info@almusafir.es +34 612 258 388

#Oman |عمان

El Sultanato de Omán está situado en el extremo Este de la Península Arábiga. Es un país grande de 212. 457 Km 2 y unos 3.350.000 habitantes. Se halla ubicado estratégicamente en la salida del Golfo Pérsico hacia el Mar de Omán ó mar Arábigo. El enclave montañoso de Musandam, separado del resto del país por el Emirato de Fujairah, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos, domina el lado sur del Estrecho de Ormuz que, con una anchura de solo 60-100 Kms soporta un inmenso tráfico de petroleros; un estrecho muy vigilado desde la orilla opuesta por Irán que ocupa todo el lado Norte del Golfo.

La ruta de navegación de nuestro Crucero en el Costa Luminosa, atravesó dos veces el Estrecho de Ormuz. Una primera para salir del Golfo Pérsico y otra segunda para regresar hacia los Emiratos. En ambas ocasiones el cruce lo efectuamos de noche.

Historia

Por su situación Omán fue siempre un enclave comercial, aunque su población viviera principalmente dispersa en aldeas del interior, donde se dedicaban a la agricultura, cultivando dátiles y frutas, y a la ganadería, con la cría de camellos, cabras y ovejas. En tanto, en las costas, eran pescadores y comerciantes, que navegaban en los “dhows”, barcos hechos de madera cosida con fibra de coco.

En tiempos antiguos los omaníes mantuvieron un lucrativo comercio de incienso y de cobre. Los portugueses dominaron la capital, Mascate, desde fines del siglo XV y construyeron allí tres fuertes: Al Jalili, Al Mirani y Mutrah. Cuando los iraníes expulsaron a los portugueses a finales del siglo XVII, Omán fue el centro de expansión del Islam por la costa este de África, a través del Océano Índico, hasta Zanzíbar y Mombasa, donde extendieron el tráfico de armas y esclavos.A finales del siglo XVIII los omaníes se convirtieron en una gran potencia naval y comercial en el Índico.En 1740 la familia Al Busaid tomo el poder y 50 años después firmó un tratado de amistad con los ingleses, que convirtieron a Omán en Protectorado Británico en 1890 y lo defendieron de cuantas rebeliones y problemas tribales se sucedieron a lo largo del siglo XX. En 1960 se descubrió petróleo en suelo omaní sin que este hecho repercutiera en nada sobre la vida del sultanato.

El Sultán Qaboos

En 1970, el sultán Said Ibn Taimur, fue desposeído del trono por su hijo Sayed Qaboos Ben Saïd que gobierna el país desde entonces. Qaboos ha sabido mejorar social y económicamente el sultanato de manera que ha mejorado la sanidad y construido ocho nuevos hospitales. Así mismo ha extendido el sistema educativo para ambos sexos y ha creado la primera universidad omaní en 1986, donde el 50 % de alumnos son mujeres. Entre tanto a las tribus las mantiene tranquilas y atendidas por medio de subvenciones.

Las Mujeres omaníes pueden estudiar si lo desean, incluso fuera del país, en Estados Unidos o en Reino Unido. Pueden conducir y trabajar sin problemas. Hay ministras y mujeres policías. Tienen en general los mismos derechos que los hombres, salvo la Poligamia, y el padre no las puede obligar a casarse si ellas no quieren. Los hombres llevan al matrimonio una Dote que suele ser de unos 10.000 euros aproximadamente.

Omán es, por tanto, un país muy joven que, en el momento de nacer los Emiratos Árabes Unidos, declinó formar parte de ellos y prefirió crear, junto con la entidad de Mascate, el Sultanato de Omán. En realidad es una monarquía absoluta gobernada por el sultán que ya tiene 72 años y de ellos lleva 42 como soberano. Su cumpleaños – el día 18 de noviembre – se ha instaurado como el día de la Fiesta Nacional del país. Qaboos se educó en Inglaterra y allí se graduó en la Academia Militar de Sandhurst – como también lo hiciera en su tiempo Alfonso XIII, rey de España – Se casó con una prima suya, de la que está divorciado. Gran aficionado a la música clásica, ha hecho construir un Teatro Nacional de Opera donde se ofrecen grandes representaciones. Posee 8 palacios – aunque reside siempre en el Oficial de Mascate- y 8 yates, el mayor de los cuales está siempre en el puerto.

