info@almusafir.es +34 612 258 388

a few weeks in Peru. from Cole Graham on Vimeo.

Nuestra llegada a Lima sólo había supuesto el comienzo de algo que todavía estaba por descubrir, un algo que no era capaz de imaginar, una belleza a la que mis ojos no estaban acostumbrados “La ciudad de la eterna primavera”

Próximo destino: Trujillo

La noche en el hotel JW Marriott de Lima había sido una auténtica delicia, entre el agotamiento y la impresionante cama que tenía para mí solita, había descansado todo lo que necesitaba para seguir descubriendo Perú. Estaba ansiosa por probar el desayuno del Marriott, Victoria me había comentado que tenía muy buena reputación, pero teníamos que volar temprano así que tendría que reservarme para días futuros.

Cuando todavía no había amanecido ya estaba Sofía y Marcelo esperándonos en el hall del hotel para llevarnos hasta el aeropuerto de Lima y comenzar nuestro viaje hacia la ciudad de Trujillo. Al fin íbamos a conocer a María Paz, la persona de Promperú con la que había estado hablando desde España meses antes al viaje y la encargada de acompañarnos durante toda nuestra estancia en Perú. Son muchas las anécdotas que tenemos las “Tres Marías” (María Victoria, María Paz y María de los Ángeles) que ya os iré contando.

Teníamos pensado volar a las 6:20 de la mañana pero el vuelo comenzó a retrasarse. Llegó el momento en el que empecé a pensar que perderíamos todo el programa del día pero finalmente, el tiempo mejoró en Trujillo y conseguimos volar horas más tarde.

La distancia de vuelo entre Lima y Trujillo es de 1,30 horas aproximadamente, por lo que llegamos directas a comer. Tuvimos mucha suerte de que Judith nos estuviera esperando para poder aprovechar al máximo la visita y, la verdad, es que supieron acotar todo para que no perdiéramos nada de las bellezas que encontraríamos en Trujillo.

Huanchaco

Mientras estábamos de camino a Huanchaco, Judit nos iba contando la historia de este lugar, por ejemplo, Huanchaco procede de la palabra Guaukocha, lo que significa “Hermosa laguna de peces dorados”.

Trujillo es uno de los lugares más visitados por los turistas, Huanchaco por los Caballitos de Totora y Chicama por ser la playa con la ola izquierda más larga del mundo, lo que ha supuesto que se celebren allí muchas competiciones de surf.

Cerca del Café Restaurante del Club Colonial donde íbamos a comer estaban los famosos Caballitos de Totora.

Se llaman así por la posición del navegante que se sienta como si fuera a montar a caballo. En la antigüedad, algunos hablan de mil a tres mil años aC., estas embarcaciones se utilizaban para la pesca, mientras que en la actualidad se siguen utilizando para la pesca tradicional pero en alguna ocasión suele pasear a los turistas una vez terminada la jornada.

Estos caballitos son utilizados por un sólo pescador y suele durar aproximadamente dos meses. Como veis en la fotografía, tienen unas grandes dimensiones y cuenta con dos remos en sus laterales.

Comida en Café Restaurante del Club Colonial

A pesar de que Victoria y yo somos unas apasionadas de la gastronomía y de probar todos los platos típicos, tuvimos que recortar nuestras ansias de degustación por conocer al máximo todo lo que pudiéramos ver de Trujillo.

Aún así, sólo nos saltamos el postre y acabamos compartiendo platos para poder probar la mayor cantidad de sabores. El hecho de que os diga que nos saltamos el postre puede pareceros sin importancia, pero para una golosa como yo… ¡Es un esfuerzo!

Algo muy típico o que al menos me he encontrado con frecuencia en los restaurantes, es que como tentempié te ponen un poco de pan con mantequilla mientras se prepara la comida. La mantequilla es diferente a la que tenemos aquí en España, tiene un sabor más suave.

Dos platos típicos que probamos era el pescado a la Meniére y el Pescado sudado con ají amarillo, este segundo pica por el ají, a mí me encantó.

Visitas arqueológicas en Trujillo

Nada más terminar de comer nos dirigimos a la Ciudadela de Chan Chan, es un lugar que no puede dejar indiferente a nadie, es imposible, porque su grandiosidad impresiona incluso desde lejos cuando sólo ves las paredes de la muralla.

En cuanto terminamos de conocer Chan Chan, de nuevo nos pusimos en camino para trasladarnos hasta La Huaca del Sol y la Luna, una pirámide de unos 20 metros de altura que se construyó en sólo 3 días y que todavía sigue en pie, son de una civilización anterior a los incas.

Primero entramos en el Museo Huacas de Moche y luego nos adentramos en la Huaca de la Luna que es la que se puede visitar (en la foto, la Huaca del Sol).

En un principio pensaba contaros aquí todos los detalles pero finalmente haré un artículo único para estas dos visitas, ya que son muchas fotos, historia y tenemos que ponernos en situación para imaginarnos en cada una de ellas:

La ciudadela de Chan Chan

La Huaca del Sol y la Luna

Para que os hagáis una idea del ritmo que tuvo que poner Judit, Chan Chan lo íbamos a ver durante toda la mañana y, la Huaca del Sol y la Luna por la tarde. Al final conseguimos ver todo sin perder detalle porque también tengo que deciros, que la pasión con la que nos lo transmitía y todos sus conocimientos, hicieron que fuéramos absorbiendo todo sin sentir cansancio alguno.

Descubriendo Trujillo

Nada más terminar nuestras visitas arqueológicas, nos dejaron en el Hotel Libertador de Trujillo donde pudimos deshacer las maletas, asearnos un poco y… descansar no. ¡Victoria y yo nos fuimos a conocer un poquito Trujillo!

El hotel se encontraba justo en la Plaza de Armas de la ciudad por lo que nos encontramos frente a un espectáculo de colores maravilloso.

Además, en esta misma plaza se encuentra la Catedral de Trujillo construida entre 1647 y 1666. Trujillo sigue siendo una ciudad de contrastes, te encuentras en la parte colonial viendo mansiones y casas absolutamente preciosas como en la entrada a la ciudad ves la cara opuesta.

Un aspecto que no deja de llamarme la atención es que no respetan los pasos de cebra ni los semáforos ni nada, tampoco los peatones como veréis en la fotografía.

Resultaba una tremenda locura, cruzar se convertía en una aventura que logramos llevar a cabo para ir a la calle Pizarro, donde descubrimos muchísimas tiendas con productos gastronómicos típicos como el King Kong y aprovechamos para comprar en pequeñas dosis e ir descubriendo nuevos sabores.

En nuestro paseo por esta calle, pudimos ver un grupo de espontáneos bailando y tocando música peruana, hombres esperando su turno a que les limpiaran los zapatos o una exposición de arte peruana en la Fundación BBVA Continental, en la Casa de la Emancipación.

Una hora después regresamos al hotel para descansar y prepararnos para la cena, que creo que no necesita mucha más presentación si veis esto:

Respecto al hotel, si os diría que al ver los precios me pareció bastante caro para lo que son las habitaciones y la cocina resultó un tanto lenta para los pocos comensales que éramos, también puede que sea algo anecdótico pero creo que merece la pena compartirlo.

Puno

Hoy viajaremos a Puno, una localidad ubicada al sureste del Perú, específicamente en la Meseta del Collao. Además de poder visitar la ciudad de Puno y el Lago Titicaca, también tenemos la posibilidad de conocer otros destinos increíbles de esta parte del Altiplano, antiguo territorio de la cultura Tiahuanaco y del Imperio Inca.

Empecemos nuestro recorrido en Chucuito, un distrito ubicado a unos 18 kilómetros de la ciudad de Puno, a 3875 metros sobre el nivel del mar. Vale la pena señalar que es considerada como una de las más bellas localidades ubicadas a orillas del lago Titicaca. Aquí podemos practicar turismo religioso visitando la Iglesia de La Asunción, la cual se destaca por su arquitectura de tipo virreinal renacentista peruana. Otro destino religioso es el Templo de la Virgen del Rosario. Además podemos visitar la construcción Inca Uyo, la cual se destaca por su forma rectangular con muros de piedra; así como la Ciudad de las Cajas Reales.

También podemos visitar Ácora, un distrito ubicado a 3867 metros sobre el nivel del mar, a orillas del Lago Titicaca. Aquí tenemos la oportunidad de conocer el yacimiento arqueológico precolombino Jiskairumoko, el cual se posa a una altura de de 4.115 metros, a donde habita la comunidad Aimara de Jachacachi.

Por su parte Pucará es una localidad que se ubica en la provincia de Lampa, y es considerada como el centro de cerámica más grande del sur de la nación. Aquí tenemos la posibilidad de visitar el Peñón de San Cayetano, el Museo lítico de Pukara, la Iglesia católica de Santa Isabel, el Complejo Arqueológico de Kalasaya y la Las Chullpas de Vizcachani – Quepa.

Parque Nacional Huascarán en Perú

El Parque Nacional de Huascarán está en la cordillera Blanca, en la sierra central de Perú, y se extiende por unos 3.400 kilómetros cuadrados que abarcan las provincias de Asunción, Carhuaz, Huaraz, Huari, Huaylas, Marizcal Luzuriaga, Pomabamba, Recuay y Yungay. De norte a sur tiene una longitud de 158 kilómetros, mientras que de a este a oeste es de 34. Está a pocos kilómetros de la Zona Reservada de la Cordillera del Huayhuash.

Este maravilloso parque nacional fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1985, además de Reserva de la Biosfera en 1977. Todo su contenido está muy protegido, especialmente la flora y fauna, las formaciones geológicas y los restos arqueológicos. La belleza del paisaje es innegable, con un entorno natural que no se ve afectado por el “exterior” y que consigue un conjunto de ecosistemas único y muy variado.

