info@almusafir.es +34 612 258 388

Kirguistán

También conocido como Kirguizistán o Kirguisia, y oficialmente como República Kirguisa, es un país montañoso de Asia central, sin salida al mar y que comparte fronteras con la República Popular China, Kazajistán, Tayikistány Uzbekistán. Su capital es Biskek.

6065965815_ea37747abe_o

Según descubrimientos recientes de historiadores chinos y kirguises, la historia del país se remonta al año 201 a. C. Los primeros descendientes del pueblo kirguís, que se cree fueron descendientes de los turcos, vivieron en la parte noreste de lo que es actualmente Mongolia. Posteriormente, algunas de estas tribus emigraron a la región que actualmente corresponde al sureste de Siberia y se asentaron a lo largo del río Yeniséi, donde vivieron desde el siglo VI hasta el siglo VIII. El origen siberiano indígena de la población kirguís es confirmado por estudios genéticos recientes.4

Ellos se esparcieron a través de lo que ahora es la región de Tuva de la Federación Rusa, permaneciendo en esa área hasta el ascenso del Imperio mongol en el siglo XIII, cuando los kirguises comenzaron la migración al sur. Al respecto el monje Juan del Plano Carpino nos relata en su libro de viajes que realizó a mediados del siglo XIII por tierras del Imperio mongol que “Estos hombres son paganos, no tienen pelos en la barba y tienen la costumbre siguiente: para expresar su dolor cuando alguien muere, y como signo de tristeza, se arrancan de la cara una tira de piel de oreja a oreja”. En el siglo XII, el Islam se convirtió en la religión dominante de la región. La mayor parte de la población kirguisa son musulmanes sunitas de la escuela Hanafí.

Durante los siglos XV y XVI, el pueblo kirguís se asentó en el territorio actualmente conocido como República de Kirguistán. A principios del siglo XIX, el sureste del territorio kirguís, cayó bajo el control del janato de Kokand, y el territorio fue formalmente incorporado al Imperio ruso en 1876.

El dominio ruso provocó numerosas revueltas en contra de la autoridad zarista. Por otra parte, algunos kirguises optaron por mudarse hacia las Montañas Pamir en Afganistán. La fallida rebelión de 1916 en Asia Central, hizo que numerosos kirguises emigraran a China.

El dominio soviético fue inicialmente establecido en la región en 1918, y en 1924, la región autónoma de Kara-Kyrgyz Oblast fue creada dentro de la URSS. El término Kara-kyrgyz fue usado hasta mediados de la década del 1920 por los rusos para distinguirlos de los kazajos, a quienes también se les consideró como parte de Kirguistán. En 1926, se convirtió en la República Autónoma Soviética de Kirguistán. El 5 de diciembre de 1936, se estableció la República Socialista Soviética de Kirguistán y en 1991, después de la disolución de la Unión Soviética, se estableció la república

Kirguistán es un país situado en Asia Central, bordeado por Kazakhstán, China, Tajikistán y Uzbekistán. La montañosa región del Tian Sian cubre 4 quintos del territorio (por ende Kirguistán es referido como “la Suiza de Asia Central en ocasiones) El lago Issyk-Kul es el mayor de Kirguistán y el segundo lago de montaña más grande del mundo después de Titicaca. Los puntos más altos están en el Kakshaal-Too, formando la frontera con China. El pico Jengish Chokusu, de 7,439 m, es el punto más alto y es considerado por los geólogos, como el pico superior a los 7.000 metros más septentrional del mundo. Las fuertes avalanchas en invierno causan severos daños.

Durante los viajes de larga duración es inevitable que todo viajero se encuentre siempre con el reto de cruzar alguna frontera para cambiar de un país al otro. Estos lugares son siempre especiales e incluso algo peligrosos, sin embargo, en ciertas ocasiones, cuando las fronteras tienen un sentido geográfico físico, pueden llegar a ser asombrosas.

Es el caso de la frontera entre Kirguistán y China, una frontera que se dibuja a través de la cordillera del Pamir y el Tian Shan. Los pasos fronterizos de la región quedaron señalados desde hace centenares de años en pocos pasos de montaña accesibles en ocasiones sólo durante el verano. El Paso de Irkeshtam es uno de estos pasos.

Se dice que este paso lleva siendo usado desde hace más de mil años y es que se tiene presencia escrita de éste en textos del siglo III a.C.. Sea como sea, el paso se popularizó con la Ruta de la Seda y unió definitivamente Europa con el lejano oriente asiático. A través de él fluyeron mercancías, materiales, culturas, personas e ideas.

Su situación a 3.005 metros de altitud lo convierten en un lugar apasionante en medio de las montañas. Se trata además, la ruta más frecuentada para cruzar de Kirguistán a China (y al revés) ya que presenta asfalto en algún tramo de la parte china. Su rival, el paso de Torugart, es probablemente una experiencia mucho más épica y evocadora pero tan sólo accesible si se viaja con una agencia de viajes.

Una de las maneras de hacer el cruce es tomando un autobús tortuoso y sólo apto para valientes que en aproximadamente unas 30 horas (pueden ser muchas más si se retrasa en los procedimientos fronterizos, yo estuve prácticamente dos días) enlaza las ciudades de Kashgar en China y Osh en Kirguistán. Dicho bus sale 3 veces por semana en ambas direcciones y cuesta unos 50 euros.

 

About the Author

Leave a Reply

*