info@almusafir.es +34 612 258 388

#CHINA

China, con sus miles de kilómetros de bellezas naturales poco conocidas, tiene un parque natural de increíble belleza. El primero en la historia de la enorme superpotencia se llama Zhangjiajie  y es muy poco conocido mundialmente, aunque cuenta con un reconocimiento de la UNESCO. Aquí os contamos por qué este sitio es una verdadera maravilla para los amantes de la naturaleza y como ha sido seleccionado muchas vece por directores de cine.

Si habéis visto la película “Avatar” seguro reconoceréis el paisaje de fábula que el parque de Zhangjiajie presenta. Sí, aquellos fiordos flotantes, junglas y montañas son reales y no una creación computarizada de un paisaje alienígena, sino una realidad fabulosa que pocos ven con sus propios ojos.

La zona ha sido habitada hace miles de años, desde la Era de Piedra, por lo que es muy rica en restos arqueológicos. La zona es difícilmente  accesible y fue durante mucho un área de desarrollo humano recluido. Al día de hoy los arqueólogos aun realizan interesantes descubrimientos.

La zona es protección de la UNESCO desde los años 90’ y los atractivos turísticos han ido ganando popularidad desde entonces. ¡Y hay muchos atractivos en la región! Lo mejor para ver en la región es de seguro la región de las montañas de Tianzishan, las famosas formaciones rocosas que parecen provenientes de otro planeta.

Toda el área es muy popular entre los productores de cine por la belleza de los alrededores. De hecho luego de la filmación de la película Avatar, una de las columnas de piedra del parque se ha llamado, oficialmente, “Avatar Hallelujah Mountain”. El gobierno de China reconoció la importancia y el valor de este parque nacional en 1982 cuando se convirtió en el primer parque nacional de la China.

En la zona pueden verse muchas pinturas chinas de enorme antigüedad, lo mejor es informarse de la riqueza arqueológica de la zona, una vez en la región. Los locales conocen los mejores lugares para apreciar la belleza de la zona.

Dongchuan es un área rural que según se dice, tiene las montañas con tierras rojizas más intensas del planeta. El color no tiene otra explicación  que el óxido de hierro. Lo curioso, es que la tierra rojiza labrada para cultivos, conforma un espectáculo visual más que particular, en combinación con el verde y los pueblos que salpican la montaña.

Incluso, a veces, el paisaje se complementa con cultivos de flores en blanco y amarillo, según la temporada, con lo cual, las vistas suelen ser inigualables. El área se conoce como Dongchuan Red Land, se encuentra en la provincia de Yunnan ( una zona donde hay otros paisajes en terraza muy recomendables) y es una zona muy poco visitada por los turistas, tanto por su lejanía como por su poca infraestructura para el turismo.

La mejor forma de llegar es en coche desde Kumming a Dongchuan, y la mejor época, entre septiembre y diciembre, cuando los cultivos están en su esplendor, aunque todo el año es recomendable.


Cualquier turista que elija China para hacer realidad sus vacaciones, sin duda sentirá la necesidad de visitar la Gran Muralla China. Hablamos de uno de los atractivos más impactantes del mundo entero (ya sea por su valor patrimonial o su inmensidad estructural) y que en el año 1978 fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Todos sabemos que esta distinción le asigna otro porte o valor al atractivo, lo reposiciona favorablemente en el mercado internacional del turismo y por ende, el número de viajeros que la visitan es cada vez mayor.

Si no te decidiste aún, no lo pienses más. NuestroRumbo te recomienda una visita a la Gran Muralla China, la mayor estructura construída alguna vez por el hombre.

Historia de la Gran Muralla

La muralla, construída entre los años 475 a.C. y 1644, fue en su momento un sistema de defensa durante las guerras. Su dificultosa puesta en pie fue llevada a cabo por militares, prisioneros y campesinos de la región, que demandaron una impresionante cantidad de materiales y recursos.

Un interesante dato, curioso si se quiere, es que entre los materiales empleados para construirla estuvo el arroz triturado y ¡no sólo eso!: gracias a él, la edificación logró mantenerse en pie durante tantos siglos.

Una masa de engrudo, a base del arroz, fue colocada entre los huecos de la Gran Muralla y fue, el principal factor para combatir a la humedad, las bajas temperaturas y los terremotos. A lo largo de su historia, recibió además, 18 renovaciones y mejoras, que lograron constituir el maravilloso atractivo que el norte de China dispone y ofrece a los turistas, una inmensa muralla de 6.700 km de longitud.

¿Dormir en la Gran Muralla?

Si, leíste bien, gracias a la gestión de numerosas agencias de viaje, se logró conseguir la posibilidad de pernoctar en las antiguas torres de vigilancia de la Gran Muralla. Durante la actividad se realizan encuentros con guías capacitados que cuentan maravillosas historias y leyendas del lugar.

La posiblidad de dormir bajo el inmeso cielo repleto de estrellas en la máxima construcción puesta en pie por el ser humano y alejada de toda la vorágine de las grandes ciudades chinas, es una experiencia inigualable.

Esta nueva forma de disfrutar de la Gran Muralla no es otra cosa que una excelente idea que diversifica la oferta del lugar. Nadie, hace un tiempo, hubiera imaginado esta posibilidad que hoy esta disponible para todo el público interesado.

Por todas estas iniciativas pensadas y puestas en práctica, se justifican las predicciones de la OMT (Organización Mundial del Turismo) que afirma que para el 2020, Asia Pacífico será el principal destino elegido por el turista internacional.

Hua-Shan es una de las cinco montañas sagradas del Taoísmo, y en consecuencia, un popular lugar de peregrinaje en China. Coronada por un templo, su ascenso está considerado uno de los senderos más peligrosos del mundo.

La montaña de Hua-Shan crece a los pies del municipio homónimo, en la provincia china de Shaanxi y a unos 120 km de su capital, Xi’an. Más allá de su belleza paisajística, es una de las cinco montañas sagradas del Taoísmo, por lo que es un lugar de peregrinaje muy frecuentado por los creyentes. De naturaleza escarpada, se ha adaptado su acceso para permitir la llegada de visitantes al templo de la cima. Sin embargo, el camino no es fácil. Y ya no solo porque la montaña no lo ponga fácil, sino porque la ruta deja bastante que desear.

Escalones esculpidos en rocas casi verticales, pasos de apenas 30cm construidos con estrechos tablones sujetos con grapas metálicas, pequeñas barras de acero comprimidas entre rocas… Los accesos a la cima de Hua-Shan no solo son complicados, sino que se cobran un centenar de vidas cada año. Una proporción que parece elevada, pero que no lo es tanto si tenemos en cuenta que la ruta en los meses de bonanza es casi tan bulliciosa como la Gran Vía madrileña en hora punta.

El ascenso requiere unas 10 horas de camino, y algunos deciden realizarlo de noche para poder contemplar el amanecer en la cima. Otros dedican más de un día a la gesta y descansan a mitad de camino. Para acceder a algunos puntos es obligatorio el uso de arneses, pero existen vías alternativas que no lo requieren. Sin embargo, estas vías tampoco son aptas para cardíacos.

Entre los puntos de arnés obligado se encuentra el tramo conocido como Changong Zhandao, de casi 4 metros de largo y unos 30 centímetros de ancho. Se trata de un cruce por el lateral de un acantilado, cuyos tablones de base lucen maderas de distinta antigüedad. Algo que hace pensar que alguno que otro ha vencido alguna vez. También son impactantes los tramos del Dragón Negro, esculpido en una larga arista de escasos centímetros de anchura, o la Garganta de los Cien Escalones, que asciende una pendiente de 90º.

Aunque el camino es costoso, la recompensa es grande. En la cima nos espera un templo con el que no pudo ni la Revolución Cultural, pues sus impulsores no fueron capaces de destruir una obra de tan difícil acceso y a semejante altura. Desde su mirador se pueden contemplar las otras cuatro montañas sagradas, que tomando cierta perspectiva parecen dibujar una flor.

El sendero de Hua-Shan es una fascinante excursión turística, pero solo apta para los más aventureros. Sin embargo, resulta impactante la cantidad de chinos de distintas edades que lo ascienden, a veces sin preparación ni protección alguna. movidos por la curiosidad y la fe. Toda una experiencia.

Por cierto, quienes no se atrevan a vivir semejante altura, pueden ascender hasta la cima este en teleférico. Las vistas siguen siendo dignas de un ataque de vértigo, pero al menos no cansan ni requieren de largas horas de caminata.

Fascinante. Así defino el Palacio Potala en China, un palacio impresionante no solo por su apariencia sino también por el entorno en el que está ubicado. Al oeste de Lhasa, es uno de los palacios más famosos del mundo, además de ser el más antiguo y el más alto sobre el nivel del mar (3.700 metros). Se construyó durante la dinastía Tang en el siglo VII antes de Cristo y es Patrimonio de la Humanidad.

Es un lugar sagrado para muchos tibetanos y fue un regalo del rey Songtsam Gampo a su novia. Tiene 13 pisos de altura, abarca unos 130.000 metros cuadrados y tiene más de 1.000 habitaciones. En su interior hay muchos artefactos y artículos que son muy importantes dentro de la historia tibetana, además de otros con mucha importancia religiosa y cultural en la zona.

Este palacio se divide en dos palacios más pequeños, que son el Palacio Blanco y el Palacio Rojo. Éste último es el más alto de los dos y tiene varias capillas, una casa de oración para uso del Dalai Lama y otras salas dedicadas a la religión y al estudio del budismo. También hay varias estatuas de buda.

También hay mausoleos de los anteriores Dalai Lama, todos ellos de gran belleza, como el del quinto Dalai, que está a 5 pisos de altura y que se decora con diamantes, perlas y otras grandes joyas, y es que fue uno de los Dalai más queridos.

En el Palacio Blanco es donde vive actualmente el Dalai Lama acompañado de sus estudiantes y alumnos. Allí también hay oficinas del gobierno. No es el palacio que se construyó originalmente ya que se destruyó durante el siglo IX, y el quinto Dalai Lama ordenó su reconstrucción.

Torre del Tambor y Torre de la Campana de Pekín

Erigidos en el distrito pekinés de Dongcheng, las vecinas torres de Tambor y la Campana son dos de los monumentos más representativos de la ciudad. Bautizados en honor de dos instrumentos musicales, ambas torres han sido utilizadas a través de los siglos para medir el tiempo.

Se sabe que ya en tiempos tan antiguos como la Dinastía Han (206 AC – 220 DC) ya existía la tradición china de emplear la campanada matutina y el tambor vespertino. Estos dos hitos marcaban las jornadas de los pueblos del antiguo imperio, algo de extrema importancia en tiempos en los que no había otra forma de medir el tiempo.

Vistas como un servicio público, con el tiempo empezaron a erigirse estructuras para albergar estos dos instrumentos en todo el imperio.

Sin embargo, las torres de Pekín, no sólo son las más grandes, sino que presentaban una disposición única, siendo construidas una delante de la otra en lugar de la composición horizontal clásica.

La ubicación de las torres ha sido el corazón de la ciudad desde la Dinastía Yuan (1271-1368). Gracias al desarrollo del comercio, la calle en frente de la torre del tambor se convirtió en la calle comercial más importante durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911). Actualmente es una zona turística repleta de comercios de artesanía y puestos de comida callejera.

Torre de la Campana

Esta estructura de ladrillo y piedra de 33 metros consta de dos plantas, en la primera existe una puerta de arco en los cuatro costados y es posible puede subir a la segunda planta a través de unas escaleras de piedra.

La campana, alojada en un marco de madera en la segunda planta, mide más de siete metros y pesa unas 63 toneladas, lo que la convierte en una de las campanas más grandes y pesadas de China. El material empleado para su fabricación fue cobre y su sonido puede escucharse a kilómetros de distancia.

Torre del Tambor

Situada a 100 metros al sur de la torre de la Campana, la torre del Tambor se levanta 46 metros por encima del suelo de Pekín. Al igual que su vecina, la torre del Tambor es un edificio de dos plantas construido en piedra y ladrillo. En la primera planta del edificio se encuentra el Comité para la Promoción de las Artes Minoritarias de China. En la segunda planta se aloja una exhibición histórica. Originalmente había en la torre un tambor mayor y 24 más pequeños, sin embargo, actualmente sólo se conserva el más grande.

El empleo de campanas y tambores para dar la hora fue abolido cuando Pu Yi, el último emperador de China, dejó la ciudad prohibida en 1912. Desde 2002, la tradición de tocar la campana y el tambor ha sido resucitada durante el día de Año Nuevo a modo bendición para el pueblo.

Huanglong

El país de las maravillas se encuentra en la provincia china de Sichuan. Se trata del valle de Huanglong, de 2,2 kilómetros de largo, un paisaje que ha sido bautizado así debido a las impresionantes y caprichosas formas que la naturaleza ha esculpido aquí: terrazas con piscinas de aguas termales que se llenan con un flujo suave y constante derramado desde las montañas y entre frondosos bosques. Uno de los lugares más mágicos de China.

A lo largo de miles de años de trabajo geológico se han ido formando estos curiosos depósitos de minerales que han dado lugar a las piscinas de calcita y travertino de Huanglong. Las aguas termales se elevan a diferentes niveles variados y formando hermosos juegos de luz y color.

Es el escenario ideal para cuentos y leyendas: cascadas de luz azul, grutas escondidas entre la maleza, piscinas brillantes, la vigilancia de los picos nevados a ambos lados del valle y un río de aguas termales doradas que desde lo alto parece el cuerpo de un dragón, por eso se ha ganado el título de “Dragón Amarillo”.

Además, en este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO cuenta con extensos bosques vírgenes que caen en suave pendiente hacia el curso del río que están habitados por monos dorados de  nariz respingona y pandas gigantes. Para visitar este país de las maravillas hay que iniciar el camino en el templo Benbo y seguir el cauce del río hasta las Cataratas de Xishen y sus fantásticas cuevas.

China es también el hogar de el Parque Nacional Zhangjiajie, el primer parque nacional que recibió tal en el país y que recibió el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad. Un lugar que ha sido elegido en muchas ocasiones por directores para ser el escenario de películas y series de televisión. De hecho, la película “Avatar” está grabada en esos paisajes, que por mucho que parezcan una creación por ordenador son asombrosamente reales.

Una larga historia

La zona de este parque fue habitada hace miles de años, allá por la Edad de Piedra, así que puedes encontrar también una gran cantidad de restos arqueológicos de gran interés. Hay zonas que son de difícil acceso para que esos restos no se estropeen, y los arqueólogos están constantemente realizando descubrimientos. Desde que es una zona protegida por la UNESCO, en los año 90, ha ganado muchísimo en turismo y cada año crece en número de visitantes.

Una de las partes más espectaculares es la de Tianzishan, en donde puedes ver unas formaciones rocosas que son impresionantes y que parece mentira que eso haya sido creado por la Naturaleza con esa forma y esa distribución. Además de un entorno natural sin igual, en este parque también se pueden ver muchas pinturas chinas que tienen miles de años de antigüedad. Es conveniente que visites alguna de las oficinas de turismo que hay en la zona para que puedas descubrir las zonas más bellas en cada época del año.

Las Cuevas de Maijishan son una de las visitas más fascinantes que podemos hacer en la provincia china de Gansu. Construida hace más de 1.500 años, este lugar fue en su día una importante etapa en la Ruta de la Seda, época en la que se formó un peculiar núcleo de población en las casi 200 cuevas excavadas en la escarpada cara de una montaña de piedra arenisca.

Desde lejos,  Maijishan tiene el aspecto de una gran esponja. Los agujeros negros marcados en la pared ponen de relieve la majestuosidad de las enormes estatuas de Buda talladas en la roca. Las cuevas cuentan con más de 7.000 estatuas budistas de todos los tamaños.

Ascender por las angostas escalinatas y descubrir el interior de estas cuevas, donde todavía hoy vive una comunidad de monjes budistas en la más absoluta austeridad, es una experiencia sobrecogedora. Aunque los budas de la montaña se llevan las exclamaciones de admiración de los visitantes, las reproducciones más bellas, de menor tamaño, se hallan en el interior de las grutas y galerías, protegidas con sumo cuidado y decoradas profusamente por los monjes.

La belleza de estas cuevas misteriosas y tallas trasciende más allá de los misterios arqueológicos. Debido a su aislamiento se salvaron de las persecuciones contra el budismo que ha sufrido China en diversos momentos de su historia, la última durante la Revolución Cultural de Mao. Hoy continúan aquí los trabajos de excavación qu eno dejan de descubrir sorpresas, nuevos tesoros y cuevas hasta ahora desconocidas.

En 1987 la Gran Muralla China fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con sus 6.700 kilómetros de longitud, parece una serpiente o un dragón de piedra que va atravesando pueblos y ciudades desde el Mar Amarillo hasta el Desierto del Gobi. No todo este recorrido es visitable, o al menos recomendamos visitar, ya que algunos tramos están prácticamente en ruinas y otros son casi intransitables.

Si hay un lugar realmente turístico en ella es sin duda la zona de Badaling, el primer sector de la muralla abierto a los turistas. Se llega fácilmente por autopista desde Pekín (70 kilómetros hacia el norte) y la mayoría de agencias de viajes recomiendan precisamente este sector. Aquí la muralla alcanza su mayor altura, lo que posibilita que desde sus torres vigías tengamos unas vistas impresionantes de buena parte del recorrido de la fortificación.

