemento emplazado sobre dos playas, dominando la ciudad y la desembocadura del río Arade. Se trata del Castillo de San Juan de Arade, o como se le conoce por tierras portuguesas Fuerte de Sao Joao do Arade.

Edificado junto al mar en 1640, el castillo actual fue emplazado durante la Restauración para sustituir una torre vigía que había sido edificado durante el reinado de Juan II. Cabe destacar que un poco más tarde de la construcción de esta torre se estableció una serie de tramos de muralla defensiva, una muralla que según parece ser resistiría hasta 1621.

Desgraciadamente y a pesar de estar construido bajo una roca maciza, el fuerte ha sufrido durante su larga historia numerosos percances por culpa de la fuerza de elementos como las mareas y tormentas, como la gran tormenta de 1669 que dañó gravemente la misma.

Tras esta colosal tormenta, se comenzaron trabajos de reparación que culminaron en 1754, dejando aparentemente el castillo en perfectas condiciones. Pero poco tiempo después Portugal fue asolado por el gran terremoto de 1755, episodio de la historia que terminó por dañar de manera descomunal la fortificación dejándola prácticamente en ruinas.

Le siguieron años de decadencia en la que la fortaleza perdió aun más el lustroso aspecto de antaño, hasta que finalmente a finales del XIX fue subastada y vendida a manos privadas. Manos que no dudaron en restaurar el lugar para poder adaptarlo como vivienda.

Casi un siglo después la Junta del Distrito solicitaría la cesión del fuerte para poder instalar un centro cultural en él. A pesar de que sigue presentando algunas muescas propias de los duros momentos que ha superado, lo cierto es que es realmente hermoso y ofrece unas vistas muy bonitas de esta zona del Algarve.

——————————————–

Ruta por el Patrimonio de la Humanidad en Portugal

Existen a lo largo y ancho del mundo, numerosos lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Como no podía ser de otra forma Portugal también ofrece una amplia lista de estos escenarios protegidos. Lugares repartidos por toda su geografía que pueden configurar por sísolos una impresionante ruta de conocimiento e historia por Portugal.

Los primeros en formar parte de este selecto club en 1983 fueron el Centro de Angra do Heroismo en las Azores, una preciosa ciudad situada en las Azores. Un lugar que fue relativamente importante en el siglo XV y que muestra orgulloso, entre otras cosas, varios fuertes al más puro estilo militar de la época ; el Convento del Cristo en Tomar, una preciosa obra en honor a la Reconquista, creada en 1344 por la Orden de los Caballeros de Cristo ; elMonasterio de Batalha, construido para conmemorar la victoria de los portugueses sobre los castellanos en 1385, además es el inicio de un gótico portugués muy influenciado por el estilo manuelino; y finalmente el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, dos preciosos monumentos a unos pocos minutos de Lisboa, uno se define como la obra arquitectónica más destacada de Portugal mientras el otro trae grandes recuerdos de la época de los descubrimientos.

En 1986 se incluiría el Centro Histórico de Évora, un lugar que sería fundado por los antiguos romanos. Un poco más tarde, en 1989 sería el turno del Monasterio de Alcobaça, un precioso lugar emplazado al norte de Lisboa y fundada en elsiglo XII por elrey Alfonso I.

En los 90 fue el momento de incluir lugares como el Paisaje cultural de Sintra, 100% recomendable e imprescindible si viajamos cerca de Lisboa, a pesar de necesitar más de un día para disfrutar de su encanto; el centro histórico de Oporto, con lugares tan emblemáticos como el Palacio da Bolsa; Los sitios de arte rupestre prehistórico del Valle de Coa y de Siega Verde; o el precioso paraje delBosque de Laurisilva de Madeira

Por último, a partir del 2000 se incluirían lugares como el Centro histórico de Guimaraes; dos regiones vitícolas como la del Alto Duero y la Isla de Pico; y finalmente la Guarnición fronteriza y fortificaciones de la ciudad de Elvas, recientemente incluida y con interesantes fortificaciones de los siglos XVII a XIX, entre otros encantos.

Viajes a Portugal
Viajar a Algarve
Ofertas a Algarve

Olivenza

España y Portugal comparten unos 1.300 kilómetros de frontera y siglos de historia en común. Viajando por estas tierras llamadas también “a raia” resulta difícil distinguir las diferencias entre ambos países, aunque el lugar donde la fusión es más evidente y fructífera es en Olivenza, en la provincia de Badajoz, una población sobre cuya soberanía el gobierno luso mantiene una antigua reivindicación.

