info@almusafir.es +34 612 258 388

Descubrir Andalucía

Los principales monumentos andaluces, como la Alhambra de Granada y la Mezquita de Córdoba, sumaron 4,3 millones de visitantes. La Feria de Abril de Sevilla registró más de 3,6 millones personas. Y más de 860.000 turistas eligieron la región por sus servicios de salud y bienestar. Estas cifras no solo ponen de relieve la amplia oferta turística de la comunidad sino también su aceptación. Una variedad a la que se suman el turismo cinematográfico, el de cruceros, el de congresos y otros tantos que en los últimos años no han dejado de crecer. La oferta de sol y playa atrajo el año pasado a Andalucía a más de 16 millones de turistas, el 54,5% de los que viajaron a la comunidad. 


Científico. Contemplar las estrellas desde el observatorio de Calar Alto en Almería, descubrir Granada a través de un paseo matemático, conocer las especies del Jardín Botánico de Córdoba,… Estas actividades pertenecen al bautizado como turismo científico y que, según la directora de la Fundación Descubre, Teresa Cruz, viene creciendo en los últimos años. “Al turista cada vez le interesa más que le expliquen las cosas de una manera más completa, ya sea un biólogo, un matemático, un geólogo,…”, apunta Cruz, quien señala que se está trabajando para unificar toda la oferta que en este área hay en la comunidad bajo el proyecto Turismo con ciencia, que lanzará su web previsiblemente en junio. “Hay que profesionalizar al sector, la demanda ha ido creciendo y está claro que hay mercado”, apunta la directora, quien pone como ejemplo la creación de una agencia de viajes especializada en este sector (AstroÁndalus). Esto también lo tiene claro Javier Sánchez, director de proyectos de Azimuth, que organiza actividades en el observatorio de Calar Alto. “Desde que iniciamos la actividad, en febrero de 2016, han pasado por allí unas 8.000 personas”, apunta el responsable. Estos visitantes proceden “de cualquier rincón de la geografía española, pero especialmente de Madrid y Barcelona”. La empresa combina la astronomía con turismo activo, arqueología,…

Oleoturismo. Alrededor de 15.000 turistas visitan al año la provincia de Jaén atraídos por el aroma, el sabor y la cultura del aceite. También por sus propiedades cosméticas. Un centenar de empresas como almazaras, restaurantes, spa y alojamientos ha encontrado en el oro líquido su seña de identidad, según datos de la Diputación de Jaén. “Cuando tomamos las riendas de la almazara familiar tuvimos muy claro que era necesario innovar. Había que abrir las puertas de la empresa para divulgar la cultura del aceite, para que la gente supiera cómo se hace”, señala José Antonio Jiménez, gerente de Oleícola San Francisco, en Begíjar. Desde 2010, y tras una transformación de la almazara para que pudiera ser visitable, esta empresa ofrece rutas por los olivares, conocer el proceso de producción, catas e incluso enfundarse el mono para ser olivareros por un día. Actividades que se pueden complementar con escapadas a Úbeda y Baeza. Ante el crecimiento de este turismo, el organismo provincial aunó la oferta hace ahora un lustro bajo la marca OleotourJaén.

Gastronómico. El jamón de Jabugo, la mojama de Isla Cristina, la gamba blanca de la costa onubense, fresas y frambuesas de El Condado,… Con esta suculenta enumeración Huelva ha intentado atraer al turista que le gusta sentarse a la mesa como Capital Española de Gastronomía de 2017. Y, por los datos, parece que lo ha logrado. El sector hotelero registró una ocupación media del 70%, un 20% más que en los años anteriores, según datos del Ayuntamiento. Asimismo, la facturación de la hostelería se incrementó un 7%. “Hemos potenciado el crecimiento del sector y nos hemos dado a conocer en el exterior con una promoción sin precedentes”, mantiene el alcalde, Gabriel Cruz. La apuesta por atraer visitantes se tradujo en 200 actividades y la creación de diferentes rutas para conocer la cocina onubense, que ahora se han incorporado a la oferta de la ciudad. Para aprovechar el tirón de la capitalidad, Huelva ha creado su marca turística y seguirá mirando hacia este tipo de turismo. Ahora Almería intentará hacerse con el título para 2019. Y no le faltan razones. Según el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, la gastronomía andaluza atrae a alrededor de 650.000 turistas.

Idiomático. Giselle Koch eligió Sevilla para estudiar español porque había escuchado “maravillas” de la ciudad. “El calorcito, la plaza de España y el gazpacho”, afirma cuando se le pregunta qué es lo que más le gusta de la capital. El estudio del castellano se ha convertido en los últimos años en un reclamo para visitar la comunidad que no ha dejado de crecer, según el presidente de la Asociación de Escuelas de Español para Extranjeros de Andalucía, José María Casero. En 2017, 30.275 estudiantes llegaron a Andalucía, un 11% más que el año anterior, según los datos de los centros de dicha organización. Si a esta cifra se suma la de los centros acreditados por el Instituto Cervantes, el número se eleva a 68.500; y si se tiene en cuenta el resto de escuelas, a más de 130.000. “Vienen atraídos por el clima, el paisaje, la cultura,… No solo vienen a aprender el idioma, en dos o tres semanas, también a vivir la experiencia. Se convierten en grandes embajadores de nuestra cultura”, dice Casero, quien apunta que uno de los retos del sector es seguir profesionalizándose.

Fuente; el paisazimuth spain |

About the Author

Leave a Reply

*

Translate »