El tramo de Badaling tiene casi cuatro kilómetros de recorrido y una altura media de ocho metros. En los últimos años todo se ha volcado hacia el turismo. Ya veréis nada más llegar la gran cantidad de restaurantes, tiendas, puntos de souvenirs y todo tipo de servicios turísticos que hay. Es el rincón más turístico de la muralla, sí, pero por el gentío que hay tal vez no sea el más indicado para visitar.

Badaling forma parte de las principales entradas de esta muralla. Hay otras también de gran interés, como Simatai, Jinshanling, Mutianyu, Gubeikou, Huanghuacheng y Jiankou.

Si queréis saborear la verdadera esencia de la muralla hay que huir de las multitudes. Por ejemplo, Mutianyu, una puerta bien conservada y que no tiene tanta algarabía como Badaling. Simatai también cuenta con pocas visitas, pero presenta un estado ruinoso en comparación con las demás debido que estamos ante una de las zonas más antiguas. Se visita muy tranquilo pero no os llevaréis una buena impresión. Sin embargo, las vistas son realmente impresionantes.

Entre Simatai y Jinshangling hay una hermosa ruta de 16 torres vigía que ofertan en muchas agencias de viaje. Este recorrido se puede realizar a pie en unas dos o tres horas, y puede ser otra magnífica alternativa tanto para ver la muralla como para disfrutar de las vistas. Más allá de estas torres ya solo quedaría conocer la zona de Jinshanling, con su torre vigía desde la que se puede ver Pekín, y Huanghuacheng y el lago de Jintang.

Posiblemente vayáis con vuestra agencia hasta la zona de Badaling, pero si tenéis la oportunidad desechad esa opción tan masificada y disfrutar de otros puntos más solitarios. Os llevaréis un mejor recuerdo.

China es un país con un sin fin de destinos turísticos maravillosos. Harían falta años y años para poder descubrir todos estos rincones. Pero como no siempre podemos disponer de mucho tiempo libre, en este caso queremos hacerte una recomendación. Se trata de la pequeña localidad de Yangshuo. En este artículo encontrarás más información sobre ella. Sólo con ver las imágenes, sobran las palabras.

Yangshuo es una pequeña localidad china que se encuentra entre dos ríos, el Lijiang y el Yulong. Está a 60 kilómetros de la ciudad de Guilin, en la región de Zhuang de Guangxi. Si el viaje que habías pensado hacer por China cubre esta área, no dudes de que este es uno de los lugares que realmente merece la pena visitar.

Sólo su entorno natural ya llama la atención, y lo convierte en un reclamo turístico que deja cautivado a todo aquel que pasa por estas tierras. Lagos y ríos, valles y montañas, y una frondosa vegetación, es lo que conforman este precioso paisaje que puedes apreciar en las imágenes. Es sin duda un auténtico paraíso natural. Quizás, uno de los paisajes naturales más hermosos de todo China.

Destino para senderistas

Si eres un apasionado del senderismo, Yangshuo se va a convertir en el destino de tus sueños. Como puedes apreciar tú mismo, la ciudad al completo está rodeada de grandes montañas. Son muchos los turistas amantes de esta práctica, los que se animan cada año a recorrer sus caminos más próximos.

Tanto en la localidad de Yangshuo, como en sus alrededores, podrás realizar numerosas actividades. El senderismo es una de ellas, pero también puedes recorrer los caminos en bicicleta de montaña por ejemplo. Y los amantes de las aventuras, podrán disfrutar con la espeleología o el rafting. Muy recomendable es por ejemplo realizar un viaje en globo para poder contemplar la belleza del lugar desde las alturas.

Turismo en Yangshuo

Además de poder practicar deportes como estos y disfrutar de la naturaleza en estado puro, Yangshuo es una ciudad pequeña, pero en ella hay muchas cosas que ver. Entre las más importantes está por ejemplo una calle que sale hacia el norte y que se conoce como la Calle del Mercado. En este punto de la ciudad, cada día se celebra un mercadillo donde es posible encontrar artículos de todo tipo.

Una forma divertida y sana de recorrer esta pequeña ciudad es alquilar una bicicleta. Utilizando este medio de transporte es posible moverse con mayor comodidad y rapidez, por lo que se tiene más tiempo para aprovechar durante el viaje en otras cuestiones.

Y por último, te proponemos una visita al Parque del Pueblo. Es una buena de conocer cómo funciona la sociedad y aprender más cosas sobre ellos. Si vas por la mañana podrás ver como se llena de habitantes que participan en diversos juegos y actividades.

Servicios en Yangshuo

Todo aquel que lo desee, podrá alojarse en Yangshuo. Al ser una ciudad pequeña, la oferta no será muy amplia. Hay pocos hoteles, y todos ellos pequeños. Pero por lo general no tendrás problema en encontrar alojamiento.

En cuanto a los bares y restaurantes, sucede lo mismo. No abundan, pero son los suficientes como para poder disfrutar de una buena comida. Es una ciudad cada vez más turística, por lo que poco a poco se está preparando para recibiros con los brazos abiertos.

La Playa Roja de China

Ubicada en el delta del río Liaohe, al suroeste de la ciudad de Panjin en China, la asombrosa Playa Roja recibe su nombre y apariencia por un tipo de alga que crece en los suelos salinos y alcalinos de su delta, lo cual le da su impresionante coloratura.

La maleza comienza a crecer durante los meses de abril o mayo, y se mantiene verde durante el verano. Sin embargo, en el otoño, la  hierba se torna de un rojo llameante y la playa se ve como si estuviera cubierta por una densa e infinita alfombra carmín.

Semejante espectáculo natural solo es equiparable al que ofrece el Mar Rojo; gran porcentaje de esta playa es una reserva natural y está cerrada al público, pero basta con la pequeña parte a la que se puede acceder para maravillarse con este exótico lugar.

El día de hoy vamos a conocer a los top 5 destinos de China. Empecemos mencionando a Pekín, la capital de la nación, y considerada como una de las ciudades más importantes de Asia, y una de las más pobladas de China. Esta ciudad también conocida como Beijing, nos ofrece una serie de atractivos turísticos como la Ciudad Prohibida, la Plaza de Tian’anmen, el Templo del Cielo  y el Palacio de Verano, por mencionar algunos. Te interesará saber que Pekín es una ciudad milenaria que fue considerada como la capital meridional de la Dinastía Liao.

Es hora de visitar Shanghái, considerada como la ciudad más poblada de la nación, y una de las más pobladas a nivel mundial. Shanghai nos permite visitar una serie de destinos como el Río Yangtsé, la zona del Bund, el Templo del Dios de la Ciudad, los rascacielos del Pudong, entre otros lugares interesantes.

Por su parte Hong Kong es una región administrativa que nos ofrece un sinnúmero de atracciones, a donde vale la pena destacar al Hong Kong Disneyland, a la Universidad de Hong Kong, a la Cumbre Victoria y a la Isla Lantau. Como bien sabes, Hong Kong, fue colonia del Reino Unido hasta el año 1997.

Xi’an es una ciudad mundialmente famosa porque en sus proximidades se encontraron los guerreros de terracota del emperador Qin Shi Huang. Es importante señalar que Xi’an es la capital de la provincia de Shaanxi.

Finalmente nos toca mencionar a Hangzhou, una ciudad que se posa en la provincia de Zhejiang, y la cual se posa en la orilla del río Qiantang, con el famoso Lago del Oeste.

Fanweng

A unos 12 kilómetros de distancia de la ciudad de Yichang se encuentra uno de los restaurantes más curiosos de Asia: el Fangweng Restaurant, cerca de Sanyou Cave, o “La Cueva de los tres viajeros.” Esta es una zona de altos y espectaculares acantilados, cuevas y cañones horadados en la roca a lo largo de milenios por las aguas del río Chang Jiang.

En un entorno como este no es de extrañar que algunos edificios se hayan construido en lugares vertiginosos e inverosímiles. Como el que alberga el restaurante Fangweng. A él se accede por un edificio de ladrillo gris pero el comedor se encuentra al fondo de un estrecho puente de hormigón, suspendido a varios cientos de metros por encima del suelo.

Comer allí es una experiencia excitante: las vistas del las aguas del río a nuestros pies y la sensación de estar colgados sobre un abismo hace la comida más que interesante. Los más osados pueden optar por hacer la digestión asomados al vacío en una plataforma exterior.

El recibidor del restaurante Fanweng es una cueva natural. Hay otra cueva usada también como comedor a la que se llega por un estrecho puente de madera colgado de la montaña. La luz es tenue y la decoración muy acogedora.

Beijing es una de las ciudades más visitadas del mundo. La capital de China permite al viajero apreciar el diseño ancestral de la ciudad, desarrollado durante las dinastías Yuan (1279-1368) y Ming ( 1368-1644).

Si viajas a China y quieres aprovechar el tiempo entre diferentes ciudades, te contamos qué ver en Beijing en un día.

Qué visitar en Beijing en un día

Templo del Cielo

El Templo del Cielo se trata de un conjunto de edificaciones dentro del parque Tiantan Gongjuan, alrededor de los cuales encontrarás a personas practicando tai chi, kung fu, danzas y música y muestras de arte caligráfica gigantes. También es muy común ver a ancianos que sacan a pasear a sus aves en jaulas. Dentro de las edificaciones, se destaca el hall circular de madera, un emblema de la arquitectura imperial china, con sus 38 metros de alto y 30 metros de diámetro.

El templo del Cielo fue construído en el año 1420 durante la dinastía Ming como un sitio para que los emperadores ofrezcan sacrificios al cielo. Hoy se disfruta como un parque local abierto a todo público.

Plaza Tian’an Men

La plaza Tian’an Men es una inmensa explanada muy simbólica dentro de la historia política de la República Popular China. Fue construída en la década del ’50. La limitan el Gran Palacio del Pueblo por un lado, y el Museo Nacional de Historia y de la Revolución. Puedes llegar a la plaza por alguno de los túneles subterráneos viniendo desde la torre Tiananmen, y tomar fotografías bajo el retrato de Mao y luego dirigirte hacia la Ciudad Prohibida.

Mausoleo de Mao

Construído al sur de la plaza Tiananmen se encuentra erigido el mausoleo donde reposan los restos del fundador de la República Popular China. Se lo puede visitar todos los días menos los domingos.

La Ciudad Prohibida

Se trata de una fortaleza palaciega construída para los emperadores de las dinastías Ming y Qing, uno de los sitios imperdibles para una visita de un día a Beijing. La visita dura entre 2 y 3 horas y puede recorrerse con la asistencia de un tour guiado con auriculares.

Para una visita aérea de la Ciudad Prohibida, la terraza del Hotel Emperador ofrece una magnífica visual.

Parque Beihai

El antiguo jardín imperdial es uno de los más grandes de toda China, y es conocido por sus hermosos jardines, laberintos, templos y pabellones.

Estos son los puntos imperdibles si vas a Beiing por un día. ¿Quieres seguir recorriendo? No te pierdas qué ver en China en 3 días y 4 razones para visitar China.

Por lo que es difícil poder elegir qué destino visitar y cual dejar de lado. Sin embargo, si buscas algo poco común y visitar lugares poco convencionales pero no por ello menos atractivos, en el siguiente artículo encontrarás algunos sitios muy interesantes. Seguro que alguno de ellos te gusta y lo añades a tu lista de cosas que ver en China.

No cabe duda de hay un gran número de atractivos turísticos y culturales en China. Pero también es cierto que no siempre se saca el máximo partido a un viaje por estas tierras de Oriente. Normalmente viajes como estos se preparan a través de agencias de viaje, las cuales por regla general tienen programas marcados con rutas específicas que siempre recorren los mismos lugares. Esto no significa que no merezca la pena ver esos lugares. Ni mucho menos, ya que siempre suelen ser de gran relevancia. Pero también hay otros muchos rincones mucho más discretos pero con un encanto especial. Si quieres conocer alguno de ellos, toma nota de estos que te mencionamos a continuación.

El Puente Inmortal

En primer lugar, te proponemos una visita a el famoso Puente Inmortal. Se encuentra en la provincia de ShangDong. No es una atracción muy conocida entre los turistas extranjeros, pero es realmente un lugar increíble. Lo curioso de este puente, es que es una construcción hecha por la naturales, ya que se ha ido formando tras los desprendimientos de algunas rocas que han acabado por formar un puente en el Monte Tai. Es un puente de gran importancia tanto cultural como religiosa para los habitantes de la zona.

Daocheng

Uno de los pueblos menos conocido por los turistas, pero quizás uno de los más hermosos. Está rodeado de praderas, montañas cubiertas de nieve, espesos bosques y cataratas. Un entorno natural de gran belleza que no debes perderte. Además hay una fuerte presencia de la cultura tibetana. Se encuentra en la provincia de Sichuan.

FengHuang

En la provincia de Hunan se encuentra el pequeño pueblo de Feng Huang. Es un lugar que destaca por su increíble arquitectura. El paisaje de montañas y ríos realza aún más la belleza de este lugar. Y es también importante por ser un punto en el que confluyen importantes culturas como las de los grupos minoritarios de Tujia y Miao.

Wuzhen

El siguiente de la lista es Wuzhen, también conocido como “La Venecia de China”. Éste pueblo milenario se encuentra en la provincia de Zhejiang. Su sobrenombre le viene dado porque está inmerso en una maraña de ríos y arroyos, por lo que las calles de esta pequeña localidad están unidas por puentes de piedra, y a orillas de estas aguas se levantan viejas casas. Es un rincón de gran belleza, que aún se vuelve más mágico durante las épocas de lluvia en los días de niebla. Puede ser uno de los atractivos menos conocidos de China, más interesantes para un turista.

Sanya

Y para terminar, la localidad de Sanya, en la provincia de Hainan. Si quieres un destino de sol y playa, con hoteles de lujo y árboles de coco, donde poder relajarte y vivir unos días en paz, Sanya es una de las mejore opciones de veraneo en China. Son muchos los chinos que elijen este lugar durante su viaje de recién casados por ejemplo, así que puedes hacerte una idea de lo que vas a encontrarte allí. Lo mejor de todo es que está alejado de las principales rutas turísticas.

La Isla de Gulangyu

Aunque uno podría pensar que los elementos turísticos de China se encuentran mucho más relacionados con los grandes edificios, y el urbanismo en general, la verdad es que se trata de un país que ofrece también preciosas playas, como por ejemplo las que se encuentran en la Isla de Gulangyu, una pequeña isla en la costa de Xiamen, provincia de Fujian en el sur del país.

Este sitio, turístico, al que acuden multitud de chinos en temporada alta, destaca en especial por sus dos kilómetros de muy bella arena y aguas, que son realmente cuidadas tanto por los residentes locales como por los viajeros, la mayoría de los cuales llegan al lugar directamente gracias al ferry que parte cada cinco minutos desde la isla de Xiamen, más importante en cuanto a infraestructura, en un recorrido sumamente corto.

Una vez que nos encontramos en la isla, y más allá de que el gran atractivo turístico local son sus playas, los turistas extranjeros también quedan maravillados por otros motivos, como por ejemplo sus pequeñas calles, realmente bellísimas y muy antiguas en algunos casos, además de una arquitectura que resulta variada para lo que son los estilos chinos clásicos.

Por otro lado, y para tomar un poco dimensión de hasta qué punto se trata de un destino turístico importante para los chinos, se debe señalar que la isla se encuentra en la “lista nacional de China de paisajes”, además de haber sido destacada por la provincia de Fujian, a la que como dijimos pertenece, como una de las “diez áreas más pintorescas”.

En cuanto a la historia del lugar, se debe decir también que el territorio de Xiamen era antiguamente conocido como “Amoy”, sirviendo como puerto especialmente luego de 1842, por lo que la mezcla cultural con Francia y Japón es realmente fuerte, siendo éstos países que dominaron la zona y establecieron allí diversas instituciones, como por ejemplo iglesias y hospitales, algunos de los que incluso hoy funcionan. China recuperó el territorio en 1942, y desde entonces está orgullosa del mismo.

Si te gusta China como destino de tu próximo viaje, un lugar muy interesante que puedes conocer es la población de Xiamen, ubicada en la provincia de Fujian, en la costa oeste del Mar de China Oriental. Esta constituida por las islas de Gulangyu y Xiamen.

Es un destino turístico lleno de encanto colonial y un atractivo costero por su ubicación en la costa este de China. La ciudad de Xiamen se sienta delante de llanuras Zhangzhou y Quanzhou y las fronteras en Estrecho de Taiwan. Se encuentra frente a Taiwan y las islas Penghu a distancia.

Si bien no es Shanghai o Hong Kong, pero en comparación con la mayoría de las otras ciudades de China, Xiamen es sin duda un lugar muy vibrante, próspero y moderno.

Está considerada como un hermoso jardín junto al mar, con islas e islotes, acantilados y peñascos, rocas y piedras, templos, flores tropicales y árboles, que la convierten en una de las postales más bellas para contemplar y visitar.

Xiamen es famosa por su gran número de chinos de ultramar y que constituye la base de para convertirse en una ciudad mezcla de las costumbres locales taiwaneses, deliciosos mariscos y edificios exóticos. La zona turística más importante es la isla Gulangyu, una pequeña isla que contiene algunos hermosos edificios coloniales y es libre de coches.

La Isla Gulangyu es un pequeño territorio insular que forma parte de Xiamen, y es el lugar que más se destaca turísticamente. La forma de llegar hasta allí es mediante viajes en ferry desde la isla de Xiamen en un recorrido que dura aproximadamente unos 5 minutos.