El conflicto arranca en el año 1801. En tonces las tropas españolas, e nl aórbita napoleónica, ocuparon este territorio fronterizo durante la llamada Guerra de las Naranjas. 15 años después, con Napoleón derrotado, el Congreso de Viena, ordenó la restitución de estas tierras a Portugal, algo que jamás se cumplió.

En la Europa unida del siglo XXI donde la sfronteras han desaparecido, ya no tiene mucho sentido continuar con litigios de este tipo, aunque Portugal mantiene sus legítima spretensiones. Los habitantes de Olivenza por su parte conviven perfectamente con su doble identidad, sus dos almas, española y portuguesa.

La parte portuguesa se refleja bien en el aire alentejano de las fachadas y el estilo manuelino de algunos de sus edificios, con los característicos azulejos en las paredes, como el Palacio de los Duques de Cadaval y la iglesia de Santa María del Castillo. También vale la pena visitar el Puente de Ajuda sobre el Guadiana.La parte española se refleja en la plaza de toros de Olivenza, a la que acuden muchos aficionados del país vecino que desean ver una corrida clásica (cabe recordar que en Portugal está prohibido dar muerte al animal). La gastronomía en cambio es una interesante fusión de las cocinas española y portuguesa. Ningún sitio como Olivenza para saborearla.

La preciosa ciudad de Guimarães se ubica en el Distrito de Braga, al norte de Portugal. Asociada al nacimiento de la identidad nacional portuguesa, allá por el siglo XII, es conocida como La Cuna de Portugal. Un lugar lleno de historia en la que destacan capítulos como la coronación del primer rey luso en 1139, Alfonso Enríquez o Alfonso I de Portugal.

Qué ver en Guimarães

Castillo

Situado en lo alto de un montículo, este elemento domina la ciudad. Las vistas desde aquí son realmente impresionantes, aunque lo cierto es que del mismo quedan pocos resquicios.

La parte mejor conservada sería la Torre del homenaje, del siglo X, que situada en medio del recinto amurallado cuenta con unos 28 metros de altura.

Del resto de la fortaleza se conservan siete torres cuadradas a modo de muralla, que han protegido a lo largo de la historia la pieza fundamental del conjunto. Podremos pasear por el pequeño recinto, subiendo por escaleras, un tanto empinadas, y observar así las vistas privilegiadas desde la fortaleza.

Más informacion en: Castillo de Guimaraes, lugar donde nació Portugal

Iglesia San Miguel

Justo a pie del castillo encontramos la Iglesia de San Miguel. Es un pequeño templo románico del siglo XII. El elemento más importante de la misma es la pila bautismal en la que se habría bautizado al mismísimo Alfonso Enrique.

Palacio de los duques de Braganza

Es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más visitados en Guimarães. Un hermoso, majestuoso y elegante palacio del siglo XV.

Fue el primer duque de Braganza quien pondría las primeras piedras a esta impresionante obra, que aunque fortificada, muestra unos tejados apuntados con altas chimeneas (39 en total) que bien recuerdan a los castillos franceses.

El interior del castillo se conserva en excelentísimas condiciones, mostrando un recorrido amplio por las distintas estancias del antiguo palacio. Cabe destacar que además cuenta con una imponente colección de muebles de la época, por lo que la visita es completamente recomendable.

Destacamos las grandes chimeneas, los techos del comedor y sus impresionantes vigas, así como la inmensa colección de tapices, de gran belleza, que podremos observar.

Más información en: Palacio de los Duques de Braganza en Guimaraes

Centro Histórico

El Centro Histórico de Guimarães es ya en sí un monumento. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, muestra un entramado de calles con su trazado original que aun conserva su encanto medieval.

Callejear por el Centro Histórico es quizá la mejor de las opciones a la hora de visitar la ciudad. Un sinfín de edificios de gran belleza, que en fiestas se decoran con los típicos adornos medievales y que aun le confieren mayor encanto.

Museo de Alberto Sampaio

Este museo fue creado en 1928 para poder recoger las colecciones de edificios desaparecidos como el Colegio de Nuestra Señora da Oliveira y otras iglesias y conventos de toda la región.

Cuenta con una importantísima colección de escultura medieval y renacentista así como piezas de orfebrería y pintura.

Otros lugares de interés:

Iglesia de San Dámaso

Convento de Santa Clara

Pazos municipales

El Salado

Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira

Museo Arqueológico Martins Sarmento

Excursiones desde Guimarães

En los alrededores de Guimarães también podemos encontrar un sinfín de lugares interesantes para conocer la región. Por ejemplo, podemos visitar el Convento de Santa Marinha da Costa, que conserva un interesantísima iglesia rococó; la Montaña de la Peña, con su santuario; o el Santuario de Bom Jesús, con su hermosa escalera barroca doble y cruzada.

