info@almusafir.es +34 612 258 388

Viajes a #Libano, Beirut | لبنان

Una invitación a contemplar algunas de las maravillas arquitectónicas del mundo antiguo como Baalbeck. Por el valle de la Bekka nos deslizaremos hasta Anjar, y después seguiremos al encuentro de ciudades legendarias como Tiro o Sidón, que jalonarán nuestro camino. Como en el caso de Jordania, tenemos dos maneras de hacerlo: una más clásica y otra más aventurera.

ITINERARIO PREVISTO, EL 27 DICIEMBRE 2015

Día 1 (27 DICIEMBRE): BEIRUT
Llegada a Beirut y traslado al hotel. Alojamiento y desayuno en hotel de Beirut.

Día 2 (28 DICIEMBRE): BEIRUT – SIDÓN – TIRO – BEIRUT
Amanecemos en la capital. Excursión a Sidon y Tiro. En Sidon, una de las más eminentes ciudades fenicias del pasado visitamos restos de época medieval y otomana. La fortaleza del mar, símbolo de la ciudad y pintoresca como pocas, se remonta al S. XIII durante las cruzadas. Un paseo por el zoco cubierto todavía anclado en el pasado nos lleva a descubrir pequeñas mezquitas, caravasares, cafés y hammams, entre los que destacamos la Mezquita Omeya y el Caravasar de los Francos.
Proseguimos hacia Tiro, principal ciudad fenicia en la época dorada de expansión mediterránea, tomada posteriormente por Alejandro Magno en su campaña contra los persas. Visitamos los dos conjuntos de ruinas de épocas greco-romana y bizantina (el Cardo Máximo, la necrópolis, el hipódromo, etc.). Un pequeño paseo por la parte antigua nos lleva hasta el puerto pesquero y restos del barrio cristiano entre tiendas del zoco. Regreso a Beirut y alojamiento y desayuno en hotel de Beirut.

Día 3 (29 DICIEMBRE): BEIRUT – BYBLOS – BCHERRI, CEDROS –TRIPOLI
Traslado a la pintoresca población pesquera de Byblos donde destaca el yacimiento arqueológico de lo que según la Biblia fue la ciudad más antigua de la Humanidad, con restos que abarcan 7 milenios sucesivos, desde el neolítico hasta la época cruzada. Traslado posterior al bosque de Cedros situado sobre Bcherri y al pie de Qornet el Sawda, la cima del Monte Líbano, para disfrutar de una de las últimas reservas de cedros libaneses centenarios y milenarios. Traslado a Trípoli. Noche en hotel o en el monasterio de Wadi Qadisha.

DÍA 4 (30 DICIEMBRE) TRIPOLI – GRUTAS DE JEITA – BEIRUT
Visita de Trípoli, señorial y decadente, renovada y caótica al mismo tiempo. El Castillo de Saint Gilles con vistas panorámicas sobre la ciudad abigarrada, nos recuerda el pasado violento de las Cruzadas, mientras que su popular y ruidoso mercado tradicional árabe nos devuelve a un presente más vital pero no menos incierto.
Salida en dirección al norte de Beirut para visitar las fantásticas grutas de Jeita, que se componen de una parte superior que se visita a pie y otra inferior que se visita en barca.
Alojamiento y desayuno en hotel de Beirut.

Día 5 (31 DICIEMBRE): BEIRUT – CEDROS DEL BAROUK– VALLE BEKAA – ANJAR – BAALBECK O KSARA
Salida hacia el monte Líbano para un breve paseo por la reserva natural del Barouk, donde se encuentra el mayor bosque de cedros del país. Descenso al Valle de la Bekaa con vistas panorámicas sobre la mitad interior del país. En el centro del valle parada en Anjar para visitar los restos de la ciudad omeya del S VIII, delicadamente conservados en un entorno natural de gran belleza.
Continuación al norte y visita del conjunto de templos romanos de Baalbeck, el más monumental y bien conservado de cuantos se construyeran bajo el Imperio Romano, situado en pleno Valle de la Bekaa con vistas al Monte Líbano y al Antilíbano, el monumento por excelencia, la mayor obra sacra construida por el Imperio Romano en Oriente, donde destacan el llamado Pequeño Templo de Baco, mayor y mejor conservado que el mismo Partenón, y el Gran Templo de Júpiter que domina majestuosamente el Valle de la Bekaa.
Alojamiento y desayuno en hotel.

Día 6 (1 ENERO): BAALBECK – AFQA – NAHR EL KALB – HARISSA – BEIRUT
Ascendemos el Monte Líbano para visitar la gruta de Afqa, nacimiento del río dedicado al dios Adonis.
Descenso a la costa para visitar el convento de Nuestra Sra. de Harissa, virgen protectora del Líbano, a donde se puede ascender en teleférico o por carretera. A continuación breve parada junto al río Lycos para visitar las estelas dejadas por egipcios, asirios y por los últimos imperios que han dominado la región. Regreso a Beirut. Alojamiento y desayuno en hotel de Beirut.

DÍA 7 (2 ENERO): DEIR EL QAMAR & BEITEDDIN – BEIRUT: visita
A primera hora excursión al Monte Líbano en la región del Chouf, donde cohabitan cristianos y musulmanes drusos, y donde visitamos la pintoresca población de Deir el Qamar y el Palacio de los emires de Beiteddin, máximo exponente de la arquitectura libanesa tradicional de los S. XVII y XVIII. Resto del día dedicado a recorrer Beirut, la ciudad que se resiste a morir, la metrópoli cosmopolita por excelencia del Mediterráneo Oriental. Los restos de ruinas milenarias se alternan con edificios parcialmente destruidos por la guerra civil (1975-1990) y rascacielos de última generación, mientras mezquitas e iglesias, musulmanes y cristianos de todas confesiones compiten por llenar el resto. Un paseo por Beirut es una visita en sí misma, pues la libertad de credos y mezcla de culturas nos inunda sin darnos cuenta, aunque algunos lugares como el Museo Arqueológico Nacional merecen realmente la pena. El centro de atención arquitectónica y vital se dirige inevitablemente hacia Solidere, el centro histórico en reconstrucción desde hace 15 años y que es el corazón del Beirut de los cafés, restaurantes y pubs nocturno. La visita se inicia por el pequeño pero espectacular Museo Arqueológico, que destaca por la calidad de sus piezas y por su excelente exposición. Continuamos con un tour por el paseo marítimo, la Roca de las Palomas (Raouche), la avenida Al-Hamra y finalizamos en la zona en vías de reconstrucción, mas conocida por el acrónimo Solidere cuyo centro es la Place de l’Etoile y donde se encuentran iglesias y mezquitas antiguas como la iglesia de San Juan Bautista reconvertida en Mezquita de Omar tras la expulsión de los cruzados.
Alojamiento y desayuno en hotel de Beirut.

DIA 8 (3 ENERO): BEIRUT.
Vuelo internacional de regreso.

Incluye:.

  • Seguro médico de asistencia en viaje
  • Asistencia y traslados aeropuerto – hotel – aeropuerto
  • Alojamiento y desayuno en hoteles mencionados
  • Transporte en minibús con conductor de habla hispana
  • Guía local de habla hispana a partir de 8 pasajero

No incluye:

  • Vuelo Internacional
  • Tasas aéreas (300€)
  • Visado de Líbano
  • Tasas de salida
  • Entradas a monumentos (200€ aprox.)
  • Gastos y extras personales (15-18€ aprox. al día para las comidas no incluidas)
  • Guía de habla hispana de 2 a 7 pasajeros

Info@almusafir.es | 42465468

Viajar a #Croacia en Invierno | #bicicleta

La legendaria República de Croacia se divide por 21 condados que en el 2011 fue visitado por nueve millones de turistas. La presencia húngara y austriaca es notable en sus espacios públicos.

City of Ploce, Cr by Andrey Omelyanchuk

Es llamado también el país de las mil islas y cuenta con una fabulosa naturaleza. Te ampliamos un poco acerca de lo que este hermoso país tiene para ofrecerte y sus diversas influencias en gastronomía, así como también su riqueza cultural.

Atracciones de Croacia
Entre las atracciones encontrarás edificios con mucho valor arquitectónico, iglesias, monumentos, ruinas antiguas, palacios y algunas áreas históricas peatonales. La capital de Croacia, Zagreb, sería un punto de partida genial para los amantes de su mucha naturaleza por lo tanto no olvides darte una vuelta en alguna de sus hermosas playas y sus parques nacionales.

Por el lado de las actividades físicas, puedes hacer ciclismo, parapente, golf, kayak, buceo, vela, montañismo y esquí.

Gastronomía Croata
Este país tiene la influencia de la cocina mediterránea, de países como España, Italia y Grecia. El aceite de oliva y el buen vino, nunca falta en la buena mesa croata, así como también mariscos, cocinados con arroz, carne de cordero y la buena influencia italiana con sus famosas pizzas.

No te olvides del postre ya que este país contiene una gran especialidad en postres, tales como los pasteles de frutas su tarta macarana, y su famoso orehnjaca (hojaldre de almendras).

El este de Croacia, esconde la zona más montañosa y verde del país, la parte más desconocida y remota. En este viaje exploraremos en bicicleta y a pie, el Parque Nacional de Paklenica y los lagos de Plitvice, patrimonio de la UNESCO, finalizando la ruta en Zagreb. La ruta transcurre por carreteras asfaltadas y prácticamente sin tráfico, y las etapas son cortas y de nivel fácil-moderado.

PARQUE NACIONAL DEL RÍO KRKA
Hogar de más de 250 especies de aves y animales en estado salvaje, en un entorno idílico.