Según la tradición omaní, todo buen sultán debe hacer tres cosas: construir una mezquita, desarrollar el país y tener muchos hijos. Las dos primeras premisas las ha cumplido Qaboos con creces, pero si tiene hijos y cuántos son estos, es casi un secreto de Estado del que nadie habla. Una gran efigie del sultán está pintada en las fachadas de los edificios oficiales, siendo esta por cierto una práctica habitual en casi todos los pequeños estados del Golfo Pérsico.


 

Economía

En 1960, como hemos dicho, se descubrió petróleo y en 1995 gas natural que lo exportan a medio mundo. Tienen poco petróleo pero mucho gas y de gran calidad, de dos tipos diferentes.

Los ingleses tienen gran influencia e inversiones en Omán y siempre han sido sus protectores. Si antes la gente viajaba en burro o en bicicleta, ahora hay 40.000 Kms de carreteras asfaltadas entre ellas la Murat Expressway recién inaugurada. Y sin embargo, no hay red de alcantarillado, solo tienen pozos negros. El agua natural es de pozo pero hay potabilizadoras de agua de mar.

El Comercio está en manos de hindúes que constituyen casi el 60% del total de los habitantes foráneos. Hay también filipinos y cingaleses. Todos ellos son solamente residentes, porque a ningún extranjero se le da la nacionalidad omaní. Sin embargo, trabajan mucho y ganan menos que los nacionales, pero a cambio no pagan impuestos.

Los idiomas que se hablan en Omán son: el árabe, el hindi,el inglés y el swahili ( por su relación histórica con Zanzíbar )

Clima

El Clima es desértico pero los monzones le afectan por la zona sur, más cerca del Yemen. . Llueve solo 2 veces al año, al comienzo del invierno y del verano. Ello no impide que los jardines tengan un césped tipo golf, con riegos automáticos. Las temperaturas en Verano suelen alcanzar los 45º habiéndose llegado a una máxima de 55º alguna ocasión. Cuando sobrepasan de 50º la actividad del país se paraliza y se cierran los establecimientos. Pero oficialmente – ¡ qué picaresca ¡ – nunca suele pasar de los 49º. Cuando llueve se forman los wadis ó barrancadas. El 6 de junio de 2007 el ciclón Gonu golpeó las costas de Omán, estuvo lloviendo a mares 4 días seguidos y las pérdidas fueron cuantiosas.

Compras

Las Compras están muy organizadas según los barrios o zonas de la ciudad de Mascate. Una área está toda ella dedicada a los coches, otra para los muebles ( los hay de segunda mano ), otra para electrónica, etc.; cada barrio se ha especializado en una mercancía. Además existen los grandes centros comerciales donde se vende ropa de moda y de buenas marcas, además de complementos, joyas, perfumes, etc. etc.

La gasolina es muy barata; 8 litros valen 2 euros o sea un real omaní. No pertenecen a la OPEP. Asimismo los coches tiene un buen precio: uno nuevo vale unos 10.000 euros; pero conseguir las matrículas es algo muy caro. Los conductores y taxistas omaníes llevan placas de matrícula rojas. Los extranjeros por el contrario las llevan amarillas.

Las casas son muy caras, por eso casi todos viven de alquiler, sobretodo los extranjeros. No gastan en una casa pero si en un magnifico coche. Sobre todo en un país donde la limpieza es una obsesión,ya que multan por llevar el coche sucio.

Deportes

El fútbol es el deporte nacional. En 2009 fueron campeones de la Liga Árabe Mundial, que no ganaban desde hacía 19 años. Y el estadio más moderno es el Sultan Qaboos Sport Complex.

Visitas Turísticas


El Puerto de Mascate

Se llama Port Sultan Qaboos y en tiempos desde él pudo zarpar Simbad el Marino, mítico compatriotoa del que los omaníes se sienten muy orgullosos. El puerto se aloja en una bonita bahía rodeada de colinas, algunas de las cuales se adornan defensivamente con varios Fuertes que en su tiempo construyeran los portugueses.

El Muelle de Cruceros está muy cerca de la ciudad y desde él se tiene una visión bastante completa de Mascate. Domina el puerto la silueta del Yate Real que es muy grande aunque su diseño no es demasiado moderno. Una pequeña Corniche rodea el puerto y forma un agradable paseo que recomiendan hacer en grupo. Detrás se encuentra la parte antigua de Mascate y la entrada al Zoco. Luego regresaremos para visitarlo.

