info@almusafir.es +34 612 258 388

Dar Manara #Riad

Dar Manara está ubicada en el corazón de la medina de Asilah, en una de sus silenciosas y graciosas callejuelas. El edificio es discreto, integrado entre las casas marroquis. Su construcción está inspirada en la arquitectura árabe andalusí, todos los materiales que se han utilizado para su construcción y decoración han sido trabajados a mano por artesanos del lugar.

Un gran arco en el vestíbulo conforma el patio central a cuya galería luminosa dan las distintas habitaciones y el gran salón marroquí.

Disfrutar de la tranquilidad, despertarse en la calma

El sonido del agua de una fuentecita ambienta el entorno, sereno y calmado. Una amplia terraza, desde donde se divisan las diferentes terrazas y los tejados de la pequeña ciudad nos transportan en el tiempo. En ella, dos Haimas marroquís invitan al reposo y al descanso, a la lectura y al relax de tomar un té compartiendo tertulia.

Disfrutar de la tranquilidad, despertarse en la calma, en este Riad con encanto podrás vivir tu propia experiencia relacionada con la tranquilidad, la calma, el sosiego, observar y observarte en la contemplación de la naturaleza.

Hay espacios que con el tiempo, gracias al cuidado y al mimo del día a día acaban estando impregnados, del espíritu para lo que fueron creados.

En Dar Manara se respira la paz y la serenidad, que es particular de Asilah, como si se hubiera concentrado esa sensación en los muros del establecimiento, y se hace perceptible a todo el que se aloja en ella, es la magia de los lugares que a través del tiempo van guardando la huella de lo que en ellos se acrisola, historias, experiencias, luz, serenidad…

  • Dar Manara
  • Dar, quiere decir Casa.
  • De ahí su categoría, Maison D´Hotes.
  • Manara (munawara), significa un punto de Luz.
  • Entrada y fachada de Dar Manara

El edificio es discreto, integrado entre las casas marroquís de la pequeña callejuela, en el corazón de la medina. Porque parte de su objetivo es justamente la discreción y la tranquilidad.

La entrada principal recibe al viajero ofreciendo una vista general del establecimiento. El conjunto visual sorprende por su armonía sencillez y pequeños detalles. Las líneas, las formas, el diseño, los materiales, las telas, la iluminación, la decoración en general son de inspiración marroquís, con la sabia intervención del trabajo y experiencia en algunas técnicas milenarias de las manos de los artesanos, nada es casual, cada rincón está pensado, para crear el clima necesario que favorezca a transportar los sentidos, a la serenidad!!

Entrada y Patio, El patio interior, es el corazón de la casa.

En él se encuentra la pequeña recepción, la graciosa escalera que lleva a la primera planta dónde están las habitaciones.

El salón marroquí, es el espacio de encuentro por excelencia. Este espacio decorado al estilo marroquí, con detalles sencillos y cuidados, reúne a los visitantes eSalon Marroquin la gran mesa dónde comparten si se desea el desayuno, que se ha seleccionado con esmero ofreciendo alimentos naturales y realizados de forma artesanal. Momento de compartir experiencias, tertulias interesantes que dan el verdadero sentido a la filosofía de Dar Manara.

La chimenea aporta en invierno el calor de hogar al Riad.

El agua es un elemento presente, una pequeña fuente junto con la música ambiental y el olor a incienso impregnado en el ambiente crean el clima idóneo, para invitar a los sentidos a disfrutar del entorno apacible.

El gran lucernario decorado con detalles de escritura marroquí permite Rincon y fuenteque entre la luz y la claridad, iluminando todo el patio y reflejando en las habitaciones el juego de colores a través de los vidrios de las mismas.

La Naturaleza es nuestro medio de inspiración, y las flores tienen un lugar priviligiado de conexión a la hora de inspirarnos para crear ambientes.

info@almusafir.es

Surf en Marruecos

Imsouane, paraíso para surfistas

Imsouane es una pequeña población que está en las cercanías de la ciudad de Esauira, o Essaouira, en las costas occidentales de Marruecos, que es famosa entre los visitantes no sólo por sus hermosas playas, sino por las actividades acuáticas que se pueden hacer en el mar local.

Ir a este lugar puede ser un gran respiro desde las más llenas calles de las cercanas Essaouira y Agadir, por lo que es considerado por muchos como uno de los tesoros mejor guardados de todo el país.

Sin embargo, para uno de los grupos de turistas este lugar no es un secreto, sino que es todo un paraíso y un destino que tienen que visitar no sólo una vez en la vida, y es entre los surfistas. Durante los meses de verano, así como en algunos de la primavera y el otoño, llegan hasta allí miles de personas que quieren disfrutar de uno de los mejores lugares para practicar el surfing en el país.