Ruta:
DÍA 1: LLEGADA A ZAGREB Y TRASLADO A ZVECAJ
Llegada al aeropuerto de Zagreb y traslado al hotel de Zvecaj, una pequeña población a orillas del río Mreznica Tiempo libre y antes de la cena, reunión informativo para aclarar los detalles de la ruta y comprobar el material.

river Mrežnica (02) by Vlado Ferencic

DÍA 2: ZVECAJ • PARQUE NACIONAL NORTH VELEBIT • KORANA
Tras el desayuno, nos trasladaremos con nuestro vehículo al Parque Nacional más joven de Croacia: Northern Velebit National Park, a 800 metros sobre el nivel del mar. Visitaremos la población de Krasno y ya en el área del parque, tendremos el primer contacto con las bicicletas. Desde aquí descenderemos en bici hasta el valle del río Gacka, para seguir hacia Plitvice Lakes National Park. Alojamiento en una casa rural de la villa de Korana. Recorrido en bicicleta: 3-4 horas Nivel: fácil/moderado
Distancia: 55 kms

Awake in a Dream by Aleksandar Gospić

DÍA 3: CUEVAS BARACEVE • KORANA
Hoy exploraremos la Croacia más rural. Ciclaremos por carreteras sin tráfico entre densos bosques y pequeños poblados, hasta llegar a las Cuevas de Barac. Podremos visitar estas fascinantes formaciones calcáreas y dispondremos de tiempo para realizar alguna caminata opcional por el Parque Nacional, antes de regresar a la villa de Korana. Llegada y tiempo para disfrutar de una tradicional barbacoa al más puro estilo croata.
Recorrido en bicicleta: 3-4 horas
Nivel: fácil / moderado
Distancia: 40 kms

DÍA 4: RUTA DE LOS 16 LAGOS (P.N PLITVICE) • KORANA
Desde 2009 los cicloviajeros tenemos la posibilidad de visitar el Parque Nacional de Plitvice en bicicleta, y ciclar entre sus 16 lagos y lagunas de aguas color turquesa, unidos por diferentes cascadas, algunas con caídas de hasta 70 m.. Nuestra ruta se dirige hacia la villa de Poljanak y sigue el río Plitvice. Todo el área esta conectada con miradores que harán disfrutar a los amantes de la fotografía. A partir de aquí empieza la etapa de descenso hasta el lago Proscansko siguiendo el curso del río.
Recorrido en bicicleta: 3-4 horas
Nivel: fácil/moderado

Path in wetland by Béla Török

DÍA 5: KORANA • P.N PAKLENICA • SKRADIN
Hoy dejamos la bici para visitar el Parque Nacional Paklenica a pie, en una agradable excursión de unas 4 horas.
Tras el desayuno nos despediremos de Korana y continuaremos hacia el Paklenica National Park, -reserva de la biosfera de la UNESCO y destino de caminantes y escaladores-. La excursión más famosa del parque es Borisov Dom, con fantásticas vistas del parque y un refugio de montaña muy popular para montañeros. Desde allí podremos elegir entre diferentes excursiones a pie por los bosques de pinos.
Al atardecer, descenso del camino y traslado a Skradin donde pasaremos la noche.
Recorrido a pie: 4 horas
Nivel: moderado

Paklenica by Sebastian Pelan

DÍA 6: P.N DE KRKA – SKRADIN
Hoy visitaremos el Parque Nacional del Río Krka, conocido por sus peculiares formaciones rocosas y las cascadas, con una compleja historia de reyes croatas, que se origina en el S.X. Desde allí, visitaremos la cascada de Skradinski Buk y ciclaremos hasta las orillas del lago Visovac, donde un barco nos llevará hasta la Isla del mismo nombre, donde se encuentra un antiguo monasterio franciscano. Durante el resto del día, tendremos varias opciones para seguir ciclando o caminando.
Recorrido en bicicleta: 3 horas
Nivel: fácil/moderado

Krka National Park, Croatia by LucasPhotoPL

DÍA 7: SKRADIN • MAKSIMIR PARK • ZAGREB
Tras el desayuno, traslado a Zagreb, capital de Croacia. Allí tendremos el resto del día libre para explorar la ciudad y el parque urbano de Maksmir, en bici o caminando.
Alojamiento en hotel.
Distancia en bicicleta: opcional

Photo by Teo Gasparovic

DÍA 8: ZAGREB
Desayuno y tiempo libre. A la hora acordada, traslado al aeropuerto y fins de los servicios.

Mosque in Zagreb by Boris Frkovic

————————————————–

SERVICIOS INCLUIDOS
• Alojamientos y comidas indicados en la tabla del itinerario y en el apartado “Alojamientos”
• Minibus o Van para los traslados del aeropuerto
• Una bicicleta por persona
• Vehículo de apoyo durante todo el trayecto y para el traslado de los equipajes
• Guía de habla hispana experto en viajes en bicicleta a partir de 6 personas. Grupos menores, guía de habla inglesa.
• Entrada a los Parques Nacionales Risnjak, Plitvice y Paklenica
• Visitas y excursiones indicadas en el itinerario como incluidas
• Tasas locales y permisos en los parques y reservas
• Seguro de asistencia en viaje; Ver condiciones de la póliza. Opcionalmente pueden ampliarse las coberturas de gastos de anulación; consultar
• Impuestos e IVA, en caso de ser aplicables

SERVICIOS NO INCLUIDOS
• Vuelos ciudad de origen • Zagreb y regreso.
• Bebidas y comidas no indicadas como incluidas
• Visitas y excursiones no mencionadas como incluidas en el itinerario
• Casco y equipo personal de bicicleta.
• Propinas y extras personales
• Cualquier otro concepto no mencionado en el apartado de servicios incluidos

info@almusafir.es | croacia 138512696

#Viaje Albania y Macedonia | almusafir.es

Viaje Albania y Macedonia. Especial Fin de Año 2015

Albania es el país más lejano y desconocido de Europa, pero poco a poco empieza a abrirse y a enseñar sus tesoros. En diciembre las montañas del norte están cubiertas de nieve. Por tanto, nos centramos en una ruta más cultural, con caminatas y visitas a lugares declarados patrimonio de la humanidad, ricos en cultura y arqueología. Para completar el programa dedicamos 2 días de visita a la vecina ciudad de Ohrid, ya en territorio de Macedonia.

PAÍS DESCONOCIDO
Es difícil ir tan lejos, en un país dentro de Europa…Poco sabemos de Albania, esto permite descubrir un destino sin imágenes previas y abiertos a que nos sorprenda. Sus vestigios históricos, su naturaleza impresionante y sus habitantes forman un destino muy interesante.

Ruta:
DÍA 1: VUELO CIUDAD DE ORIGEN • TIRANA • KRUJA
Salida en vuelo hacia Tirana (conexiones intermedias). Llegada al aeropuerto y traslado a Kruja. Alojamiento en el hotel. (25 km)

DÍA 2: KRUJA • BERATI (140 KM)
Desayuno y visita guiada por la ciudad medieval de Kruja, con su bazar, castillo y el Museo de Scanderbeg, héroe nacional de Albania del siglo XV. Tras la visita, viajamos hacia Berati, conocida como “la ciudad de las mil ventanas”, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Alojamiento.

The Old Church by Orion Hasanaj

DÍA 3: BERATI • MONASTERIO DE ARDENICA • P.N. DE LLOGARA (135 KM)
Por la mañana, visitaremos los 3 barrios históricos de la ciudad Mangalem, Gorica y Kalaja. Berati es un testimonio viviente de la coexistencia de varias comunidades religiosas y culturales a lo largo de los siglos. Visitaremos el castillo de la ciudad junto con el museo de Onufri, con sus iconos del siglo XVI. Salida posteriormente hacia el monasterio medieval de Ardenica, construido en el siglo XIII. Al estar rodeado de muros de piedra era llamado “el Castillo de Myzeke”. Su Capilla de la Santísima Trinidad ya se encontraba allí siglos antes, junto a un templo pagano dedicado a la diosa griega de la caza Artemide, mientras que la Iglesia de Santa María contiene importantes frescos del siglo XVIII. A continuación salimos hacia el P.N de Llogara, situado a 39 km de la ciudad de Vlora. Alojamiento en hotel.

Kontrast,Rainy sun,mountain sea. by Bledi Shkurta

DÍA 4: P.N. LLOGARA • BAHÍA DE PALERMO • RUINAS ARQUEOLÓGICAS DE BUTRINTO Y GJIROKASTER (170 KM)
Por la mañana, salimos hacia Saranda, siguiendo la carretera costera. Fantásticos paisajes sobre el mar; impresionantes vistas. En el camino efectuaremos paradas en la bahía de Porto Palermo donde conoceremos también la fortaleza de Porto Palermo, construida a principios del siglo XIX. La espléndida bahía de Palermo una vez sirvió como base secreta de submarinos durante el régimen dictatorial de Enver Hoxha. La base semi abandonada y el túnel son todavía visibles. Llegada a Butrinto, considerado como uno de los conjuntos monumentales y arqueológicos más importantes de Albania, y pasa por ser uno de los reclamos turísticos más importantes del país, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Visitamos la acrópolis, el baptisterio, el teatro griego y la basílica paleocristiana. La caminata por el recinto arqueológico dura de un aproximado de 2 horas. Continuación hacia Gjirokaster declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y que ha conservado de forma admirable el aspecto de ciudad Otomana. Alojamiento en Gjirokaster.