La gran Mezquita del Sultán Qaboos

Fue nuestra primera visita aunque está algo alejada del centro de Mascate, pero es una maravilla que bien merece una visita. Además había que llegar antes de las 12 del mediodía en que ya es hora de oración y se cierra a los turistas

En Omán cada barrio tiene su Mezquita de tal forma que hay más de 13.000 mezquitas en todo el país. Vimos una de tipo turco que parecía una pequeña Santa Sofía de Estambul con solo dos minaretes. Hay también dos templos budistas y tres hinduistas.

Las Madrasas anexas a las mezquitas, son al mismo tiempo jardines para pasear, bibliotecas para leer y escuelas del Corán. Hay un Ministerio de la Religión que construye y cuida de las mezquitas. Los musulmanes de Omán pertenecen a tres confesiones distintas: la mayoría, un 75%, son Ibadíes, y el resto una minoría que se reparten entre Sunitas y Chiitas

La Mezquita Qaboos es muy grande y hermosa. Tiene 416.000 metros cuadrados de los que 40.000 corresponden al edificio. Se construyó entre 1995 y 2001 con materiales traídos de la India: 300.000 toneladas de piedra arenisca. Tiene un salón para 6.600 hombres y una sala para 750 mujeres.

La alfombra del salón tiene 21 toneladas de lana con 1.600 millones de nudos. Fue confeccionada por 600 mujeres iraníes durante 4 años de trabajo y es la segunda alfombra más grande del mundo.

La construcción interior es de blanquísimo mármol de Carrara, los mosaicos son verdes – algunos imitan a los de Samarcanda – y las maderas nobles son de teca para las puertas y de palo de rosa para los techos.

Esta Gran Sala de Oración es de una suntuosidad extrema y está iluminada por 35 lámparas de cristal Swarovski fabricadas en Austria. La lámpara central pesa 20 toneladas y tiene 1.222 bombillas. Como curiosidad posee una escalera interior para poder limpiarla adecuadamente.

Durante la visita, el guía omaní nos explicó los fundamentos básicos del buen musulmán, los llamados 5 pilares

Los 5 Pilares del Islam son :

1.- Testimonio .- Alá es el único dios y Mahoma es su profeta

2.- Oraciones .- son 5 veces al día: 5,30 ( amanecer) – 12 (mediodía ) – 3,30 – 5,30 / 6 ( atardecer ) y 10 de la noche.

Se reza unos 10 minutos y hay que hacer Abluciones antes de entrar. Los Viernes,día sagrado el rezo dura 30 minutos

3.- Ramadán.- mes del ayuno que cada año tiene una situación diferenciada.

El Calendario Islámico tiene 355 días ( 10 menos que el cristiano ) porque los meses son todos de 28 días. Por eso el Ramadán se adelanta cada año 10 días y nunca cae en la misma estación del año. No se puede comer, beber, fumar o practicar sexo desde las 5 de la mañana hasta la oración de la tarde: 12 horas cada día. Las noches de Ramadán son muy festivas.

4.- Limosna .- El musulmán pudiente tiene que dar el 2,5 % de las ganancias anuales a los pobres. En Omán no es fácil encontralos. Según la tradición los ricos son los que tienen más de 90 gramos de oro ( no explicaron de que forma; si son joyas, oro en polvo, etc.

5.- Peregrinación .- al menos una vez en la vida hay que ir a la Meca. Solo los pobres y enfermos están exentos. Posteriormente, en la fachada de su casa, el peregrino suele recordar su peregrinación mediante dibujos.

El Zoco de Muscat

De la mezquita regresamos a este bello Zoco que no es sino una larga calle cubierta que se bifurca en dos y cuya compra “estrella” es una Daga. Son casi todas iguales salvo el tamaño y las incrustaciones que llevan. Todas de plata pura y preciosas. Pero no las compréis. No permiten subirlas al barco ni pasar por la aduana del aeropuerto. Aunque el vendedor os diga lo contrario, se consideran armas peligrosas con las que antiguamente se rebanaban los cuellos de manera “ inocente “. La tradición era que, cuando un niño alcanzaba la edad adulta, recibía de la familia “su daga personal“ que habría de “protegerle” a lo largo de su vida. De esta manera, cada omaní portaba siempre su daga a la cintura.