En el Parque Nacional de Huascarán hay casi 800 especies vegetales entre las que predomina la Puya y también varios bosques de queñual y muchas gramíneas. En cuanto a la fauna, hay muchas que no están inventariadas pero se estima que hay unas 112 especies de aves (cóndor andino, pato de los torrentes o perdiz de puna). También hay mamíferos como el gato montés, gato andino, oso de anteojos o taruca.

Una de las actividades más interesantes que puedes llevar a cabo en este espectacular parque es el senderismo, ya que no solo disfrutarás de un paisaje único sino que también podrás ver toda la flora y fauna que hay en cada rincón. Desde el año 2005 hay un registro para llevar cuenta de todo aquel que entra al parque y que así se pueda hacer de forma ordenada y segura para todas las especies, especialmente en las zonas protegidas. Sin duda, un lugar maravilloso para pasar un día si vas a visitar Perú.

————————

Trujillo

Trujillo es una ciudad costera del norte del Perú, ubicada en la región de La Libertad. Trujillo es conocida como la Ciudad de la Eterna Primavera debido a que su clima es cálido durante casi todo el año. Además de zonas arqueológicas como Chan Chan, o los Templos o Huacas del Sol y la Luna, Trujillo dispone de algunas hermosas playas. Es por ello que el día de hoy hemos decidido conocer algunas de sus playas más destacadas.

No cabe duda que uno de los destinos recomendados en Huanchaco, ubicada en el kilómetro 572 de la Panamericana Norte, donde hay un clima espléndido durante casi todo el año y resulta apropiada para ir en familia. Huanchaco es el balneario más famoso de la denominada “Ruta Moche”. Aquí es común ver a los pescadores en las embarcaciones artesanales denominadas como caballitos de totora. También es un buen lugar para practicar el surf y otros deportes acuáticos o degustar de un delicioso cebiche.

Otra paya importante es la playa Buenos Aires, una playa un tanto solitaria, que se encuentra alejada de la ciudad (específicamente a 4 kilómetros de Trujillo), sin embargo muchos surfers llegan hasta aquí para correr buenas olas. Vale la pena señalar que en la playa Buenos Aires encontramos casas rústica cerca al mar, las cuales se pueden alquilar así como alojamientos baratos.

Otra playa destacada es Las Delicias, ubicada en el kilómetro 556 de la Panamericana Norte. Se trata de una hermosa playa que se posa a unos 10 minutos al sur de Trujillo.

Viajar a Peru

Ofertas a Peru

Perú tiene una de las capacidades turísticas más impresionantes de todo el planeta, y en este sentido debemos estar especialmente sus recorridos naturales, entre los que ahora señalamos, en particular, el maravilloso Bosque de Piedras de Huayllay, ubicado a su vez en el Distrito de Huayllay, Provincia y Departamento de Pasco, uno de los más visitados de todo el país por motivos como éste mismo.

Este sitio, que desde hace algunos años se encuentra celosamente protegido por el organismo local “Santuario Nacional de Huayllay”, cuenta en principio con la característica de ser uno de los bosques más altos del mundo, ya que se ubica a 4.310 metros sobre el nivel del mar, convocando a su vez más de 4.000 formaciones rocosas, muy diferentes algunas de ellas entre sí.

De hecho, son tantas las formas que han adquirido estas piedras, que muchos de los residentes locales, en un plano histórico, han ido asignándole nombres a muchas de ellas, como por ejemplo las denominadas el caminante, el pensador, la tortuga, la alpaca, el cóndor y el elefante, muchas de las cuales se encuentran consignadas en letreros, como su el hombre las hubiera puesto allí, algo que en forma así podría decirse, pues les han dado vida en relación a las otras rocas.

Otro de los elementos turísticos de la zona que también le han hecho muy buscada por los especialistas, tiene que ver con las aguas termales que podemos encontrarnos a pocos minutos del bosque, como pueden ser las de las regiones de La Calera, Goshpi y Yanahuato; y en menor medida, dentro del plano arqueológico, con los restos de Bombomarca.

Para poder recorrer el lugar sin inconvenientes, en tanto, los turistas disponen de hasta 11 rutas perfectamente señaladas, algunas de las cuales tienen caminos de tres a cuatro horas, y otras que se estiran hasta casi un día entero, y las cuales generalmente son tomadas sólo por los expertos y de mayor preparación física.

La Fortaleza de Kuelap

La Fortaleza de Kuelap está ubicada en el norte de Perú, a 3000 metros de altura, dentro del Valle de Utcubamba (que en lengua quechua significa campos de algodón), en el Departamento de Amazonas y está asociada con la cultura Cachapoya.

La estructura consta de una inmensa e imponente muralla exterior de piedra que albergaba varios edificios. Al parecer su construcción comenzó hacia el siglo VI a.C. y estuvo ocupada hasta la época de la colonización española.

Pasaron posteriormente cientos de años hasta que se volvió a tener conocimiento de su existencia a mediados del siglo XIX.

Imponentes edificios de piedra

La gran ciudadela debe haber demandado un considerable esfuerzo humano en su realización, mide más de 600 metros de largo y sus murallas se elevan a casi veinte metros del piso. Se accede a ella a través del pueblo de El Tingo, situado a 1800 metros sobre el nivel del mar.

Una vereda por la que transitan caballos, bordeando la orilla izquierda del Río Tingo nos lleva hacia Marcapampa y posteriormente a Kuelap.

En su interior hay distintos niveles o plataformas que sirven como base a unas 400 edificaciones, la mayoría cilíndricas; de ellas perduraron sólo las partes inferiores y en algunas se observan frisos decorativos con pájaros o eslabones de cadena.

Pero hay tres estructuras que se destacan dentro del conjunto, el bautizado como El Tintero, emplazado al sur de la más grande de las plataformas, cuya torreta con forma de cono invertido desafía todas las leyes de la gravedad; La Atalaya, que es otra torre circular, elevándose en el punto más septentrional y El Castillo ubicado en un espacio preponderante dentro del entorno, más arriba incluso que la plataforma superior.

Fortaleza o granero, la guerra o la paz

Al primero de los niveles se accede por tres portales, dos ubicados en el frente mirando hacia el este y el tercero ubicado al oeste. El mejor preservado tiene un ancho de tres metros y lo flanquean altas paredes que se van aproximando una a la otra hacia el interior, permitiendo de esta forma el paso de una sola persona, al parecer esto habrá sido como medida de seguridad, temiendo invasiones o saqueos.

Cuando los arqueólogos cavaron cerca de la puerta hallaron una tumba que tenía diseños alegóricos grabados en los bloques de piedra, tales como serpientes y cráneos.

El descomunal conjunto arqueológico disponía de un sofisticado sistema de drenaje para el agua de lluvia, en la actualidad las cañerías se hayan obstruidas por restos de las viviendas.

Se piensa que la mayoría de las construcciones han de haber sido silos, graneros y depósitos de otro tipo de alimentos, por lo que el título de “fortaleza”, cual si hubiera servido en caso de guerra, podría aplicarse como “refugio” para los habitantes de la zona en caso de alguna emergencia.

En las cercanías, a orillas de la Laguna de las Momias, fueron encontrados cinco mausoleos con enseres y utensilios clasificados como pertenecientes también a la cultura Cachapoya.

Un lugar con mucho por descubrir, con mucho para aprender sobre una de las grandes civilizaciones de la América precolombina.

¿Han recorrido alguna vez la Fortaleza de Kuelap? ¿Qué les parece este lugar de Perú?

El sitio arqueológico de Ollantaytambo se encuentra a orillas del Río Patachanka, cerca de la confluencia de éste con el Río Urubamba, en la Región de Cuzco (a unos sesenta kilómetros hacia el noroeste de la ciudad homónima), dentro de la Provincia de Urubamba en Perú, a una altitud de casi tres mil metros.

En la antigüedad el Inca Pachacútec fundó allí una ciudad y un centro ceremonial, los cuales mucho después sirvieron como fortaleza para la lucha contra los conquistadores españoles y es la única de todas las ciudadelas incaicas que aún está habitada.

Hoy en día es un importante centro de turismo internacional, punto de partida del camino inca que lleva hacia Machu Pichu.

Una parada en el valle

Entre las ruinas podemos apreciar las magníficas calles empedradas que suben serpenteando hacia la cima, las que fueran terrazas de cultivo, la antigua fortaleza del lugar y el templo, desde el cual se tiene una particularmente impresionante vista del Valle Sagrado de la Cultura Inca.

El clima es siempre fresco allí, no sólo debido a la altura sino que entre los dos valles sobre los que se sitúa siempre está corriendo una moderada brisa.

Al parecer la palabra Ollantay es de origen aimara y significa mirador o atalaya, luego esa lengua fue perdiendo terreno frente al quechua y se cambió el nombre a Ullantay; la palabra que la acompaña, tambo, sirve para designar a los albergues que cada 20 o 30 kilómetros se levantaban a lo largo de los caminos principales, en los cuales se guardaban alimentos y leña no sólo para los que se hospedaran en ellos sino también para casos de necesidad de la población de las cercanías, todo con un perfecto sistema contable de entradas y salidas controlado mediante quipus.

Construcciones megalíticas

Llama poderosamente la atención el trabajo efectuado en la construcción de la ciudad-fortaleza, puesto que cada piedra parece haber sido tallada individualmente; especialmente se nota esto en el denominado Templo del Sol formado por seis rocas ciclópeas de unas setenta toneladas cada una, perfectamente pulidas y colocadas a la par con precisión milimétrica.

Sigue sin develar el misterio de cómo fueron transportadas hasta allí puesto que la cantera de la que se las extrajo está a cuatro kilómetros y quedaron muchas más sin emplazar.