Near Gjirokastra by Ernst Schwamberger

DÍA 5: CIUDAD OTOMANA DE GJROKASTER • VISITA • TRASLADO A TIRANA (230 KM)
Por la mañana caminaremos por el centro histórico de Gjirokaster y visitaremos sus casas tradicionales de arquitectura otomana en formas de torre, su imponente ciudadela. Tras la visita, conducimos dirección a Tirana, capital de Albania. Cena y alojamiento en hotel.

Tirana by Marco Caciolli

DÍA 6: TIRANA • FORTALEZA DE RODONI • TIRANA (100 KM)
Desayuno y por la mañana viajamos hacia la región costera de Lalsi donde efectuaremos una caminata hasta la fortaleza de Rodoni construida por el héroe nacional de los albaneses Scanderbeg en el siglo XV. Posteriormente regreso a Tirana y visita panorámica de Tirana con su mezquita, la torre del reloj, los ministerios y la avenida “Mártires de la Nación”.

Many Pumpkins by Sam Reeves

DÍA 7: TIRANA • FRONTERA CON MACEDONIA • CIUDAD DE OHRID (147 KM)
Salida por la mañana hacia Ohrid, Macedonia, ciudad a orillas de hermoso lago, declarada Patrimonio de la Humanidad.La ciudad es el mayor centro turístico, cultural y espiritual de toda la República de Macedonia. Conocida como el Jerusalén de los Balcanes la ciudad alberga 365 iglesias cristianas ortodoxas de diferentes épocas, una para cada día del año. Paseo en barco por las aguas cristalinas del lago de Ohrid con sus montañas nevadas en invierno alrededor. Alojamiento en Ohrid.

Kaneo Church Ohrid by Petar Boskovski

DÍA 8: OHRID • MONASTERIO S. NAUM • OHRID
Por la mañana salimos hacia el monasterio de Sv. Naum, su iglesia fue construida hace más de mil años y sus pinturas son bellísimas. Posteriormente incluimos un paseo en pequeños barcos por los famosos manantiales del Drin Negro que alimentan con agua el lago de Ohrid. Tras la visita, regreso a Ohrid.

Црква Света Петка - Ohrid by Enrique Maldonado

DÍA 9: OHRID • STRUGA • ELBASAN • TIRANA (158 KM)
Salida por la mañana hacia Struga, ciudad a orilla del lago de Ohrid que acoge el festival más grande en el mundo de poesía desde 1962. Varios ganadores del Premio Nobel en literatura como Pablo Neruda o Seamus Heaney han participado en esta actividad que se celebra cada año. El lago de Ohrid desagua sus aguas en la ciudad de Struga dando inicio al río Drin Negro que desemboca en el mar Adriático. Tras la visita regreso a tierras Albanesas dirección Tirana. Altos paisajes de montaña con pequeñas poblaciones a nuestro paso. Elbasan, pequeña población, ubicada en el centro de Albania. Visitaremos su ciudadela. Llegada a Tirana. Alojamiento.

İstanbul by Sedat Elbasan

DÍA 10: TIRANA • VUELO A CIUDAD DE ORIGEN
Desayuno y a la hora acordada, traslado al aeropuerto de Tirana y vuelo de regreso a ciudad de origen.

Dusk by Vendenis

————————————-

SERVICIOS INCLUIDOS
• Vuelos internacionales ciudad de origen • Tirana y regreso, en clase turista, con tarifa restringida en cuanto a cambios y cancelaciones
• Alojamientos y comidas indicados en la tabla del itinerario y en el apartado “Alojamientos”
• Minibus o Van para los traslados del aeropuerto y los trayectos indicados en el itinerario.
• Guía acompañante de habla hispana durante toda la ruta
• Visitas y entradas a los monumentos descritos en el itinerario
• Seguro de asistencia en viaje; ver condiciones de la póliza. Opcionalmente pueden ampliarse las coberturas de gastos de anulación; consulta
• Impuestos e IVA, en caso de ser aplicables

SERVICIOS NO INCLUIDOS
• Bebidas y comidas no indicadas como incluidas
• Propinas y extras personales
• Ampliación de coberturas del seguro de asistencia y anulación (recomendado)
• Visitas y excursiones no mencionadas como incluidas en el itinerario
• Cualquier otro concepto no mencionado en el apartado de servicios incluidos
• Tasas aéreas

info@almusafir.es | albania 94725690

#Cuenca. Espacios culturales a visitar | #almusafir

cuenca halal travel almusafir

Cuenca. Espacios culturales a visitar
Parece obvio que cuando hablamos de visitar Cuenca, hacemos referencia a su singular tejido urbano y, en especial, a la tipología arquitectónica que le ha hecho famosa: sus casas colgadas.
Es verdad, esta es una de las sugerencias que te damos hoy, pero además, incluiremos dos opciones más para que aproveches tu visita a Cuenca conociendo tres espacios culturales muy interesantes.

Museo de Arte Abstracto
Instalado en las mismas Casas Colgantes, uno de los lugares más emblemáticos y singulares de la ciudad, este museo exhibe una colección compuesta por 127 obra, pinturas y esculturas de artistas españoles de la generación abstracta ede los años cincuenta y sesenta. Entre ellos destacan Millares, Tàpies, Sempere, Torner, Rueda, Saura y Zóbel, el creador del museo.

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha
Ubicado en la plaza de La Merced, ocupa dos edificios: un antiguo convento y la ampliación contemporánea. Un museo interactivo que ha cumplido 10 años y que en sus 8000 metros cuadrados podemos ver tanto los antiguos contenidos del planetario y el observatorio astronómico, como variados módulos interactivos, robots, simulaciones de cohetes, reproducciones a escala real de la Estación Espacial Internacional,máquinas tradicionales y sofisticados sistemas multimedia como el Magic Planet.

Museo Provincial de Cuenca
Se encuentra en la Casa Curato de Sn martín (calle Obispo Valero, 12) y ofrece un recorrido por la historia de Cuenta a través de los restos arqueológicos hallados en distintos yacimientos de la provincia. El mismo comienza por la Prehistoria, continúa con el período romano del que destaca la colección numismática, y se completa con la exposición de piezas relacionadas con los períodos visigodo y árabe.

Museo de la Semana Santa
Se encuentra situado en la antigua Casa de los Girones, sede actual de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca. En sus dos plantas se hace un recorrido por los distintos desfiles procesionales de la Semana Santa de Cuenca, declarada de “Interés Turístico Internacional”. Con piezas muy antiguas de gran valor, se puede destacar un Cristo de marfil del siglo XVI; que hasta la apertura del museo sólo se podía ver en la procesión “En el Calvario”. A través de puestos multimedia, fotografías, dibujos, vídeos pueden escucharse testimonios de historiadores, pintores o escritores vinculados con la ciudad.

Parque Arqueológico de Segóbriga
Es una de las ciudades romanas mejor conservadas y uno de los conjuntos arqueológico más completos. Se pueden visitar los restos del anfiteatro, el teatro, la muralla y la puerta principal, las termas, el foro, la basílica, el acueducto, la necrópolis y una basílica visigoda.
Como apoyo y visita fundamental para comprender el sitio, hay un centro de interpretación concebido como un edificio integrado en el paisaje, al modo de una villa romana. Su visita ayuda a interpretar la época, y situar históricamente los restos y la vida en aquel momento.
Ubicación: Carretera Carrascosa de Campo a Villamayor, Saelices (Cuenca)

Viaje Imperial, Toledo y Cuenca

Día 1 – ORIGEN – CUENCA
Salida desde la terminal a la hora indicada con destino a Cuenca.

Día 2 – CUENCA – TERUEL – ALBARRACÍN – CUENCA.
Desayuno buffet. Salida hacia tierras aragonesas con dirección a Teruel, ciudad erigida en un alto del sur de Aragón que conserva en su casco histórico un importante conjunto monumental mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad. Almuerzo incluido con bebidas en restaurante. Muy cerca se encuentra Albarracín, localidad declarada Monumento Nacional y que podemos considerar en sí un museo. Paseando por empinadas callejuelas con abolengo moruno, se puede topar con joyas como la plaza Mayor en la que se encuentra el ayuntamiento y en la que hay un mirador con impresionantes vistas sobre el río Guadalaviar. Para un mejor conocimiento de la misma, tendremos la posibilidad de efectuar una visita con guía local a ambas ciudades. Regreso a Cuenca, cena con bebidas incluidas y alojamiento.

Día 3 – CUENCA – ARANJUEZ – TOLEDO.
Desayuno buffety salida hacia Aranjuez. Un casco antiguo Conjunto Histórico-Artístico, palacios reales y jardines a orillas del Tajo conforman el trazado de Aranjuez. Los conceptos de la Ilustración, acomodados al desarrollo urbanístico de las ciudades, se plasman aquí en un equilibrio entre la naturaleza y el hombre, los cursos del agua y el diseño de los jardines, entre el bosque y la arquitectura palaciega. Por todo esto ha sido declarada por la UNESCO en 2001 Paisaje Cultural de la Humanidad. Continuación hacia Toledo, foco cultural histórico y artístico de nuestro país. De entre sus numerosos monumentos sobresale la Catedral, un grandioso edificio gótico edificado entre los siglos XIII al XV. También merece atención el Alcázar, erigido por deseo de Carlos V. Para un mejor aprovechamiento del tiempo recomendamos realizar la visita con guía local a los principales punto de interés. Acomodación, almuerzo y cena con bebidas incluidos en el hotel. Alojamiento

Día 4 – TOLEDO – EL ESCORIAL – SEGOVIA
Después del desayuno buffet saldremos hacia el Monasterio de El Escorial, majestuoso edificio mandado a construir por Felipe II, que se convirtió en la obra maestra del siglo de Oro. De esta impresionante obra arquitectónica cabe destacar el patio de los Reyes, la Basílica, majestuoso templo clasicista; bajo la capilla Mayor se halla el Panteón Real en forma de cripta circular revestida de mármoles donde se disponen los sarcófagos de mármol negro que contienen los restos de la mayor parte de los reyes de España. Continuamos hacia Segovia, ciudad repleta de alicientes artísticos y gastronómicos. Almuerzo en restaurante con bebidas incluidas. Tiempo libre para pasear por la ciudad en la que destacan su Acueducto, la Catedral, donde despunta la capilla mayor, el claustro, el coro etc. y el Alcázar. Posibilidad de efectuar una visita con guía local y entradas incluidas a dichos monumentos. Regreso a Toledo. Cena en el hotel con bebidas incluidas y alojamiento

Día 5 – TOLEDO – ALCALÁ DE HENARES.
Desayuno buffet y salida hacia Alcalá de Henares, localidad madrileña Patrimonio de la Humanidad, cuna del ilustre Miguel de Cervantes, autor de “El Quijote”, y de una de las universidades más prestigiosas de España. Su rico patrimonio monumental, formado por iglesias, conventos y dependencias universitarias, nos acerca a la vida castellana durante el Siglo de Oro español. Regreso a Toledo. Almuerzo con bebidas incluido en el hotel. Traslados de ida y vuelta hasta el centro de la villa donde dispondremos de tiempo libre para seguir disfrutando de la ciudad de las Tres Culturas. Cena con bebidas incluidas y alojamiento.