Hay buena venta de Incienso en este zoco. La gran provincia de Hofar es famosa por sus árboles del incienso, producto que se exporta por Sadh.

En el zoco también se venden los vestidos de colores y estampados que las omaníes usan para vestir en su casa. Por la calle llevan casi siempre el chador negro.

El Museo Etnográfico

Este Museo está formado por las donaciones que Bait – al – Zubair, comerciante coleccionista, ha hecho a la ciudad, conjuntamente con su preciosa casa. Fue edificada en 1941 y convertida en museo en 1998.

Se exhibe un magnífico Mapa de Omán con sus provincias, entre las que destacan la de As Sharqiyah célebre por las carreras de camellos y la de Ad Dakhlyah famosa por sus dagas.

Daga tipo Al -Khanjar. Foto Wikipedia

Hay también una excelente colección de Dagas de gran riqueza. Entre ellas la Al – Kitarah .- espada curva omaní de influencia yemení y la Al – Khanjar daga de forma roma y ancha.

Una parte del museo está dedicada a los Trajes tradicionales omaníes. Hay preciosos ejemplares de todo tipo. A destacar:

– Dishdashah .- vestido blanco clásico de los hombres

– Al – Dishdasshah .- capa negra con dorados que llevan al hombro.

– Kummah .- gorrito redondo de algodón con bordados femeninos.

– Al – Shaj .- pashmina o chal que vale tanto para la cabeza como para la cintura, en dibujos de cachemir

Palacio Real y Fortalezas

Los Portugueses estuvieron aquí desde 1507 a 1650. Todo el puerto de Mascate estaba defendido por torres fortalezas cuyos restos se pueden ver aún en los riscos aledaños que rodean la ciudad.

En el fondo del puerto está enclavado el Palacio Al Alam, donde reside el Sultán. El conjunto aparece defendido por dos fortalezas a ambos lados, que le dan una sensación de sombra protectora. El palacio no se visita; tan solo lo hacen los huéspedes ilustres. Paseamos por la inmensa explanada situada al frente, adornada por cuidados jardines y suntuosas farolas. La verja que guarda la entrada es espectacular.

Desde aquí regresamos a nuestro barco. El yate real nos “saludó” en Port Qaboos antes de zarpar. Ya era noche cerrada cuando la nave enfiló la bocana del puerto de Mascate, que nos despidió con luces de colores y una efigie del Sultán proyectada desde un gran faro.

Texto: Julia Gómez Prieto

El Sultanato de Omán está ubicado al sudeste de la Península Arábiga, la capital es la bella ciudad de Muscat. Sus costas están bañadas por las aguas del Mar Arábigo y del Golfo de Omán. Pertenecen también a su territorio dos enclaves rodeados por los Emiratos Árabes Unidos, ellos son Madha y Musandam. La economía se basa en la exportación de petróleo, aunque en comparación con sus países vecinos es un modesto productor; la agricultura, la pesca y el turismo son también grandes fuentes de ingresos.

Asentamientos prehistóricos

Hay en la región restos de asentamientos humanos de la Edad de Piedra. Dereaze, situado en la ciudad de Ibri, es el más antiguo de ellos, en él se encontraron herramientas, rascadores, huesos de animales, ostras y restos de cerámicas modeladas a mano que parecen indicar un marcado avance hacia la Edad del Bronce.

Hay muchas pinturas rupestres también en distintas áreas de Rustaq, como Wadi Sahtan y Wadi Bani Kharus, donde se distinguen claramente figuras humanas enfrentándose con animales salvajes. En Siwan, Haima, se hallaron puntas de flechas, cuchillos y piedras circulares.

Hasta la llegada del Islamismo en el siglo VII d.C. Omán estuvo bajo el control de dinastías persas. A fines del siglo XV arribaron los portugueses, quienes ocuparon Muscat por 143 años, dejando varias fortalezas como recuerdo de su paso. En 1737 los persas invadieron el país pero fueron expulsados cuando la Dinastía Al Said tomó el poder en 1749 y continúa hasta el día de hoy.