Las calles de la actual ciudad están delineadas de forma recta y ocupan unas quince hectáreas o manzanas al norte de la plaza principal, en ella sirve de atractivo turístico una enorme roca con quince aristas que encaja a la perfección con las de la hilera superior y las de la inferior, otro misterio.

La mayoría de las casas datan de la época colonial española pero fueron erigidas sobre muros incas que se destacan por el color rosado de sus piedras.

Muchos piensan que las construcciones megalíticas ya estaban allí cuando la civilización inca tuvo acceso a ellas, pero mientras continúa la investigación sobre su origen nosotros podemos disfrutar de todo el entorno que es espectacular, unas vacaciones-aventura que difícilmente olvidaremos.

¿Qué les parece el sitio arqueológico de Ollantaytambo? ¿Visitarían este lugar en Perú?

Ciudadela de Chan Chán

Según nos íbamos acercando a las grandes murallas de arena de la ciudadela de Chan Chan, la ciudad de barro más grande de América Prehispánica, mayor era mi perplejidad ante la antigüedad de aquella civilización y cómo podía mantenerse todavía en pie pero aún había mucho más que descubrir que lo podíamos imaginar a primera vista.

Tal y como os comenté en el artículo “Descubriendo Perú, ¿Qué ver en Trujillo?”, nuestra visita a Trujillo tenía un objetivo concreto, conocer y descubrir con nuestros propios ojos civilizaciones más antiguas que los incas del Machu Picchu.

Chan Chan, la capital de la cultura Chimú

Después de comer en Huanchaco nos dirigimos hacia el valle de Moche, kilómetros de desierto que parecían que no nos iban a llevar a ninguna parte cuando de repente, Judit nos hizo mirar por la ventana y comprender lo que estábamos a punto de descubrir.

La ciudadela de Chan Chan está construida de adobe y se convirtió en la capital política, administrativa y religiosa de la cultura chimú que comenzó en el 900 a 1400 dC. aproximadamente con unas dimensiones de 20 kilómetros.

Los chimú se asentaron en los antiguos territorios de la cultura mochica (100 a 800 dC) pero se expandieron aún más por el norte de Perú.

Para que os hagáis una idea, la cultura inca surgió después de de la cultura chimú por lo que esta ciudad tiene todavía aún más historia y es sorprendente que se mantenga en estas condiciones.

Podríamos decir que está formada por un conjunto de 10 recintos amurallados que reciben el nombre de ciudadelas. Los nombres originales han sido cambiados a una nueva denominación Chayhuac (Chayhuac An- Quixmic An), Rivero (Chol An), Gran Chimu (Utzh An), Tello (Tsuts An), Velarde (Ñing An), Bandelier (Ñain An), Squier (Fochic An), Uhle (Xllangchic An), Laberinto (Fechech An), Tschudi (Nik An).

Dioses y rituales de los Chimú

El dios de los chimú era la Luna (Shi) porque influía en las mareas, en la agricultura y podía verse tanto de día como de noche. Se cree que algunas constelaciones como el Cinturón de Orión podrían ser emisarios de Shi.

Pero no era el único dios, tenían otros secundarios como el mar (Ni) y los ríos. Todos estos dioses e influencias se pueden ver reflejadas en la decoración de las paredes y que podéis ver en las fotografías.

Hay diferentes zonas en la ciudadela que están destinadas a los rituales y sacrificios para calmar o contentar a estos dioses.

Recorremos Chan Chan: Primer Sector

Nada más entrar en la Ciudadela nos encontramos con Tacaynamo, el que fue el primer soberano de Chan Chan y, según lo que se ha descubierto, continuó su dinastía hasta 10 señores.

Continuamos el recorrido que nos marcaban los peces y llegamos hasta la Plaza Central, la sorpresa era evidente pues era imposible esperar todo lo que se escondía tras aquellas murallas. Estábamos ante un espacio rectangular de grandes dimensiones donde se cree que se celebraban las grandes ceremonias.

Aquí descubrimos que había diferentes entradas creadas a la perfección según las coordenadas y cada una de ellas era utilizada por sacerdotes, músicos, etc.

Las paredes de la plaza están decoradas con diferentes simbolizaciones, entre las que encontramos algunas que se han mantenido intactas hasta el día de hoy y que han servido para la reconstrucción como:

Representación de las clases sociales

Sólo los seis primeros diseños serían los originales. Las últimas investigaciones abogan porque estos dibujos muestran a la ardilla algarrobal costera mientras que antes pensaban que eran nutrias. De cualquier forma se piensa que podrían estar manifestando la fertilidad pues ambos diseños hablarían de la reproducción.

Representación del mar y la ardilla algarrobal/nutria. Las líneas lisas que aparecen de forma constante en los diseños reflejan la importancia del mar.

Corredor de peces y aves

En uno de los pasillos contiguos a la Plaza Central se encuentran los diseños de peces y aves. La dirección de los peces son las corrientes del niño, del norte al sur, mientras que la corriente peruana se muestra con los peces del sur al norte.

El 70% de los diseños en relieve que hemos visto son una reproducción mientras que el 30% es original. Resulta increíble que pueda mantenerse en pie todo esto y con la calidad con la que lo hace, sin duda alguna, es más impresionante en directo.

También se ha sabido que los peces eran de color negro y las aves (pelícanos) de color amarillo con líneas blancas pero el color se ha ido perdiendo por la erosión causada por la cercanía del mar.

Sala del altarcillo

Los rombos simbolizarían las redes de pescar, lo que supone que de nuevo estamos viendo la importancia del mar para los chimú.

En esta sala se encuentra un patio ceremonial que colinda con la plaza central y el corredor de los peces y aves, se dirige a la sala de audiencias. Si no entendí mal, este lugar era como una especie de sacristía donde el Señor se se preparaba para reunirse con el pueblo.

Los muros internos tenían una altura de 2 a 3 metros y las zonas se conectaban por rampas en lugar de escaleras, ya que se supone que el señor era llevado en alzas (pudimos ver una reproducción en la entrada)

Audiencias

Esta zona estaba dirigida al culto y a las ofrendas, donde los ciudadanos dejaban sus tributos a sus ídolos. A su vez, veremos algunas zonas que estaban dedicadas a las tareas administrativas.

En algunos todavía se puede ver la formación en “U” donde se colocaban a los dioses de madera y este lugar estaba techado para su cuidado.

La decoración de esta zona está basada en redes de pescar (rombos), pelícanos y las olas del mar.

El círculo que se puede ver en esta zona representa, como antes hemos señalado, a la luna como su diosa principal.

En este sector pudimos ver la cruz andina o chakana. Muchos piensan que fue creada por los incas pero la realidad es que su diseño es de los chimú. Ésta representa los puntos cardinales pero también los tres mundos: el de arriba, el de los hombres y el mundo de abajo.

Segundo Sector

Nos encontramos ante una segunda plaza muy similar a la primera que hemos visto al entrar, la diferencia se encuentra en que a ésta sólo podían entrar los privilegiados. En este lugar se celebraban las ceremonias a la luna bailando y tomando la chicha, podríamos decir que era una fiesta privada.

En este espacio, Judit nos señalaba cómo el terremoto no había destruido Chan Chan a diferencia de lo que había ocurrido en otras zonas de Trujillo, pero sí lo había deteriorado la salitre que ha erosionado el adobe y el barro.

Si nos fijamos en la fotografía, la base de las paredes están formadas por grandes trozos de piedra, luego más pequeños para terminar con adobe y barro (a diferencia de los moches que sus construcciones sólo eran de adobe).

Guachaque

Continuando el recorrido, nos encontramos frente a un pozo que era utilizado con diferentes fines, desde rituales a cultivos de plantas.

Una curiosidad, se han encontrado a mujeres sacrificadas en esta zona y se ha pensado que el fin era para honrar a la Luna.

Tercer Sector

Este sector es uno de los más importantes, un lugar que era utilizado como cementerio. El Señor era enterrado con madera y textiles puesto que después se sacaba a la momia para rendirle homenaje en diversos momentos, por lo que su estado debía de ser impecable.

En la plataforma funeraria de la fotografía inferior es donde se enterraba al Señor con su mujer.

En las excavaciones colindantes se han encontrado más tumbas, las de aquellos que eran más cercanos a él como sus concubinas, oficiantes, etc. puesto que cuando moría el jefe mataban al linaje más cercano a él y los enterraban juntos.

Una vez que moría el Señor, el nuevo monarca construía un nuevo palacio, de ahí que se crea que hubo 10 señores.

De camino a la salida, pasamos por la zona de almacenes de alimentos, armas, herramientas y materiales utilizados para la artesanía.

La perfección con la que se mantiene, en más de una ocasión, me ha hecho plantearme la realidad que presenciaba, a veces me resultaba increíble poder aceptar que algo que tiene tantos y tantos años se mantenga en unas condiciones asombrosas, además del nivel de perfección de esta civilización.

Sala de las hornacinas

En la sala de las 24 hornacinas, no está muy claro cuál era su verdadera función, algunos consideran que era el lugar donde se reunían los sabios o chamanes para tomar decisiones puesto que se han encontrado hojas de coca y muñecos de rituales.

A su vez, encontramos esta columna a ambos lados de la “puerta” que representa lo que es un año en base a 14 meses, puesto que cada columna marca un 7. También es considerado como un lugar donde poder cargarse de energía.

Una vez terminada nuestra visita a Chan Chan, nos fuimos directas a conocer el Museo Huacas de Moches y las Huacas del Sol y la Luna, en el próximo artículo os lo cuento.

Perú no sólo es conocido por el famoso Machupichu, el país andino tiene otros muchos lugares de gran interés turístico, uno de ellos y que además no está a demasiada distancia del famoso santuario de Machupichu es la famosa islas de los Uros.