Y es que el conjunto de las hermosas playas y de las aguas perfectas, hacen que la mayoría de los surfistas que van hasta allí te digan que Imsouane es todo un pedazo de cielo en la tierra, por lo que siempre lo recomendarán.

Y no sólo esta comunidad puede disfrutar de esta población, sino que también cualquier otra persona encontrará en sus playas un gran lugar.

Los meses más populares para ir a surfear en esta población de Marruecos son los de octubre y marzo, pero normalmente hay un buen clima durante todo el año, por lo que siempre que estés en esta parte del país puedes pasar a disfrutar un poco del ambiente. Y si eres amante de la naturaleza, tienes allí varias actividades que hacer, en las montañas de sus alrededores.

La villa de Imsouane está sumergida entre varias cadenas montañosas que tienen unos densos bosques que son considerados áreas protegidas. En ellos los amantes de la observación de aves encuentran un excelente lugar, porque la gran variedad de estos animales que hay allí es inigualable, pero también es espectacular si simplemente quieres caminar por paisajes naturales impresionantes.

Viajes a Marruecos

La historia del windsurf

Uno pisa una playa y cuando clava la vista en el mar inmediatamente ve tres cosas: gente nadando o saltando olas, gente practicando surf y más allá de la rompiente de las olas, gente haciendo windsurf. ¿Pero cuál es la historia de este deporte que combina elementos del surf y de la navegación a vela?

Lo cierto es que la historia del windsurf no es tan antigua pues la práctica nació en 1949 de la mano de un sujeto llamado Newman Derby que ideó el sistema, tabla a vela, pero nunca lo patentó. Por suerte, eso no impide que se lo reconozca mundialmente como su creador. Después, su esposa y él abrieron una fabrica de tablas a vela y su invento empezó a difundirse.

El devenir de este nuevo deporte siguió sus pasos en California, Estados Unidos, de la mano de Jim Drake y Hoyle Schweitzer, navegante e ingeniero el primero, surfista y esquiador el segundo, y ellos sí patentaron su invento, la versión perfeccionada de Newman Derby: tablas de polietileno que suplantaban a las mas costosas de fibra de vidrio.

A este invento lo bautizaron con el nombre de windsurfer y los primeros equipos tenían una tabla de 3.5 metros de largo con un peso de 27 kilos. Drake compró la parte de la patente a su compañero y se puso a fabricar tablas en Holanda logrando que el deporte se volviera cada vez mas popular en Europa. Lo llamativo es que el desarrollo del windsurf corrió por dos caminos paralelos por varios años, de un lado la pareja Derby y del otro Drake y sus diseños.

Los tres se conocieron a fines de los años ‘70 y entonces tuvo lugar una terrible pelea por los derechos de la invención. Pero en tanto ellos se peleaban en Hawaii dos surfistas aficionados a la nueva tabla a vela implementaban algunas mejoras al diseño y lograban que los pies se mantuvieran sujetos para poder manejar la tabla.

Cada año nuevo se inventaron mas mejoras y en los años ‘80 tuvo lugar el mayor boom del deporte pues las tablas y velas comenzaron a fabricarse de manera industrial. El camino hacia la fama termina en 1984 cuando pasa a ser un deporte olímpico, el mas joven de todos.

Viajes a Marruecos

Practicar windsurf y kitesurf en Marruecos

Nunca he practicado windsurf en la vida pero me imagino que estar allí, en el mar, observando de un lado la línea costera y del otro la inmensidad del océano, debe ser algo fantástico, una experiencia de lo mas íntima, maravillosa.

Lo cierto es que en Marruecos también se practica este deporte, aunque no es el único pues aprovechando las aguas y el viento de la costa marroquí también hay gente que practica kite surfing.

De hecho los deportes de viento son bastante usuales en esta parte de África porque se aprovecha bien su situación geográfica, entre el desierto del norte de África y las Ázores, es decir entre un sistema de alta presión y uno de baja presión lo que genera que sobre la costa atlántica sople bastante viento fresco proveniente del mar sobre el caliente interior de Marruecos.

Así, desde la zona de Essaouria hacia el sur los vientos empiezan a ser más fuertes y en la temporada de verano se registra un alto porcentaje de días, un 80%, con vientos catalogados de Fuerza 4 y más. ¿Cuándo? Entre junio y agosto.

Las aguas del Atlántico sobre la costa marroquí en general son templadas durante todo el año porque el sol es bastante fuerte. Por eso, aunque el viento sea fresco y sople con fuerza no hay que descuidarse y el protector solar es una obligación. Si no eres un wind surfer experto Essaouria es un buen sitio para comenzar. Los vientos son muy fuertes en el verano y mas suaves el resto del año. Una isla sobre la costa protege la bahía de lo peor del Atlántico y en general mantiene las aguas calmas.