La isla Gulangyu es famosa por sus playas y calles y su variada arquitectura. La isla está en la lista nacional de China de paisajes y también se ubica en la parte superior de la lista de las diez áreas más pintorescas de la provincia de Fujian.

La Isla Gulangyu es conocida como “El Jardín del Mar”. Es bien conocida en el país y el extranjero por sus paisajes elegantes y cambiantes. Las líneas costeras, las playas con arenas finas en toda la isla y los acantilados rocosos de formas extrañas crean un paisaje fascinante para contemplar.

Además de su patrimonio arquitectónico, entre sus atractivos naturales se destacan el Peñón de La luz del sol, el Jardín de Frijol, el Jardín Luna Brillante, el Jardín Yuyuan que forman los paisajes más hermosos de esta zona turística de China.

La Gran Muralla China tiene un origen tan concreto como sus firmes, altos y antiguos muros. Este espectacular monumento histórico, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1987, es una de las 7 nuevas maravillas del mundo desde el 2007 y uno de los más importantes atractivos turísticos de China. Con semejantes categorizaciones y aún con mucho por descubrir, te invito a que no te despegues del monitor para conocer la historia de la Muralla China al tiempo que te enseñamos una serie de fotografías simplemente espectaculares.

Las 5 etapas de la construcción de la Gran Muralla China

Para estudiar la construcción histórica de la Gran Muralla China se suele realizar una división de 5 etapas. Existe una etapa previa a la unificación de la Dinastía Qin, en el año 221 a.C, compuesta por lo que suele conocerse como el período de las Primaveras y Otoños (entre respectivas estaciones de los años 722 a.C. y 481 a.C.) y otro llamado el período de los Reinos Combatientes (que se desarrolló entre algún punto del siglo V a.C. y el año en el que China se unifica en la Dinastía Qin), y otra etapa a partir de la unificación.

DORLING KINDERSLEY RF/THINKSTOCK

Por otro lado tenemos la etapa de la Dinastía Han, aproximádamente entre los años 206 a.C. y 220. Con la caída de la Dinastía Han, China se divide en 3 reinos separados por fronteras, lo que deja la construcción de la muralla en un segundo plano. Desde entonces hasta cerca del año 1300, cuando se forma una nueva dinastía (la Dinastía Yuan), la muralla prácticamente no presenta modificación relevante y ésta es entonces la cuarta etapa, conocida como la etapa de Baja Actividad precisamente por ésto. Cerca del año 1450, la Dinastía Ming retoma el concepto de la muralla y comienza la última etapa en su construcción.

La Gran Muralla China y su larga historia

Suele señalarse que la historia de la Gran Muralla China comenzó con el período de Primaveras y Otoños, cuando siete estados poderosos surgieron en la China antigua y, con el fin de defenderse, construyeron los enormes muros, además de colocar multitudinarias tropas estacionadas en las fronteras (se dice que mucho tiempo después, en el apogeo Ming, hasta 1 millón de soldados defendían la muralla). En ese momento, etapa previa a la unificación de China con la Dinastía Qin, la longitud total de la muralla ya había llegado a los 5000 km, pertenecientes a diferentes estados.

En el año 221 a. C., el emperador Qin absorbió a los otros seis estados y estableció el primer reino unificado en la gloriosa historia de China. A fin de fortalecer su autoridad en el recién nacido imperio y defenderse de los hunos en el norte, ordenó la unificación de las murallas que antes habían sido construidas por otros estados, así como la adición de varios sectores a la que ya conformaba la suya. De este modo se formó la primera parte de lo que sería la extensa Gran Muralla de Qin, que nacía al este de lo que hoy es la provincia de Liaoning y concluía en Lintao, provincia de Gansu. Durante la dinastía Han Occidental, los hunos se volvieron cada vez más poderosos.

Por ende, la corte Han empezó a construir cada vez más muros y en mayor escala a fin de consolidar la frontera definitivamente. En el oeste, se construyó el muro a lo largo del corredor Hexi, Yumenguan, y el Paso de Yangguan. En el norte, Yanmenguan y Niangziguan en Shanxi. Muchas secciones de la muralla se extendieron a la montaña Yinshan y la mitad de la antigua Ruta de la Seda pasó a lo largo de la pared de Han.

Las dinastías Wei, Qi y Zhou todos construyeron sus propias secciones, pero en menor escala que la de las paredes de la dinastía Han. La poderosa dinastía Tang vio la paz con las tribus del norte y centro del país la mayor parte del tiempo, por lo que la Gran Muralla avanzó poco y nada durante ese período.

Actualmente, la Gran Muralla China tiene más de 8850 km de extensión, desde la frontera Coreana al desolador desierto de Gobi. Como todos sabemos, se dice que la muralla, con sus muros de un promedio de entre 6 y 7 m de largo por 4 y hasta más de 5 de ancho, puede verse incluso desde el espacio y que se trata del cementerio más grande del mundo, ya que a lo largo de su construcción, unos 10 millones de chinos perdieron la vida, siendo enterrados en sus inmediaciones.

Realmente espectacular, ¿no lo crees? ¿Ya has tenido la oportunidad de visitar la Gran Muralla China? ¿Qué otra cosa puedes contarnos al respecto? ¿Te gustaría visitarla?

China es un destino realmente interesante. Una cultura milenaria, un sinfín de templos y costumbres tan distintas a las nuestras que harán que el choque cultural sea de lo más asombroso y gratificante.

Hoy queremos acercaros una ruta corta en la que podréis conocer lo mejor de este hermoso país. Una ruta corta, pues lo cierto es que con 4 días será más que suficiente para pasear por lugares tan destacados como Pekin, Xian y Shangai. Evidentemente, a estos 5 días habrá que sumarle unos cuantos más de recorridos y rutas en avión, para llegar a los distintos destinos.

En Pekín, durante el primer día, podremos realizar una visita panorámica de la ciudad. Una toma de contacto para conocer lutares como La Plaza de Tian An Men, la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo o el Mercado de la Seda. Si queremos, por la tarde, podemos aprovechar para acceder a la Ciudad Prohibida y disfrutar así de este majestuoso complejo en el que gobernaron 24 emperadores chinos durante más de 500 años. Un lugar que recibe ese nombre debido a que durante muchísimo tiempo era sólo accesible por dichos gobernantes y sus súbditos directos.

El segundo día será perfecto para realizar una excursión de un día completo, viajando hasta la Gran Muralla China y el hermoso Palacio de Verano. Son dos visitas que nos mantendrán todo este segundo día ocupados, así pues, cuando lleguemos al hotel tan sólo tendremos tiempo de cenar.

Tras dejar Pekín nos dirigiremos a Xian. Aquí, las visitas imprescindibles serán las del Museo de guerreros y caballos de Terracota del Mausoleo de QUin Shi Huang, la Pagoda de la Oca Salvaje y la Muralla antigua de la ciudad. Visitas que podremos realizar sin problema alguno en un solo día.

Por último, nuestra tercera ciudad será Shangai, lugar en el que podremos visitar el Templo de Buda de Jade, el Jardín Yuyuan, el Malecón o la Calle Nanjing.

Evidentemente podemos alargar la estancia conociendo otras zonas de estas ciudades. No obstante, como decimos, si contamos con poco tiempo y nos apetece sumergirnos en la cultura china, con 4 días (más los 3 o 4 de trayectos) serán suficiente.

La ciudad de Pekín -o Beijing-, ofrece al turista amante de la cultura oriental miles de contrastes. El Pekín más moderno, nos cautiva con grandes edificios y rascacielos de escultura moderna, aunque este matiz no logra quitarle protagonismo a la zona más tradicional, con sus callejones, sus pagodas y la arquitectura típica de Oriente.

Pekín monumentos muy conocidos como la Ciudad Prohibida, entre otros lugares de visita obligada como el Templo de los Lamas o el Parque del Templo del Cielo. A pocos kilómetros de Pekín es posible visitar y pasear por la Gran Muralla China, un lugar verdaderamente emocionante.

Pekín es una ciudad digna de perderse entre sus calles, explorar minuciosamente sus rincones y deleitarse con su variada gastronomía. Pekín es un paraíso de compras, ideal para los amantes del arte, los recuerdos y las antigüedades.

La Ciudad Prohibida es la principal atracción de Pekín. Es un conjunto de palacios, jardines, patios y edificios en los que vivieron las dinastías de emperadores Qing y Ming. Podemos afirmar que, geográficamente, la ciudad de Pekín se construyó a su alrededor.

¿Estás pensando en visitar esta interesante ciudad?… Puedes encontrar hoteles en Pekín online gran selección a través de los sitios web de los principales operadores de viajes.

¿Eres de los que les encantan las escapadas rurales pero quieres un destino completamente diferente a lo que estás acostumbrado? Si este es tu caso, seguro que te interesa lo que te contamos a continuación. Prepara las maletas, porque nos vamos de escapada rural a China. No te pierdas toda la información que te ofrecemos al respecto. Seguro que si te animas, este será un viaje que jamás olvidarás.

No cabe duda de que China es un país repleto de atractivos turísticos. Haría falta una vida entera para conocer todos y cada uno de los preciosos lugares que esconden estas tierras. Sin embargo, ese es un privilegio que no todos podemos tener. Así que, a la hora de prepara nuestro viaje, debemos tener claro qué tipo de escapada estamos buscando.

Para aquellos apasionados del campo y del turismo rural, han de saber que en China también van a poder disfrutar de un viaje de estas características. Más allá de los grandes núcleos urbanos y las grandes ciudades, como Beijing, su capital, hay otros muchos lugares a los que podemos viajar.

Turismo rural en auge

También es cierto que China ha recibido muchas críticas por ser un lugar en el que se le dedica poco espacio y poco tiempo a los espacios verdes. Pese a ello, hay que decir que el turismo rural es una modalidad que está en auge en China. Parece que poco a poco va cobrando más importancia, e incluso el gobierno ha decidido poner en marcha una serie de medidas y estrategias para fomentar este tipo de turismo, tanto entre los turistas nacionales como entre los extranjeros.

Destinos rurales en China

Entre los destinos que más se han publicitado con el fin de convertirlos en destinos rurales por excelencia en China, dos de los que más se han dado a conocer son la Tierra de Flores Sanshenhg y la Aldea Agronómica del distrito de Pixian. En estos lugares, lo que se intenta es que los turistas que lo deseen, puedan conocer mejor la otra faceta más verde del país.

Tanto en estos dos lugares, como en otros muchos, es posible además disfrutar de las delicias gastronómicas, aprender las costumbres de los habitantes, y contemplar paisajes de ensueño. Puede ser una buena opción para viajar a China de una forma completamente diferente. Incluso se está promoviendo el tema de que los turistas puedan escoger como alojamiento las mismas casas de los campesinos residentes en estas localidades.

Turismo rural en Beijing

La capital China también se está involucrando en esto del turismo rural. Al ser la más importante del país, ha de ser también un ejemplo a seguir por el resto. Es por ello por lo que se están impulsando campañas para incentivar las actividades de turismo rural. De esta forma, los millones y millones de turistas que pasan al año por Beijing, pueden estar al tanto de todas estas actividades que se están realizando para promover el turismo rural en el país.

Entre las cosas que puedes hacer por ejemplo en Beijing, si vas en busca del turismo rural, cabe mencionar por ejemplo una visita a la huerta de perales. Se trata de una huerta enorme, con más de 600 hectáreas, donde es posible aprender sobre una gran variedad de especies.

Ahora que ya conoces un poco mejor en qué consistiría esto de hacer un viaje rural por China, sólo te queda elegir a qué zona te gustaría viajar. Puedes ponerte en contacto con la embajada de China para que te ofrezcan sin problemas más información sobre este tipo de turismo que están fomentando.

Si quieres más información sobre este aspecto más rural de China, en el siguiente vídeo puedes aprender más al respecto.

A la hora de preparar un viaje, una de las cosas que siempre debemos hacer si queremos aprovechar al máximo nuestros días de estancia en el lugar que hayamos elegido, es hacer una lista con los principales atractivos turísticos de la zona. En este caso, si has optado por viajar a Beijing, te lo ponemos fácil. En el siguiente artículo encontrarás información sobre los atractivos turísticos más importantes de la ciudad. Toma nota de todo y no te pierdas ninguno de ellos.

China es uno de los destinos turísticos más importantes hoy en día en términos turístico. Por lo tanto, su capital Beijing, se ha convertido en una de las ciudades más visitadas del país. Es además un lugar repleto de historia y cultura, así que merece realmente la pena viajar hasta este punto de China para conocer más de cerca esta capital. El problema es que no siempre tenemos el tiempo que nos gustaría para disfrutar tranquilamente de nuestro viaje.

Sin embargo, eso no tiene por qué ser ningún problema si sabemos organizarnos. Una de las formas más eficaces para conseguirlo, es señalando en un mapa qué rincones de la ciudad realmente nos gustaría conocer. Si en tu caso, estás dudando sobre cuáles son los atractivos turísticos más importantes de Beijing, a continuación te ofrecemos una pequeña relación con cuatro de los lugares de la ciudad que son de visita obligada.

La Ciudad Prohibida

Como antesala a la Ciudad Prohibida, se encuentra la Plaza de Tian’anmen, que hay que mencionar ya que es otro de los lugares interesantes que puedes visitar. Pero esta Ciudad, es realmente increíble. Se trata del mayor complejo de palacios que hay en el mundo. Desde el siglo XV, fue el centro del Imperio y la sede del gobierno, hasta el año 1911. Hoy en día la Ciudad Prohibida es Patrimonio Cultural de la Humanidad, desde que así lo declarara la UNESCO en el año 1987. Como turista, únicamente podrás visitar un 20% de todo el complejo, ya que únicamente una pequeña zona de la Ciudad está abierta al público. Pero podrás pasar aquí todo el día, disfrutando de la belleza del lugar.

El Templo del Cielo

No puede faltar en tu viaje por China, una visita a un Templo. En este caso, te proponemos un paseo por el Templo del Cielo. Es uno de los lugares más hermosos de toda la ciudad. Lo característico de este templo, es que sus edificaciones son redondas. En la tradición china, todo lo redondo representa al cielo y a lo infinito. Data de principios del siglo XV. Se construyó para agradecer las cosechas obtenidas.

El Palacio de Verano

El tercero de esta lista es el Palacio de Verano, el cual posee un enorme parque de casi 300 hectáreas. Se encuentra además en un entorno privilegiado, ya que está levantado a orillas del lago Kunming. Lo peculiar de este lugar, es que dicho lago es artificial y tiene forma de melocotón (la fruta de la longevidad en la China Imperial). Además es posible contemplar diversas edificaciones de distintos estilos. Las originales no sobrevivieron a las Guerras del Opio, y lo que hoy en día vemos como turistas son las reconstrucciones más recientes.

La Gran Muralla China

Que mejor forma de terminar este breve listado de atractivos turísticos de China, que mencionando la Gran Muralla China. No cabe duda que este es uno de los imprescindibles durante nuestra visita a la ciudad. No está exactamente en Beijing, pero la ciudad se ha convertido en el punto de partida más habitual para comenzar la excursión.

Anshán es una gran ciudad del noreste de China fundada hacia fines del siglo XIV, se encuentra dentro de la Provincia de Liaoning. El área en el que está emplazada ya contaba con habitantes desde la Prehistoria puesto que el Río Liao ha creado un valle muy próspero en sus orillas, hacia el oeste, ideal para la agricultura.

En el centro el paisaje es de onduladas colinas y hacia el este el terreno se va elevando y se vuelve montañoso, son muchos los recursos que también posee esta zona, hierro, talco, carbón, magnesita y jade.

Desde la Dinastía Ming hasta hoy

Esta es una más de esas ciudades luchadoras que insisten en seguir con vida a pesar de los males que pueden ocurrirle, donde el tesón y la constancia de su gente las vuelven grandes; comenzó siendo un simple puesto de correo para ser fortificada doscientos años después, bajo la muy conocida Dinastía Ming; sufrió luego un incendio que la destruyó por completo; en otra oportunidad, durante la guerra entre Rusia y Japón, fue gravemente dañada; en 1944 fue bombardeada por Estados Unidos y al término de la Segunda Guerra Mundial fue saqueada por los rusos.

Como el Ave Fénix resurgió de sus cenizas y se convirtió en un emporio acerero, químico y productor de cemento.

Está dividida en cuatro distritos (Tiedong, Tiexi, Lishan y Qianshan), un condado (Tai’an), un contado autónomo (Xiuyan Manchu) y una ciudad municipal (Haicheng).

Está conectada con los alrededores mayoritariamente por vías férreas y carreteras (que cuentan todas con carril para bicicletas); el aeropuerto comercial más cercano está a noventa kilómetros. Tiene un buen clima, dividido en cuatro estaciones bien marcadas pero con abundante sol la mayor parte del año.

El Parque Nacional Qianshan

Para visitar en las cercanías tenemos la Montaña Qianshan, también llamada la montaña de las mil flores de loto, haciendo referencia a su innumerables picos, situada a 18 kilómetros al sudeste, en la que están emplazados varios templos budistas de impecable arquitectura erigidos en las épocas de las Dinastías Sui y Tang y una espectacular estatua de Maitreya Buda sentado que mide setenta metros de alto; todo formando parte del Parque Nacional Qianshan, de cuarenta y cuatro kilómetros cuadrados.

Otra estatua bastante más pequeña pero realizada totalmente en jade, de casi ocho metros de altura y alrededor de 260 toneladas de peso está dentro del bellísimo parque bautizado como El Jardín del Buda de Jade, en el Condado Autónomo de Xiuyan Manchu.