En el altiplano peruano, a más de 4000 metros de altitud sobre nivel de mar se haya el lago Titicaca, conocido como el lago navegable más alto de todo el mundo. Un lago que anualmente recibe a miles de turistas donde muchos de ellos deciden hacer una excursión hacía la famosa isla flotante de los Uros.

Los Uros son un poblado que vive en unas islas que donde sus construcciones están hechas a base de totoras (juncos que nacen bajo las aguas del lago y que permiten formar pequeñas islas). Este poblado vive principalmente de la pesca y sobre todo en los últimos años debido a la afluencia de turistas uno de los principales recursos es el turismo, con la venta de su peculiar artesanía realizada con famosas totoras.

Realmente merece la pena visitar a este poblado, su artesanía, sus peculiares construcciones y su forma de vida la hacen muy atractiva para cualquier foráneo y eso hace que incluso las otras dos islas del lado peruano que se encuentran en el lago apenas tengan la afluencia de turistas que tiene la de los Uros.

¿Quieres conocer uno de los destinos más atrayentes y misteriosos del planeta?, Perú encierra en su interior tesoros de una belleza sin parangón que te trasladarán a un mundo de placer, paz y ensoñación, ¿quieres verlo?

Perú se convierte en uno de los destinos imprescindibles para explorar en aquellos momentos de nuestra vida en los que el pesar y las preocupaciones empiezan a hacer mella en nuestro interior.

Viajar a una tierra tan mágica y especial como Perú, nos ayudará a liberarnos de esa pesada carga al contemplar la magnificencia de sus entornos naturales, amplias y verdes llanuras sobre las que se depositan cimientos de piedra ancestrales que, antaño, se erigieron sobre la tierra como edificios, templos y grandes ciudades sagradas, donde sus habitantes tenían la capacidad de comunicarse con los cielos y aprender de la sabiduría de la Madre Tierra.

Los monumentos de gran valor histórico como las murallas del Machu Picchu encierran en su interior un misterio sin nombre. Custodiada bajo la atenta mirada de imponentes montañas, esta gran ciudad ubicada en el Valle Sagrado de los Incas en Cuzco, capital del Imperio Inca, se convierte en una visita más que obligada.

Igualmente, no te puedes perder las maravillas de lugares como Chiclayo, o también conocida como Ciudad de la Amistad. Los turistas serán recibidos a la entrada de esta urbe mágica con descubrimientos arqueológicos de gran valor como el Señor de Sipán en Huaca Rajada, el Valle de las Pirámides de Túcume o el Museo de las Tumbas reales de Sipán.

Además, en Puno, ubicado a la altura de los Andes, se encuentra el lago Titicaca, uno de los lagos navegables más altos . Lima, Paracas o Trujillo son algunas de las muchas ciudades que puedes visitar en este viaje tan especial. No obstante, si quieres ir en busca de los misterios, no te pierdas las líneas dibujadas en el Desierto de Nazca.

La aventura de subir al Huayna Picchu con lluvia

Cuando uno tiene la suerte de contemplar el Machu Picchu con sus propios ojos aumentan mucho las posibilidades de tener alguna epifanía, aunque sea atea. Empiezas a creer en lo increíble y en gestas que parecen sacadas de una de las historias épicas de la Ilíada o la Odisea de Homero. Y es que los incas estaban hechos de otra pasta, si no eran dioses al menos se codeaban con ellos, de eso no me cabe la menor duda.

Esa visión de los incas cargando aquellas descomunales piedras a más de 2.000 metros de altitud, seguido de alguna reflexión alocada, te suben muchísimo la moral. Te infunden un valor que quizás en otras situaciones no hubieras hallado en lo más profundo de tu ser y, por supuesto, te animan a emular a esos genios o locos que eran los incas.

“Yo quiero subir al Huayna Picchu“, así de breve y repentinamente lo comuniqué a mis compañeros de viaje a Perú. Inicialmente no estaba previsto en el programa que nos había preparado LAN Airlines, pero al escuchar esta especie de revelación mesiánica que había tenido se pusieron manos a la obra para incluir la aventura en nuestro itinerario. Así da gusto.

Probablemente el nombre de Huayna Picchu no os sea demasiado familiar, pero me jugaría una cena en una buena cevichería a que lo habéis visto mil y una veces en fotos. Para que os hagáis una idea, es la enorme montaña jorobada que aparece junto a los vestigios arqueológicos del Machu Picchu y que queda tan bonito en todos los catálogos y guías de viajes a Perú.

Mentiría si os dijera que el camino que lleva a la cima del Huayna Picchu está hecho para todos los públicos. Es una subida corta pero bastante dura, sobre todo si no haces deporte habitualmente o no estás acostumbrado a la altura de los Andes. La cumbre está ubicada a 2.667 metros de altitud, así que poca broma.

La entrada al sendero de subida al Huayna Picchu está limitada a 400 personas diarias. La mitad a las 7 de la mañana y el resto a las 10. Es importante ser puntual porque se suelen formar colas que dificultan todavía más la ascensión. Tienes que firmar cuando pasas por el puesto de control y al regreso te ponen un sello en el pasaporte.

Como se nos pegaron un poco las sábanas nos tocó correr un trecho bajo una fina llovizna para llegar a tiempo al check-point. Para añadirle más dramatismo al asunto, la lluvia no había cesado de caer en toda la noche y había dejado el sendero un poco resbaladizo. Además, la niebla había pintado una escena digna de Cumbres Borrascosas así que el panorama se presentaba a priori un tanto peliagudo.

No obstante, hicimos de tripas corazón y tiramos hacia arriba con precaución. Fue una decisión un poco temeraria, pero ahora no me arrepiento para nada. Las vistas que nos regaló la subida al Huayna Picchu parecían sacadas del cine. Los riscos y la vegetación me recordaron a la Pandora de Avatar, sobre todo al principio del camino.

Pero en este tipo de gestas épicas siempre llega algún momento que te teletransportas a la Tierra Media de El Señor de los Anillos, así somos los frikis. Por un instante me vi subiendo la escalera sinuosa de Cirith Ungol junto a mi Gollum particular que era Viajando con Diego -con todo el cariño del mundo -. Los escalones eran pequeños y resbaladizos, como una dentadura enferma, pero las vistas eran realmente espectaculares.

En la cima hay unos restos de muralla inca que nos sirvieron para reponernos del esfuerzo y de improvisado mirador. Allí Diego y yo esperamos al resto del equipo y aguardamos a que la niebla abriera una ventanita que nos permitiera divisar Machu Picchu desde arriba. Cuando la borrasca nos concedió unos minutos de tregua por poco nos echamos a llorar, que escena tan conmovedora ¡Qué belleza!

Nos olvidamos del cansancio y nos invadió una sensación de euforia y satisfacción difícilmente descriptible, como de deber cumplido. Para alguien que no hace otro deporte que rascar teclas fue una gran gesta, pero si os lo tomáis con calma y sabéis sufrir un poco la subida al Huayna Picchu no es tan complicada porque no es demasiado larga. El descenso con la lluvia fue incluso más peligroso que el ascenso, pero fuimos con mil ojos para evitar problemas.

La mayoría de viajes a Perú incluyen una visita al Machu Picchu, pero no todos programan excursiones para subir al Huayna Picchu. Si os animáis viviréis una pequeña aventura y os llevaréis a casa unas vistas andinas dignas de los dioses… o al menos de gente que se codeaba con ellos como los incas.

Pachinko

Sierra Central peruana, una zona del país bastante desconocida pero que, sin embargo, es muy auténtica.

Además de contar con algunas ciudades coloniales de gran belleza y con pequeños pueblos que rebosan encanto, esta parte del país, el Perú más rural, esconde también destacadas ruinas arqueológicas.

Ayacucho, una muestra de arquitectura colonial

La ciudad de Ayacucho fue fundada por los españoles en el siglo XVI y en ella se disfruta de un clima templado y agradable. Pasear por sus calles descubriendo los muchos ejemplos de arquitectura colonial que esconde es todo un placer.

El ambiente colonial se ha conservado de una forma magnífica en Ayacucho, por ejemplo, en sus iglesias y en sus impresionantes mansiones. La ciudad vivió una época muy dura durante la década de 1980, cuando actuaba en la zona el grupo terrorista Sendero Luminoso, pero en 1992 sus líderes fueron detenidos y hoy el grupo casi ha desaparecido completamente.

Una zona muy rural

Esta región de Perú se caracteriza por la actividad rural de sus pueblos y sus gentes, por lo que conocerla te dará una visión bastante real del país. Existen algunas localidades pequeñas de interés, como Lircay o Huancayo. Es esta última población se organiza cada domingo un mercado en el que la población de la zona vende telas, artesanía y productos de alimentación. Si puedes, no dejes de visitarlo.

Muy cerca de Ayacucho, encontrarás las ruinas de Huari, un asentamiento de unos 10 km. cuadrados, compuesto por edificios, calles, plazas, tumbas, senderos, etc. Los huari fueron una civilización que estuvo presente en esta zona de Perú entre los años 600 y 1100 d.C. Aunque en la actualidad los trabajos arqueológicos han sido escasos, la importancia de los hallazgos hace que sea interesante visitar este lugar.

En la provincia de Urunbaba que está situada en Cusco, Perú, se encuentra una pequeña fortaleza que se extiende alrededor de unos 800 metros sobre Machu Pichu. Un lugar que los turistas que han visitado han calificado de increíblemente bello, y no es un turista o dos, Machu pichu es visitado por cientos de personas cada día. Una vez que se esté en Perú, existen tres rutas diferentes para llegar:

3 Rutas para llegar a Machu Pichu

La primera de las formas que vamos a explicar es la más antigua que hay, y es ir en un tren que sale de la estación de San Pedro en Cusco, y se tienen que recorrer unos 120 km aunque el paseo es muy ameno porque se pasan por diferentes zonas, entre ellas los pueblos de Pory, Cachimatyo e Izcuchaca, Pampa de Anta entre otros y cruzando el Valle Sagrado de los Incas hasta llegar a la estación de Ollantaytambo. Al llegar a esta zona, sólo hay que caminar un poco hasta llegar al puente ruinas.