La playa de Essaouira es preciosa, larga, arenosa, ideal para que te enseñen windsurf o kite surf. Hay muchas tiendas que alquilan equipos e instructores y no suele explotar de gente, aún siendo un destino turístico bien preparado. Si ya sabes como surfear entonces puedes tomar un taxi y viajar unos 20 minutos rumbo a otras playas mas abiertas, con mas viento y mas olas. ¿Qué te parece?

Restructuración en Asilah

viajes a asilah por un viajero Más de 178 millones de dírhams (16, 7 millones de euros) se dedicarán a fortalecer y modernizar las estructuras urbanas de Asilah. Esta decisión fue tomada por el Consejo Municipal de Assilah para estudiar y examinar un proyecto de convenio relativo al programa global de desarrollo urbano de la ciudad.

El programa se centrará en varios proyectos de desarrollo y estructuración en los diferentes sectores y permitirá realizar, en particular, la modernización de los barrios mal equipados; la construcción de una sala cubierta polideportiva con nuevas instalaciones; un centro deportivo para los jóvenes; un complejo de artesanía; una nueva estación de autobuses; dos institutos y dos escuelas primarias, así como la rehabilitación de tres escuelas de enseñanza primaria.

“Este importante proyecto de restructuración urbana se iniciará en Asilah y se seguirá las otras ciudades de la región de Tánger-Tetuán”, según los responsables del proyecto.

Dicho convenio será firmado por cuatro departamentos gubernamentales, así como los socios locales interesados. Estos diferentes socios se han comprometido a trabajar juntos para lograr el programa de desarrollo urbano de Asilah, que forma parte de los 23 proyectos incluidos en la política de la ciudad por un total de casi 900 millones de dírhams (80 millones de euros).

El programa integrado se logrará gracias a la movilización de diferentes socios, entre ellos el Ministerio de Vivienda (20 millones de dírhams), el Foro de Asilah (88 millones de dírhams), el Departamento de Educación (más de 16 millones de dírhams) el Consejo Municipal de Asilah (cerca de 39 millones de dírhams), la Cámara de Artesanía de Tánger (un millón de dírhams) y los dos departamentos de Artesanía (cuatro millones de dírhams), Juventud y Deporte (más de 10 millones de dírhams).

Artículo escrito por Najlaa Kounitrate / forome

Ruta arquitectónica desde Málaga a Marruecos

La guía “Los colores de la memoria” propone una ruta “para viajeros emocionales” a través de la arquitectura y del legado cultural común que parte de Málaga y pasa por Tánger, Larache, Arcila, Tetuán, Chaouen y Alhucemas para terminar en Nador.

La publicación pretende ser “una herramienta para mantener la cooperación y la conexión, resaltar los valores culturales en común y rescatar y poner en valor el patrimonio arquitectónico”, ha explicado hoy a los periodistas su autora, la historiadora Mónica López-Soler.

viajar a marruecos

Impulsada por el proyecto Arrabales del programa europeo Poctefex para la cooperación entre España y Marruecos, la guía está disponible para su descarga gratuita a través de la página web www.malagamarruecos.com.

Esta ruta enlaza las ciudades incluidas a través del color, dividido en dos categorías, la primera de ellas los colores de la arquitectura, “que son los que dan unicidad a cada ciudad y su identidad propia”.

La segunda categoría es la de los colores de la historia, “que habitan en la memoria, como el mosaico andalusí, y que son un color transversal que une las ciudades a través de la ruta”.

López-Soler ha buscado “un enfoque nuevo y distinto sobre la puesta en valor del patrimonio arquitectónico” al hablar en la guía “no sólo de la ciudad construida, la arquitectura, sino también de la ciudad habitada”.

“La ciudad habitada es la que sentimos dentro, nuestras costumbres y nuestra cultura”, ha apuntado la historiadora, que ha precisado que cada ciudad “tiene un itinerario trazado desde sus espacios urbanos, las calles y plazas donde confluyen los ciudadanos”.

La ruta se puede hacer completa o de forma independiente en cada ciudad, y la guía incide en periodos concretos “como el Protectorado o la Edad Media por ser momentos de confluencia importantes”.

“Quería mostrar la belleza de la fusión y del encuentro entre dos tierras y dos mares, el Mediterráneo y el Atlántico, Europa y África”, ha señalado la autora, que se ha centrado en los centros históricos de las ciudades seleccionadas, aunque en casos concretos se ha desplazado también a su entorno “por el potencial de su patrimonio arquitectónico”.

Fuente