Una ciudad centenaria pero muy moderna, donde el arte y la arquitectura china perduran a pesar del avance de los tiempos, para visitar y aprender mucho sobre las costumbres orientales.

¿Conocían este lugar dentro de China? ¿Qué les parece Anshán?

El Tibet es un destino que siempre ha estado de moda. Y supongo que, el hecho de visitar un destino al que muchos famosos van de vez en cuando (aunque no sé si podrás ver a algún famoso cuando vayas tú) también importa y da más importancia al hecho de visitar el Tibet.

El Tibet también es conocido como “el techo del mundo” y es que, entrar en el Tibet, es entrar en una cultura muy diferente, quizás envuelta en un aura de misterio y leyendas que se quedaría corta con sólo palabras.

Del Tibet destacamos, dejando a un margen el hecho de monumentos, escultura y demás, las creencias y costumbres que allí se encuentran y lo cerrada que está la zona para que nada perturbe la paz que allí hay.

De hecho, el Monasterio Palkhor, donde está el Dalai Lama, es uno de los monasterios más vigilados que hay, porque se utiliza para la meditación y la paz espiritual, no para otras cosas.

También destacables, siempre que tengas una buena condición física, son los Montes Kailash y el Monte Everest, aunque, como decimos, hay que ir con cautela en ellos.

Las grutas de Longmen  están situadas a 12 kilómetros al sur de la ciudad de Luoyang en la provincia de Henan en la República Popular China. Las grutas, que contienen numerosos objetos budistas están entre dos montañas: Xiang Shan al este y Longmen Shan al oeste.

El río Yi cruza la zona; por eso a veces esta área se conoce como Yique (La puerta del río Yi). De norte a sur, la distancia cubierta por las grutas es de un kilómetro. Junto con las cuevas de Mogao y las grutas de Yungang, las grutas de Longmen son uno de los sitios con esculturas antiguas más famosos de toda China. Desde el año 2000 están consideradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Hay 2.345 grutas y nichos, 2.800 inscripciones, 40 pagodas y cerca de 100.000 imágenes budistas. El 30% de las cuevas data del periodo de la dinastía Wei del Norte, mientras que un 60% es de la época de la dinastía Tang y el otro 10% es de diferentes periodos.

Historia

La construcción de las grutas se inició cuando la dinastía Wei del Norte trasladó la capital a Luoyang. A partir de ese momento, cada uno de los emperadores contribuyó en la construcción de las grutas. La construcción continuó durante las dinastías Sui y Tang. Cada una de las estatuas presenta un estilo distinto, no tanto por el periodo de construcción, si no porque están realizadas por artistas diferentes.

Las grutas

La Gruta de Fengxian es la mayor de todas las cuevas. Está situada en la parte más elevada de la montaña. Originariamente era un templo con techumbre de madera. En el centro se encuentra una estatua de 17 metros de alto que representa a Vaicorana. Está flanqueda por las estatuas deAnanda y Kashpaya sus dos discípulos preferidos.

La Gruta de los diez mil budas fue construida en el año 680 por la emperatriz Wu Zetian. Se la conoce como la de los diez mil budas por las numerosas imágenes de buda esculpidas en la pared.

Las Grutas de Binyang son tres cuevas iniciadas durante la dinastía Wei. La gruta central fue construida por el emperador Xuanwu en honor a sus padres. La construcción se inició en el año 500 y finalizó en el 523. La gruta norte no se completó hasta la dinastía Tang. Contiene una imagen de Amitābha y otras figuras. Finalmente, la gruta sur no fue completada hasta la dinastía Sui. Tiene múltiples inscripciones.

La Gruta de Guyang es la más antigua de todo el conjunto. Tiene numerosas inscripciones y bajorrelieves así como una figura de Buda.

La Gruta de las prescripciones médicas contiene más de 120 inscripciones con remedios para curar algunas enfermedades. Fue construida entre los años 550 y 557.

Que China es un país sorprendente es algo de sobra conocido por todos. No sólo por la belleza de sus rincones, por su cultura milenaria (tan diferente a la nuestra), por sus increíbles parajes rebosantes de flora y fauna, sino también porque esconde en sus dominios algunos de los lugares más enigmáticos del mundo.

Es el caso del Gran Buda de Leshan, una descomunal estatua de Buda (la más grande del mundo) que está tallada en una pared de piedra, cerca de la ciudad de Leshan. Data del siglo VIII y se encuentra en un lugar también mágico en la confluencia de tres ríos. Viajar a China tiene, desde hoy, un aliciente más: ver en vivo y en directo este descomunal Buda de piedra.

Proporciones colosales

La historia cuenta que la estatua, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1996, comenzó a tallarse para atemorizar al demonio del agua, y que se tardaron nada menos que 90 años en terminarla, lo que no parece mucho si se tienen en cuenta sus dimensiones: mide 71 metros de alto, la cabeza mide 15 metros, las orejas 7 metros de largo, y los pies 8 metros.

El Buda está representado en una postura serena y tranquila. Cuando uno contempla esa increíble figura, le llama la atención la precisión y exquisitez con que fue tallado, algo que puede apreciarse en especial en los detalles del rostro.

El Budismo en China

El Buda se encuentra en la montaña Emeishan, uno de los cuatro lugares sagrados del Budismo en China. Esta religión, que se introdujo en el país en torno al siglo I, ha dejado un destacado patrimonio cultural y artístico, muestra del cual es esta colosal estatua de piedra.

Para llegar hasta la montaña Emeishan puedes hacerlo en tren aunque, una vez en la estación, tendrás que caminar 10 kilómetros hasta el lugar donde se encuentra el Buda. Otra opción es viajar hasta allí en autobús o en coche.

Lexiaguo, situado al suroeste de Kunming en la siempre sorprendente provincia china de Yunnan, es uno de los lugares más asombrosos de Oriente. Parece como si un dios hubiera pintado con un pincel gigante las montañas y las llanuras de rojo y otros colores. Es la Tierra Roja de China, muy fértil, donde se cultivan patatas, avena, maíz y gran variedad de hortalizas.

Las primeras fotos de Lexiaguo que circularon por Internet despertaron todo tipo de sospechas.Pero no, no han sido retocadas ni coloreadas por ningún programa informático: los paisajes son reales, aunque cueste creerlo. El rojo oscuro de la tierra se debe a la alta presencia de óxido de hierro.

Admirando la belleza de estas imágenes no es difícil adivinar que, más que la agricultura, la principal actividad económica en la zona de Lexiaguo sea el turismo. Decenas de miles de personas, chinos y extranjeros, se acercan cada año a estas tierras para deslumbrarse ante las variadas formas, tamaños  y colores de la Tierra Roja de China, pintada de verde, amarillo y blanco del color de los cultivos, especialmente en la zona de Dongchuan.

Para visitar Lexiaguo lo mejor es contratar una excursión desde Kunming. Avistaremos a la Tierra Roja tras dos horas de viaje por carreteras no precisamente cómodas.

Mucha gente se pregunta qué es esa extraña y colosal estructura que se está construyendo en la ciudad china de  Fushun, situada en la provincia de Liaoning. Se trata de un bucle de acero gigante ya conocido como “el Anillo de la Vida”. Según el gobierno municipal es tan solo una plataforma de observación aunque en realidad todos sabemos que la primera intención es dejar con la boca abierta a los visitantes.

China sigue empeñada en deslumbrar al mundo y reclamar su condición de potencia mundial con macroestructuras como esta, que mide 515 metros de altura y para la que se han usado nada menos que 3.000 toneladas de acero. Por la noche, el faraónico anillo se ilumina gracias a más de 12.000 focos LED.

En el proyecto inicial del Anillo de la Vida contemplaba añadir una plataforma para los visitantes y para quienes practican puenting, aunque al parecer su altura era excesiva para esta actividad.

La idea se convirtió en realidad después de que se rechazaran numerosos proyectos. Nada más conocerse los detalles, la prensa nacional e internacional se dividió entre los que alababan y los que ridiculizaban el Anillo de la Vida. Curiosamente las críticas más feroces llegaron desde la propia China, donde un famoso blogger publicó una serie de fotos de la construcción a través de Internet comparando la estructura con la de uno de los fantásticos anillos de transporte de la película y serie de TV de ciencia ficción  “Stargate”. Todo gracias al photoshop, por supuesto.

En cualquier caso, una vez terminado, nadie duda que el Anillo de la vida se convertirá en la gran atracción turística de Fushun.

Viajar a China no es una decisión que toma todo el mundo. Es un país demasiado grande, y no sabemos lo que podríamos encontrarnos, de ahí que en ocasiones, cause respeto al resto del mundo, especialmente a los viajeros. Sin embargo, no debemos preocuparnos, porque a pesar de la extensión de su territorio, China es tan segura como cualquier otro país: hay que tomar ciertas precauciones, sí, pero también veremos maravillas que no encontraremos en otras partes del mundo. Si todavía no te animas, sigue leyendo, porque hoy te vamos a contar el aspecto lujoso de este país, y de un balneario muy especial.

Relajación en Emeishan

El nombre de ‘Emeishan’, significa “Montaña Emei“, y como su propio nombre indica, es una zona geográfica que se encuentra cerca de esa montaña. Es una región bastante especial, porque aquí se concentran un gran número de hoteles con servicios de balnearios y spa, por lo que si de verdad quieres hacer turismo de balneario en China, debes acudir a esta zona. La competitividad es alta, y por eso son muchas las ofertas que puedes encontrar. Intenta ver si alguna se ajusta perfectamente a lo que necesitas, y en base a lo que te ofrecen, elegir lo más adecuado.

Y es que también puedes elegir según tu condición económica. Hay hoteles de todo tipo, y los que tienen balneario, pueden ser de tres estrellas o de cinco. Esto hace que no tengas que renunciar a un buen balneario si no tienes recursos para alojarte en un hotel lujoso. Aún así, queremos destacar el Anantara Emei Resort & Spa. Todavía no está abierto, pero a lo largo de lo que queda de año celebrarán la apertura de este lugar. Anantara es una cadena hotelera de carácter lujoso que está abriendo hoteles por distintos puntos geográficos relacionados con el lujo: Qatar, Emiratos Árabes, Thailandia o China, pero que ya tenía distintos puntos en Indonesia o Vietnam.

Presumen de ser el primer hotel internacional de la zona, con vistas al Lago Hongzhu, y rodeado de un paisaje maravilloso, que ha sido calificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. La naturaleza en estado puro. En cuanto a las facilidades, este hotel tiene desde un centro de negocios, servicios de guardería, pistas de tenis, piscinas y gimnasios. Y por supuesto, un restaurante que ofrece las especialidades de la comida china, para que no nos perdamos nada.

En cuanto a los servicios de balneario, debemos decir que este hotel ofrece una carta de lo más extensa, pues es el punto fuerte de este negocio. Puedes elegir entre varios de los tratamientos milenarios de la Antigua China, para eliminar alguna dolencia, o elegir cualquier tratamiento que tú necesites, ya sea para rejuvenecer, o porque necesitas un masaje curativo. Muchos de los productos que utilizan están hechos con elementos naturales del lugar, es decir, con ingredientes nativos, y que cuentan con una tradición increíble en esa zona. Entonces, ¿a qué esperas para hacer la maleta y ver este estupendo balneario de China? Te aseguramos que será una experiencia única.

Red beach o la famosa playa roja de China, es una zona de china a la que acuden muchos turistas cada año. Pensaréis que al ser una playa, los turistas acuden en Verano pro esto está muy lejos de la realidad, ya que la playa es muy visitada en otoño, cuando se encuentra más viva que nunca.

La playa roja es un manto rojo de unas algas que crecen allí, ya que el suelo es salino y alcalino.

A principios de verano, ya se puede notar como empieza a crecer la maleza y durante todo el verano, las algas se mantienen verdes sin problemas, pero con la llegada del Otoño, la capa de algas se vuelve roja, dejando una capa increíble que hace que el paisaje parezca un auténtico cuento de hadas.

La Impresionante Playa Roja en China 02

Aunque la playa es inmensa, la mayoría de la zona está cerrada al público, dejando sólo un poco de la playa libre para que los turistas lo puedan visitar.

A este lugar, migran cada año cientos de aves que hacen su recorrido entre Asia y Australia.

En este lugar, se han llegado a contar más de 233 especies de aves migratorias, muchas de ellas, en estado de protección nacional.

Si este verano te animas a visitar China, recuerda que la mejor época para verlo es en Septiembre, que es cuando está lleno de estas algas. La playa Roja de Panjin, está muy cerca del pueblo de Panjin, a unos 30 kilómetros.

Jiuzhaigou, un lago de aguas de una pureza y transparencia extraordinarias que se encuentra el curso alto del río del Pavo Real (así de sugerentes son los topónimos en China). Hablamos del Lago de las Cinco Flores, llamado así por los pétalos de diferentes especies florales que flotan sobre él en primavera y verano, formando bellos dibujos.

Este increíble lago se encuentra a más de 2.400 metros sobre el nivel del mar y tiene unos 5 metros de profundidad, aunque gracias a la claridad de sus aguas es posible ver el fondo con todo detalle, como si estuviéramos mirando a través del más nítido de los cristales.

El Lago de las Cinco Flores, en China

Los lugareños dicen que es un lago mágico que cambia de color según la estación del año. Es cierto, aunque no hay nada de sobrenatural en este fenómeno, se trata simplemente del resultado de la presencia de diversos hidrofitos y carbonato de calcio en el agua.

Para disfrutar de este hermoso lago hay que viajar al Valle de Jiuzhaigou, un lugar con paisajes dignos de cuento de hadas, que está situado en el condado de Jiuzhaigou, entre las provincias del Tíbet y Sichuan. El lago goza de protección especial por parte del Estado desde el año 1978.

Según nos cuenta la leyenda, un pequeño niño de origen humilde nacido aproximadamente en el año 162 terminaría por convertirse primero en mito y después en nada menos que el Dios de la Guerra dentro de la Mitología de China. Su nombre era Yu Kuang y fue ejecutado a los 58 años de edad por su negativa a unirse a las tropas enemigas tras su derrota. A su nombre se agregó el título Kung, símbolo de respeto sólo concedido a las personas dignas de admiración.

Kuan Kung vivió su vida basándose en la sencillez y la humildad, además de profesar un gran amor por la cultura y los estudios, así como a la aplicación de las leyes y la justicia, y debido a su influencia se le mencionó en el conocido Romance de los 3 Reinos. En China, su imagen es sinónimo de valor, respeto y sabiduría, así como de rectitud y moral, y se le venera como patrón de militares y políticos en referencia a sus dotes para la rectitud y la honestidad, cualidades que ambos grupos deben poseer.

Una de las historias que nos explica su valor es la que cuenta que fue herido en un hombro por un proyectil envenenado, y que pese a que se extrajo la flecha, el veneno llegó hasta el hueso. La operación, según le dijo el médico, sería extremadamente dolorosa, pero Kuan Kung lejos de amilanarse, estuvo durante todo el tiempo de charla con sus amigos, e incluso jugando a juegos de mesa. Durante su vida se le conoció además como el “Duque de la Fidelidad y la Sabiduría“, e independientemente de la corriente filosófica (ya sea taoísmo, budismo o las enseñanzas de Confucio), es frecuente ver su imagen dentro de los hogares, en ocasiones en actitud desafiante y en ocasiones como un reflexivo lector. Estas son las dos facetas principales de su personalidad.

El arma favorita de Kuan Kung es la llamada Yīguàn Dao, una lanza de 2 metros de altura y unos 40 kg de peso medio, y que actualmente forma parte de las principales armas del Kung Fu. Es por su influencia y cualidades por lo que muchos de los practicantes de este arte marcial le dedican una oración a diario.

Una de las cocinas más internacionales que creemos conocer es la comida china. Es verdad que desde que recordamos, ya podíamos encontrar en las grandes ciudades, y ahora también en las pequeñas, restaurantes regentados por chinos, y que dan a conocer un poco de su cultura a través de la comida. Pero también es cierto que es una comida tan internacional, que se ha adaptado las formas tradicionales a los paladares occidentales. Así que si vamos a China, parecerá que estamos comiendo los platos que ya creemos conocer, pero que tienen un toque diferente, y no sabemos a qué se debe.

Así que, aunque creas que te conoces la carta completa del restaurante chino de la esquina, no pienses que eres un experto en cocina asiática, y cocina china, sino que tendrás que aprenderás aún muchas más cosas, y tendrás delante un mundo que descubrir. Un mundo lleno de especias, de sabores nuevos, picante, dulce, y agridulce, entre otros. Ya verás como cuando vuelvas a casa, y vuelvas a ese restaurante, no tendrá comparación con la verdadera gastronomía china. Así que si quieres conocer alguno de los platos típicos, no dudes en seguir leyendo. Te sorprenderá.

Saborear los platos chinos

Una de las formas de conocer la cultura, es a través de la gastronomía. Y aunque muchas veces no es recomendable, lo cierto es que probar la comida en los puestos callejeros forma parte de la esencia de la cultura china. Eso sí, intenta fiarte de tus instintos. Si ves que el lugar está vacío y que el sitio no tiene pinta de higiénico, no dudes en salir corriendo. Puedes preguntar en la oficina de turismo, o a la gente local de ahí. Seguro que te sabrán recomendar sitios de lo más curiosos que no están en las guías.