La segunda forma de llegar a Machu pichu es con un helicóptero. Si esa es la opción que vamos a elegir, debemos pactar con la única empresa que trabaja con este servicio en la zona, ya que el viaje es uno sólo al día. Sale del aeropuerto de Cusco a las 9 de la mañana aproximadamente y nos da un paseo de 25 minutos con las vistas increíbles de valle sagrado de los incas. Una vez que acaba el viaje en helicóptero, el paseo continua en bus hasta llegar a a la zona esperada.

La tercera forma es para los más aventureros de todos ya que hay que hacer la famosa ruta de los caminos del Inca. Esta caminata sale desde el valle de la convención, desde la cual hay que caminar una media de 36 km.

La capital de Perú es una de las ciudades latinoamericanas que atrae cada año gran cantidad de turistas, que informados de todo lo que posee, arte, cultura, patrimonio histórico, tradiciones y una excelente gastronomía, viajan hasta allí para disfrutar de todo lo que nos ofrece.

Al hacer turismo por Lima podremos conocer cientos de lugares interesantes; desde sitios históricos, ambientes naturales, hasta las más modernas estructuras hacen de la capital peruana una de las capitales más interesantes del mundo.

1- La Plaza de Armas es el lugar en donde en 1535 el conquistador Francisco Pizarro fundó la ciudad de Lima y en donde se encuentran edificios históricos como el Palacio de Gobierno, la Catedral de Lima, el Palacio Arzobispal, entre otros.

2- Miraflores es una zona conocida por ser el lugar en donde viven los limeños más acaudalados y punto de encuentro de empresarios, artistas y turistas. Sobresale por sus centros comerciales, restaurantes e incansable vida nocturna; además de sus hermosas vistas al Pacífico.

3- Huaca Pucllana es un centro ceremonial de las antiguas civilizaciones que vivieron en la región entre los años 200-700 d.C.

4- Cerro Azul, localizado a 130 km al sur de Lima, es un verdadero paraíso para los amantes de los deportes acuáticos.

5- Cerro San Cristóbal, entre el distrito del Rímac y el de San Juan de Lurigancho, un mirador para admirar el crecimiento urbano de la capital peruana.

6- Chorrillos es otro de los pintorescos distritos en Lima que vale la pena visitar para disfrutar de sus impresionantes panorámicas a la bahía tanto de día como de noche.

7- El Circuito Mágico del Agua, el complejo de fuentes más grande del mundo. Ubicado en el Parque de la Reserva, distrito de Santa Beatriz, atrae por sus juegos interactivos de agua, dignos de admirar especialmente durante la noche.

8- Museo Larco es una exhibición privada con una vasta colección de arte precolombino que permite conocer la historia de nuestros antepasados, que atrae a cientos de visitantes semanalmente por su singular galería de arte erótico.

9- Parque de las Leyendas, el primer zoológico de Perú, es una muestra de por qué este país es conocido por su gran diversidad biológica.

10- El Puente de los Suspiros, en el bohemio distrito de Barranco, una histórica estructura de madera que gana un encanto especial durante los atardeceres. En los alrededores, pintorescos bares y restaurantes, para pasar una noche entretenida, muy al estilo de Lima.

Templos antiguos del Perú. Empecemos nuestro recorrido en el Templo Pintado, ubicado en Nazca y considerado como el templo más importante de la zona. Este templo fue un antiguo centro ceremonial y se caracteriza por presentar en su interior, misteriosas figuras de humanos con elementos zoomorfos.

Es hora de dirigirnos a Huánuco, específicamente sobre el margen derecho del río Higueras, a donde ubicamos a Kotosh, considerado como uno de los templos más antiguos del Perú y de América pues data de hace 4,000 años atrás. Este templo es sin duda la evidencia más temprana de arquitectura pública y ceremonial en los Andes. El más famoso de sus recintos es el Templo de las Manos Cruzadas.

Ahora vayamos a conocer el Templo Inca Huaytará, el cual fue construido en el siglo XV por el Inca Yupanqui. Se trata de un fabuloso templo inca convertido luego en iglesia católica. Para visitarlo debemos dirigirnos al pueblo de Huaytará en el departamento de Huancavelica.

También tenemos la posibilidad de visitar el Templo Antiguo de Chavín de Huantar, ubicado en el sitio arqueológico Chavín de Huántar en la provincia de Huari en el departamento Ancash. Se trata de una construcción de piedra en forma de U, que rodea una plaza hundida circular.

Finalmente terminemos nuestro recorrido en el Templo del Sol, ubicado en Machu Picchu. Vale la pena señalar que se encuentra situado en el sector urbano y se puede acceder a través de un enorme portón construido con dobles vigas.

Perú despertará todos tus sentidos y te permitirá disfrutar como nunca de la vida.

Perú es uno de los destinos más mágicos del planeta, en cuyo interior nos podremos topar con multitud de tesoros de una gran riquieza histórica que antaño, grandes civilizaciones como los incas dejaron, como prueba de su paso por esta tierra.

En su interior no solamente podrás maravillarte de sus monumentos y templos derruidos de una gran belleza arquitectónica y de gran valor arqueológico, sino que al mismo tiempo te podrás quedar deslumbrado con los parajes naturales que rodean este país y que se convertirán en ese remanso de paz que tu cuerpo y espíritu tanto ansiaban encontrar.

La ciudad de Arequipa (también conocida como Ciudad Blanca) y el Valle del Colca , Iquitos, el río Amazonas, el lago Titicaca, las misteriosas líneas dibujadas en el desierto de Nacza, Trujillo o Paracas son algunos de los muchos rincones que podrás encontrar en este país.

¿Y vosotros?, ¿vais a viajar a Perú estas próximas vacaciones de verano?

Lima, capital del Perú, es la principal puerta de ingreso al país ya que es allí donde está el único aeropuerto internacional. Una es una ciudad imperdible para el turismo cultural donde podremos conocer su hermoso Casco Histórico que nos remonta a su pasado colonial.

Para una hacer un viaje de escapada a Lima, debemos dedicarle por lo menos dos días como mínimo, ya que posee muchos sitios para conocer, como monumentos históricos, museos, ferias artesanales y por supuesto no debemos perdernos de saborear algunos de sus platos típicos peruanos en algunos de sus varios restaurantes, y que están catapultando a Lima como la capital gastronómica.

Durante un recorrido turístico por Lima podremos visitar por la mañana el Centro Histórico declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, la Catedral, la Plaza Mayor, el Palacio de Gobierno y la Iglesia de San Francisco con su Monasterio, su Museo de Arte Religioso y sus Catacumbas. Allí, las agencias de viaje suelen vender estos atractivos en sus city tours y lo terminan con la visita a los modernos distritos residenciales de San Isidro y Miraflores, concluyendo con una vista magnífica del Océano Pacífico.

Los museos son espacios imperdibles durante una visita turística por Lima, ya que en ellos podremos admirar los restos arqueológicos de las civilizaciones Inca y pre-Incas, destacándose el Museo de la Nación, Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú y el Museo Larco Herrera.

El Perú posee la artesanía más variada del mundo, de modo que durante la tarde es una buena idea recorrer los centros artesanales y así admirar los bellos trabajos realizados por laboriosas manos y adquirir alguno que nos guste como recuerdo de visita por la capital del Perú.

En el segundo día de nuestra visita a Lima, podremos conocer el Parque de las Leyendas que es el primer zoológico del país, ubicado en el distrito de San Miguel. Otro es el Parque Zoológico Huachipa, en las afueras de la ciudad. Y aquellos viajeros amantes de las aves pueden hacer una excursión hasta el Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa.

Alpamayo es uno de los picos más notables en la Blanca Cordillera de los Andes peruanos, en la región de Ancash, Perú, América del Sur. Con una elevación de 5.947 metros, esta es una elevación notable, de forma simétrica y muy bella, que encumbra dos zonas más hacia el Sur y el Norte.

La cumbre de la montaña Alpamayo fue escalada por primera vez por una expedición alemana, que se fue a través de la arista N. Esta montaña fue votada como “la montaña más bella del mundo” en la encuesta mundial de belleza escénica de Munich en 1966.

La ruta de escalada más común, es conocida como la ruta Ferrari, situada en la cara sudoeste de la montaña. Se considera que el ascenso es difícil, por lo que los escaladores que emprendan la subida, deben saber de escalada sobre hielo a un nivel técnico al menos. Los mejores meses para escalar son los que van desde mayo a septiembre, que coincide con la temporada seca.

Alpamayo es una montaña digna de ser escalada al menos una vez en la vida, ya que tiene senderos llenos de lagunas color turquesa, hermosos valles, pasos elevados y magnificas vistas, además de montañas de más de 6.000 m.s.n.m. Los campings son tranquilos allí arriba.

Ver las imágenes a cualquiera le dan ganas de ir a escalar, pero les recomiendo que antes de hacerlo, contraten como mínimo un guía experto, ya que subir este tipo de montañas requiere conocer los peligros a los que se exponen, que no son solamente perderse sino caer en una zanja profunda no visible, y además hay que saber de técnicas de escalamiento, de posicionamiento de las estacas, de manejo del grupo y sobrevivencia, entre otras cosas. Muchos, por subestimar un gasto que en realidad es una inversión, pierden su salud y a veces, su vida en estas heroicas expediciones.