Las Montañas Hajar, de las que el inaccesible Jebel Akhdar es parte, separan el país en dos regiones diferentes, el interior conocido como Desierto de Omán (en el que caen gran cantidad de meteoritos) y el área costera húmeda dominada por la ciudad capital Muscat.

Naturaleza, festivales y comidas típicas

La flora es variada, va desde el pasto duro del desierto y sus arbustos achaparrados hasta las ondulantes palmeras cocoteras de la costa, los árboles conocidos como frankincense que se distribuyen por las colinas y hasta algunas variedades de acacia. La fauna incluye leopardos, hienas, zorros, lobos, gacelas, tortugas marinas y numerosas especies de aves.

La mayor cantidad de turistas arriba para el Festival Khareef, que se celebra en Salalah, Dhofar, durante la estación de los monzones (en agosto), cuando el clima es más agradable y la naturaleza luce un esplendoroso color verde. Platos especiales se preparan para esos días, arroz acompañado por carne o pollo, el shuwa que demanda hasta dos días de cocción en hornos de arcilla, todo muy sazonado con diferentes especias. También hay recetas con pescado y el exquisito pan rukhal cocinado sobre hojas de palmera, que se come tanto en el desayuno untado con miel como en la cena cubierto por curry; la mayoría de las comidas se acompañan con café.

Omán es una tierra escapada de los cuentos de Las Mil y Una Noches, en la que todo es mágico y encantador. ¿Sabían algo de la historia del Sultanato de Omán? ¿Han visitado alguna vez la región?

Salalah y Wadi Shab, #Omán

Omán, al sur de la península arábiga, es un país árido y caluroso donde los asentamientos humanos se limitan a esa estrecha franja entre el mar y el desierto. Pero en realidad este destino fascinante esconde sorpresas increíbles como Salalah, un valle seco y desolado que se transforma en un paraíso verde durante un par de meses gracias a las lluvias monzónicas.

La hierba empieza a brotar desde finales de julio y cubre de verde la zona hasta principios de septiembre. Durante ese periodo de tiempo las temperaturas medias caen desde los abrasadores 50 grados a unos frescos y agradables 20 grados. Humanos y animales encuentran aquí un oasis, un lugar para refrescarse y descansar. Un lugar único en Omán… O tal vez no tanto.

Y es que hay otro rincón verde que parece imposible en el desierto omaní es el estanque de Wadi Shab, que también aparece como un milagro tras las lluvias monzónicas. Se trata de un lugar sorprendente en el que se forman grandes bancos de niebla. De la nada aperece en cuestión de semanas un rico bosque subtropical, de vegetación densa. Este oasis se encuentra enclavado entre las grandes paredes calizas de las montañas de Jabal al Qara, “el desierto de piedra”, también cerca de Salalah, en la región de Dhofar.

Omán tiene uno de los climas más calientes del mundo, con temperaturas extremas y un régimen de lluvias muy seco, salvo la corta temporada del Monzón. La transformación del paisaje durante la temporada del monzón ha sido descrita como una maravilla mundial.

Estamos acostumbrados a seguir las grandes carreras ciclistas (Tour de France, Vuelta a España o Giro d’Italia) con el telón de fondo de los paisajes mediterráneos y las cumbres nevadas de los grandes puertos de montaña. Estos días se ha celebrado una prueba ciclista similar, de nivel internacional, en Omán. Las imágenes que nos han llegado son, como cabe suponer, muy diferentes.

Son los paisajes de Omán, aunque bien podrían parecer de Marte. Las imágenes que acompañan este texto pertenecen a la sexta y última etapa, 144 kilómetros de belleza y desolación entre Hawin Nagam Park y la capital del país, Muscat, a lo largo de una ruta panorámica conocida como Muttrah Corniche.

Dado que la prueba discurre por un desierto hermoso y fantasmal, es lógico que se celebre en febrero, durante el “invierno” omaní, cuando el clima es un poco menos asfixiante que el resto del año.

Para los amantes de este deporte, diremos que ha sido finalmente el británico de origen keniata Chris Froome el gran vencedor de un Tour de Omán, una peculiar carrera por etapas que ha significado el primer gran test de la temporada. Una carrera diferente que muchos ciclistas profesionales se han tomado como una experiencia de viaje exótica: recorrer Omán en biciclo.

About the Author

Leave a Reply

*