La gastronomía china se caracteriza por un ingrediente básico en su dieta. El arroz. Eso sí, hay mil formas de hacer el arroz, así que las posibilidades son casi infinitas en cuanto se refiere a este ingrediente. Y por otro lado, también es habitual en la dieta china, la ingesta de verduras. Así, que las combinaciones entre estos dos elementos son muy frecuentes en todos los platos chinos. Así, podemos encontrar desde arroz con bambú, pasando por arroz con setas, hasta arroz con col. Pero hablemos de platos en concreto, muy apartados de estas modalidades.

Una de las cosas más populares son los dim sum. Seguro que te suena el nombre, ¿verdad? Se trata de una especie de bocadillo que se suele comer como tentempié, porque es de lo más ligero. Están rellenos de todo tipo, desde huevo, hasta algas. También los hay de vegetales y de carne. Se suele comer como aperitivo, o con un té para merendar. Es una comida de todo tipo, liviana, y que, como el pan, te puede llenar hasta la saciedad si comes mucho. Así que cuidado con ello, que no te impida probar otros platos igual de apetitosos.

Un plato que hay que probar es la sopa de aleta de tiburón. Es un nombre muy exótico, y sincero, pues está hecho, como no podía ser de otra forma, por aleta de tiburón. Aún así, es muy controvertido, porque los pescadores solo utilizan la aleta de tiburón, y no aprovechan nada más del cuerpo, así que se vuelve a tirar al mar, una vez ya muerto. Son pocos los que sobrevive, por no decir ninguno.

Así que si quieres probar algo distinto, prueba el Zong. Es un plato muy sencillo, que consiste en arroz glutinoso envuelto en hojas de bambú, y que se hierve o se cocina al vapor. Una verdadera delicia.

En lo alto de la colina de Ming, en el extremo norte del río Yangtze en China, se encuentra Fengdu, la “ciudad fantasma”. Se trata de un lugar misterioso que atrae a turistas de todo el mundo pero sobre todo a ciudadanos de otras regiones del país. Y es que este lugar es el sitio perfecto para aprenderlo todo sobre la cultura china de los fantasmas y el Más Allá.

La ciudad fue fundada hace dos mil años, durante la época de la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.), cuando dos funcionarios del emperador, Yin y Wang, decidieron huir de la corte y vivir sus vidas en este apartado rincón. Nadie sabe cómo pero estos hombres hallaron el secreto de la inmortalidad, así que es muy probable que todavía estén por ahí, confundidos entre la gente, mientras visitamos Fengdu.

hrc chongqing fengdu ghost La ciudad fantasma de Fengdu

La mayoría de los lugares más famosos de esta ciudad de los fantasmas tienen nombres que hacen referencia a la otra vida: la Última mirada al Hogar, el Puente de No hay Nada que Hacer, el Pasaje del Fantasma Torturado… Por todas partes encontramos escalofriantes estatuas y otras representaciones artísticas de fantasmas y demonios. –

Pero sin duda el elemento más espectacular que encontramos en Fengdu es la cara del gigante que se deja entrever entre la vegetación de la montaña- Es “el fantasma del rey” y figura en el Libro Guinness de los Records como la mayor escultura tallada en una roca. Con sus 138 metros de altura y sus 217 metros de ancho, es visible desde casi cualquier punto de la ciudad.

La aldea de Guoliang en China tenía un problema. Localizado en lo alto de las montañas de Taihang en la provincia de Henan, el único acceso que esta aldea tenía con la civilización eran unas estrechas y peligrosísimas escaleras incrustadas en la ladera de la montaña llamada “escalera cielo”.

Me gusta encontrar lugares recónditos y con cierta particularidad, y sin duda el túnel excavado a mano en la falda de una montaña cercana a esta aldea China, merece una atención especial.

La historia de la construcción de este peculiar túnel es admirable. Durante varios años, los 350 habitantes de este lugar aislado suplicaron al gobierno chino por una carretera para conectarlos con el mundo exterior. Sus súplicas cayeron en saco roto. Ante esta situación y sin inmutarse, decidieron que si nadie movía un dedo por ayudarles, lo harían ellos mismos.

La gente de Guoliang enviaron a 13 de sus trabajadores más fuertes. El equipo de hombres, sin un solo ingeniero entre ellos, se pusieron a tallar centímetro a centímetro una carretera incrustada en la roca, utilizando nada más que herramientas manuales, su paciencia y determinación.

En 1977, 5 años después de comenzar su tarea colosal, los aldeanos habían logrado hacer un túnel de unos 4,8 metros de alto y 4,2 de ancho. La hazaña es sin duda memorable, pero logicamente la seguridad de la construcción deja mucho que desear. En su construcción murieron varios aldeanos.

El túnel se ha llegado a convertir en una atracción turística. Algo que además de sorprender a los lugareños, en un primer momento les causa cierta molestia. Ahora al menos aprovechan el tirón para ingresar algo de dinero. Ojalá el gobierno chino reaccione y construya un camino seguro.

El  pueblo Dong es una más de las 56 minorías étnicas que habitan y sobreviven en China. Los Dong viven en aldeas dispersas en las provincias de Hunan, Hubei, Guizhou y Guangxi, en el sur del país. Son famosos por su tradicional dulce de arroz y por sus asombrosos conocimientos de carpintería. Grandes y prestigiosos constructores como demuestran los llamados “puentes del viento y la lluvia”, magníficas estructuras utilizadas como lugar para reunión, relax, diversión e intercambio de ideas.

Estos puentes están normalmente compuestos por la propia estructura de paso además de una torre y un gran pabellón; sobra decir que el principal material de construcción es la madera. A ambos lados hay barandillas y bancos que proporcionan un área de descanso para los transeúntes bajo el pasillo cubierto. Los aleros, torres y pabellones están decorados con dragones tallados. En definitiva, un conjunto magnífico.

chengyang bridge 55 Los Puentes del pueblo Dong, en China

Sin necesidad de clavos ni grapas metálicas que sujeten la estructura, los hábiles Dong recurrieron a empalmes de surco para encajar este rompecabezas. Puede parecer algo endeble pero en realidad el sistema es muy resistente y sólido.

El más famoso de estos puentes es el Puente de Chengyang, en Guangxi. Fue construido en 1916 y sigue siendo el mejor ejemplo de la solvencia del trabajo de los Dong. Consta de dos plataformas (una para cada extremo del puente), 3 muelles, 19 pabellones, varias terrazas y tres plantas de altura. Sus medidas son: 64,4 metros de largo por 3,4 metros de ancho y 10,6 metros de altura.

Rodeado por bosques té y verdes colinas, se trata de un encantador puente que atrae a muchos visitantes cada día.

Kangbashi: La ciudad china fantasma

En China suceden cosas inverosímiles, y lo acontencido en la ciudad de Kangbashi es un ejemplo de ello. Esta mole arquitectónica estaba destinada a ser un supuesto nuevo centro neurálgico de la economía mundial, en la localidad china de Ordos.

Sin embargo la realidad es otra y la ciudad en cuestión está practicamente vacía y ya se la denomina la ciudad fantasma. Sin embargo y esto es lo más curioso, continúa considerándose uno de los lugares más prósperas del mundo gracias al sector inmobiliario y su ricqueza en carbón y gas.

La ciudad fue construída a marchas forzadas en cinco años. Esta inundada de obras arquitectónicas prominentes y lujosos apartamentos. La paradoja es que la ciudad continíua, como ya adelanté, siendo considerada una ciudad próspera.

Se calcula que apróximadamente el ochenta por ciento de las viviendas se han vendido, pero los compradores o futuros residentes, esperan a que haya colegios y hospitales antes de mudarse. Los centros administrativos, edificios de Gobierno, museos, teatros, dentro de deportes están listos para cuando haya residentes.

El efecto de pasear por las calles de esta ciudad desierta es desolador. La urbe fue diseñada para albergar a un millón de personas y tan sólo vivien unos cuantos vecinos. Imagino que uno se siente como si fuera el único superviviente de un ataque alienigena al planeta.

El caso de Kangbashi es un ejemplo de un modelo económico destructivo obsesionado con el crecimiento sin tener en cuenta la sostenibilidad.

Los próximos años pueden ofrecer nuevas historias de ciudades deshabitadas. Desequilibrios que sin duda nos pueden hacer reflexionar.

Excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

La Gran Muralla china se empezó a construir hace más de 2000 años durante la dinastía Qin, bajo el reinado del emperador Qin Shi Guan. Empezó siendo diferentes murallas construidas por varios reinos independientes para frenar los ataques de los nómadas del norte. Sin embargo, con el tiempo acabaron uniéndose en una única y gran muralla cuya construcción requirió de cientos de miles de trabajadores, la mayoría prisioneros políticos. Tras diez años de penosos trabajos forzados bajo las órdenes del general Meng Tian, acabó erigiéndose como una de las estructuras militares más imponentes de la historia de la humanidad.

Gran Muralla Mutianyu 01 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

El teleférico y el tobogán

En Pekín, casi todos los hostales y hoteles organizan excursiones a la Gran Muralla. Los tramos visitables son los de Badaling, Mutianyu y Simatai. El primero es el más turístico por ser el más cercano a la capital y el de Simatai estaba cerrado por restauración cuando viajamos a China, pero vimos que volvía a abrirse a partir del 1 de octubre de 2013. Existen dos tramos más en Jinshali  y Julongwan, pero son visitas que exigen una forma física muy buena.

Gran Muralla Mutianyu Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Así pues, fuimos al de Mutianyu. Vimos una excursión que incluía desayuno, comida y visita a las tumbas Qin por 390 yuanes, pero para ahorrar un poco decidimos hacerlo solos. Para ello hay que ir hasta la estación de metro de Dongzhimen y de allí hasta el Transfer Bus Hall, donde se halla la estación de autobuses. El autobús número 916 sale cada 5 minutos y tras una hora de trayecto aproximadamente te deja en el pueblo de Huairo. Una vez allí, hay que buscar un taxista que te lleve los 17 kilómetros que hay hasta la Gran Muralla.

Es día quiso que nos cruzáramos con el señor Wan, conductor de autobuses urbanos de Pekín que decidió sacarse un sobresueldo con nosotros. Cuando subimos al autobús en Pekín se hizo el amable: nos contó que ese era el bus para ir a Mutianyu y luego, en medio de la nada en Huairo, nos dijo que teníamos que bajar en esa parada, justamente donde él tenía aparcado estratégicamente su coche. Obviamente, lo que quería era llevarnos hasta la Gran Muralla por el módico precio de 160 yuanes los dos. Tras negociar un poco, y viendo que quizás allí no encontraríamos a nadie que nos llevara, acordamos que le pagaríamos 60 yuanes. Mi consejo es que por mucho que os digan, no os bajéis hasta la última parada, la de la estación de autobuses. Allí encontraréis más taxistas y podréis negociar un precio mejor.

Gran Muralla Mutianyu 06 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

¡¡¡Ufff!!! ¡Qué calor!

A pesar de que el tramo de Mutianyu parece ser menos turístico que el de Badaling, está todo muy bien organizado. La entrada cuesta 45 yuanes y a la muralla se puede subir andando, o subir y bajar en teleférico. Otra opción, que fue la que nosotros elegimos, fue subir en telesilla y bajar a toda pastilla con un trineo con ruedas por un tobogán kilométrico por 80 yuanes. Sí, bajar de la Gran Muralla en un patinete por un tobogán. Me costó asimilar la idea porque apenas podía creerlo y hasta llegué a pensar que estaba mal escrito en el rótulo de la taquilla, pero no. Solo a los chinos se les puede ocurrir montar un tobogán para bajar desde lo más alto de la Gran Muralla china.

Gran Muralla Mutianyu 07 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Esa sección de la Gran Muralla en Mutianyu tiene tres kilómetros de largo visitables e incluye 26 torres de vigía de la dinastía Ming. Se puede recorrer de punta a punta en una hora, aunque hay algunos tramos donde la pendiente es un poco complicada. Sea como sea, es espectacular ver esa obra faraónica. Aquel día nos acompañó la misma «calima» o contaminación que en Pekín y la silueta sinuosa de la muralla se iba difuminando en la lejanía tras varias capas de aire húmedo y contaminación. Fue una pena no disfrutar de un día claro para poder divisarla bien, pero aun así fue alucinante.

La muralla nunca llegó a usarse como línea de defensa impenetrable, aunque como dijo Genhis Khan: «La fortaleza de una muralla depende de la valentía de quienes la defienden». Aun así, funcionó muy bien como carretera elevada para transportar a personas y a equipos por un terreno tan montañoso. Además, la Gran Muralla contaba con un sistema de almenaras que servía para informar a la capital sobre los movimientos del enemigo.

Gran Muralla Mutianyu 04 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Tras ir muralla arriba y muralla abajo y perder todo el líquido del cuerpo en forma de sudor pegajoso, decidimos volver bajando por el tobogán. Es una frikada máxima, pero fue divertidísimo. La única pega es que dos patinetes por delante nuestro había turistas que iban en plan «Paseando a Miss Daisy». Y como iban muy lentos y frenaban cada dos por tres, acabaron creando un atasco en el tobogán, pero aun así fue muy divertido.

La guía Lonely Planet dice que no hay autobús que vaya desde Huairou hasta Mutianyu. Pero sí lo hay, es el 867 (16 yuanes). No tengo los horarios de salida desde Huairou, pero sí los de regreso: a las 14h y a las 16h. De todas formas, ese día, no se sabe bien por qué, no pasó el autobús. Los taxistas decían que era porque había obras en una carretera, pero claro, igual lo decían para que fuéramos en taxi. En la parada de autobús nos encontramos con una pareja formada por un español y una italiana que llevaban desde las 13:30 esperando el autobús de las 14h y eran casi las 15h y seguía sin aparecer. Al final, acordamos bajar los cuatro con un taxi por 50 yuanes en total. A nosotros nos salía más barato que el autobús y el taxista ganaba 50 yuanes, así que todos contentos. El taxista nos dejó en la estación donde paraba el 916 de camino a Pekín y una hora más tarde volvíamos a estar en la estación de autobuses de Donzhimen. Por cierto, esta pareja nos contó que ellos también se habían topado con otro señor que les había hecho bajar antes de tiempo y que al final los había llevado a la muralla por 50 yuanes. Hay que ir con cuidado con los oportunistas.

Gran Muralla Mutianyu 11 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Paramos a comer algo en una zona de restaurantes muy atractivos de la estación Donzhimen donde puedes configurar tu sopa de fideos a tu gusto. Luego nos encaminamos al Templo del Cielo. Al contrario que el autobús, el sistema de metro de Pekín es muy rápido, cómodo y tiene aire acondicionado. Sin embargo, para llegar a algunos puntos hay que hacer varios transbordos y te comes unos pasillos larguísimos con muchas escaleras.

Gran Muralla Mutianyu 03 Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Finalmente llegamos al Templo del Cielo 30 minutos antes de la hora de cierre, así que compramos la entrada que solo incluye el acceso al parque (15 yuanes, la completa son 35). El parque que rodea el Templo del Cielo es inmenso, tiene entradas situadas estratégicamente en los puntos cardinales y todos sus elementos están en sintonía con los astros. En el parque suelen verse a centenares de personas practicando deporte, jugando a cartas, bailando… Como llegamos tarde, no pudimos acceder a los templos, así que tras dar un paseo nos marchamos y decidimos volver otro día con más tiempo.

Bol de fideos Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Justo delante de una de las puertas está el Mercado de la Perla, un centro comercial lleno de pequeñas tiendas destinadas principalmente a turistas. Allí se pueden comprar todo tipo de recuerdos e imitaciones, aunque hay que hacer un buen uso del arte del regateo para no salir escaldado, un poco como los típicos emporios de la India.

Templo del Cielo  Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Templo del Cielo

Más tarde, mientras comentábamos todo lo que habíamos visto ese día, caímos en la cuenta de que la Gran Muralla era la sexta nueva maravilla del mundo que hemos visitado. Solo nos queda visitar el Cristo Redentor en Río de Janeiro. Una buena idea para viajar a China o visitar cualquiera de las otra seis maravillas del mundo, es buscar buenas tarifas aéreas en ww.vuelo24.es.

Mercado perla pekin Día 3: excursión desde Pekín a la Gran Muralla china en Mutianyu

Mercado de la Perla

Ese era nuestro último día en Pekín, ya que al día siguiente íbamos a empezar nuestra ruta por China. Al día siguiente nos íbamos a Datong. En la siguiente entrada podréis leer todo lo que nos pasó en esa población del interior.

Los arqueólogos han hallado un grupo de antiguas tumbas de la dinastía Song en un área de construcción de Xiangyang en la Provincia de Hubei, en el centro de China. Los expertos han enfatizado el buen estado de conservación de una de estas tumbas.

tumba dinastia song china

En total se trata de nueve tumbas, de las que destaca una que contenía una cámara de ladrillo. Según los investigadores, podría pertenecer a un noble de la Dinastía del norte Song, hace cerca de 900 años.

“Nunca hemos visto una tumba con una torre de ladrillo tan espectacular, así que pensamos que debe pertenecer a un oficial de alto rango” especula Tian Guiping, del Instituto de Hubei de Arqueología y Reliquias Culturales.

Desde fuera la tumba parece una gran casa porque consta de una torre a la entrada y un pasillo que lleva a la cámara, dentro de la cual se encuentra patrones de diversos colores y paredes de ladrillo cubiertas con grabados.