Además, cabe destacar que Guimarães está próxima a Oporto, a tan sólo 60 kilómetros. Por lo tanto, la visita a esta histórica ciudad es completamente recomendable.

Gastronomía

Como en el resto de Portugal, en Guimarães se come bien. Lo cierto es que la cocina de la región es famosa en toda la geografía portuguesa por sus deliciosos platos.

Así, podemos probar recetas tan tradicionales como el arroz con pollo o pica no chao, rojoes y bucho relleno, bacalao asado o relleno y arroz de sarrabulho.

El vino verde de la región también es exquisito, por tanto muy recomendable a la hora de completar la comida.

En cuanto al postre, la nota dulce la pondrán el tocino de cielo y las tortas de Guimarães.

Clima

El clima en este municipio está caracterizado por inviernos generalmente fríos y veranos de calor moderado. Así, no encontramos con mínimas en invierno entre 2º y 5º, mientras que en los meses más cálidos las máximas estarán entre 23º y 30º.

Cómo llegar a Guimarães

Para llegar a Guimarães las principales vías de acceso son la ferroviaria y la carretera. Si viajamos en coche desde Oporto tendremos que tomar la autopista, un recorrido por la A7 y la A3 que no durará más de 30 minutos.

En tren también podremos llegar sin problemas, pues está conectada con las principales ciudades portuguesas, como con Oporto que en tren queda a unos 60 minutos.

Si llegamos en avión, lo mejor es aterrizar en el aeropuerto de Francisco Sá Carneriro, en Maia, que queda a tan sólo 50 km y de ahí alquilar un coche.

Hoteles en Guimaraes

Siendo un lugar turístico con tantísimas oportunidades, lo cierto es que Guimarães cuenta con una oferta hotelera bastante amplia. Encontraremos precios para todos los gustos. No obstante, por norma general, el alojamiento en Portugal no suele ser demasiado caro.

Oporto

La mayoría de las ciudades europeas que podemos llegar a visitar, cuenta con la particularidad de que muchos de sus grandes atractivos se encuentran en la parte más vieja de las mismas, la que a su vez suele ser llamada normalmente “Ciudad Vieja”, o “Ciudad Antigua”. En el caso de la localidad portuguesa de Oporto no nos encontramos con la excepción, por lo que vamos a hablar un poco acerca de qué podemos hallar en un recorrido por el lugar.

Lo primero que se debe tener en cuenta en este sentido, es que buena parte de las principales construcciones de Oporto se fueron levantando alrededor de la desembocadura del río Duero, cuando la ciudad comenzó a funcionar como puerto -y de ahí su nombre-, por lo que muchas de ellas se encuentran directamente atravesadas simbólicamente por el paisaje que las atraviesa.

Entre los sitios que podemos encontrarnos en la zona, entonces, destacan los de todo tipo de arquitectura, construidos en los siglos pasados, en distintos momentos, pero con un estado de conservación realmente increíble. Allí tenemos por ejemplo la Catedral con su coro románico, el Palacio de la Bolsa o la Iglesia de Santa Clara, que representan estilos tan disímiles como el portugués y el neoclásico, pero son igualmente bellos.

Además, es tan hermosa la zona de la vieja Oporto, que en su conjunto ha sido denominada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, como parte de un recorrido aún mayor, el cual es conocido como la “ruta de la antigua Muralla Fernandina”, que contempla también otras realmente increíbles como como la zona ribereña de Vila Nova de Gaia.

Finalmente, otros sitios de sumo interés son el Antiguo Club Inglés, la Capilla dos Alfaiates, la Capilla del Senhor dos Passos, la Fuente de la Rua das Taipas, la Estación de Porto-São Bento Iglesia y la Torre de los Clérigos y el Palacio de São João Novo.

El hermoso país de Portugal está muy bien conectado con el resto de países de Europa, así como otras partes del mundo. Por tanto, llegar hasta aquí no será problema alguno, pues podremos encontrar una buena combinación viajemos desde donde viajemos, y siempre teniendo en cuenta que podremos llegar a través del aire, mar y carretera.

Si escogemos el avión, que es una de las opciones más rápida, tenemos que saber que los vuelos internacionales llegan principalmente a los aeropuertos de Lisboa, Oporto y Faro. Estos tres aeropuertos están repartidos a lo largo de la geografía portuguesa, por lo que cubren estupendamente bien todas las zonas turísticas del país.

