info@almusafir.es +34 612 258 388

Viajar a Irak, iraq Mosul posee toda la magia de Oriente. Mezquitas, antiguas iglesias y palacios dispersados por las colinas de la ciudad. Las vistas desde el castillo de Bash Tapia, que domina todo el Tigris, son espectaculares.

Bagdad se extiende alrededor de las dos orillas del Tigris. Los lugares más interesantes están en la orilla oeste del río. Puedes ver la primera universidad del mundo de estilo arquitectónico del siglo XIII, las mezquitas Ramadán y Kadhimain (foto), el Museo Islámico, el Palacio Abbasside (foto) y los diversos zocos. En la orilla este, se puede visitar el museo de las Antigüedades mesopotámicas que presenta un excelente panorama de todas las culturas que han influenciado al país.

Basora, la ciudad de las palmeras datileras de donde salió Simbad el marino, se ha visto muy perjudicada por la guerra del Golfo. Todavía se puede pasear por calles de una arquitectura muy singular, entre los canales.

Cuando en 1920 se creó el Estado iraquí tras la división del Imperio Otomano, varias étnias tuvieron que convivir bajo la misma bandera. Asirios, beduinos, babilonios, kurdos y los habitantes de los pantanos del sur han conservado sus respectivas tradiciones y todavía lo expresan hoy en día en la música, la literatura, la artesanía y la arquitectura.

Además de la cerámica, la alfarería, las alfombras, los objetos hechos en palma trenzada y el uso frecuente de tintes naturales, el trabajo del cobre es el punto fuerte de la artesanía iraquí. El mercado del cobre de Bagdad es de visita obligada. Se pueden ver a los artesanos martillear el cobre y grabar bandejas y platos con adornos.

Los edificios religiosos están dedicados a Alá según lo enseñan los versículos coránicos grabados en el frontón de las mezquitas. En Irak, algunas mezquitas tienen la particularidad de estar cubiertas de oro con interiores decorados de arabescos y de cerámicas, iluminados por miles de lustros de cristal de oro y de plata.

Un grupo de arqueólogos ha encontrado en el norte de Irak un antiguo reino que tiene sus orígenes en el período neolítico y que ha permanecido escondido bajo tierra durante siglos.

Se cree que se trata del Reino de Idu, que alcanzó su mayor envergadura hace 2.900 o 3.300 años. El hallazgo tiene especial valor por la zona en la que está ubicado. “Se habían realizado muy pocas excavaciones arqueológicas en el Kurdistán iraquí antes de 2008”, señaló Cinzia Pappi, arqueóloga de la universidad alemana de Leipzig que participa en el proyecto.

Idu forma parte de un montículo de unos diez metros de altura, construido para que albergara una ciudad. Con el tiempo, Idu quedó enterrada y en la actualidad sobre ella se eleva la población de Satu Qala. Sin embargo, esta localidad quedó parcialmente destruida por los ataques militares ordenados por Saddam Hussein en 1987 en la región kurda.

La historia de Idu es extensa. Fue uno de los centros administrativos del Imperio asirio y más tarde se independizó para convertirse en el Reino de Idu, que existió unos 140 años, hasta que los asirios la reconquistaron.

Las excavaciones en la zona comenzaron hace tres años, después de que en 2008 se hallaran indicios de que bajo el montículo se encontraba la antigua urbe.

Entre los descubrimientos hay inscripciones cuneiformes y obras de arte que explican la historia de los diversos palacios que se construyeron en la ciudad a lo largo de la historia.

Ahora las excavaciones están detenidas. Para poder proseguir sus trabajos, los investigadores necesitan el permiso del Gobierno local y de los habitantes de la población que actualmente ocupa el lugar del yacimiento. Pappi aclaró por qué es imprescindible el consentimiento ciudadano: “Para llevar a cabo una excavación exhaustiva, algunas casas tendrán que ser demolidas”.

Por el momento, los arqueólogos tienen previsto explorar los alrededores de la zona para conocer la extensión completa del Reino de Idu.

Bagdad es la capital de Irak y ciudad más grande de la nación. Hoy en día no se recomienda viajar a Bagdad por la inestabilidad que sufre debido a la guerra y la inseguridad, sin embargo si eres osado, hemos preparado una guía de viajes para ti.
Empecemos mencionando cómo viajar. Existen vuelos hacia Bagdad desde lugares como Estambul en Turquía, Munich en Alemania, Viena en Australia, Abu Dhabi en Arabia Saudita, Amman en Jordania, Beirut en Líbano, Damasco en Siria, Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, El Cairo en Egipto, Manama en Bahrein y Teherán en Irán.

¿Qué visitar en Bagdad? Empecemos mencionando al Palacio Al-Faw, también También conocido como el Palacio del Agua por su ubicación en el río Tigris.

Por su parte el Zoológico de Bagdad es considerado como el zoológico más grande del país. El zoológico abrió sus puertas en el año 1971, pero fue destruido en el año 2003 a causa de la guerra, sin embargo se encuentra restaurado.