Hallada la tumba de una mujer política del s. VII en China

Los arqueólogos han descubierto la tumba de una mujer política muy poderosa en la China del siglo VII. Shangguan Wan´er vivió desde el 664 a 710 en la Dinastía Tang y fue una mujer de confianza de la primera embajadora Wu Zetian. Ella se casó con el hijo de Wu al mismo tiempo que tuvo relaciones con el amante de la mandataria y su sobrino.

Tras una serie de asesinatos, y amoríos ocurridos en la dinastía, el marido de Shangguan, Li Xian se convirtió en emperador, y luego fue asesinado por su mujer, que le arrebató el poder.  Más adelante, Li Longji asesinó a ésta y a Shangguan Wan´er.

El yacimiento fue hallado cerca del aeropuerto en Xianyang en la provincia de Shaanxi y confirmado a través de una inscripción, según informa la Radio Internacional de China en su página oficial.

Las imágenes muestran excavaciones profundas en tierra de color ocre, con pasillos arqueados y caballos de cerámica.

“El hallazgo de la tumba con el epitafio tiene mucha importancia en el estudio de la dinastía Tang”, declaró China Daily.

La tumba ha sufrido un gran deterioro, lo que indica que se produjo una “destrucción organizada y a gran escala”, comentó el investigador Geng Qinggang. “No se han hallado tesoros de oro ni plata, ni huesos enteros”, concluyó el investigador.

Viajando a la provincia china de Guangdong podremos conocer la pequeña ciudad de Kaiping, que desde el año 2007 se ha convertido en un destino turístico cultural, gracias a que sus característicos fuertes han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

fuertes de Kaiping China

Kaiping está ubicada a unos 122 kilómetros de Guangzhou, capital provincial, y a orillas del Delta del Rio Perla.

Los Fuertes de Kaiping, son en realidad casas fortificadas que fueron construidas de esa manera para proteger a los residentes de los bandidos y de las inundaciones, durante la época en que muchos chinos salían al extranjero.

Así fueron apareciendo en los finales de la Dinastía Ming, este tipo de construcciones levantadas en piedra, o adobe, ladrillo u hormigón, para servir al tiempo como residencia y como protección frente a los ataques de los bandidos, y se hacían prósperos con el desarrollo de la cultura de chinos de ultramar en los principios del siglo XX.

Lo más característico de los fuertes son las decoraciones en la parte más alta de la construcción, que combinan los estilos arquitectos tradicional de China y los de los países de residencia de los chinos de ultramar en todo el mundo. Se descubren decenas estilos, tales como jardín antiguo de China, estilo a villa, estilo romano, estilo medio-oriental, estilo de los Estados Unidos, estilo inglés, estilo de los castillos de Alemania y estilo a las iglesias, etc.

Los edificios son de tres clases:

– Torres comunales, construidas conjuntamente por varias familias y utilizadas como refugios temporales

– Torres residenciales construidas por familias pudientes y utilizadas como viviendas fortificadas

– Torres vigías construidas con piedra, adobe, ladrillo u hormigón.

Así, los fuertes de Kaiping también denominados “diaolou”, que se armonizan perfectamente con el paisaje circundante, son un fiel testimonio del floreciente periodo final de una tradición arquitectónica local surgida en la época de los Ming como reacción al bandolerismo reinante en la región.

Aunque China tiene una enorme cantidad de sitios turísticos interesantes, uno de los que nunca podemos dejar de destacar, sobre todo por el crecimiento que viene teniendo en los últimos tiempos, es la ciudad de Langzhong, donde recientemente se ha llevado a cabo el Festival Internacional de Cultura y Turismo de Sichuán 2013.

Lo primero que llama la atención a simple vista de esta localidad, es que junto con Lijiang, Pingyao y Shexian, está considerada como una de las cuatro que forma parte del conjunto de sitios mejor conservados culturalmente de China. Eso se debe en buena parte a sus edificios y murallas, muchas de las cuales están exactamente igual que hace cientos de años.

Además, hay que pensar que se trata de una de las ciudades que más viene trabajando en la promoción del Feng Shui como forma de vida en relación a la armonía con el medio ambiente. Esto se debe, en parte también, a que la localidad se encuentra en una especie de forma de herradura gracias a su posición geográfica con respecto al río Jialing por uno de sus lados, y las montañas que la ubican en una especie de valle interior.

Con más de 2.300 años de antigüedad en cuanto a su historia ya como ciudad definitivamente constituida, destacan sobre todo sus calles paralelas y perpendiculares repletas de tiendas, templos y mansiones, que se han ido formando con el paso del tiempo, dando lugar a uno de los destinos turísticos chinos de más manifiesto crecimiento en el pasado lustro.

El festival anteriormente mencionado de este año, fue tomado por los pobladores locales como la excusa perfecta para mostrar al mundo la enorme recuperación experimentada por la ciudad luego del terremoto tan terrible sufrido en 2008, y nuestra recomendación es que si quieres conocer algo más en China que Shangai y Beijing, apuestes siempre por la localidad de Langzhong.

La isla de Gulanyu en la provincia china de Pujian es conocida como la “isla del piano”, por lo que parece el lugar ideal para levantar el único museo del país dedicada exclusivamente a este instrumento. Aun antes de visitarlo ya tenemos una vaga idea del contenido ya que los constructores quisieron darle una estética que nos hiciera recordar a un piano. Con poca fortuna, dicho sea de paso.

¿Por qué se la llama la Isla del Piano? Simplemente por la gran afición de sus gentes por este instrumento. Y tal es la afición que un antiguo nativo de la isla, que viviera en el exterior, Hu Youyi, eligió su pueblo natal para construir este museo que alberga su colección privada. En ella podemos hacer un recorrido por 200 años de la historia y la evolución del piano gracias a un gran numero de piezas de todo tipo y valor.

La colección cuenta con mas de 100 pianos en exposición, provenientes de Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Austria y Francia. Se incluyen nombres tan famosos como Steinwat and Sons pianos, construidos en Estados Unidos a principios del siglo XIX. También encontramos en este museo al piano vertical mas antiguo del mundo.

La visita es acompañada por melodías de algunas de las obras maestras mas bellas creadas para este instrument y pueden verse partituras originales así como vídeos con algunas representaciones de pianistas famosos. La piezas mas valiosas de esta colección, según el propio propietario, es un piano cubierto en oro, un órgano manual y un antiguo piano de 8 pedales.

El museo abrió sus puertas en el año 2000 exhibiendo el piano mas antiguo de la colección: diseñado por Muzio Clementi, en 1801, una pieza muy rara ya que son muy escasas las piezas diseñadas por un pianista profesional. Puede visitarse dentro del Jardín Shuzhuang en la isla de Gulanyu.


 

Ruta en China

El Tibet es un destino que siempre ha estado de moda. Y supongo que, el hecho de visitar un destino al que muchos famosos van de vez en cuando (aunque no sé si podrás ver a algún famoso cuando vayas tú) también importa y da más importancia al hecho de visitar el Tibet.

El Tibet también es conocido como “el techo del mundo” y es que, entrar en el Tibet, es entrar en una cultura muy diferente, quizás envuelta en un aura de misterio y leyendas que se quedaría corta con sólo palabras.

Del Tibet destacamos, dejando a un margen el hecho de monumentos, escultura y demás, las creencias y costumbres que allí se encuentran y lo cerrada que está la zona para que nada perturbe la paz que allí hay.

De hecho, el Monasterio Palkhor, donde está el Dalai Lama, es uno de los monasterios más vigilados que hay, porque se utiliza para la meditación y la paz espiritual, no para otras cosas.

También destacables, siempre que tengas una buena condición física, son los Montes Kailash y el Monte Everest, aunque, como decimos, hay que ir con cautela en ellos.

Día 01 EUROPA – Pekín
(Parte del dia y noche anterior en vuelos, según horarios y cia confirmada ) . Llegada a Pekín – el centro político y cultural de la nación más poblada del mundo. Asistencia y traslado al hotel.

Día 02 Pekín
Desayuno en el hotel. Visita que incluye Plaza Tian An Men – la Plaza pública más grande del mundo; Ciudad Prohibida – con el Museo del Palacio conteniendo multitud de tesoros preciosos donde dos docenas de emperadores vivieron desde el siglo Quince hasta principios del siglo Veinte. Caminata en el bello Palacio de Verano. Visite una fábrica cultivadora de perlas antes del Palacio de Verano. Calle de Antigüedades. Comida en restaurante local China

Día 03 Pekín
Desayuno en el hotel. Excursión a la Gran Muralla – se dice ser la única estructura hecha por el hombre que es visible desde la Luna-expandiéndose a través de China por alrededor de 4,000 millas; Templo del Cielo. La última parada del día es un taller de manufactura de la especialidad más típica de Pekín, la Fábrica Cloisonnet Comida China local.

Día 04 Pekín – Xian
Desayuno en el hotel. Vuelo a Xian – Capital de 11 dinastías feudales. Visita a la Gran Mezquita. Traslado al hotel y alojamiento.

Día 05 Xian
Desayuno en el hotel. Visita a Guerreros y Caballos de TerraCota en formación de batalla, la octava maravilla del mundo, resguardando la Tumba del Emperador Qin Shi Huang, el primer emperador feudal y Museo Histórico. Recomendamos cenar y espectáculo de Canto y Baile de la Dinastía Tang.

DIA 06 XIAN CHENGDU
Después del desayuno visite la Muralla de la Ciudad Antigüa. VUELO A CHENGDU Llegada a Chengdu y traslado al Hotel Sheraton,.Visita panoramica de la ciudad.

DIA 07- CHENGDU/ LHASA
Por la madrugada traslado out .Vuelo Chengdu-Lhasa y traslado al Hotel Lhasa. Almuerzo en el mismo hotel. Por la tarde, descanso.

DIA 08- LHASA
Visita al Potala, al Monasterio de Jokhang y calle Barknor. Almuerzo en hotel.

DIA 09- LHASA
Visita a los Monasterios de Drepung,de Sera y Palacio Norbulink. Almuerzo en hotel.

DIA 10¨ LHASA-CHENGDU-GUILIN
Traslado al Aeropuerto para tomar el vuelo LHASA-CHENGDU-GUILIN.

DIA 11 Guilin
Desayuno y Crucero de día entero por Río Li con comida a bordo. Maravíllese en la Cueva “ la Flauta Roja “.

Día 12 Guilin – Hangzhou
Desayuno en el hotel y visita a la Gruta de la Flauta de Caña, a la hora previsto traslado para tomar vuelo hacia Hangzhou. Traslado al hotel y tiempo libre para pasear por las orillas de unos de los LAGOS mas romanticos del mundo el LAGO del OESTE..Cena y alojamiento.

Dia 13 – Hangzhou
Desayuno en el hotel y paseo en barco por el lago del Oeste, pasando por el Puerto floridota “ isla “ de San Tan Yin Yue, e Templo del ALMA Escondida, y a la PAGODA DE LAS 6 Armonias. y plantaciones de té Almuerzo en restaunte local.

Dia 14 – Hangzhou – Suzhou
Traslado a la estacion para tomar el tren . A la llegada asistencia y acomodación en el hotel. Almuerzo en rest. local. Visita al Jardin del Mestro Pescador , y al Jardin LIUYUAN. Alojamiento

DIA 15 Suzhou / Shanghai
Desayuno americano en hotel. Visita Colina Trompa de Elefante. Vuelo a Shanghai, visita del Bund y el malecón.

Día16 Shanghai
Desayuno americano. Día libre.

Día 17 Shanghai – EUROPA
Desayuno y a la hora prevista, traslado al aeropuerto para vuelos de regreso. Noche en vuelo.

Dia 18 Llegada según horarios confirmados y ciudades de salida

Incluido:
Vuelos base cia Finnair / Lh / Swiss/ AF ( otras cias a consultar )
· Hoteles con desayunos buffet
· Todos los traslados y asisitencias en servicios privados
· Guia de español ( ex cepto en Chengdu y Lhasa )
· Media Pensión Excepoto dia de llegada y salida
· 14 almuerzo locales
· 1 Cena especial de Pato laqueado en Pekín
· Show de Acrobacia
· Todos los vuelos internosç
· Billetes de Ffcc.. en 1º clase
· Permisos de acceso al Tibet

 

 


Huangluo, China

En todo el mundo las mujeres están preocupadas por tener un pelo bonito, pero para las damas de la etnia Yao Huangluo, en China, se trata de algo más. El pelo es su posesión más preciada, un tesoro que cuidan durante toda su vida, dejándolo crecer hasta el día de su muerte.

Al igual que muchos otros pueblos chinos, los Hunagluo conservan un montón de antiguas tradiciones y entre ellas la que despierta más curiosidad entre los turistas es la de la obsesión de las mujeres con el pelo largo. De hecho, el Libro Guinness de los récords les cataloga como ”el pueblo con el pelo más largo del mundo”.

La longitud media del pelo de las 120 mujeres que viven en Huangluo es de 1,7 metros, aunque los más largos pueden superar los 2,1 metros. Hasta hace solo unos años, ninguna mujer podía mostrar su cabellera suelta delante de nadie, excepto su marido y sus hijos.

Durante el verano las mujeres acuden al río para lavar su cabello a la manera tradicional, aunque manteniéndolo siempre oculto a las miradas de los curiosos con un gran pañuelo azul. Una de las tradiciones más peculiares (afortunadamente ya en desuso) consistía en que si alguien por casualidad veía el pelo suelto de una mujer Huangluo estaba obligado a pasar tres años con su familia.

Hoy corren otros tiempos y las chicas y mujeres muestran con orgullo y peinan su cabello negro como el azabache en público, sin preocuparse por las consecuencias. ¡Si sus abuelas las vieran!

Viajes a China

Ofertas a China


 

La Playa Roja de China

En la ciudad de Panjin ubicada en la provincia de Liaoning, República Popular China, hay un sitio muy particular que llama la atención tanto de visitantes locales como el turismo extranjero. Se trata de la Playa Roja de Panjin, Red Beach, que es un pantanal de unos 100 km cuadrados cubiertos con un tipo de hierba, que cada otoño se vuelve roja.

El espectacular color rojo que allí se puede apreciar proviene de un tipo de hierba que puede crecer en suelos salinos y alcalinos, y crea este maravilloso paisaje de los humedales que se ha convertido en toda una zona turística.

En este increíble ambiente natural también se pueden observar diversos tipos de aves exóticas que viven allí. Al ser un punto turístico posee un largo puente construido sobre el lecho de juncos para una mejor visión de la alfombra de color rojo extendido por la playa.

Viajes a China

Ofertas a China

Viajes desde Granada a China


Ningxia, China

La Región Autónoma Hui de Ningxia (chino simplificado: 宁夏回族自治区, chino tradicional: 寧夏回族自治區, pinyin: Níngxià Huí Zú Zìzhìqū, transcripción antigua: Ningsia) es una Región autónoma de China (las regiones autónomas tienen rango similar al provincial pero se caracterizan por estar asociadas a grupos étnicos minoritarios y a mayor autonomía). Está situada al oeste de la meseta de loes, en el curso superior del río Amarillo. Su capital es Yinchuan.

Limita al norte con la región autónoma de Mongolia Interior, al este con la provincia de Shaanxi y al sur con la de Gansu. Su extensión es de 66.400 km² y su población de casi seis millones de habitantes (2003).

Toda la zona fue incorporada al imperio Qin en el siglo III a. C. y hay evidencias de asentamientos de tiempos de las dinastías Han y Tang. En el siglo XI el imperio Tangut se estableció en la zona, que por aquel entonces correspondía a las afueras del imperio Song. Posteriormente cayó bajo el dominio de los mongoles después de que Gengis Kan conquistara Yinchuan a comienzos del siglo XIII. Al irse perdiendo la influencia mongola la provincia fue ocupada poco a poco por musulmanes provenientes de Turquía, lo que provocaría tensiones entre los han y los hui.

Entre 1914 y 1928 formó parte de la provincia vecina de Gansu. Durante ese periodo, las dos provincias, así como Gansu, fueron gobernadas por un grupo de señores de la guerra llamados “los tres Ma del noroeste” (西北三马, 西北三馬, xīběi sān mâ). En 1958 se transformó oficialmente en Región Autónoma. En 1969 le fueron incorporadas algunas zonas de la región autónoma vecina de Mongolia Interior pero en 1979 se deshicieron estos cambios.

En Ningxia se habla un dialecto del grupo de los dialectos occidentales de Gansu y Qinghai conocidos como mandarín lanyin.

El principal destino turístico de la zona son las famosas tumbas de la dinastía Xia Occidental, situadas a treinta kilómetros de Yinchuan y donde están enterrados nueve emperadores amén de existir otras 200 tumbas.

Otros puntos importantes son las montañas Helan, cuya cima más alta alcanza los 3.556 metros de altura; las 108 estupas de la época de la dinastía Yuan; las pagodas gemelas de Baisikou, una de 13 pisos y otra de 14 y la semidesértica de Shapotou.

Viajar a Ningxia, China


Xinjiang, China

La Región Autónoma Uigur de Sinkiang (en uigur شىنجاڭ ئۇيغۇر ئاپتونوم رايونى, chino 新疆维吾尔自治区, kazajo Шинжәң Ұйғыр аутономиялық ауданы ) es una subdivisión administrativa de la República Popular China (las regiones autónomas tienen rango similar al provincial pero se caracterizan por estar asociadas a grupos étnicos minoritarios) cuya capital es Urumchi. Se le concedió la categoría de región autónoma el 1 de octubre de 1955.