Existen numerosas compañías que operarán con estos destinos, conectando estos aeropuertos con ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Así, además de las compañías de vuelo portuguesas, podremos encontrar compañías low cost como Ryanair que cubren estas rutas con precios bastante asequibles.

Si viajamos desde España, la opción del coche es bastante atractiva; y es que existen numerosas conexiones. Desde Madrid hasta Lisboa hay unos 600 km, pero podemos viajar desde diversos puntos tomando las salidas y vías correctas. La ventaja de tomar esta opción es que tendremos muchísima más autonomía, pudiendo realizar todas las paradas que queramos para ver diversos puntos de su geografía.

Además, esta cercanía por carretera, hace que viajar en autobús también sea una opción cómoda, además de barata. Es cierto que no gozamos de tanta autonomía como cuando viajamos en coche particular, pero es una forma ideal para viajar de noche, sin enterarnos mucho del viaje.

El tren es otra opción a la hora de llegar a Portugal. RENFE ofrece conexiones regulares desde España con diversos puntos del país.

En cuanto a la vía marítima, hay que destacar que Portugal cuenta con varios puertos turísticos de gran importancia. Así, puertos como el de Lisboa, son paradas muy asentadas dentro del mercado del turismo internacional de crucero. Escala a la que llegan millones de turistas al año para disfrutar de los encantos de esta nostálgica ciudad.

Documentación necesaria

Todos los viajeros que sean ciudadanos de la Unión Europea, podrán acceder al país con un pasaporte o su documento de identidad nacional vigente.

Por ser uno de los países miembros del Acuerdo de Schengen, los requisitos para entrar en sus fronteras serán similares al resto. Así, el resto de turistas, que vengan de otros puntos fuera de la Unión Europea, necesitarán un pasaporte válido por un periodo mínimo de tres meses a partir de la fecha de entrada al país.

La visa Schengen permitirá al viajero entrar en el país y moverse libremente sin realizar ningún trámite adicional. Aun así, la oficina de migraciones de cada puesto fronterizo es el único organismo encargado de autorizar o denegar el ingreso al país.

Salud del turista

Al pertenecer a la Unión Europea, podremos y debemos viajar hasta aquí solicitando (si residimos en la UE) la tarjeta sanitaria europea. De esta forma, no nos encontraremos con sorpresas a la hora de recibir ninguna factura, si en un momento dado debemos usar algunos de sus servicios sanitarios.

En cuanto a las vacunas, es cierto que el país no exige ningún tipo de vacuna específica para ingresar en él. Aun así, es interesante vacunarse contra la hepatitis B, en función siempre de las actividades de riesgo previstas y sobre todo si no se ha pasado esta enfermedad ni se ha vacuna con anterioridad.

Además, se recomienda a los turistas que tengan actualizada la inmunización frente a tétanos difteria. Esta vacuna es recomendada para todos los turistas, independientemente del viaje que realicen, pues es una enfermedad de distribución mundial. La vacuna se puede administrar en cualquier tipo de centro sanitario antes de salir de nuestro país.

Elvas, situada en el distrito de Portalegre, región de Alentejo, está considerada como una de las ciudades mejor fortificadas de Europa; y es que Elvas cuenta con la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, algo que propició que el lugar fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el 30 de junio de 2012, siendo así la última adquisición portuguesa de esta prestigiosísima lista.

Elvas cuenta con fortificaciones levantadas desde el siglo XVII hasta el XIX. Asimismo, su sistema de murallas y fosos secos se conoce como el mayor del mundo.

Aunque la ciudad es realmente impresionante, debido a sus construcciones históricas, lo cierto es que no nos costará mucho recorrerla, pues todos los edificios de interés están bastante concentrados de forma manejable. Así, paseando por el interior de su recinto amurallado, encontraremos iglesias, barracones, monasterios y otros edificios militares. Por ejemplo, podremos visitar lugares como la Iglesia de la Asunción, de estilo manuelino, la Iglesia Dominicana o el Arco del Reloj.

Además, también destacamos su Castillo del siglo XIII o el hermoso acueducto de Elvas, construido con el fin de que la ciudad pudiera aguantar largos asedios.

Fuera de las murallas podemos visitar también dos fuertes, el de Santa Lucía está bastante cerca, y en la actualidad cuenta con un Museo Militar. El de Gracia está un poco más alejado, pero también merece la pena verlo, pues al estar situado en una colina muestra además unas preciosas panorámicas sobre todo el territorio.

Existen vestigios arqueológicos del siglo X, no obstante, la construcción de sus fortificaciones no comenzaría hasta el momento de la independencia de Portugal, allá por el año 1640. Fueron diseñadas por el jesuita holandés Joao Piscásio Cosmander, siendo además el mejor de los ejemplos existentes hasta nuestros días de la escuela holandesa en cuanto a fortificaciones se refiere.