Huayhuash

La impresionante cordillera de Huayhuash

¿Te apetece conocer uno de los rincones más bonitos de Perú? Se trata de la cordillera de Huayhuash, ubicada en los Andes. El circuito alrededor de dicha cordillera es uno de los trekkings más bellos del mundo y no lo decimos nosotros, sino la prestigiosa revista internacional “National Geographic”.

Aunque no se trata de una ruta fácil, ya que se atraviesan pasos de gran altura, su esfuerzo se ve ampliamente recompensado por las maravillosas vistas de las lagunas glaciares color turquesa, las impresionantes cumbres nevadas y los bosques ricos en fauna y grandes cascadas. ¿Quieres conocer más detalles de este mágico lugar?

Una belleza intacta

Gracias a la dificultad para llegar a Huayhuash, la cordillera se mantiene intacta, manteniendo toda su belleza natural. Al llegar, se descubren lagunas, riachuelos, bosques, vida silvestre y flores de gran diversidad. Sin embargo, a diferencia de la Cordillera Blanca, tiene escasa afluencia de turistas.

Yerupia, la segunda montaña más alta de Perú

La extensión de la cordillera de Huayhuash es de unos 30 kilómetros de largo, en los que alberga seis cumbres que sobrepasan los 6.000 metros de altura, además de otras quince que superan los 5.400 metros. Allí se encuentra una importante biodiversidad gracias al rango de sus altitudes y ecosistemas. La montaña más alta es la de Yerupia, con 6.634 metros sobre el nivel del mar. Se trata de la segunda montaña más alta de Perú.

Un tipo de comadreja

La palabra “Huayhuash” proviene del quechua y significa un tipo de comadreja. El circuito total, que da la vuelta completa a la cordillera, dura unos 12 o 14 días, aunque existen rutas más cortas. La ruta principal atraviesa seis poblados agrícolas ubicados en los valles bajos, cinco pasos de altura arriba de los 4.500 metros sobre el nivel del mar y más de una docena de lagunas. La caminata se inicia en Chiquián.

Machu Picchu fue construida sobre mediados del siglo XV por mandato del emperador inca Pachacútec durante la expansión del imperio, que con el tiempo se extendería a lo largo y ancho de casi 2 millones de kilómetros cuadrados. Cuando el Imperio Inca cae bajo el dominio de los conquistadores españoles, la ciudad de Machu Picchu queda deshabitada y su existencia no se conocería a nivel mundial (salvo en el caso de los lugareños) hasta 1912, cuando el historiador Hiram Bingham la muestra al mundo.

Hay quienes sostienen que fue un arrendador llamado Agustín Lizárraga quien la descubrió nueve años antes, y fueron los rumores sobre una ciudad perdida los que despertaron el interés de Bingham, y otras fuentes nos remontan hasta el alemán Augusto Berns, quien la hubiera descubierto en 1867.

Los trabajos de limpieza y estudio arqueológico se llevaron a cabo gracias al Gobierno de Perú, a la Universidad de Yale y a la afamada National Geographic Society, y se prolongaron desde 1912 hasta 1915. Tras retirar la abundante y espesa vegetación que cubría la mayor parte de la ciudad se pudo contemplar en toda su grandeza, siendo además encontradas numerosas sepulturas de sus antiguos habitantes. Hoy en día forma parte de los Patrimonios de la Humanidad, es uno de los principales destinos turísticos del país y también el más impresionante legado de los antiguos incas a nivel de construcciones.

Harry Bingham en Perú, 1911

Tiempo antes de ser construida la ciudadela, esta zona montañosa conocida como la Quebrada de Picchu estuvo habitada por gentes procedentes del Valle Sagrado y de Vilcabamba, quienes buscaban nuevas tierras para extender sus cultivos. Durante el gobierno de Wiracocha, el entonces señorío Inca sufría la constante amenaza de los Chancas, y temiendo una invasión de éstos Wiracocha huye con uno de sus hijos llamado Urco, dejando a su pueblo indefenso ante el enemigo.

Es entonces cuando otro de sus hijos, Cusi Yupanki se pone al frente de la defensa de los incas, y mediante una serie de pactos y alianzas con otras poblaciones consigue acabar con la amenaza, asegurando el futuro de los incas. En agradecimiento, Wiracocha le nombra heredero oficial y cuando Cusi toma el poder se renombra como Pachacútec Yupanqui Cápac Intichuri, que se traduce como Hijo del Sol que cambia el rumbo de la Tierra. El gobierno de Pachacútec no podrá ser más próspero y favorable para los incas, que pasan de ser un señorío más a convertirse en el gran Imperio del Tahuantinsuyo, del que provienen las más impresionantes obras de arquitectura que dio su cultura, una de las cuales es la ciudadela de Machu Picchu.

En principio se pensó que esta ciudad era un enclave militar estratégico, y después que se trataba de una residencia de descanso para el emperador, aunque con el tiempo ambas teorías fueron descartadas. Los estudios han ido revelando que es más probable que se tratase de un lugar dedicado a la religión, una especie de santuario, dado el tinte ceremonioso que presentan algunas de sus construcciones. Hay quienes apuntan a que pudo ser una suerte de convento, ya que de los 135 cuerpos que se han encontrado, 109 pertenecen a mujeres. Es estima que podría llegar a albergar hasta unas 1.000 personas durante su época de mayor esplendor.

El abandono de la ciudad se debió producir entre los años 1534 y 1570, durante el periodo en que los incas pudieron resistir a los conquistadores, circunstancia que fue aprovechada por muchos para huir a sus pueblos natales. Debido a que los españoles no mencionan el lugar en ninguna de sus crónicas, lo más probable es que nunca supiesen de su existencia, aunque también se baraja la hipótesis de que fuese saqueada en un primer momento, como apuntan las evidencias de incendios encontradas en algunos edificios, y después cayese en el olvido.

cataratas del Perú. Iniciemos el recorrido en la Catarata de Santa Carmen, una catarata rodeada de magníficos paisajes, la cual se ubica en el Distrito de Mariano Dámaso Beraun, a 2 kilómetros y medio de la Carretera Central y a 7.97 kilómetros al sureste de la ciudad de Tingo María. Esta catarata tiene 30 metros de altura y se destaca por sus aguas cristalinas y por su singular posa natural, a donde podemos refrescarnos con un baño.

La Catarata de Gloriapata forma parte del Parque Nacional Tingo María, y se posa a unos 15 kilómetros de la ciudad. La caída de las aguas de esta catarata está rodeada de rocas propias de la naturaleza dándole un atractivo inolvidable para los que lo visitan.

La Catarata de San Miguel es un torrente del río San Miguel que desemboca en el río Huallaga, y la cual se ubica a unos 25 kilómetros de Tingo María.

No podemos dejar de mencionar a la Catarata Gocta, también conocida como La Chorrera, un salto de agua ubicado cerca de Cocachimba y San Pablo, distrito de Valera, provincia de Bongará, departamento de Amazonas.

Es hora de visitar la Catarata Velo de la Novia, un salto de agua ubicado en la Provincia de Chanchamayo, en el Departamento de Junín. Vale la pena señalar que la catarata tiene una altura de 55 metros.

La Catarata Yumbilla es un salto de agua ubicado en el distrito de Cuispes, provincia de Bongará, departamento de Amazonas.

Finalmente terminemos el recorrido en las Cataratas de Palacala, un conjunto de caídas de agua, ubicadas en la quebrada de Matala, en el distrito de San Jerónimo de Surco, Provincia de Huarochirí, Región Lima, las cuales se ubican a 2,850 metros sobre el nivel del mar.

Machu Pichu o “Cima Vieja”, es un antiguo poblado construido a mediados del siglo XV por la civilización Inca. Se encuentra al sur de Perú en la provincia de Urubamba, departamento de Cusco.

Esta indiscutida obra maestra arquitectónica, fue descubierta por el norteamericano Hiram Bingham en 1911, y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1983 por la UNESCO. Machu Pichu se encuentra a unos 2400 metros de altura sobre el nivel del mar. La zona construida es de 530 metros de largo por 200 metros de ancho, y está dividida en dos zonas: la agrícola y la urbana.

La zona agrícola está fue estratégicamente construida en forma de terrazas piramidales. A su vez la zona urbana está dividida en dos partes, la baja o urin y la alta o hanna, y en el centro de estas dos zonas, se encuentra La Plaza Mayor. La zona alta se encuentra al oeste y está constituida por llamativos espacios sagrados, como el Mausoleo Real; el Templo Mayor; y una plataforma piramidal donde se encuentra la famosa escultura conocida como “El Reloj Solar”.

La zona baja o urin, se encuentra al este y está formada por La placa Sagrada y junto a ella, un jardín de piedras; El Palacio de las tres Portadas; El Mausoleo del Este; La Cripta del Cóndor; el aqllawasi, collcas y dos grupos de edificios.

Esta construcción incaica, fue hecha de granito blancuzco, feldespato y cuarzo, y mica. Cada detalle de esta imponente edificación estuvo basado en la astronomía.

En Julio de 2007 Machu Picho fue elegido como una de las siete Maravillas del Mundo.

Perú es un país lleno de misterios, vestigios arqueológicos, playas y espacios naturales. Tiene en su vasto territorio hermosos paisajes y un gran tesoro cultural que hacen de este país un destino turístico impostergable. Por ello, hoy vamos a mostrarte algunos de los principales lugares turísticos del Perú que puedes visitar en un próximo viaje.

Arequipa

Arequipa es uno de los principales destinos turísticos del Perú. Entre los puntos a conocer está el centro histórico de la ciudad, el cual lleva la nominación de Patrimonio Cultural de la Humanidad por su importante arquitectura de estilo colonial en sillar blanco, lo cual le da el apodo de “Ciudad Blanca”.