Día 6 – TOLEDO – ALMAGRO – ORIGEN.
Desayuno y salida hacia Almagro, ciudad declarada Conjunto Histórico-Artístico, donde podremos disfrutar de su Plaza Mayor (s. XII), en su origen plaza de armas, caracterizada por su planta rectangular irregular. Gran importancia tiene su afamado Corral de Comedias, sede del más importante Festival de Teatro Clásico Español y único ejemplar en Europa de esta primitiva arquitectura teatral. Salida con dirección a los diferentes lugares de origen. FIN DEL VIAJE Y DE NUESTROS SERVICIOS.

info@almusafir.es

video: Studio Banana | 113630428

Viajes a Portugal

Son muchas las rutas turísticas que recorren el centro de Lisboa. La capital portuguesa tiene barrios y monumentos de gran interés, y recorrerlos nos llevaría un tiempo. ¿Lleváis una guía completa de lo queréis ver o vais a vuestro aire?. Os aconsejo que en la medida de lo posible os hagáis con un mapa y un pequeño itinerario.

¿Cuáles son entonces algunos de los imprescindibles del centro de Lisboa?. Aquí hay que citar la Plaza Rossio, corazón de la capital lisboeta y que oficialmente lleva el nombre de Plaza Don Pedro IV. Es sin duda la zona más animada de la ciudad y en ella veremos la Estatua de Pedro IV, el Teatro Nacional Doña María II, la Estación de Rossio y el Café Nicola, posiblemente el café más famoso y conocido de Lisboa.

Muy cerca de esta plaza tenemos la Iglesia de Santo Domingo y el Largo del mismo nombre, y un poco más allá la Plaza de los Restauradores, con el obelisco del centro que representan la liberación de Portugal del dominio español en 1640. En el pedestal hay una serie de figuras de bronce que simbolizan a la Victoria y la Libertad, mientras que los nombres que aparecen grabados son los de las batallas de la Guerra de la Restauración.

Muy cerca del Rossio otra visita imprescindible es el Convento do Carmo, la iglesia gótica más grande de la ciudad pero que quedó en ruinas tras el terrible terremoto de 1755. Su nave principal no tiene techo, y solo quedan en pie las paredes y los arcos. Actualmente alberga elMuseo Arqueológico del Carmen, aunque más bien es uno de los principales recuerdos que quedan del terremoto que asoló la ciudad.

Ni que decir tiene que debemos dar un paseo por las plazas y callejuelas del barrio del Chiado, situado entre el Barrio Alto y la Baixa. Lleno de cafés, teatros y museos una parada especial es la que podemos hacer en el Café A Brasileira, en cuya terraza se halla la estatua del poeta Fernando Pesso, con quien podemos compartir un café. Aquí en el Chiado se recorre también la célebre Rua do Carmo.

Nos quedarían por visitar lugares tan simbólicos y emblemáticos como elBarrio Alto, la Alfama o la Catedral de Lisboa, la Sé. ¿Porqué no tomar el Tranvía 28 para disfrutar de un paseo turístico por todos estos rincones?. Impresiona ver cómo este tranvía casiroza los edificios en las empinadas y estrechas callejuelas del centro de Lisboa.

Viajes a Lisboa

Ofertas a Lisboa

La ciudad de Lisboa cuenta con tanta historia que sería imposible abarcar todos sus restos en un solo día. No obstante, lo que sí es posible es visitar algunos de los monumentos más importantes, teniendo en cuenta que son muchísimos más y que lo ideal es pasar un par de días, intensos eso sí, en la ciudad.

Podemos hablar de 5 lugares imprescindibles que todo viajero debería pisar en su estancia en Lisboa.

Plaza del Comercio

De todas las plazas importantes de Lisboa, y ya os adelantamos que hay varias, es la principal. Fue construida en el mismo lugar en el que descansaba el antiguo palacio real antes de ser destruido en 1755.

En esta monumental plaza, podemos observar dos elementos realmente interesantes. Por un lado encontraremos el Arco Triunfal da Rua Augusta, en el norte de la plaza. Este gran arco hace de punto de partida de la calle más importante de La Baixa, y fue construido allá por 1873.

También destaca la Estatua ecuestre de José I, creada por Machado de Castro en 1775, e inmortalizando al rey portugués que ocupaba el trono en el momento del trágico terremoto de Lisboa.

Más información en: Praça do Comercio de Lisboa

Castillo de San Jorge

El Castillo de San Jorge es uno de los monumentos favoritos por los turistas, quizá sea por esa presencia imponente que muestra sobre la colina de San Jorge. Una presencia que es visible desde la mayoría de los miradores de la ciudad.

Fue construido en el siglo V. No obstante, los árabes lo agrandaron y posteriormente sería restaurado completamente en el año 1938.

Llaman la atención las grandes explanadas con vistas a la ciudad, una de las panorámicas más bonitas de toda Lisboa. Además, también cuenta con un pequeño museo en el que se exponen objetos encontrados en los trabajos arqueológicos del castillo.

Más información en: Castillo de San Jorge, Lisboa

Torre de Belém

Situada en el barrio de Belém, esta hermosa torre de estilo manuelino se levanta junto a la desembocadura del Tajo.

Construida a partir de 1515, sirvió para proteger la ciudad, aunque posteriormente hizo el trabajo de centro aduanero y faro.

En 1983 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es una de las visitas imprescindibles en la ciudad junto a su vecino monasterio de los Jerónimos.

Más información en: La Torre de Belém, fortaleza en Lisboa

Monasterio de los Jerónimos

Es uno de los símbolos de la ciudad. Un lugar realmente hermoso con una decoración asombrosa. El estilo manuelino se puede observar en cada una de sus plantas, en los detalles de sus columnas y el resto de su decoración. Además posee un claustro impactante, en el que disfrutaremos paseando y deleitándonos con este peculiar estilo decorativo tan portugués.

La construcción de este enorme monasterio terminó en el siglo XVI y fue construido para celebrar el regreso de Vasco de Gama de la India.

El Monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio de la Humanidad junto a su vecina Torre de Belén en 1983.

Más información en: Monasterio de los Jerónimos en Lisboa

Catedral de Lisboa

Quizá sea menos impresionante que el resto de monumentos ya descritos. Aun así, la Sé de Lisboa es de obligada visita, pues supone el templo más antiguo e importante de la ciudad.

Su construcción data aproximadamente del siglo XII y el estilo que podemos admirar en su fachada e interiores es el románico.

Su claustro presenta un estilo similar al de los Jerónimos, aunque mucho más pequeño. Además, en el interior podremos observar un sinfín de restos romanos, árabes y medievales, que han ido surgiendo en diversas excavaciones.

Quien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

postal museo 1024×675 Ruta del Azulejo en Lisboa

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

Oporto es la ciudad más deseada de Europa, y tiene razones para serlo, aunque haya quien no aprecie la llamativa mezcla de decadencia y renovación que se puede vivir en sus calles. Para mí, Oporto es una bella ciudad con encanto para todos los sentidos y a la que me encantaría regresar.

Oporto huele y sabe a dulces, a confitería, a mercado, a vino. Oporto suena a gaviotas y a tranvías. Oporto luce los reflejos de Duero, verde y dorado bajo el sol o gris lluvioso melancólico. Y si tocas Oporto, sientes el contraste entre sus adoquines y sus azulejos, entre las piedras de sus monumentos y el metal de sus puentes.

Podemos sentir Oporto de muchos modos diferentes, podemos vivir su romanticismo, su arte, su historia, sus tradiciones, su gastronomía, su diseño, podemos dejarnos cautivar por su perfil sobre el río, sus calles laberínticas labradas sobre colinas, sus alrededores.

Escapada a Oporto

Situada al norte del país, en la ribera derecha del Duero en su desembocadura en el Océano Atlántico, se encuentra Oporto. Considerada como la “Capital del Norte”, es una bella ciudad que sorprende por su colorido, sus calles alegres y por el gran número de atractivos que ofrece al turista. Una gran belleza que se refleja sobre el río Duero, justo antes de encontrarse con el mar, ofreciendo unas vistas espectaculares que merecen ser captadas en una y mil fotos.