El día de hoy vamos a viajar hacia Albufeira, una ciudad ubicada en el distrito del Faro en Algarve, Portugal. Albufeira que significa castillo de mar en árabe, ofrece variedad de destinos turísticos para conocer. Iniciemos nuestro recorrido en la Playa de San Rafael o Sao Rafael, una hermosa playa llena de acantilados y arenas blancas.

Otra de las playas más famosas de Albufeira es la Praia da Marinha, una playa bañada por el océano atlántico, considerada como una de las más hermosas de Europa. Esta playa se caracteriza por sus hermosos acantilados.

También tenemos la posibilidad de visitar la el Centro Histórico o Montechoro de Albufeira, el casco histórico de la ciudad, a donde podemos visitar estrechas calles, el mercado y restaurantes de mariscos.

Si se trata de turismo religioso no dudes en visitar la Iglesia Matriz, la cual data del año 1792. Si bien es cierto que no es una iglesia muy grande, destaca por su hermoso diseño arquitectónico neoclásico.

Ahora vayamos a visitar el Zoomarine Algarve, un parque temático familiar a donde podemos descubrir las maravillas y misterios de los océanos. Para visitarlo debes dirigirte a Estrada Nacional 125 – Km 65, Guia.

No podemos dejar de visitar el Castillo de Paderne, uno de los siete castillos representados en la bandera de Portugal. Se trata de un castillo que fue edificado en el siglo XII, durante la última fase de la ocupación musulmana, a la orilla izquierda del río Paderne. El castillo en ruinas se caracteriza por su color rojizo y es considerado como uno de los ejemplares más significativos de la arquitectura militar musulmana en la península Ibérica.

Los turistas amantes de lo histórico y del turismo cultural, pueden conocer en Portugal la ciudad de Guimarães, que se destaca por conservar arquitectura antigua de los siglos XV y XIX, y por ser la cuna del primer Rey del país.

Como parte de su historia, dentro del Castillo medieval y que hoy todavía se conserva, fue donde nació Alfonso Henriques y en sus altas torres y murallas venció a los ejércitos de su madre en el siglo XII. Reconocido como heredero del Condado Portucalense por los guerreros del Minho, este Príncipe llegó a ser el primer rey de Portugal.

Al pasear por el Casco Histórico de Guimarães declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, podremos sumergirnos en un viaje a través del tiempo, ya que esta parte de la ciudad mantiene su carácter antiguo, con estrechas calles empedradas, armoniosos balcones de hierro, barandillas y soportales de granito, torres almenadas, casas señoriales, y arcos que sirven de unión a las calles.

Además del Castillo de Guimarães, también podremos conocer otros atractivos turísticos como esplendidos palacetes entre los que se encuentra la Casa Mota Prego, el Palacio de Vila Flor, del Toural y tantos otros que le otorgan un ambiente medieval e histórico a Guimarães.

Otro lugar imperdible es el Palacio de los Duques de Braganza en muy buen estado de conservación, con su estructura fortificada, este palacio enseña los tejados apuntados y las altas chimeneas que nos recuerdan a los castillos franceses. Realmente vale la pena perdernos por sus calles empedradas llenas de historia y contemplar su conjunto monumental.

Muchas cosas se dicen sobre Portugal como destino turístico, generalmente cosas muy positivas, siendo señalado no sólo como uno de los más bonitos del sudeste de Europa sino también como uno de los más económicos.

Entonces ¿qué tal una visita de fin de semana a Portugal? Te invito a conocer qué visitar en Portugal en 3 días, para que, por si acaso, vayas preparando un buen itinerario y sepas bien cómo aprovechar 72 horas en tierras portuguesas.

Día 1: Lisboa y sus tantas atracciones

El primer destino será su capital y ciudad más grande, Lisboa. Esta se encuentra a los pies del Río Tajo, más específicamente donde este río se une con el Océano Atlántico. Una particularidad del centro de Lisboa es que se eleva sobre siete colinas, lo cual hace que algunas de sus calles sean demasiado empinadas como para transitar en automóvil.

Si lo que te gusta es el turismo histórico y cultural, varias son las chances que te ofrece la capital portuguesa. Una buena chance es el Museo Calouste Gulbenkian, donde te encontrarás con objetos del Antiguo Egipto, pinturas de artistas famosos y un jardín propio que se lleva todos los halagos de los turistas.

Bajo los mismos términos, el Castillo San Jorge es otra buena opción, tendrás que subir a la colina donde se erige este castillo para obtener un vista privilegiada de la capital portuguesa. ¡El mejor lugar para tomar fotografías!