Cuzco

Lleva el nombre de la Capital arqueológica de América y es el punto turístico más visitado del Perú. Cuzco fue la ciudad más grande del Imperio Inca. Hoy en día se presenta como un sitio ideal para conocer las costumbres y tradiciones de la cultura incaica. La meca de todos los turistas es Machu Picchu una ciudad sagrada que forma parte del Camino del Inca.

Lima, capital de Perú

La hermosa ciudad de Lima se caracteriza por ser una gran metrópolis conocida por su variedad gastronómica. Entre los lugares para descubrir en Lima están el centro histórico declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad y sus museos. Además , ofrece una activa vida nocturna y excelentes playas.

Líneas de Nazca

Para quienes buscan algo de enigma y misterio, no pueden perder la oportunidad de sobrevolar por las Líneas de Nazca. Maravillosas formas sorprenden por su espectacular perfección y dan cuenta del trabajo de las antiguas civilizaciones peruanas.

Perú es también sinónimo de naturaleza. Desde Iquitos es posible tomar un crucero para recorrer el río Amazonas. También existen albergues y lodges donde hospedarse para explorar la selva, observas aves y vivir la experiencia de estar en un exuberante entorno natural.

Arequipa con su importante centro cultural, Cuzco como puerta de entrada a Machu Picchu, Lima con su interesante combinación de playas y museos, las Líneas Nazca y la naturaleza de la Selva Amazónica son algunos de los motivos para planificar un viaje al Perú.

¿Ya tienes ganas de disfrutar de unas vacaciones en Perú?

El Perú es un país ideal para la compra de artesanía. Hoy nos dedicaremos a hablar de los mates burilados, los cuales representan las tradiciones, creencias y vida diaria de las comunidades andinas. La calabaza es el soporte de una expresión artística de gran belleza que data de tiempos prehispánicos. Vale la pena señalar que el término mate deriva del quechua mati que significa “plato de calabaza”.

El mate burilado más antiguo que se conserva en el país data del año 1848, y representa cuatro escenas, entre ellas, la danza de las tijeras. Para apreciarlo debemos dirigirnos al Museo Nacional de la Cultura Peruana. Sin embargo se tiene registro de esta práctica milenaria de hace más de 3,500 años pues se han descubierto mates preincaicos.

Los principales centros artesanales de mates burilados se ubican en las comunidades campesinas de Cochas chico y Cochas Grande, en el distrito El Tambo, provincia de Huancayo, en Junín. También se producen en Ayacucho y en localidades de la costa norte.

El artesano hace uso principalmente el buril, palillo de quinual con clavo de acero en forma triangular. Para dibujar los fondos es indispensable el vaciador o gubia. Con el llimpi o se extrae el contenido de los mates. El chuchuro facilita el corte de las tapas. El cuchillo ayuda a igualar los bordes. Finalmente se utiliza la técnica del quemado.

La lectura de los motivos de los mates burilados se hace en forma circular y de abajo hacia arriba. Cada imagen guarda relación con la anterior, contando una historia que finaliza con la imagen que está tallada sobre la tapa.

El Centro de Lima, casco antiguo de la capital peruana nos invita a descubrir maravillosos lugares como la Plaza Mayor y la Catedral, pero también variedad de iglesias y casonas.

Iniciemos el recorrido en la Iglesia de San Francisco, la cual destaca por su fachada de dos torres de color amarillo. El interior de la iglesia cuenta con nave principal y dos naves laterales, cada una con 7 altares. El convento tiene un claustro principal adornado con azulejos sevillanos. Debajo de este conjunto arquitectónico se posan las galerías subterráneas o catacumbas, las cuales datan de la época virreinal y que en ese entonces sirvieron como cementerio.

En el centro histórico de la ciudad encontramos un total de 47 iglesias. Destacan entre ellas, la Iglesia de San Pedro, la cual tiene en su nave central una arquería de San Pedro y capillas doradas que conducen hasta el altar mayor.

Otra iglesia importante de mencionar es la Iglesia de las Nazarenas, a donde se encuentra la imagen del Señor de los Milagros.

Sigamos el recorrido en la Iglesia de Santo Domingo, la cual destaca por su hermoso coro en cedro tallado, a donde reposan los restos de San Martín de Porres y Santa Rosa de Lima.

Finalmente terminemos el recorrido en el centro de Lima en las casonas. No puedes dejar de visitar la Casa Aliaga, la cual expresa el boato de la vida virreinal. También recomendamos visitar la Casa Goyeneche o Rada, y el Palacio Torre Tagle. Éste último es una elegante mansión de principios del siglo XVIII, hoy sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En esta ocasión visitaremos Choquequirao, ciudadela ubicada entre cumbres de difícil acceso y cubierta por espesa vegetación. Choquequirao permaneció envuelta en silencio durante casi 4 siglos, a pesar de haber sido un importante centro político, administrativo y religioso inca. Hoy en día es considerado como uno de los sitios arqueológicos con mayor potencial turístico en el Perú.

Choquequirao se ubica en la región de Cuzco, dentro de la cuenca del río Apurímac, a una altura de 3,050 metros sobre el nivel del mar.

Su construcción de atribuye a los sucesores del inca Pachacútec: Túpac Inca Yupanqui o Wayna Cápac. Se cree que fue un centro de resistencia de las huestes de Manco Inca después de la conquista. A pesar de ser una urbe inca, los materiales de construcción utilizados difieren ya que no se utilizaron sillares bien tallados traídos de lejanas canteras sino piedras propias del lugar. Sin embargo, los patrones constructivos pertenecen al estilo imperial inca.

Solamente hay dos alternativas de llegar a Choquequirao, la vía aérea, por helicóptero y la caminata, que se puede iniciar en Cachora, pequeño poblado de Abancay. Allí se pueden alquilar caballos o mulas para hacer el recorrido más fácil. La caminata dura entre 10 y 12 horas y se realiza por lo general en 2 días.

Son en total 60 kilómetros de recorrido en medio de terrenos agrestes. Es indispensable llevar un buen equipo de campamento que debe incluir carpa, bolsas de dormir, linternas y zapatillas de trekking. Además, debido al desgaste físico de la caminata, es recomendable llevar bebidas hidratantes.

La mejor época para visitar Choquequirao es entre los meses de mayo y noviembre, cuando no es temporada de lluvias.

Machu Picchu es sin duda alguna el sitio arqueológico más famoso del Perú, una ciudadela enclavada en la ceja de selva, cuya función ha permanecido como un misterio. Sus templos, residencias y andenes, rodeados de imponentes montañas verdes, representan la más hermosa fusión de paisaje y arquitectura.

El santuario histórico de Machu Picchu se ubica a 2,403 metros sobre el nivel del mar, a una distancia de 112 kilómetros de la ciudad del Cuzco. Es importante señalar que tiene una superficie total de 37,320 hectáreas, que desde el año 1983 es considerada como Patrimonio de la Humanidad, y desde el 2007 como una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo Moderno.

Aunque se tenía referencia sobre la existencia de la ciudadela, el descubridor oficial es el historiador estadounidense Hiram Bingham, quien llegó a la zona en 1911. Luego de hacer el descubrimiento y darlo a conocer, realizó excavaciones y encontró cientos de piezas de cerámica, bronce, cobre, estaño, plata, y restos óseos animales y humanos.

La ciudadela de Machu Picchu se encuentra en medio de una zona de gran riqueza arqueológica y natural. En total hay 34 sitios arqueológicos en el área, todos unidos por el Camino Inca. El lugar es además, un impresionante hábitat de fauna y flora. Aquí se pueden apreciar más de 300 especies de orquídeas, así como numerosas especies de begonias, bromelias, árboles de nogal y cedro. Asimismo debemos informarte que Machu Picchu cuenta con alrededor de 300 especies de aves como el gallito de las rocas, picaflores, entre otros.

Otros animales que se pueden apreciar en el área son osos de anteojos, tarucas, pumas y tigrillos.

El Valle del Colca es un lugar de ensueño ubicado en la provincia de Cailloma, en al extremo nororiental de Arequipa en el Perú. Se trata de un territorio conformado por mesetas elevadas, laderas, volcanes y extrañas formaciones de rocas basálticas, así como pueblos pintorescos que albergan templos coloniales, y claro está, el impresionante Cañón del Colca.

En el Valle del Colca tenemos la posibilidad de visitar el Hualca Hualca, considerado como uno de los más hermosos nevados de la zona, montaña que tiene una altura de 6,025 metros.

A los aventureros también les recomendamos visitar el Nevado Ampato, célebre por haber sido el lugar a donde se descubrió a la “Momia Juanita” o “Dama de Ampato”, doncella sacrificada en honor a los dioses.

Si te animas a visitar poblados, debes saber que la mayoría de ellos se ubican en la región Suni, entre 3,500 a 4,100 metros sobre el nivel del mar, en lo que se conoce como el valle perdido de los incas o el territorio del cóndor.

Sin duda alguna, el lugar más famoso del Valle del Colca es el Cañón del Colca, cañón que tiene una longitud de 100 kilómetros y una profundidad de 3.400 metros, motivo por el cual es considerado como uno de los más profundos a nivel mundial. Las laderas del cañón son casi verticales, y son atravesadas por el río colca, considerad como el más largo de la costa peruana pues tiene una extensión de 400 kilómetros.

No puedes dejar pasar la oportunidad de apreciar el maravilloso vuelo del cóndor de los Andes, en el Valle del Colca.

El Parque Nacional Tingo María es considerado como la puerta de entrada a la Amazonía, un parque que destaca por sus paisajes de colores cálidos y marrones, típicos de la sierra, los cuales se van desvaneciendo para ceder paso al verdor de la selva. Para visitarlo debemos dirigirnos a la selva central del Perú, en la región de Huánuco, provincia de Leoncio Prado, distritos de Mariano Dámaso Beráun y Rupa-Rupa. Vale la pena señalar que el parque fue declarado como tal en el año 1965, y desde el 200 forma parte de los patrimonios de la nación.