Oporto invita a perderse por ella para descubrir todos sus secretos, deleitarse con sus rincones y disfrutar de su gran patrimonio histórico. De hecho, su centro histórico es Patrimonio de la Humandidad, repleto de edificios y monumentos fascinantes que nos van a enamorar por el encanto que confieren a la ciudad. Tampoco podremos dejar pasar su excelente gastronomía, con sabores exquisitos, y maravillosos vinos.

Hemos querido hacer una selección de lugares imprescindibles que no nos debemos perder en nuestra visita a Oporto.

– Un buen lugar para comenzar nuestra visitar puede ser la Avenida de los Aliados. Se encuentra situada en el centro de la ciudad, por lo que es una de las más transitadas. Se encuentra repleta de edificios modernistas y esculturas de Henrique Moreira. También se hace un pequeño guiño al mundo del vino con los racimos de uva que nos encontraremos.

En esta avenida se encuentra el Ayuntamiento, un enorme edificio construido en mármol y granito.

– Si continuamos paseando por la citada avenida, llegaremos hasta la Plaza de la Libertad, que es la más importante de Oporto. En el centro se encuentra la estatua ecuestre del Rey Pedro IV.

– Muy cerca nos encontraremos con la estación de trenes San Bento, una joya que nos deslumbrará con su hall decorado con más de 20.000 azulejos en los que se nos va mostrando la historia de Portugal. Todo el edificio resulta un enorme monumento que merece ser la pena admirado.

– Justo frente a la estación se encuentra la Iglesia de San Antonio de los Congregados, que destaca por la imagen del santo en su fachada, la decoración de azulejos y los grandes ventanales que dan una gran luminosidad al interior.

– Bajando por la rúa de Mousinho da Silveira llegaremos a la zona de la Ribera, uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad. En ella podremos disfrutar de auténticas postales llenas de gran belleza e intensidad, con el río Duero de invitado especial.

Es una zona muy turística, por lo que encontraremos multitud de hoteles, restaurantes y bares con el clásico estilo portugués. Su casco antiguo nos sorprenderá por el colorido de las fachadas de todos los edificios, que le da mucha alegría al lugar y un estilo propio.

También hay un gran número de puentes que cruzan el río, siendo el más famoso el Puente metálico Luis I. Incluso podemos coger alguno de los barcos que recorren el río Duero para disfrutar de unas vistas únicas. Al otro lado del río se encuentran las famosas bodegas de vino de esta zona.

Recorrer la Ribera del Duero es como transportarse a otra época, permitiéndonos disfrutar y sentir el auténtico Oporto, mientras disfrutamos de algunos de sus deliciosos platos típicos y saboreamos el exquisito “vinho do Porto”.

– En esta zona se encuentra otros puntos de interés como “Cais da Ribeira”, una de las plazas más antiguas y concurridas de la ciudad, la “Rua da Fonte Taurina” o el muro de los “Bacalhoeiros y la Casa do Infante”.

– Puente metálico de Luis I. Fue construido por un ingeniero belga discípulo de Eiffel, de ahí que su estructura metálica nos recuerde tanto a la Torre Eiffel de París. Cuenta con dos alturas, una superior por donde pasa una línea de Metro y la inferior por la que transitan todo tipo de vehículos. Además del gran arco de hierro, destaca por las maravillosas vistas que se podemos disfrutar desde las pasarelas. Impresionante ver un atardecer, mientras el sol se refleja en las aguas del Duero al mismo tiempo que lo atraviesan las barcazas.

– La Torre de los Clérigos es otra de las visitas imprescindibles en Oporto, siendo uno de sus símbolos. Forma parte del conjunto de la Hermandad de los Clérigos, junto con la iglesia y la casa de los Clérigos.

Construida en el siglo XVIII es una de mejores obras de la arquitectura barroca en todo el mundo. Construida en granito, mide nada menos que 75,60 metros de altura por lo que se puede ver prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Pero lo mejor es visitarla por dentro y recorrer los 240 escalones que nos separan de la parte más alta. El esfuerzo merecer la pena, ya que podremos disfrutar de unas vistas increíbles de toda la ciudad, incluyendo los jardines de la Cordonería.

– Librería Lello e Irmao

No podemos perdernos la visita a esta espectacular librería, ya que es una de las más bellas de todo el mundo. Además, los fans de Harry Potter podrán disfrutar de un escenario en el que se rodaron algunas escenas de las películas del famoso aprendiz de mago.

– La Catedral de Oporto es otra de las visitas imprescindibles. Terminada de construir en el siglo XIII, esta edificio religioso de estilo románico ha sufrido distintas remodelaciones, lo que ha provocado que en la actualidad destaque por su mezcla de estilos (barroco, gótico y románico).

Situada en la cima de su colina, ofrece algunas de las mejores vistas de Oporto y el río Duero.

– Casa de la Música. Completamente diferente y mucho más moderno es este edificio, realizado en hormigón, de 7 plantas, en las que no faltan salas de concierto, dos auditorios, biblioteca, fonoteca, una cafetería y un restaurante.

Diseñado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, el edificio ha cosechado numerosos premios internacionales de arquitectura. Supone un gran contraste entre el estilo de la ciudad, por lo que merece la pena ser visitado. Además, durante todo el año se celebran numerosos conciertos y actividades culturales de todo tipo.

– Jardines del Palacio de Cristal. Situados en la parta alta de la ciudad son un enorme pulmón para Oporto. Es un enorme parque dividido en tres zonas: La Quinta da Maiarinha, la Quinta Tait y los Jardines románticos del Palacio de Cristal.

En el interior del parque encontraremos distintas fuentes, estatuas, jardines temáticos, un lago y varios miradores desde los que contemplar de espectaculares vistas del Duero.

Oporto no es una ciudad enorme, es bastante manejable. Aun así, si no contamos con mucho tiempo para verla, viene bien tener una referencia de cuáles son las visitas imprescindibles.

Una de nuestras primeras paradas debería ser la Iglesia de San Francisco. Este templo comenzó su construcción, a cargo de los frailes franciscanos, en el año 1245. Sufrió un gran incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia, un incendio cuyas huellas aun se ven en sus muros.

De esta iglesia debemos destacar su interior. Tres naves cubiertas con tallas doradas en las que se emplearon cerca de 300 kilos de oro en polvo. Esta cantidad de oro ocasionó que por un tiempo la iglesia permaneciera cerrada a los devotos, pues se consideraba demasiado ostentosa para la pobreza que había en la ciudad.

Son destacables elementos como el árbol de Jesé, una escultura de madera policromada realmente hermosa, o las catacumbas, un lugar en el que fueron enterrados muchos franciscanos.

La iglesia y Torre de los Clérigos es una de las visitas imprescindibles en nuestro paso por Oporto. La iglesia fue construida en el año 1735 en un llamativo estilo barroco. Cuenta con una fachada muy especial que culmina con la Torre de los Clérigos, posiblemente el monumento más emblemático de la ciudad. Es la más alta de toda Portugal, con unos 76 metros de altura y más de 200 escalones, algo que ofrece un paisaje impresionante sobre toda la ciudad, sin duda una de las mejores vistas de Oporto.

El Palacio de la Bolsa es uno de los lugares más interesantes de la ciudad. Un hermoso edificio sede de la Asociación Comercial de Oporto. Construido sobre las ruinas de un convento, su construcción concluyó en el año 1891.

Está calificado como Monumento Nacional, y razones no le faltan. Cuenta con estancias tan magníficas como el gran patio central o Patio de las Naciones, que se encuentra completamente cubierto de vidrio, dejando así pasar la luz al interior del palacio. Asimismo, son bellísimas las estancias como la Sala Dorada, la Sala de las Asambleas Generales o la impresionante sala Árabe, inspirada completamente en la Alhambra para su construcción e ideada para recepciones oficiales.

Junto al palacio y torre de Clérigos, otra visita que resulta casi imposible olvidar es la de la Catedral de Oporto. Está construida en la parte más alta de la ciudad y es el templo más importante de la misma.

Su construcción comenzó en el siglo XII y aunque ha sufrido bastantes reconstrucciones con diferentes estilos, lo cierto es que sigue impresionando por esos aires medievales de sus orígenes. La mayor parte de la misma es barroca. No obstante, tanto la fachada como el cuerpo son románicos. Asimismo, el precioso claustro es de estilo barroco.

Por último, en esta visita fugaz de los elementos más interesantes de Oporto, os recomendamos los Jardines del Palacio de Cristal. Están situados en la parte alta de la ciudad y es un espacio verde realmente bonito. Además, paseando por allí podremos disfrutar de las vistas más hermosas de la desembocadura del río Duero, un broche final exquisito para nuestro día de visitas.

Portugal es un país que tiene una cultura única y llena de vida, así como ciudades que tienen una buena variedad de atractivos que muestran la historia que ha pasado por ellas, así como poblaciones y zonas rurales en donde puedes disfrutar de los paisajes más pintorescos y dejarte sorprender por la naturaleza.

Además, el clima moderado que se tiene todo el año, hace que cualquier viaje hasta allí sea muy agradable y para recordar.

A continuación te hago un recuento de las ciudades más importantes que hay para visitar en este país, así como algunas de sus atracciones.

Lisboa

Al ser la capital es la ciudad más visitada del país, pero este no es el único motivo, sino también por su ubicación hacia el Océano Atlántico, su cultura vibrante y sus partes más antigua en donde puedes ver edificaciones con mucha historia y encanto. A esta ciudad puedes llegar hasta el Aeropuerto da Portela, que está entre Loures y Lisboa, y a donde llegan vuelos de diversas capitales europeas, así como del norte de África, y de países del continente americano como Brasil, Estados Unidos y Venezuela. Entre los lugares que te recomiendo visitar en esta ciudad están algunos barrios históricos como Ciado,

Alfama, Rossio y Belem, donde está la Torre de Belem y el Monasterio de Jerónimos; así como el Cristo Rei que es muy similar al de Río de Janeiro y está a orillas del río Tejo, el Ponte Vasco da Gama que es el más largo de Europa y los varios funiculares que te llevan a los puntos locales más altos.