La Praça de Comercio es sin dudas el mejor lugar para sentarnos a descansar después de una intensa caminata por la ciudad, mientras que Belem y Chiado esperan por ti antes de terminar el primer día. Belem es el barrio de los edificios históricos, entre los que se destacan la Torre, el Centro Cultural de Belem y el Palacio Real de Belem, que ahora es el Palacio Presidencial de Lisboa.

Por último, no puedes irte de Lisboa sin caminar por Chiado, una de sus calles más famosas. Te cruzarás con miles de comercios y restaurantes.

Día 2: Aveiro

El primero será entonces un día muy cansador y es recomendable que estes bien descansado para comenzar con el segundo. Ahora bien, una vez partimos de Lisboa, altamente recomendada es la ciudad de Aveiro, también conocida como “la Venecia de Portugal” gracias a los canales de agua que la atraviesan.

Aveiro nos ofrece edificios históricos para conocer, como la Catedral, la Cámara Municipal, la Iglesia del Carmen y lugares naturales para entregarnos al relax, como el Parque San Antonio y el parque para niños Don Pedro. Por si esto fuera poco, los fanáticos de los deportes acuáticos podrán entretenerse con el surf y el windsurf en la playa Costa Nova.

Día 3: Évora

Con toda su belleza y sus enormes joyas históricas, Évora estará cerrando así nuestras 72 horas en Portugal. Después de la locura del primer día y toda la aventura del segundo, nada como maravillarse recorriendo las calles de la ciudad de Évora, una de las ciudades más antiguas de toda Europa, al centro/sur de Portugal.

Los recomendados de Évora son el Templo de Diana, unas antiquísimas ruinas romanas; la Universidad de Évora, repleta de historia y cultura; y el Parque de Évora, donde la naturaleza y el trabajo del Hombre se dan la mano para maravillar al turista con un espacio magnífico en el cual descansar y disfrutar del paisaje antes de partir.

Bueno, así se nos han terminado las vacaciones en Portugal. Hay muchas más razones para viajar a Portugal. ¿Ya has estado allí? ¿Te gustaría ir o volver a visitarla?

easyjet_group_bookings@maileu.custhelp.comQuien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

El Parque Natural de Noudar es un área de Portugal, que ocupa unas 1.000 hectáreas y cuenta con una amplia gama de actividades enfocadas en la interpretación del patrimonio natural y construido.

Parque Natural de Noudar

Ubicado en el municipio de Barrancos, a lo largo de la frontera con España, el Parque Natural de Noudar mantiene un medio ambiente preservado en que las actividades agrícolas y forestales se desarrollan en un profundo respeto por los ecosistemas naturales.

Con un paisaje donde domina el alcornoque, el parque también contiene un patrimonio monumental, el Castillo de Noudar que se impone como un bastión en defensa de la llanura, y es una de las mejores vistas de la región.

La rica vegetación del parque lo convierte en un hábitat ideal para los ciervos, jabalíes, así como varias especies de aves como el buitre negro, la cigüeña negro, la grúa, el ruiseñor de los bosques, etc.

El Centro de Interpretación es el mejor lugar para comenzar la visita al parque, instalado en el Monte Coitadinha tiene excelentes condiciones para la recepción de visitantes, incluyendo un restaurante y una biblioteca.

El Centro proporciona información sobre las rutas existentes que se pueden seguir de forma independiente con el apoyo de guías digitales o aplicaciones multimedia para PDA con el contenido geolocalizado. Los carriles se pueden atravesar a pie o en vehículos todo terreno, o en bicicletas.

Las visitas al Parque Natural de Noudar también se pueden realizar con el apoyo de guías locales y con cita previa por guías expertos en áreas como la ornitología, la geología, la botánica, la historia o la etnografía, de acuerdo a los intereses de los visitantes. De esta manera, en un lugar ideal para el turismo de naturaleza, para aprender, practicar deportes de naturaleza o simplemente pasear, siguiendo los caminos señalados en el terreno.

Elvas es una histórica ciudad ubicada en la Región del Alentejo, a unos 198 km de Lisboa.

Elvas Portugal

Elvas alberga la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012, así como también su Centro Histórico.

Así, durante una visita turística en Elvas podremos conocer fortificaciones de los siglos XVII al XIX, considerado como el mayor sistema de murallas y fosos secos del mundo, puesto que esta población lucho para mantener la independencia de Portugal, en su línea fronteriza con España. Dentro del recinto amurallado hay barracones y otros edificios militares así como iglesias y monasterios.