Las Espadas de Qadisiyah, también conocido como las Manos de la Victoria, es un arco del triunfo que celebra la victoria sobre Irán.

El Monumento al Soldado Desconocido es un monumento que glorifica al mártir de la guerra entre Irán e Irak.

El Monumento Al-Shaheed es otro monumento dedicado a los soldados iraquíes que murieron en la guerra entre Irán e Irak. El monumento consiste en una plataforma circular de 190 metros de diámetro ubicada en el centro de un lago artificial.

El Museo Nacional de Irak es un museo que se centra en la historia de la cultura mesopotámica.

La Mezquita Umm al-Qura es una mezquita edificada para conmemorar la “victoria” en la guerra del Golfo en 1991.

El santuario de Al Kadhimain es uno de los más importantes lugares religiosos chiítas en Irak. El santuario fue edificado en el año 1515.

También puedes visitar el Palacio de Abbasid, el cual data del siglo XII.

Descubren la histórica ciudad de Idu en Iraq

En la región del Kurdistán, que se sitúa al norte de Irak, un equipo de arqueólogos han descubierto una antigua ciudad llamada Idu, escondida bajo de un montículo. Las inscripciones cuneiformes y obras de arte revelan los palacios que florecieron en la ciudad a lo largo de su historia desde hace miles de años.

antigua ciudad idu

El área en cuestión, está situado en un valle en la ribera norte del río Zab. Los restos de la ciudad son ahora parte de un montículo, este tiene una altura de 10 metros. Los restos más antiguos se remontan a los tiempos neolíticos, cuando la agricultura apareció por primera vez en Oriente Medio.

Cinzia Pappi, una arqueóloga de la Universidad de Leipzig en Alemania señaló que “la ciudad prosperó hace 3.300 y 2.900 años”. Al comienzo de este período, la ciudad estaba bajo el control del imperio Asirio y se utiliza para administrar el territorio circundante. Más tarde, cuando el imperio declinó, la ciudad obtuvo su independencia y se convirtió en el centro de un reino que duró cerca de 140 años, hasta que los asirios la reconquistaron.

Pappi escribió en un correo electrónico a LiveScience, lo siguiente: “muy pocas excavaciones arqueológicas se han realizado en el Kurdistán iraquí, antes de 2008“. Esto se produce por los conflictos en Irak en las últimas tres décadas, los cuales han hecho que sea difícil trabajar allí. El tiempo tiende a favorecer las excavaciones en el sur de Irak en lugares tan importantes como Uruk y Ur.

inscripciones en idu

El arte y las inscripciones cuneiformes han proporcionado una ocasión especial para que el equipo pudiera descubrir los atisbos tan extravagantes de los palacios de la antigua ciudad. Ba’ilanu, quería presumir de que su palacio de Idu era mejor que cualquiera de sus predecesores.

Otro objeto fascinante, que puede ser de un palacio, es un sello cilíndrico que tiene una antigüedad de 2.600 años. La escena que muestra el sello, se ve a un hombre arco en mano, agachándose ante un grifo, así como una estrella de la mañana (un símbolo de la diosa Ishtar), una luna creciente (un símbolo del dios de la luna ) y un disco solar simboliza el dios del sol .

Antes de llevar a cabo más excavaciones, los investigadores necesitarán la aprobación tanto del gobierno local como de la gente que vive en la aldea.

Baba Gurgur, que significa “Padre de Fuego”, y se halla en uno de los campos petrolíferos más grandes de Kirkuk, en el norte de Irak. De hecho, el más grande del mundo hasta que se descubrió en 1948 el de Ghawar en Arabia Saudí. Sin embargo, el Baba Gurgur es más famoso, pues en su interior se encuentra una llama que lleva ardiendo durante más de 4.000 años.

Este increíble fenómeno fue descrito ya por Herodoto en el siglo V a.C. y probablemente es el origen de muchos mitos de la Antigüedad. De hecho aún hoy pervive la tradición de que las mujeres que desean quedarse embarazadas visiten Baba Gurgur, para que su mágica llama prenda en ellas y aumente su fertilidad.

Aunque no hay nada de mágico en este lugar: las llama es alimentada por el gas natural y el petróleo que se filtra por las grietas de la roca. Alrededor de ella se extienden grandes charcos de agua estancada, siempre cubiertas de una espuma espesa teñida de azufre. Un lugar que realmente evoca el infierno.

Baba Gurgur convirtió en el primer pozo de petróleo moderno en Irak cuando la Turkish Petroleum Company encontró petróleo allí en 1927. El descubrimiento causó una gran catástrofe medioambiental cuando millones de litros de petróleo inundaron una depresión cercana hoy conocida ya como Wadi Naft, contaminando el agua y poniendo el modo de vida de las aldeas de la zona, envenenando sus cultivos y su ganado.

Hoy, a pesar de la inestable situación del país y de las restricciones propias de estos lugares, Baba Gurgur atrae cada vez a más curiosos y visitantes que quieren ver el mágico fuego eterno.