El topónimo mandarín Xinjiang y su equivalente manchú Ice Jecen significan literalmente “Nueva Frontera”, nombre dado a la región durante la dinastía Qing, y considerado sinocéntrico por muchos partidarios de su independencia, que prefieren usar nombres históricos o étnicos como Turquestán chino, Turquestán Oriental o Uiguristán.

La lucha entre los Xiongnu y la China Han

A comienzos de la dinastía Han (206 a. C. – 220 d. C.) la región dependía de los Xiongnu, un poderoso pueblo nómada radicado en la actual Mongolia. En el siglo segundo antes de Cristo llegó a la zona Zhang Qian, enviado de los Han, lo que sería el comienzo de varias décadas de enfrentamientos con los xiongnu por el dominio de la región que terminaron con la victoria de los Han. En el año 60 a. C. establecieron el Protectorado de las Regiones Occidentales (西域都護府) en Wulei (烏壘; cerca de la actual Luntai) para supervisar toda la región hasta Pamir.

Durante la usurpación de Wang Mang en China, los estados dependientes del Protectorado se rebelaron y volvieron bajo dominación xiongnu en el año 13 d. C. Durante el siguiente siglo, los Han enviaron varias expediciones a la región, restableciendo el Protectorado durante los periodos 74-76 d. C., 91-107 d. C. y desde el 123 d. C. en adelante. Tras la caída de la dinastía Han (220 d. C.), el protectorado se mantuvo bajo la dinastía Wei y la dinastía Jin Occidental.

[editar]Una sucesión de pueblos

La dinastía Jin Occidental sucumbió ante las sucesivas oleadas invasoras de los nómadas del norte a comienzos del siglo IV. Los siguientes reinos que gobernaron el noroeste de China, Liang Anteriores, Qin Anteriores, Liang Posteriores y Liang Occidentales, intentaron mantener el Protectorado con distinto éxito. Tras la reunificación final del norte de China bajo la dinastía Wei del Norte, el Protectorado abarcaba el tercio suroriental de la actual Sinkiang. Estados locales como Shule, Yutian, Guizi y Qiemo controlaban la mitad occidental, mientras que la zona central en torno a Turpan estaba controlada por los Gaochang, descendientes de los Liang Norteños que un día gobernaran parte de lo que ahora es la provincia de Gansu.

[editar]El Imperio turco

A finales del siglo V los Tuyuhun y los Rouran empezaron a invadir la región y a hacer valer su poder en las zonas sur y norte de Sinkiang, respectivamente, y el Protectorado chino desapareció una vez más. En el siglo VI, los turcos comenzaron a aparecer en la región de Altai como vasallos de los Rouran, a los que un siglo después derrotarían, estableciendo un vasto imperio que se extendía por la mayor parte de Asia Central, más allá del Mar de Aral por el oeste y del Lago Baikal por el este. En 583 d. C. el Imperio Turco se dividió en dos mitades, la occidental y la oriental, quedando Sinkiang en la mitad occidental. En 609 d. C., bajo la dinastía Sui, China venció a los Tuyuhun, tomando el control de la zona suroriental de Sinkiang.

La dinastía Tang y los kanatos

Lago Tianchi

La dinastía Tang, establecida en 618, fue una de las más expansionistas de la historia china. A partir del año 620 envió una serie de expediciones contra los turcos, forzando la rendición de los turcos occidentales en 657. Sinkiang fue puesto bajo el Protectorado Anxi (安西都護府; “Protectorado Pacificador del Oeste”). El Protectorado no sobrevivió al declinar de la dinastía en el siglo VIII. Durante la devastadora Rebelión Anshi, Tíbet invadió la China Tang por un amplio frente que abarcaba desde Sinkiang a Yunnan, saqueando la capital en 763 y tomando control del Sinkiang Meridional al final de la centuria. Al mismo tiempo, el kanato uigur tomó control del Sinkiang Septentrional, como también de una gran parte del Asia Central, incluyendo Mongolia.

Tanto el Tibet como el kanato uigur declinaron a mediados del siglo IX, entrando la zona en una era de fragmentación. El kanato Kara-Khanid controlaba el Sinkiang Occidental durante los siglos X y XI mientras que ramas de los uigures se establecieron en el Sinkiang central en esa misma época. En 1132, lo que quedaba del Imperio Khitan de Manchuria entró en Sinkiang huyendo de los violentos ataques de los Jurchen. Establecieron un régimen en el exilio, el kanato Kara-Khitan, que unificó el actual Sinkiang durante un siglo.

[editar]La llegada de los mongoles

El Imperio mongol de Gengis Kan conquistó Kara-Khitan en 1218. Tras la desintegración del Imperio, Sinkiang fue gobernado por el kanato Chagatai, uno de los estados sucesores del Imperio. En el siglo XV el kanato Chagatai se desintegró en los estados de Gulja, Yarkand y Turfán. En el siglo XVII los dzungar (oiratos, calmucos) establecieron un imperio sobre gran parte de la región. Los calmucos controlaban una vasta región conocida en Occidente como Gran Tartaria del Imperio Calmuco, que se extendía desde la Gran Muralla china hasta el río Don y desde el Himalaya hasta Siberia.

[editar]El Imperio manchú

El Imperio Qing, establecido por los manchúes, tomó control sobre el Sinjiang Oriental tras la derrota de los dzungar en 1697. En 1755, el Imperio manchú atacó Gulja y capturó al kan de los dzungar. En 1759, una rebelión al sur de las montañas Tian fue sofocada y cimentó el poder manchú sobre Sinkiang. Los manchúes establecieron el cuartel general de la zona en Gulja.

A mediados del siglo XIX, el Imperio ruso comenzó a invadir la China Qing por su frontera norte. En 1864 la mayor parte del Sinkiang noroccidental, hasta el lago Baljash, fue cedida al Imperio ruso por el Tratado de Tacheng. Esta zona constituye actualmente parte de Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán. Ese mismo año las rebeliones se sucedieron por todo Sinkiang, incluyendo Kucha, Khotan, Kasghar, Turpan y otras zonas. En la primavera de 1865, Yakub Beg, señor del vecino kanato de Kokand, entró en Sinkiang vía Kashgar y conquistó casi toda la provincia durante los siguientes seis años. En 1871, Rusia se hizo con el valle del río Ili, incluyendo Gulja. Por entonces, China mantenía sólo unos pocos baluartes, incluyendo Tacheng.

El gobierno de Yaqub Beg duró hasta que el General Zuo Zongtang (también conocido como General Tso) reconquistó la región entre 1875 y 1877 para los Qing, que en 1881 recuperaron la región de Gulja. En 1884 se estableció Sinkiang (“Nueva Frontera”) como provincia dentro del sistema político chino.

[editar]Después de la dinastía Qing

En 1912 la dinastía Qing fue reemplazada por la República de China. Yuan Dahua, el gobernador de Sinkiang, reconoció la República en marzo de ese mismo año.

Tras la insurgencia contra el gobernador Yang Zengxin a comienzos de los años treinta, una rebelión en Kashgar llevó al establecimiento de la primera República del Turkestán Oriental en 1933. Sinkiang cayó bajo el control del señor de la guerra Sheng Shicai, que gobernó la provincia durante la siguiente década. Una Segunda República del Turkestán Oriental (también conocida como la Revolución de los Tres Distritos) existió entre 1944 y 1949 con el apoyo de la Unión Soviética en lo que ahora es la Prefectura Autónoma Kazaja en el norte de Sinkiang.

La Segunda República del Turkestán Oriental llegó a su fin cuando el Ejército de Liberación Popular (ELP) entró en Sinkiang en 1949. Según la interpretación habitual en la República Popular China, esta Segunda República era la Revolución de Sinkiang, parte de la Revolución Comunista; la República accedió a ello y dio la bienvenida al ELP, proceso que ahora se conoce como la Liberación Pacífica de Sinkiang. Sin embargo, los defensores de la independencia ven la Segunda República como un esfuerzo por establecer un estado independiente y la entrada del ELP como una invasión. La Región Autónoma se estableció el 11 de octubre de 1955, reemplazando a la Provincia. La primera prueba nuclear de la RPC tuvo lugar el 16 de octubre de 1964 en Lop Nor.

[editar]Las tensiones continúan

Las tensiones continúan en la región debido a las aspiraciones independentistas de los uigures y a lo que Amnistía Internacional y Human Rights Watch describen como represión por parte de la cultura Han. Por el contrario, muchos chinos no Han perciben la política de autonomía étnica de la RPC como discriminatoria contra ellos. Los defensores de la independencia consideran que el gobierno chino sobre Sinkiang es imperialismo chino. Estas tensiones resultan ocasionalmente en graves incidentes y violentos choques, como el Éxodo de los Kazajos de Sinkiang (1962), durante el cual 60.000 refugiados huyeron a la Unión Soviética; los disturbios de la ciudad de Baren (5 de abril de 1990) en los que murieron cincuenta personas; el disturbio de Gulja (5 de febrero de 1997) que tuvo como resultado al menos 9 muertos1 o los autobuses bomba de Ürümqi (25 de febrero de 1997), con 9 muertos y 68 heridos. El 4 de agosto de 2008 murieron al menos 16 personas en Kashgar, supuestamente a manos de grupos separatistas islamistas, según la agencia oficial Xinhua.

En julio de 2009, enfrentamientos interétnicos entre uigures y han causaron casi 160 muertos y más de mil heridos. Las autoridades locales calificaron los disturbios como los peores desde la fundación de la Nueva China, en 1949.

Hace unas semanas, a finales de febrero de 2012, en vísperas de la apertura de la Asamblea Nacional Popular China (parlamento), unos enfrentamientos en la provincia de Yecheng, a medio camino entre Kashgar y Hotan, en la región de Xinjiang, causaban doce muertos. Según la agencia estatal china Xinhua, grupos armados de uigures habían asesinado a diez personas y la policía abatió a dos de los provocadores. La versión de la prensa occidental fue tajante y sumaria, siguiendo el mismo patrón que utiliza en las noticias sobre el Tíbet: así, los uigures, población autóctona de Xinjiang, habrían protagonizado una nueva revuelta a consecuencia de la represión del gobierno chino y en respuesta a la “colonización” del territorio por parte de ciudadanos chinos, en un análisis tan peculiar que, si lo extrapolásemos, llevaría también a considerar “colonos”, por ejemplo, a los andaluces que viven en Madrid o Barcelona. El movimiento islamista uigur, que persigue la independencia, hizo pública desde Alemania (el Congreso Mundial Uigur, WUC, tiene su sede en Munich) su versión de los hechos, achacando las muertes a “enfrentamientos con las fuerzas del orden”… que habían causado siete policías muertos y tres civiles.

No eran los primeros disturbios, ni mucho menos. El 7 de marzo de 2008, la policía china abortó el secuestro de un avión de China Southern Airlines que volaba de Urumqi a Pekín, y el 4 de agosto de 2008, cuatro días antes de la apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, en una calculada acción, dos terroristas atacaron con un camión cargado de explosivos, en Kashgar, a un grupo de guardias fronterizos que estaban haciendo gimnasia: asesinaron a dieciséis guardias e hirieron a otros dieciséis. El 9 de agosto otros terroristas lanzaron ataques con bombas, en Kuqa, cerca de la frontera con Kirguizistán, contra hoteles, comercios y edificios oficiales, que causaron dos muertos. Como si fuera una coincidencia, el presidente norteamericano Bush recibió a Rebiya Kadeer, la principal dirigente del movimiento independentista uigur, en la Casa Blanca en los días previos a los Juegos Olímpicos de Pekín.

Incidentes similares tuvieron lugar durante el verano de 2009, cuando los enfrentamientos en Urumqi causaron ciento noventa y siete muertos y más de ochocientos heridos. Fueron los más graves desde el triunfo de la revolución comunista en 1949 y tuvieron sorprendentes semejanzas con los disturbios de Lhasa, en el Tíbet, del año anterior, con verdaderas cacerías y pogromos para matar a chinos han, en una explosión de fanatismo que sorprendió de nuevo a la sociedad china. El pretexto utilizado por los islamistas fueron los rumores sobre supuestas persecuciones a uigures en la ciudad de Shaoguan, en la provincia de Guangdong (Cantón), a consecuencia de una pelea entre grupos de trabajadores por una agresión sexual, que acabó con dos muertos. Los activistas uigures, y el WUC, propagaron por Internet que la muerte de los dos obreros era una deliberada limpieza étnica contra los uigures, “dirigida por el Partido Comunista Chino”. En un clima de exaltación y de revancha, los disturbios se iniciaron en Urumqi, el domingo 5 de julio, cuando nutridos grupos de islamistas uigures empezaron a atacar a chinos han, a incendiar edificios públicos y destruir instalaciones ciudadanas. El estallido de violencia fue espectacular: fueron incendiados ciento noventa autobuses, varios coches de la policía, y más de doscientos comercios, así como catorce edificios, entre ellos oficinas policiales y un hotel. A consecuencia de los disturbios, la policía detuvo a más de mil cuatrocientos uigures. La presidenta del WUC, Rebiya Kadeer, acusó a las autoridades chinas de haber asesinado a más de cuatrocientos uigures en Urumqi, y a unos cien en Kashgar. Ni en ese momento, ni después, presentó prueba alguna que demostrase la veracidad de sus palabras, pero, para las autoridades chinas fue evidente, una vez más, que Xinjiang representaba un flanco peligroso, útil para presionar al país y crearle problemas políticos, en una zona, Asia central, que ha protagonizado muchos enfrentamientos civiles y que está en la frontera de uno los puntos más conflictivos del planeta.

De nuevo, en el verano de 2011, veinte personas murieron durante los ataques a comisarías de policía y locales públicos en Kashgar y Hotan, y tuvieron lugar algunos otros incidentes aislados, que, sin embargo, no alcanzaron la gravedad de los enfrentamientos de 2009, los más graves de los últimos veinte años, que se desataron en vísperas de las celebraciones del sesenta aniversario de la creación de la República Popular China. También el WUC negó estar detrás de los organizadores de las protestas de 2011, que, para sus portavoces, serían fruto de la desesperación y de la “espontaneidad” de la población. La cuestión es muy preocupante para Pekín. Según el gobierno chino, solamente durante la última década del siglo XX, los grupos uigures violentos protagonizaron más de doscientos atentados terroristas, que causaron ciento sesenta y dos muertos y más de cuatrocientos heridos. En el levantamiento de Yining (una ciudad fronteriza con Kazajastán), en febrero de 1997, los islamistas uigures causaron decenas de muertos.

Xinjiang abarca un territorio de casi dos millones de kilómetros cuadrados, fronterizo con Rusia, al norte; con las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central, al oeste, y con Mongolia al este. La población de la región es de veintidós millones de habitantes, de los cuales unos once son uigures, y, otros tantos, ciudadanos de otras regiones de China (la mayoría, han, pero, también de minorías como kazajos, tayikos, kirguises y uzbecos). La región forma parte de China desde hace siglos, y, aunque ha padecido las convulsiones políticas comunes a toda Asia central, desde los tiempos de la dinastía Qing, ha permanecido bajo el control de Pekín, aunque no por ello han dejado de existir organizaciones que reclaman la independencia. El separatismo uigur está compuesto por un conjunto de grupos muy diversos, algunos de los cuales se han agrupado bajo el manto del WUC, o Congreso Mundial Uigur.

Así, el Congreso Mundial Uigur postula la independencia de la región de Xinjiang, a la que denomina “Turquestán Oriental”, y denuncia que desde 1949 permanece ocupado (“bajo control militar”) por el gobierno comunista de Pekín. El WUC (dirigido por la empresaria residente en Estados Unidos, Rebiya Kadeer) mantiene que Pekín impulsa una política discriminatoria contra los uigures (versión que apoyan organizaciones norteamericanas como Human Rights Watch, HRW) que persigue la asimilación a la cultura china mayoritaria y que desarrolla un “genocidio cultural” contra la población uigur musulmana. Esa abusiva denominación de “genocidio” (utilizada también, y no casualmente, por el gobierno exiliado del Dalai Lama en sus publicaciones para explicar la situación en el Tíbet), juega con el equívoco, por razones de propaganda, porque genocidio es el exterminio de un grupo social por razones políticas, étnicas o religiosas, situación que ni los más feroces detractores del gobierno chino pueden mantener que se da en Xinjiang, y porque, aunque la marginación de la cultura uigur fuese real, ello no justificaría la alusión al “genocidio” que siempre evoca matanzas de dimensiones apocalípticas. En muestra de su nacionalismo excluyente y racial, el WUC mantiene que los ciudadanos originarios de otras regiones de China han “entrado ilegalmente” en Xinjiang, y, como suele suceder con todos los nacionalismos, sus publicaciones seleccionan y utilizan la historia para justificar su proyecto de separación de la actual China, alegando que peligra incluso la existencia de la nación uigur. El mismo recurso utilizado en Tíbet, la supuesta “invasión” china, es jaleado en Xinjiang. Sin embargo, pese a las acusaciones del WUC, el gobierno de Pekín no ha desarrollado una deliberada política de traslado de población han a Xinjiang, y el fenómeno de la emigración interna, común a toda China, que se ha dado también en dirección a Xinjiang, obedece a puras razones económicas y es, sobre todo, espontáneo.

