info@almusafir.es +34 612 258 388

bikes maroc

Marruecos es un país que está lleno de paisajes naturales y arquitectónicos que vale la pena recorrer, pero muchas veces es mucho mejor hacerlo de una forma natural, ya sea caminando o haciendo ciclismo de montaña.

La bicicleta es una de las formas preferidas por muchos para recorrer los paisajes llenos de contrastes y de una belleza que ha sido admirada desde tiempos inmemorables.

Los paisajes de Marruecos incluyen varias montañas cubiertas de nieve, oasis verdes que están rodeados de desiertos y están en la mitad de la nada, picos hechos de piedra que lucen fuertes e imponentes, cañones en los que caen hermosas cascadas, extensos valles con una naturaleza verde y exuberante, campos cubiertos de palmas y dunas de arena que se extienden hasta donde puedes ver.

Una buena cantidad de ciclistas profesionales viajan hasta Marruecos para buscar algunos retos en sus espacios naturales, y lo mejor es que los pueden encontrar en cada ciudad y región a la que van. Claro que así no seas profesional, puedes alquilar una bicicleta en algunas de las ciudades principales y tomar camino por sus alrededores, teniendo en cuenta las características del terreno.

Si te gusta el ciclismo de montaña, te recomiendo ir a los terrenos de las montañas Atlas centrales, porque allí hay diferentes caminos que seguramente pondrán tu estado físico al límite, pero que hacen que la experiencia sea inolvidable. Puedes tomar el camino que va desde Imilchil hasta el pico más alto del Norte de África, Toubkal, y que tiene 650 kilómetros para escoger, con varias subidas y bajadas que son magníficas para este deporte.

Otra ruta que te recomiendo es la que va desde el Valle Draa hasta la meseta de Jbal Sarhro, que tiene varios descensos hacia terrenos planos con paisajes espectaculares. Este camino después te lleva a las Altas montañas Atlas, pasando después por el Valle de las Cien Kasbahs y terminando en el Valle de las Rosas, llevándote por varias pequeñas villas bereberes.