Oporto

Esta ciudad es un gran centro que históricamente se ha dedicado al comercio y que está en las colinas de los alrededores del estuario del río Duero, teniendo un centro histórico de gran belleza que es Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad, que está a unos trescientos kilómetros de Lisboa, está servida por el Aeropuerto Sá Carneiro, a donde llegan vuelos desde diferentes ciudades nacionales, europeas y desde Marrakech.

El lugar más importante para ver allí es Ribeira, que es la parte cerca del río, y por donde se empiezan los recorridos para ver la parte Patrimonio de la Humanidad, y desde allí se puede ver Robeira de Gaia, que es al otro lado del río y donde están las bodegas de vino Oporto. En la ciudad te recomiendo ir al Museo de Arte Moderno, a la Casa da Música y simplemente recorrer las calles históricas locales.

Braga

Esta ciudad del norte de Portugal es famosa por ser la más antigua del país y por ser una de las más antiguas nacidas del cristianismo en todo el mundo, teniendo huellas históricas que tienen siglos de antigüedad. Aunque esta ciudad no tiene aeropuerto, los más cercanos son el de Oporto que está a cincuenta kilómetros, el de Lisboa que está a más de trescientos kilómetros y el de Vigo, España, que está a un poco más de cien kilómetros.

En la actualidad esta es una ciudad universitaria por lo que sus atractivos antiguos se unen con unos más modernos. Entre los atractivos locales que te aconsejo visitar está la Catedral de Braga que es el monumento más importante de la ciudad con su mezcla arquitectónica de entre los siglos duodécimo y dieciocho, así como el Santuario de Bom Jesus do Monte que es una iglesia que está en lo alto y tiene un estilo barroco, así como otras iglesias históricas locales.

Funchal

Esta es la capital y la ciudad más importante de la isla de Madeira, en el archipiélago del mismo nombre que está en el Océano Atlántico. El aeropuerto de Funchal es el que sirve la ciudad, aunque queda más cerca de la ciudad de Santa Cruz, y hasta allí llegan vuelos desde el Portugal peninsular y desde otros destinos europeos.

En esta ciudad los atractivos tienen que ver más con la naturaleza por lo que los más visitados son los Jardines do Palheiro, que son de estilo colonial británico, y el Jardín Botánico de Madeira que tiene más de 2.000 plantas. También es posible visitar joyas arquitectónicas como el Convento de santa Clara, el Palacio de São Lourenço y la Catedral de la ciudad.

Coímbra

Esta ciudad es la más importante del centro de Portugal, que en algunas épocas fue la capital de Portugal y en la actualidad es reconocida por su universidad, que es una de las más antiguas de Europa. Los aeropuertos más cercanos a esta ciudad, que está a 175 kilómetros de distancia de Lisboa, son los de Oporto y el de la capital del país.

En Coímbra los principales atractivos turísticos son las edificaciones históricas locales como lo son la Catedral Antigua o Sé Velha, que es una de las construcciones mejor preservadas de estilo románico en Portugal; el Monasterio de Santa Cruz que tiene una espectacular fachada manuelina y la universidad local.

———————————-

El Castillo de San Juan de Arade, en el Algarve

La zona del Algarve es muy famosa por sus playas, auténticos resorts vacacionales con gran ocupación en los meses estivales. No obstante, hay que destacar que por esta zona también nos encontramos con monumentos que podremos combinar con nuestros días de playa.

Hoy nos dirigimos a la parroquia de Ferragudo, en el municipio de Lagoa, Faro. Allí encontramos un precioso elemento emplazado sobre dos playas, dominando la ciudad y la desembocadura del río Arade. Se trata del Castillo de San Juan de Arade, o como se le conoce por tierras portuguesas Fuerte de Sao Joao do Arade.

Edificado junto al mar en 1640, el castillo actual fue emplazado durante la Restauración para sustituir una torre vigía que había sido edificado durante el reinado de Juan II. Cabe destacar que un poco más tarde de la construcción de esta torre se estableció una serie de tramos de muralla defensiva, una muralla que según parece ser resistiría hasta 1621.

Desgraciadamente y a pesar de estar construido bajo una roca maciza, el fuerte ha sufrido durante su larga historia numerosos percances por culpa de la fuerza de elementos como las mareas y tormentas, como la gran tormenta de 1669 que dañó gravemente la misma.

Tras esta colosal tormenta, se comenzaron trabajos de reparación que culminaron en 1754, dejando aparentemente el castillo en perfectas condiciones. Pero poco tiempo después Portugal fue asolado por el gran terremoto de 1755, episodio de la historia que terminó por dañar de manera descomunal la fortificación dejándola prácticamente en ruinas.

Le siguieron años de decadencia en la que la fortaleza perdió aun más el lustroso aspecto de antaño, hasta que finalmente a finales del XIX fue subastada y vendida a manos privadas. Manos que no dudaron en restaurar el lugar para poder adaptarlo como vivienda.

Casi un siglo después la Junta del Distrito solicitaría la cesión del fuerte para poder instalar un centro cultural en él. A pesar de que sigue presentando algunas muescas propias de los duros momentos que ha superado, lo cierto es que es realmente hermoso y ofrece unas vistas muy bonitas de esta zona del Algarve.

——————————————–

Ruta por el Patrimonio de la Humanidad en Portugal

Existen a lo largo y ancho del mundo, numerosos lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Como no podía ser de otra forma Portugal también ofrece una amplia lista de estos escenarios protegidos. Lugares repartidos por toda su geografía que pueden configurar por sísolos una impresionante ruta de conocimiento e historia por Portugal.

Los primeros en formar parte de este selecto club en 1983 fueron el Centro de Angra do Heroismo en las Azores, una preciosa ciudad situada en las Azores. Un lugar que fue relativamente importante en el siglo XV y que muestra orgulloso, entre otras cosas, varios fuertes al más puro estilo militar de la época ; el Convento del Cristo en Tomar, una preciosa obra en honor a la Reconquista, creada en 1344 por la Orden de los Caballeros de Cristo ; elMonasterio de Batalha, construido para conmemorar la victoria de los portugueses sobre los castellanos en 1385, además es el inicio de un gótico portugués muy influenciado por el estilo manuelino; y finalmente el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, dos preciosos monumentos a unos pocos minutos de Lisboa, uno se define como la obra arquitectónica más destacada de Portugal mientras el otro trae grandes recuerdos de la época de los descubrimientos.

En 1986 se incluiría el Centro Histórico de Évora, un lugar que sería fundado por los antiguos romanos. Un poco más tarde, en 1989 sería el turno del Monasterio de Alcobaça, un precioso lugar emplazado al norte de Lisboa y fundada en elsiglo XII por elrey Alfonso I.

En los 90 fue el momento de incluir lugares como el Paisaje cultural de Sintra, 100% recomendable e imprescindible si viajamos cerca de Lisboa, a pesar de necesitar más de un día para disfrutar de su encanto; el centro histórico de Oporto, con lugares tan emblemáticos como el Palacio da Bolsa; Los sitios de arte rupestre prehistórico del Valle de Coa y de Siega Verde; o el precioso paraje delBosque de Laurisilva de Madeira

Por último, a partir del 2000 se incluirían lugares como el Centro histórico de Guimaraes; dos regiones vitícolas como la del Alto Duero y la Isla de Pico; y finalmente la Guarnición fronteriza y fortificaciones de la ciudad de Elvas, recientemente incluida y con interesantes fortificaciones de los siglos XVII a XIX, entre otros encantos.

Viajes a Portugal
Viajar a Algarve
Ofertas a Algarve

Olivenza

España y Portugal comparten unos 1.300 kilómetros de frontera y siglos de historia en común. Viajando por estas tierras llamadas también “a raia” resulta difícil distinguir las diferencias entre ambos países, aunque el lugar donde la fusión es más evidente y fructífera es en Olivenza, en la provincia de Badajoz, una población sobre cuya soberanía el gobierno luso mantiene una antigua reivindicación.

El conflicto arranca en el año 1801. En tonces las tropas españolas, e nl aórbita napoleónica, ocuparon este territorio fronterizo durante la llamada Guerra de las Naranjas. 15 años después, con Napoleón derrotado, el Congreso de Viena, ordenó la restitución de estas tierras a Portugal, algo que jamás se cumplió.

En la Europa unida del siglo XXI donde la sfronteras han desaparecido, ya no tiene mucho sentido continuar con litigios de este tipo, aunque Portugal mantiene sus legítima spretensiones. Los habitantes de Olivenza por su parte conviven perfectamente con su doble identidad, sus dos almas, española y portuguesa.

La parte portuguesa se refleja bien en el aire alentejano de las fachadas y el estilo manuelino de algunos de sus edificios, con los característicos azulejos en las paredes, como el Palacio de los Duques de Cadaval y la iglesia de Santa María del Castillo. También vale la pena visitar el Puente de Ajuda sobre el Guadiana.La parte española se refleja en la plaza de toros de Olivenza, a la que acuden muchos aficionados del país vecino que desean ver una corrida clásica (cabe recordar que en Portugal está prohibido dar muerte al animal). La gastronomía en cambio es una interesante fusión de las cocinas española y portuguesa. Ningún sitio como Olivenza para saborearla.