El recurso al terrorismo por parte de algunas organizaciones uigures ha sido una práctica constante durante los últimos años, así como el establecimiento de lazos estrechos entre los servicios secretos norteamericanos y distintos grupos uigures, presentes tanto en el Xinjiang como en el exilio. Organizaciones como el Partido Reformista islámico, la Alianza para la Unidad Nacional del Turquestán oriental, el Partido jihadista uigur y la Organización para la Liberación Uigur son algunas de ellas, así como el Congreso Mundial de la Juventud Uigur y el Congreso Étnico del Turquestán Oriental. Uno de los grupos, el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (MITO; en las siglas inglesas, ETIM) es una organización que mantiene lazos con las oscuras redes de Al Qaeda, y que llegó incluso a ser calificada por el gobierno norteamericano, en 2002, como terrorista, atendiendo a las evidencias presentadas por el gobierno chino… y a la buscada colaboración con Pekín cuando Estados Unidos desarrollaba su despliegue militar en Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. A principios de 2007, fue descubierto un campo de entrenamiento y de fabricación de granadas y explosivos en el Pamir, y es un hecho que algunas redes conectan con la comunidad uigur establecida en el inestable Kirguizistán, una antigua república soviética. En julio de 2010, fueron detenidos en Alemania y Noruega varios miembros del MITO, acusados de terrorismo. Se está produciendo la recomposición y relación de los distintos grupos islamistas, con oscuras conexiones: en 2003, una parte del Movimiento Islámico de Uzbekistán se integró en el MITO y empezó a operar como Partido Islámico del Turkestán. En ello influyen las diferencias y banderías de los distintos grupos, y, como es obvio, la acción de los servicios secretos de potencias con intereses en la zona.

De hecho, la evolución del nacionalismo uigur ha pasado desde el acercamiento a Turquía (los uigures son del mismo origen étnico), pasando por la admiración hacia las repúblicas soviéticas de Asia central fronterizas con Xinjiang, y ha evolucionado en las dos últimas décadas hacia el islamismo más sectario, rigorista y cercano a las oscuras redes de Al Qaeda y de otros grupos semejantes. Algunos núcleos proclamaron la “guerra santa” contra el ateísmo comunista y contra el sistema socialista chino ya en 1990, estimulados por el ejemplo de los muyahidines del vecino Afganistán, cuando, no por casualidad, Washington seguía apoyando a los señores de la guerra muyahidines, tras la retirada soviética de Afganistán en 1989, con el objetivo de derribar al gobierno progresista de Mohammad Najibulá, operación que culminaron gracias a la compra del general Dostum y su paso a la coalición islamista afgana. Las conexiones entre el independentismo uigur con movimientos islamistas y con servicios secretos occidentales y de algunos países islámicos son evidentes, aunque difíciles de demostrar en unas redes tan oscuras y con fidelidades cambiantes. El teniente general italiano, Fabio Mini (que ha sido agregado militar en Pekín, y comandante en jefe de la KFOR en Kosovo), mantiene que los círculos separatistas uigures estaban “parcialmente financiados” por redes islámicas como los talibanes afganos, al tiempo que constataba su influencia minoritaria entre los uigures, afirmando que, con toda probabilidad, si se convocase una consulta sobre la independencia de Xinjiang, la mayoría de la población votaría en contra.

Hoy, la organización uigur más influyente es el WUC. En su origen encontramos a la CIA norteamericana: no es una cuestión de conspiraciones oscuras, y de recurrir al espantajo de la acción estadounidense para explicar los conflictos; simplemente, los servicios secretos hacen su trabajo y son un instrumento muy útil para la acción exterior de las grandes potencias. La CIA trabaja desde los años setenta del siglo XX con los grupos independentistas uigures, estimulando su unidad, aunque no consiguió grandes logros hasta que optó por apoyar a Erkin Alptekin, quien empezó a trabajar como agente para la agencia norteamericana. El WUC fue creado en 2004 por una veintena de organizaciones, como el Congreso Mundial de la Juventud Uigur y el Congreso Étnico de Turquestán Oriental, entre otras, y su primer presidente fue Erkin Alptekin (hijo de Isa Alptekin, un dirigente de la efímera república del Turquestán Oriental creada en 1933, en un pequeño territorio alrededor de Kashgar, aprovechando el caos en que se encontraba inmersa China, entre la invasión japonesa y la guerra civil entre el Kuomitang y los comunistas), quien acusaba a los chinos de otras regiones de “colonizar el territorio”, y que trabajó para Radio Europa Libre y Radio Liberty, una emisora de radio de la CIA norteamericana que emite propaganda e informaciones tendenciosas: no es un medio de comunicación, sino un instrumento de los servicios secretos. Alptekin mantiene desde hace años magníficas relaciones con el Dalai Lama, el otro dirigente de un movimiento particularista y nacionalista que es utilizado por Washington como instrumento de presión hacia Pekín. En 2006, el WUC eligió como presidenta a Rebiya Kadeer, una empresaria que había permanecido cinco años en la cárcel por sus actividades políticas separatistas en Xinjiang y que se exilió a Estados Unidos en 2005. No deja de resultar sorprendente que Rebiya Kadeer, una oscura dirigente de un pequeño movimiento local de una apartada y poco poblada región asiática, pudiese reunirse con el presidente norteamericano Bush, en Praga, el 5 de junio de 2007: Bush se deshizo en elogios a Kadeer, presentándola como un ejemplo de “lucha por la democracia frente a la tiranía”. También fue recibida por Bush en marzo de 2009, a las pocas semanas de abandonar la Casa Blanca, atenciones que no le han impedido buscar países europeos para que acojan a islamistas uigures presos en la base norteamericana de Guantánamo. Pese a ese apoyo político norteamericano, no todos los grupos separatistas uigures aceptan la dirección de Rebiya Kadeer.

El WUC recibe financiación del National Endowment for Democracy, NED, una fundación norteamericana creada durante la presidencia de Ronald Reagan, con estrechos lazos con la USAID estadounidense que recibe fondos del Departamento de Estado y cuyas actividades son supervisadas por el gobierno y por el Congreso norteamericano: como no podía ser menos, su objetivo es “fomentar la democracia”, pretexto que justifica su apoyo al independentismo uigur, y sus programas son una extensión de la política exterior norteamericana. En su tercer congreso, celebrado en Washington en mayo de 2009, donde fue reelegida Rebiya Kadeer, el WUC recibió el apoyo de Barbara Haig, vicepresidenta del NED, y de congresistas y senadores norteamericanos como Bill Delahunt, Frank Wolf, Lincoln Díaz-Balard, James McGovern y Sherrod Brown, que forman parte de comisiones parlamentarias con competencia en la política exterior norteamericana.

Pese a su proclamada fe democrática, a su apoyo a los movimientos pacíficos y su rechazo oficial a la violencia, lo cierto es que la actividad del WUC ha estado ligada a protestas violentas y ha estimulado enfrentamientos interétnicos entre chinos uigures y chinos han. Su identidad es una mezcla de fanatismo religioso y de poco disimulado racismo hacia el resto de ciudadanos chinos, que le lleva a manifestar una dura agresividad contra ellos. Las palabras de su presidenta, Rebiya Kadeer, sobre la “piel blanca” de los uigures, confrontándola con la “piel amarilla” de los comunistas chinos, son reveladoras. Ese es otro de los rasgos del independentismo uigur actual: su radical anticomunismo y su oposición a cualquier posición de izquierda, rasgo que le une tanto al gobierno norteamericano como a la mayoría de movimientos islamistas.

Sin embargo, las reclamaciones uigures trabajan sobre unas bases que alimentan su independentismo, y no siempre el gobierno chino ha sabido tratar con habilidad los recelos e insatisfacciones de una parte de la población uigur. Es cierto que, pese a las recurrentes afirmaciones del WUC sobre la marginación de los uigures, Xinjiang ha pasado de ser una de las zonas más pobres de Asia antes de la proclamación de la República Popular China, a convertirse en una región donde la industria y la minería representan ya casi la mitad de los sectores productivos, y que ha pasado de tener una casi total ausencia de infraestructuras (no había ni un solo kilómetro de vías férreas) a contar con once aeropuertos y ciento cincuenta mil kilómetros de carreteras, por no hablar de la mejora en la sanidad y la enseñanza, en lengua uigur, una lengua túrquica similar a la que se habla en Uzbekistán, que es cooficial junto al chino. Baste señalar que, hoy, el 98 % de niños y niñas asisten a las escuelas, cuando, sesenta años atrás, el analfabetismo era mayoritario entre los uigures. En los últimos años, se han creado zonas económicas especiales en Kashgar y Horgos, y el gobierno regional trabaja para aprovechar de manera eficiente el agua disponible, reducir la contaminación y construir nuevas viviendas, y el gobierno chino está interesado en crear nuevas vías férreas que unan Xinjiang con países de la zona, como Rusia, Kazajastán y Pakistán, para impulsar el intercambio comercial, y la construcción de un nuevo oleoducto.

El gobierno chino, que con frecuencia no ha sabido distinguir con precisión la actividad de los grupos violentos de los grupos nacionalistas pacíficos, ha impulsado un plan de desarrollo de Xinjiang, dentro de una estrategia general de impulso económico de las regiones más occidentales de China, que ha conseguido éxitos notables, y un aumento evidente del nivel de vida de la población, tanto de los chinos han como de los chinos uigures. Pero la política china, que se ha basado en el desarrollo económico, y en el respeto a la religión musulmana y la cultura uigur, ha ido frecuentemente de la mano de la persecución de los núcleos islamistas que postulan la separación de Xinjiang y que cuentan con una influencia significativa entre la población… e, inadvertidamente, Pekín ha alimentado agravios entre una parte de los uigures que ven con recelo su declive demográfico. Zhou Yongkang, miembro de la dirección del Partido Comunista Chino, declaró en 2010 que debía impulsarse la renovación de infraestructuras obsoletas, mejorarse la educación bilingüe y las condiciones de vida de la población pastoril: Xinjiang cuenta con más de un millón de personas que mantienen una vida nómada, para quienes se ha establecido un programa de subvenciones para reorganizar las bases económicas de su existencia y contribuir a su asentamiento en pueblos y ciudades. Por eso, sigue encontrando audiencia entre una parte de la población el discurso separatista de que Pekín “persigue y discrimina la cultura uigur”, y que “la cultura tradicional y la religión musulmana están siendo arrinconadas”.

No puede considerarse que la población uigur apoye las reclamaciones del WUC: un estudio realizado en 2009 por Yang Shengmin, director del Colegio de Etnología y Sociología en la Universidad Central de las Nacionalidades de China, concluía que la gran mayoría de la población uigur veía con satisfacción la continua mejora de sus condiciones de vida. Pese a ello, la acción de los grupos del exilio y de las organizaciones independentistas locales trabaja sobre una insatisfacción y un particularismo uigur que tiene raíces profundas, porque muchos uigures creen que su cultura está en peligro, que su identidad musulmana está retrocediendo en Xinjiang, e identifican la modernidad con los cambios que está experimentando la sociedad china, una modernidad que está acabando con el Xinjiang que habían conocido: su visión tradicional choca con los cambios, hasta el punto de que incluso la transformación de barrios pobres e insalubres en nuevos distritos de viviendas es vista por algunos como una agresión, y la autonomía de la región como un instrumento para hacer inviable la soberanía e independencia: nada nuevo, en los movimientos nacionalistas de tantas partes del mundo. Además, el laicismo y ateísmo de la mayoría de la población china, y del propio Estado, son vistos como un peligro para la religión musulmana, tan relevante para los uigures,

Pekín es consciente del peligro que supone la acción independentista en Tíbet y en Xinjiang, las dos mayores regiones chinas, que juntas abarcan un total de tres millones de kilómetros cuadrados, y del riesgo de que otras potencias intervengan a través de organizaciones locales. Para el gobierno chino, las amenazas más graves proceden de las redes islamistas presentes en toda Asia central y en Oriente Medio, y del gobierno norteamericano. No en vano, Estados Unidos creó y financió grupos terroristas musulmanes en distintas partes del mundo: desde los muyahidines afganos, hasta los taliban, pasando por Al Qaeda, y por la guerrilla islamista chechena en el Cáucaso ruso; y también Washington influye y financia a los grupos terroristas que actúan en Irán. Todos esos movimientos, que contaban con fermentos locales, fueron organizados por los servicios secretos norteamericanos, en colaboración con Arabia y Pakistán, con precisos objetivos políticos. Solamente en China, trabajan hoy más de mil ONGs norteamericanas, y aunque la gran mayoría se ocupan de cuestiones ecológicas o de ayudas sociales, otras son simples tapaderas. En marzo de 2012, fue detenido en Changji Hui, cerca de Urumqi, en los alrededores de unas instalaciones militares, un norteamericano que realizaba estudios de cartografía ilegales en Xinjiang, supuestamente para “organizar una agencia de viajes”.

Estados Unidos utiliza sus bazas, y su apoyo al Dalai Lama y al WUC de Rebiya Kadeer es una muestra de ello, que le permite utilizarlas para presionar e intentar condicionar a China, aunque esa política no está exenta de contradicciones: Estados Unidos capturó en Afganistán a islamistas originarios de Xinjiang y los recluyó en Guantánamo, y esa evidencia demuestra la veracidad del gobierno de Pekín cuando acusaba de actividades terroristas a grupos islamistas uigures. Washington es consciente de ello, pero, al mismo tiempo, no quiere renunciar a esa carta de presión contra Pekín en su estrategia global de contención a China. Por eso, el gobierno de Obama se ha negado a extraditar a China a los prisioneros uigures que mantiene detenidos, y vio con agrado que Turquía (que quiere convertirse en una potencia regional e influir en los territorios de Asia central) intentase presentar la situación en Xinjiang ante las Naciones Unidas: el primer ministro Erdogan se refirió públicamente a los disturbios del verano de 2009 y su diplomacia intentó que el asunto fuera discutido por el Consejo de Seguridad, internacionalizando así la cuestión, intento que fue impedido por China. El Turquestán oriental es un espejismo del nacionalismo islamista, pero Pekín sabe que tiene un problema en Xinjiang que Washington no va a renunciar a utilizar.

Cualquier época del año es buena en un principio para viajar a este gigante asiático. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta algunos pequeños condicionantes sobre el tiempo a la hora de afrontar un viaje de este tipo.

Está claro que el invierno chino es bastante gélido y el verano muy caluroso, eso lo primero. Aunque no se trata de un calor o un frío extremo (todo depende de la situación geográfica: más frío y más calor en el interior, más suave cerca de la costa). Optar por viajar a China en primavera u otoño siempre será una magnífica opción.

Claro está que un viaje en invierno a la zona de la cordillera del Himalaya no es muy recomendable que digamos. Hace mucho frío, con temperaturas bajo cero, duras y frecuentes nevadas, carreteras cortadas o bloqueadas… toda una aventura, vaya, poco de placer. También hace frío en Pekín, con nevadas y temperaturas bajo cero, pero es un invierno mucho más soportable y se puede andar por la calle y disfrutar de la ciudad bien abrigados.

El calor del verano se hace muy patente en ciudades como Shangai o la zona del Cantón, ya que si bien las temperaturas no son muy altas, la humedad hace que la sensación de bochorno sea casi agobiante. Mucho más agradable es el verano del extremo noreste chino, donde las temperaturas son más frescas. Es curioso porque el noreste chino tiene un verano muy corto pero con mucho sol, mientras que el invierno es largo y muy frío.

En resumen podemos decir que los mejores meses para viajar a China son los de abril, mayo, septiembre y octubre, que coinciden con la primavera y el otoño. En el norte los inviernos son bastante fríos y los veranos cálidos y húmedos, de ahí que tal vez aquí el verano también se incluya entre los mejores meses para venir.

Por último, hay que tener en cuenta el tipo de temporada turística en China. Del 1 de abril al 31 de mayo y del 1 de septiembre al 15 de noviembre es la temporada alta; del 1 de junio al 31 de agosto es la temporada media; y del 16 de noviembre al 31 de marzo es la temporada baja. Solo cambia en el Tíbet, cuya temporada alta va del 1 de julio al 15 de octubre, y elresto del año es temporada baja, especialmente por el frío.

Lo único que hay que evitar en China son las temperaturas extremas. Por lo demás, cualquier época del año es buena para viajar a este país.

Viajes a China desde España


La carretera más espectacular de China

Gracias a internet una espectacular carretera de montaña del suroeste de China, en Xiushan, cerca de Chongqing, se ha convertido en la más famosa del mundo. Decenas de horquillas mortales a lo largo de casi 6 km son ya el sueño de todos los moteros del mundo. Ya se la conoce como el Camino al Cielo, no se sabe si por su belleza o porque lanzarse a cierta velocidad sobre ella te puede llevar al otro barrio por la vía rápida.

Conduciendo por esta ruta se pasa de 650 a 1.300 metros de altitud. Buena parte de sus tramos están tallados directamente sobre un acantilado y el recorrido cuenta en total con 45 curvas cerradas. Por lo demás, el paisaje es magnífico y exuberante, con el color verde como gran protagonista.

Aunque lo parezca, no se trata de una ruta construida para impresionar al viajero (podría serlo, cosas así se suelen hacer en China) sino una ambiciosa obra de ingeniería cuya finalidad es la de conectar la localidad de Pingma, en el valle, con la aislada aldea de Chuanhegai, en el corazón de la montaña.

El gobierno local ya ha descubiero que, además de una importante vía de comunicación, el Camino al Cielo puede ser también una rentable atracción turística. De hecho en las últimas semanas ya se ha registrado un notable aumento de visitantes a esta remota región del país, sobre todo conductore sy motoristas amantes de las sensaciones fuertes.


 

info@almusafir.es

About the Author

Leave a Reply

*