Aunque Elvas tiene vestigios arqueológicos del siglo X, la construcción de sus fortificaciones comenzó con la independencia de Portugal en 1640. Diseñadas por el jesuita holandés João Piscásio Cosmander, son el mejor ejemplo todavía existente de la escuela holandesa de fortificación en todo el mundo. Fuertes como el de Santa Luzia, Fuerte da Graça, Fuerte de San Pedro, el Fuerte de São Mamede, Fortim da Piedade, Fuerte de San Francisco.

El sitio incluye también el acueducto de Amoreira, construido para que la fortaleza soportara largos asedios sin carecer de agua. Mientras que en el Casco Histórico de Elvas podremos conocer su Castillo, la Plaza de la Republica donde se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Iglesia de Dominicas, la Torre de Fernandina, además de otros lugares para conocer.

Hay lugares que no necesitan de excusa para ser visitados; así le sucede a Lisboa, que sabe conservar el glorioso vestigio imperial y sacar lustre a la nostalgia, que presume de azulejos, pavimentos de mosaico y sigue jugando a cruzar y descruzar intersecciones con tranvías que traquetean, que suben y bajan por cada uno de sus barrios, personales e intransferibles, populares, cálidos y lustrosos. Una ciudad donde aún es posible ver a ancianas con piernas envueltas en polainas, donde resuena el recuerdo de una alegría ausente en forma del eco pronunciado de la saudade, y, donde el caminar de Fernando Pessoa recibe el nombre del desasosiego, es, seguro, una ciudad que se sobrepone a cualquier tragedia, cualquier olvido, cualquier terremoto.

Por eso, queremos mostrarte qué hacer, los barrios y las visitas que no puedes perderte de Lisboa. Un recorrido por los imprescindibles de Lisboa, al igual que ya hicimos con Oporto.

Por calles y plazas de Lisboa

Ocurre en Lisboa que cada barrio es un mundo, y cada calle, y cada plaza, de cada barrio presume de su propia esencia, y así es que una calle de la Alfama, azarosa, laberíntica y árabe, no tiene nada que ver con otra de la Baixa, dieciochesca y trazada por la línea recta del Marqués de Pombal, ni con las de Barrio Alto, las de los artistas y nocturnidades de fados, y ninguna con las renacidas calles del Chiado, Ave Fénix urbanístico del famoso arquitecto Álvaro Siza Vieira.

Cada calle, una identidad. Pero si se trata de resumir Lisboa, todo resumen es doloroso, ésta va de una plaza a otra, en un tres en línea urbano de camino descendiente y pavimentado en mosaico, empedrados ondulantes y geométricos nacidos del arte de los calceteiros. Desde la Praça dos Restauradores, al final de la Avenida da Liberdade, la que es escenario de los desfiles populares de las fiestas de Lisboa en junio y tiempo atrás lugar de cortejos de la alta sociedad, pasando por la Praça de Rossio, oficialmente Praça de Dom Pedro IV, bulliciosa y comercial hasta llegar a la imperial Praça do Comércio, que se convierte en imagen imperecedera de toda primera visita a Lisboa, con su arco triunfal, la que vivió el magnicidio del rey Carlos I, la que recuerda el antiguo esplendor, la que acaricia la entrada aún por las escaleras que dan al Tajo, el dorado Tajo, del que llegaban allende la mar los cargueros de Mozambique, Cabo Verde, Angola…

Praça do Comércio

Buscando vistas de Lisboa

Una ciudad que sube y baja, que colecciona colinas, siete que forman parte de un campo volcánico, que se encuentra para desencontrarse y que juega al escondite, es, en esencia, un lugar donde las miradas fluyen sobre la ciudad para encontrarse en una topografía urbana conocida. En definitiva, Lisboa es una ciudad que gusta de contemplarse, y por ello cuenta con muchos miradores y balcones.

Vistas de Lisboa

Muchos son los lugares que se debaten entre los mejores miradores de Lisboa; quizá uno de ellos sea el Elevador de Santa Justa, el artificio, más que ascensor, neogótico de cuarenta y cinco metros de altura, proporciona las vistas más bonitas y conocidas del Castillo de San Jorge y del centro de Lisboa, aunque algunos prefieran las vistas sobre el barrio de Baixa que se ven desde el balcón del jardín de São Pedro de Alcântara, con la guía del mapa realizado en azulejo a tus pies. Otros lugares se apuntan a la polémica; el Miradouro da Graça, justo al lado del Castillo de San Jorge; o, tal vez, el mirador de la explanada de la Iglesia de Santa Luzia, que desvela los secretos de las laberínticas calles de la Alfama.