La preciosa ciudad de Guimarães se ubica en el Distrito de Braga, al norte de Portugal. Asociada al nacimiento de la identidad nacional portuguesa, allá por el siglo XII, es conocida como La Cuna de Portugal. Un lugar lleno de historia en la que destacan capítulos como la coronación del primer rey luso en 1139, Alfonso Enríquez o Alfonso I de Portugal.

Qué ver en Guimarães

Castillo

Situado en lo alto de un montículo, este elemento domina la ciudad. Las vistas desde aquí son realmente impresionantes, aunque lo cierto es que del mismo quedan pocos resquicios.

La parte mejor conservada sería la Torre del homenaje, del siglo X, que situada en medio del recinto amurallado cuenta con unos 28 metros de altura.

Del resto de la fortaleza se conservan siete torres cuadradas a modo de muralla, que han protegido a lo largo de la historia la pieza fundamental del conjunto. Podremos pasear por el pequeño recinto, subiendo por escaleras, un tanto empinadas, y observar así las vistas privilegiadas desde la fortaleza.

Más informacion en: Castillo de Guimaraes, lugar donde nació Portugal

Iglesia San Miguel

Justo a pie del castillo encontramos la Iglesia de San Miguel. Es un pequeño templo románico del siglo XII. El elemento más importante de la misma es la pila bautismal en la que se habría bautizado al mismísimo Alfonso Enrique.

Palacio de los duques de Braganza

Es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más visitados en Guimarães. Un hermoso, majestuoso y elegante palacio del siglo XV.

Fue el primer duque de Braganza quien pondría las primeras piedras a esta impresionante obra, que aunque fortificada, muestra unos tejados apuntados con altas chimeneas (39 en total) que bien recuerdan a los castillos franceses.

El interior del castillo se conserva en excelentísimas condiciones, mostrando un recorrido amplio por las distintas estancias del antiguo palacio. Cabe destacar que además cuenta con una imponente colección de muebles de la época, por lo que la visita es completamente recomendable.

Destacamos las grandes chimeneas, los techos del comedor y sus impresionantes vigas, así como la inmensa colección de tapices, de gran belleza, que podremos observar.

Más información en: Palacio de los Duques de Braganza en Guimaraes

Centro Histórico

El Centro Histórico de Guimarães es ya en sí un monumento. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, muestra un entramado de calles con su trazado original que aun conserva su encanto medieval.

Callejear por el Centro Histórico es quizá la mejor de las opciones a la hora de visitar la ciudad. Un sinfín de edificios de gran belleza, que en fiestas se decoran con los típicos adornos medievales y que aun le confieren mayor encanto.

Museo de Alberto Sampaio

Este museo fue creado en 1928 para poder recoger las colecciones de edificios desaparecidos como el Colegio de Nuestra Señora da Oliveira y otras iglesias y conventos de toda la región.

Cuenta con una importantísima colección de escultura medieval y renacentista así como piezas de orfebrería y pintura.

Otros lugares de interés:

Iglesia de San Dámaso

Convento de Santa Clara

Pazos municipales

El Salado

Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira

Museo Arqueológico Martins Sarmento

Excursiones desde Guimarães

En los alrededores de Guimarães también podemos encontrar un sinfín de lugares interesantes para conocer la región. Por ejemplo, podemos visitar el Convento de Santa Marinha da Costa, que conserva un interesantísima iglesia rococó; la Montaña de la Peña, con su santuario; o el Santuario de Bom Jesús, con su hermosa escalera barroca doble y cruzada.

Además, cabe destacar que Guimarães está próxima a Oporto, a tan sólo 60 kilómetros. Por lo tanto, la visita a esta histórica ciudad es completamente recomendable.

Gastronomía

Como en el resto de Portugal, en Guimarães se come bien. Lo cierto es que la cocina de la región es famosa en toda la geografía portuguesa por sus deliciosos platos.

Así, podemos probar recetas tan tradicionales como el arroz con pollo o pica no chao, rojoes y bucho relleno, bacalao asado o relleno y arroz de sarrabulho.

El vino verde de la región también es exquisito, por tanto muy recomendable a la hora de completar la comida.

En cuanto al postre, la nota dulce la pondrán el tocino de cielo y las tortas de Guimarães.

Clima

El clima en este municipio está caracterizado por inviernos generalmente fríos y veranos de calor moderado. Así, no encontramos con mínimas en invierno entre 2º y 5º, mientras que en los meses más cálidos las máximas estarán entre 23º y 30º.

Cómo llegar a Guimarães

Para llegar a Guimarães las principales vías de acceso son la ferroviaria y la carretera. Si viajamos en coche desde Oporto tendremos que tomar la autopista, un recorrido por la A7 y la A3 que no durará más de 30 minutos.

En tren también podremos llegar sin problemas, pues está conectada con las principales ciudades portuguesas, como con Oporto que en tren queda a unos 60 minutos.

Si llegamos en avión, lo mejor es aterrizar en el aeropuerto de Francisco Sá Carneriro, en Maia, que queda a tan sólo 50 km y de ahí alquilar un coche.

Hoteles en Guimaraes

Siendo un lugar turístico con tantísimas oportunidades, lo cierto es que Guimarães cuenta con una oferta hotelera bastante amplia. Encontraremos precios para todos los gustos. No obstante, por norma general, el alojamiento en Portugal no suele ser demasiado caro.

Oporto

La mayoría de las ciudades europeas que podemos llegar a visitar, cuenta con la particularidad de que muchos de sus grandes atractivos se encuentran en la parte más vieja de las mismas, la que a su vez suele ser llamada normalmente “Ciudad Vieja”, o “Ciudad Antigua”. En el caso de la localidad portuguesa de Oporto no nos encontramos con la excepción, por lo que vamos a hablar un poco acerca de qué podemos hallar en un recorrido por el lugar.

Lo primero que se debe tener en cuenta en este sentido, es que buena parte de las principales construcciones de Oporto se fueron levantando alrededor de la desembocadura del río Duero, cuando la ciudad comenzó a funcionar como puerto -y de ahí su nombre-, por lo que muchas de ellas se encuentran directamente atravesadas simbólicamente por el paisaje que las atraviesa.

Entre los sitios que podemos encontrarnos en la zona, entonces, destacan los de todo tipo de arquitectura, construidos en los siglos pasados, en distintos momentos, pero con un estado de conservación realmente increíble. Allí tenemos por ejemplo la Catedral con su coro románico, el Palacio de la Bolsa o la Iglesia de Santa Clara, que representan estilos tan disímiles como el portugués y el neoclásico, pero son igualmente bellos.

Además, es tan hermosa la zona de la vieja Oporto, que en su conjunto ha sido denominada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, como parte de un recorrido aún mayor, el cual es conocido como la “ruta de la antigua Muralla Fernandina”, que contempla también otras realmente increíbles como como la zona ribereña de Vila Nova de Gaia.

Finalmente, otros sitios de sumo interés son el Antiguo Club Inglés, la Capilla dos Alfaiates, la Capilla del Senhor dos Passos, la Fuente de la Rua das Taipas, la Estación de Porto-São Bento Iglesia y la Torre de los Clérigos y el Palacio de São João Novo.

El hermoso país de Portugal está muy bien conectado con el resto de países de Europa, así como otras partes del mundo. Por tanto, llegar hasta aquí no será problema alguno, pues podremos encontrar una buena combinación viajemos desde donde viajemos, y siempre teniendo en cuenta que podremos llegar a través del aire, mar y carretera.

Si escogemos el avión, que es una de las opciones más rápida, tenemos que saber que los vuelos internacionales llegan principalmente a los aeropuertos de Lisboa, Oporto y Faro. Estos tres aeropuertos están repartidos a lo largo de la geografía portuguesa, por lo que cubren estupendamente bien todas las zonas turísticas del país.

Existen numerosas compañías que operarán con estos destinos, conectando estos aeropuertos con ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Así, además de las compañías de vuelo portuguesas, podremos encontrar compañías low cost como Ryanair que cubren estas rutas con precios bastante asequibles.

Si viajamos desde España, la opción del coche es bastante atractiva; y es que existen numerosas conexiones. Desde Madrid hasta Lisboa hay unos 600 km, pero podemos viajar desde diversos puntos tomando las salidas y vías correctas. La ventaja de tomar esta opción es que tendremos muchísima más autonomía, pudiendo realizar todas las paradas que queramos para ver diversos puntos de su geografía.

Además, esta cercanía por carretera, hace que viajar en autobús también sea una opción cómoda, además de barata. Es cierto que no gozamos de tanta autonomía como cuando viajamos en coche particular, pero es una forma ideal para viajar de noche, sin enterarnos mucho del viaje.

El tren es otra opción a la hora de llegar a Portugal. RENFE ofrece conexiones regulares desde España con diversos puntos del país.

En cuanto a la vía marítima, hay que destacar que Portugal cuenta con varios puertos turísticos de gran importancia. Así, puertos como el de Lisboa, son paradas muy asentadas dentro del mercado del turismo internacional de crucero. Escala a la que llegan millones de turistas al año para disfrutar de los encantos de esta nostálgica ciudad.

Documentación necesaria

Todos los viajeros que sean ciudadanos de la Unión Europea, podrán acceder al país con un pasaporte o su documento de identidad nacional vigente.

Por ser uno de los países miembros del Acuerdo de Schengen, los requisitos para entrar en sus fronteras serán similares al resto. Así, el resto de turistas, que vengan de otros puntos fuera de la Unión Europea, necesitarán un pasaporte válido por un periodo mínimo de tres meses a partir de la fecha de entrada al país.

La visa Schengen permitirá al viajero entrar en el país y moverse libremente sin realizar ningún trámite adicional. Aun así, la oficina de migraciones de cada puesto fronterizo es el único organismo encargado de autorizar o denegar el ingreso al país.

