info@almusafir.es +34 612 258 388

viajar a lituania La Colina de las Brujas en Juodkrante

La localidad de Juodkrante, en el litoral de Lituania, se asienta sobre una fina franja de tierra alargada sobre el mar Báltico cuya anchura máxima no supera los mil metros. Un lugar peculiar que desde tiempos inmemoriales es el escenario de cuentos de hadas, leyendas e historias de monstruos y maldiciones.

Uno de los lugares más famosos se halla escondido en el bosque. Se llama la Colina de las Brujas, un sendero abierto al público entre árboles que supone para los visitantes un viaje a través de las más conocidas leyendas e historias de la cultura popular de Lituania.

A finales de la década de los 70 un grupo de artistas empezaron a elaborar en este lugar un parque de esculturas que en la actualidad cuenta con 80 tallas diferentes de madera creadas por artistas locales. Hechas a mano con todo mimo y detalle, cada escultura representa a un personaje popular de los cuentos y tradiciones paganas de Juodkrante. Las esculturas fueron colocadas a lo largo de los senderos arbolados y se han convertido en el sitio de referencia a las celebraciones paganas que tienen lugar en la colina durante el Festival de Verano de la localidad.

Esto sucede cada año durante la víspera del 24 de junio, coincidiendo con el Solsticio de Verano. En toda Lituania la gente se reúne para bailar, cantar y ejecutar los rituales de renovación muy parecidos a los que estamos acostumbrados a ver en el Mediterráneo.

Antiquísimas tradiciones que han sobrevivido a la llegada del cristianismo a Lituania y que alcanzan su punto máximo en la Colina de las Brujas.

Viajar a Lituania

Ofertas a Lituania

Aquí en el Báltico lo conocen como el Sáhara lituano. No es un lugar muy conocido que digamos, pero posiblemente estamos ante una de las manifestaciones naturales más curiosas y hermosas de la Europa del Norte. La Península de Neringa es una enorme franja de arena con grandes dunas. Cualquiera que viera una fotografía sin saber de qué lugar se trata seguro que la situaba en el continente africano. Pero nada más lejos de la realidad…

Cuenta una leyenda en Lituania que una niña gigante llamada Neringa fue llevando montones de arena en su delantal para depositarla frente al Báltico, con el fin de proteger a los pescadores y a los pueblos que se hallaban en la orilla. Así cuentan los lugareños que se formó esta llamativa franja. Aunque claro, la culpa hay que echársela más bien al viento y las mareas.

Esta península de arena separa la Laguna de los Curios del Mar Báltico. Más de cien kilómetros entre Kaliningrado, en Rusia, y Klaipeda, en Lituania. Uno de esos brazos de arena que parecen moverse al compás que marca el viento y que, de unos años a esta parte, se ha convertido en un destino turístico natural de gran interés.

Porque en el Parque Natural de Neringa encontramos playas, de aguas frías, eso sí (estamos en el Báltico), hay desierto, pequeños pueblos de pescadores y hoteles, balnearios y centros de spa. La franja de arena puede verse perfectamente en un mapa. En su interior se halla la ciudad de Nida, en pleno corazón de este Sáhara lituano. Situada 50 kilómetros al sur de Klaipeda, para llegar hasta aquí hay que tomar un ferry.

Nida es toda una ciudad balneario. Para los lituanos es el mejor lugar de vacaciones. Muy tranquila el resto del año, en verano su población de menos de dos mil habitantes se multiplica por cien. Ya fue descubierta por Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir en 1965. Ambos pasaron buena parte de su viaje por Lituania en esta ciudad. Sus playas se abarrotan de gente durante la época estival, y para la noche cuenta con una gran cantidad de locales de ocio.

Desde Nida se pueden organizar rutas tanto a pie como en bicicleta por toda la Península de Neringa, sobre todo para visitar lugares tan increíbles como la Duna de Parnadis o Juodkrante, además de la Reserva Natural de Nagliu. La belleza natural del mar, puro y cristalino, con los paisajes que nos rodean es sencillamente evocador.

Si hace unos días os hablamos de Vilnius, capital de Lituania, hoy lo haremos de la ciudad de Trakai, en la misma parte del mundo, Lituania.

Para llegar a Trakai es muy sencillo ya que los autobuses llegan hasta aquí es muy rápido, quizás por eso es por lo que es muy visitada.

La ciudad está basada en las leyendas recogidas por el folclore popular. A principios de la década de los noventa, esta ciudad fue galardonada con el estatus de parque histórico nacional.

El principal monumento, con más atractivo, es el Castillo de la Isla, un castillo que se encuentra sobre el nivel del mar y que tiene mucha historia como, por ejemplo, la batalla de Zalgaris, fue una prisión, y, actualmente, es el destino de muchos recién casados para inmortalizar su casamiento.

Uno de los eventos más esperados es aquel que, durante un fin de semana del mes de agosto, recrea la época medieval en los alrededores de este castillo sobre el agua. Se trata de un viaje en el tiempo que nos permitirá asistir a torneos a caballo, competiciones con arco, comprar en mercadillos, etc. Si queréis haceros una idea, entonces pensad en el capítulo de Los Simpson que echaron sobre un festival medieval (cuando Lisa entra en la sociedad secreta).

No dudéis que, en Trakai, os sentiréis bastante bien, y la gastronomía no es la que solemos tener en España por lo tanto, no dejéis de probarla.