Lisboa y castillo de San Jorge

Montar en tranvía en Lisboa

En una ciudad llena de tranvías, estos, en realidad, proporcionan un negativo de caminos, el de las catenarias que enmarcan el cielo en trapecios y paralelas y enmarañadas rosetas de cables. Aunque sea mejor mirar al suelo, en Lisboa es fácil orientarse con los peinados de las catenarias que hacen andar a todos los tranvías.

Tranvía de otro tiempo

Aunque haya cinco rutas de tranvías en Lisboa que utilizan diariamente sus habitantes, para aquellos afortunados que la visiten sin el tránsito de la rutina, aconsejamos dos por excelencia. Dos rutas imprescindibles de tranvías por Lisboa.

El famoso tranvía 28, romántico y de otra época, incansable en una red de diez kilómetros de vías que nos llevan por todos los barrios pintorescos de la ciudad. En puntos de la Alfama casi roza las paredes de las casas. En cambio, su reverso, el moderno tranvía 15, es el que utilizaremos para llegar a Belém. La utilidad dando sentido a la añoranza. Una metáfora sobre raíles.

El 28

Visitas del patrimonio de Lisboa

Un terremoto es por fuerza un evento de punto y aparte; el de 1755 de Lisboa es, además, el primero que pudo ser estudiado científicamente. Se estimó que un total del 85 % de la ciudad quedó destruida, a la vez que las intenciones colonialistas de Portugal.

Pareciera que de un suceso así se resurge sin huellas pasadas; pero lo cierto es que los pasos dados siempre quedan de una forma u otra y así, hoy en día, aún podemos disfrutar de una serie de visitas a monumentos, patrimonio e iglesias de la ciudad de Lisboa.

La caprichosa Torre de Belém parece surgir del Tajo como de un cuento o una leyenda, invocando tiempos de proezas marítimas. Tiempo atrás su bastión defendía de la llegada de piratas, hoy, es todo un símbolo de Portugal.

Torre de Belém

Un conjunto de tesoros góticos, eso es lo que encontraremos en el Mosteiro dos Jerónimos, aupado en memoria del prodigioso Vasco de Gama y de otros muchos navegantes que partían de Belém en busca de nuevas rutas y tierras fantásticas.

Mosteiro dos Jerónimos

No entra dentro de la naturaleza de un castillo el pasar desapercibido; así le sucede al Castelo de Sao Jorge, visible, a lo alto de la Alfama, desde todo Lisboa, que desde arriba marca el origen de la ciudad. Pasear a la sombra de sus restaurados muros, por los jardines bellamente cuidados, es una experiencia de l belleza lisboeta.

Castelo de Sao Jorge

Un buen lugar para una catedral es a lo alto; La Catedral de Lisboa, Sé, se encuentra a lo alto de una de las muchas cuestas de la Alfama, en un encuadre perfecto con tranvía tomando la curva, rompiendo la rectilínea estructura defensiva del románico portugués, las imponentes torres gemelas que custodian su entrada. Enfrente hay una estatua dedicada a san Antonio de Papua, patrón de Lisboa, que recibió bautismo en Sé y al que las chicas piden novio con fruición.

La Catedral de Lisboa

Entre dulces y otros placeres del paladar en Lisboa

Comerse un pastéis de nata es lo más parecido a pegarle un bocado al cielo, cremoso, algo crujiente por el hojaldre, pecaminoso en cierto sentido. Podrás tomar los más deliciosos, los secretos pastéis de Belém, al lado de los Jerónimos, en la más que centenaria Casa Pastéis de Belém.

Pastéis de Belém

Un buen café, y en Portugal, al igual que en Italia, saben bien de ello, se necesita tomar en compañía, y si es posible con la mejor. Encontrarás tal compañía en Café a Brasileira, en Chiado, donde Pessoa solía pasarse a matar el desasosiego, no sabemos si con limonadas frías como lo retrata Tabucchi en “Sostiene Pereira” o con un cremoso café; pero lo cierto es que aún hoy se sigue sentando en su mesa, hoy en día con presencia de bronce más allá de sus palabras.

Café a Brasileira

Otro tentempié, algo más popular, es el que podrás encontrar en la Praça de Rossio, el típico licor de cereza portugués, a Ginjinha. Dulce, pero no te comas la cereza confitada en alcohol, a no ser que te gusten los tragos fuertes, como a los parroquianos típicos que paran un minuto a la puerta del local para ayudar al trasiego cotidiano. Hoy en día muchos turistas los imitan, porque ya se sabe, allá dónde vayas haz lo que vieras.

A Ginjinha