Este enorme bosque húmedo tropical es un refugio de más de 100 especies de animales, a donde viven guácharos, otorongos, sajinos, venados rojos, sachavacas, tigrillos, monos fraile, pichicos, gatos del monte, boas, gallitos de las rocas, loros, colibríes, y peces entre otros. En cuanto a la flora, podemos apreciar musgos, líquenes, bromelias, nogales, bombonajes, aguajes, pijuayos, orquídeas, helechos, begonias, cedros, cinchonas, quinillas, tulpays, requias, ponas, y huasaís.

Uno de los puntos de mayor interés es el Puma Ringri o también llamada Bella Durmiente, imponente cerro que se asemeja a la silueta de una mujer recostada de espaldas.

También debemos visitar la célebre Cueva de las Lechuzas, también conocida como la Gruta del Monzón, conjunto enorme de cuevas subterráneas interconectadas. Sus paredes son de piedra caliza y están adornadas con hermosas estalactitas y estalagmitas de formas peculiares. En el interior de la cueva viven guácharos, murciélagos, loros, pericos y golondrinas. Vale la pena señalar adicionalmente que se han encontrado cabezas de hachas de piedra que datan de la época preincaica. Si te animas a ingresar a la cueva, debes llevar contigo una linterna así como una mascarilla que tape boca y nariz.

Otros lugares de interés son las aguas sulfurosas de Jacintillo, la Cueva de las Pavas y la Catarata El Velo de las Ninfas.

Lambayeque es un pequeño territorio ubicado en la costa norte del Perú, tierra de pirámides, destino de mitos y culturas, a donde según cuenta la leyenda, llegó el legendario Naylamp para fundar el valle. Otro personaje importante de la historia de Lambayeque es el Señor de Sipán, gran cacique del norte, quien estuvo 7 siglos enterrado hasta ser descubierto en 1987.

Lambayeque es un excelente destino para comprar souvenirs, pues los artesanos realizan trabajos en orfebrería, oro y plata. Son muy famosos también los trabajos en paja, así que si estás de paso por aquí no dudes en comprar un sombrero, sobre todo en la zona de Monsefú, que además es la cuna de la cumbia costera.

Si se trata de turismo arqueológico, no podemos dejar de visitar las Pirámides de Túcume y la Huaca Rajada. En la Huaca Rajada, cerca de Chiclayo fue hallada la Tumba del Señor de Sipán. De la zona de Lambayeque, específicamente de Batán Grande es el famoso Señor de Sicán. Otro destino para practicar turismo arqueológico es Apurlec.

En Lambayeque podemos visitar playas, surfear o apreciar a los pescadores en sus embarcaciones de totora en el balneario de Pimentel.

Si se trata de turismo religioso, no dudes en visitar la Cruz de Chalpón, gran expresión del culto en la costa norte.

¿Te gusta el tema del esoterismo? Entonces no dejes de visitar Salas, considerada como la mayor concentración de curanderos de todo el país.

Finalmente te contamos que a lo largo y ancho de Lambayeque podrás disfrutar de lo mejor del folklore costeño, a donde destaca la danza de la marinera.

Colombianos y peruanos no necesitarán visado para viajar a Europa desde 2014

Los Consejos Europeos de presidentes y primeros ministros de la Unión Europea suelen ser insustanciales y muy institucionales, aunque en los últimos años, al calor de la crisis económica que ha azotado el continente, han servido para poner en marcha diferentes medidas económicas, como los rescates financieros a varios países europeos. En el último, celebrado los pasados días 19 y 20 de diciembre no hubo este tipo de sorpresas, aunque sí se consieró una medida que puede ver la luz en 2014. Se trata de la exoneración de los visados para los ciudadanos colombianos y peruanos que deseen viajar a países de la Unión Europea.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, ha hecho bandera de este asunto y se ha implicado en la tarea de convencer a sus similares en el Consejo Europeo de las bondades que tendría facilitar la llegada de estos ciudadanos latinoamericanos, sobre todo a países como España, donde tienen un fuerte arraigo cultural y familiar. En realidad, España viene haciendo ruido con este tema desde el mes de septiembre. Ahora, los máximos representantes de los diferentes países de la UE han tomado en consideración el asunto, que pasará al Parlamento Europeo, donde se debatirá y se fijarán las condiciones. Es probable que en la segunda parte de 2014 se apruebe la medida que permitirá a colombianos y peruanos viajar a los diferentes países de la UE sin necesidad de obener un visado. El periodo de viaje estará limitado a 90 días como máximo.

Perú y Colombia, sobre todo este último país, se están convirtiendo en potentes actores economícos en Latinoamérica, aunque aún enfrentan problemas como la desigualdad entre sus ciudadanos y la necesidad de crear una clase media con poder adquisitivo. Según datos del Fondo Monetario Internacional, la riqueza generada por Colombia (su PIB) creció un 4% en 2012 (hasta los 369.600 millones de dólares, según el Banco Mundial) y tiene una perspectiva de aumento del 3,7% en 2013. Por su lado, el PIB de Perú se incrementó un 6,3% en 2012 (hasta los 203.800 millones de dólares) y cuenta con una previsión de crecimiento del 5,4% en 2013. Es decir, son países con economías en pleno desarrollo y muy pujantes, que pueden aportar un flujo de turistas significativo no sólo a España, sino a toda el área europea. El Banco Mundial refiere que la tasa de pobreza en Colombia es del 32,7% y en Perú del 25,8%, por ejemplo.

Por su lado, Rajoy no ha movido los hilos para alcanzar este acuerdo sólo por los lazos sentimentales y culturales que España mantiene con Latinoamérica. A cambio del mismo, el presidente del Gobierno español recibirá un puesto en la Alianza del Pacífico, una unión económica formada por Colombia, Chile, México y Perú, cuatro de los países más pujantes económicamente en Latinoamérica. España desea tener voz y voto en este foro que representa el 35% del PIB de América Latina (unos 2 billones de dólares) y donde las grandes empresas españolas tendrían oportunidades de negocio. Rajoy ha basado su petición al resto de miembros del Consejo en que no era coherente mantener un acuerdo de libre comercio con estos países y no concederles la exención de visado a sus nacionales.

Hasta la definitiva aprobación de la exoneración del visado para colombianos y peruanos aún quedan varios trámites. Los dos países latinoamericanos han sido incluidos en una lista para obtener la exención y ahora el Parlamento europeo solicitará un informe que tratará temas como la seguridad.

TRAVEL LOVE from Christian Grewe on Vimeo.

El Perú es un país muy rico en bienes culturales y artísticos, y cuenta con una red de museos importantes, los cuales se encarga de preservar la herencia de la nación. En el Perú existen más de 200 museos.

Empecemos el recorrido en el Museo de la Nación, el cual abrió sus puertas en el año 1990. Se trata de un museo ubicado en la avenida Javier Prado, distrito de San Borja en la ciudad de Lima. Es considerado como uno de los museos más grandes del país, y exhibe miles de piezas originales y reproducciones de las diversas culturas del Perú. Una de las salas más apreciadas es sin duda, la que alberga la réplica de la tumba y de los ornamentos del Señor de Sipán.

El Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú es considerado como el museo estatal más antiguo del país. Se posa en la Plaza Bolívar, en Pueblo Libre, Lima. Sus salas albergan un amplio patrimonio cultural que lo convierte en uno de los museos más visitados de la nación. Aquí tenemos la posibilidad de apreciar ceramios, textiles y metales así como material orgánico, lítico y restos humanos prehispánicos. Si buscabas un lugar para acercarte a la historia del Perú, no puedes dejar de venir hasta aquí.

El Museo Arqueológico Rafael Larco Herrero data del año 1926 y se ubica en Pueblo Libre, Lima. Este museo expone de forma cronológica sorprendentes muestras de la historia de la nación. Cuenta con una de las colecciones más finas de piezas de oro y plata del Antiguo Perú, así como con una vasta colección de arte erótico.

La Semana Santa, efeméride de gran importancia en todos los pueblos que profesan la fe católica, se celebra en el Perú con gran fervor y color local. La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo se recuerda con procesiones, misas, cánticos y rezos, en español y quechua. Cada localidad tiene sus costumbres y rituales particulares que convierten a su celebración en un hecho único.

La Semana Santa se inicia el Domingo de Ramos y concluye 8 días después, el Domingo de Resurrección. La fecha es variable, suele ubicarse entre finales de marzo e inicios de abril.

La Semana Santa en Ayacucho es una de las celebraciones más importantes. Durante esta fecha se queman retamas secas y ninatoros. Salen en procesión además imágenes de Cristo y de la Virgen. El pueblo en las calles ilumina la noche con velas con lazo negros, mientras se escuchan huaynos y marineras.

En Porcón, cerca de Cajamarca, la celebración de la Semana Santa se celebra con la construcción y procesión de grandes cruces que acompañan la imagen de Cristo. Estas cruces están decoradas con fajas de colores, imágenes de vírgenes y santos y espejos que representan las almas de los difuntos.

En Catacaos, a unos 12 kilómetros de Piura, salen imágenes sagradas en procesión, y las personas visten con túnicas blancas. Se tocan flautas y tamborcillos en u ambiente de melancolía.

En Lima, se realizan tradicionales recorridos por las iglesias como la de Santo Domingo, San Francisco, San Pedro, La Merced, San Sebastián y la Santísima Trinidad. Además en el río Rímac, se representa el bautismo de Jesús. También se escenifica la Vía Crucis en distintos puntos de la ciudad, pero la más importante es la del Cerro San Cristóbal.