Salud del turista

Al pertenecer a la Unión Europea, podremos y debemos viajar hasta aquí solicitando (si residimos en la UE) la tarjeta sanitaria europea. De esta forma, no nos encontraremos con sorpresas a la hora de recibir ninguna factura, si en un momento dado debemos usar algunos de sus servicios sanitarios.

En cuanto a las vacunas, es cierto que el país no exige ningún tipo de vacuna específica para ingresar en él. Aun así, es interesante vacunarse contra la hepatitis B, en función siempre de las actividades de riesgo previstas y sobre todo si no se ha pasado esta enfermedad ni se ha vacuna con anterioridad.

Además, se recomienda a los turistas que tengan actualizada la inmunización frente a tétanos difteria. Esta vacuna es recomendada para todos los turistas, independientemente del viaje que realicen, pues es una enfermedad de distribución mundial. La vacuna se puede administrar en cualquier tipo de centro sanitario antes de salir de nuestro país.

Elvas, situada en el distrito de Portalegre, región de Alentejo, está considerada como una de las ciudades mejor fortificadas de Europa; y es que Elvas cuenta con la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, algo que propició que el lugar fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el 30 de junio de 2012, siendo así la última adquisición portuguesa de esta prestigiosísima lista.

Elvas cuenta con fortificaciones levantadas desde el siglo XVII hasta el XIX. Asimismo, su sistema de murallas y fosos secos se conoce como el mayor del mundo.

Aunque la ciudad es realmente impresionante, debido a sus construcciones históricas, lo cierto es que no nos costará mucho recorrerla, pues todos los edificios de interés están bastante concentrados de forma manejable. Así, paseando por el interior de su recinto amurallado, encontraremos iglesias, barracones, monasterios y otros edificios militares. Por ejemplo, podremos visitar lugares como la Iglesia de la Asunción, de estilo manuelino, la Iglesia Dominicana o el Arco del Reloj.

Además, también destacamos su Castillo del siglo XIII o el hermoso acueducto de Elvas, construido con el fin de que la ciudad pudiera aguantar largos asedios.

Fuera de las murallas podemos visitar también dos fuertes, el de Santa Lucía está bastante cerca, y en la actualidad cuenta con un Museo Militar. El de Gracia está un poco más alejado, pero también merece la pena verlo, pues al estar situado en una colina muestra además unas preciosas panorámicas sobre todo el territorio.

Existen vestigios arqueológicos del siglo X, no obstante, la construcción de sus fortificaciones no comenzaría hasta el momento de la independencia de Portugal, allá por el año 1640. Fueron diseñadas por el jesuita holandés Joao Piscásio Cosmander, siendo además el mejor de los ejemplos existentes hasta nuestros días de la escuela holandesa en cuanto a fortificaciones se refiere.

El día de hoy vamos a viajar hacia Albufeira, una ciudad ubicada en el distrito del Faro en Algarve, Portugal. Albufeira que significa castillo de mar en árabe, ofrece variedad de destinos turísticos para conocer. Iniciemos nuestro recorrido en la Playa de San Rafael o Sao Rafael, una hermosa playa llena de acantilados y arenas blancas.

Otra de las playas más famosas de Albufeira es la Praia da Marinha, una playa bañada por el océano atlántico, considerada como una de las más hermosas de Europa. Esta playa se caracteriza por sus hermosos acantilados.

También tenemos la posibilidad de visitar la el Centro Histórico o Montechoro de Albufeira, el casco histórico de la ciudad, a donde podemos visitar estrechas calles, el mercado y restaurantes de mariscos.

Si se trata de turismo religioso no dudes en visitar la Iglesia Matriz, la cual data del año 1792. Si bien es cierto que no es una iglesia muy grande, destaca por su hermoso diseño arquitectónico neoclásico.

Ahora vayamos a visitar el Zoomarine Algarve, un parque temático familiar a donde podemos descubrir las maravillas y misterios de los océanos. Para visitarlo debes dirigirte a Estrada Nacional 125 – Km 65, Guia.

No podemos dejar de visitar el Castillo de Paderne, uno de los siete castillos representados en la bandera de Portugal. Se trata de un castillo que fue edificado en el siglo XII, durante la última fase de la ocupación musulmana, a la orilla izquierda del río Paderne. El castillo en ruinas se caracteriza por su color rojizo y es considerado como uno de los ejemplares más significativos de la arquitectura militar musulmana en la península Ibérica.

Los turistas amantes de lo histórico y del turismo cultural, pueden conocer en Portugal la ciudad de Guimarães, que se destaca por conservar arquitectura antigua de los siglos XV y XIX, y por ser la cuna del primer Rey del país.

Como parte de su historia, dentro del Castillo medieval y que hoy todavía se conserva, fue donde nació Alfonso Henriques y en sus altas torres y murallas venció a los ejércitos de su madre en el siglo XII. Reconocido como heredero del Condado Portucalense por los guerreros del Minho, este Príncipe llegó a ser el primer rey de Portugal.

Al pasear por el Casco Histórico de Guimarães declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, podremos sumergirnos en un viaje a través del tiempo, ya que esta parte de la ciudad mantiene su carácter antiguo, con estrechas calles empedradas, armoniosos balcones de hierro, barandillas y soportales de granito, torres almenadas, casas señoriales, y arcos que sirven de unión a las calles.

Además del Castillo de Guimarães, también podremos conocer otros atractivos turísticos como esplendidos palacetes entre los que se encuentra la Casa Mota Prego, el Palacio de Vila Flor, del Toural y tantos otros que le otorgan un ambiente medieval e histórico a Guimarães.

Otro lugar imperdible es el Palacio de los Duques de Braganza en muy buen estado de conservación, con su estructura fortificada, este palacio enseña los tejados apuntados y las altas chimeneas que nos recuerdan a los castillos franceses. Realmente vale la pena perdernos por sus calles empedradas llenas de historia y contemplar su conjunto monumental.

Muchas cosas se dicen sobre Portugal como destino turístico, generalmente cosas muy positivas, siendo señalado no sólo como uno de los más bonitos del sudeste de Europa sino también como uno de los más económicos.

Entonces ¿qué tal una visita de fin de semana a Portugal? Te invito a conocer qué visitar en Portugal en 3 días, para que, por si acaso, vayas preparando un buen itinerario y sepas bien cómo aprovechar 72 horas en tierras portuguesas.

Día 1: Lisboa y sus tantas atracciones

El primer destino será su capital y ciudad más grande, Lisboa. Esta se encuentra a los pies del Río Tajo, más específicamente donde este río se une con el Océano Atlántico. Una particularidad del centro de Lisboa es que se eleva sobre siete colinas, lo cual hace que algunas de sus calles sean demasiado empinadas como para transitar en automóvil.

Si lo que te gusta es el turismo histórico y cultural, varias son las chances que te ofrece la capital portuguesa. Una buena chance es el Museo Calouste Gulbenkian, donde te encontrarás con objetos del Antiguo Egipto, pinturas de artistas famosos y un jardín propio que se lleva todos los halagos de los turistas.

Bajo los mismos términos, el Castillo San Jorge es otra buena opción, tendrás que subir a la colina donde se erige este castillo para obtener un vista privilegiada de la capital portuguesa. ¡El mejor lugar para tomar fotografías!

La Praça de Comercio es sin dudas el mejor lugar para sentarnos a descansar después de una intensa caminata por la ciudad, mientras que Belem y Chiado esperan por ti antes de terminar el primer día. Belem es el barrio de los edificios históricos, entre los que se destacan la Torre, el Centro Cultural de Belem y el Palacio Real de Belem, que ahora es el Palacio Presidencial de Lisboa.

Por último, no puedes irte de Lisboa sin caminar por Chiado, una de sus calles más famosas. Te cruzarás con miles de comercios y restaurantes.

Día 2: Aveiro

El primero será entonces un día muy cansador y es recomendable que estes bien descansado para comenzar con el segundo. Ahora bien, una vez partimos de Lisboa, altamente recomendada es la ciudad de Aveiro, también conocida como “la Venecia de Portugal” gracias a los canales de agua que la atraviesan.

Aveiro nos ofrece edificios históricos para conocer, como la Catedral, la Cámara Municipal, la Iglesia del Carmen y lugares naturales para entregarnos al relax, como el Parque San Antonio y el parque para niños Don Pedro. Por si esto fuera poco, los fanáticos de los deportes acuáticos podrán entretenerse con el surf y el windsurf en la playa Costa Nova.

Día 3: Évora

Con toda su belleza y sus enormes joyas históricas, Évora estará cerrando así nuestras 72 horas en Portugal. Después de la locura del primer día y toda la aventura del segundo, nada como maravillarse recorriendo las calles de la ciudad de Évora, una de las ciudades más antiguas de toda Europa, al centro/sur de Portugal.

Los recomendados de Évora son el Templo de Diana, unas antiquísimas ruinas romanas; la Universidad de Évora, repleta de historia y cultura; y el Parque de Évora, donde la naturaleza y el trabajo del Hombre se dan la mano para maravillar al turista con un espacio magnífico en el cual descansar y disfrutar del paisaje antes de partir.

Bueno, así se nos han terminado las vacaciones en Portugal. Hay muchas más razones para viajar a Portugal. ¿Ya has estado allí? ¿Te gustaría ir o volver a visitarla?

easyjet_group_bookings@maileu.custhelp.comQuien haya viajado a Lisboa y en general a Portugal habrá tenido la oportunidad de ver en todas partes magníficas fachadas cubiertas de azulejos formando las más variadas composiciones. Este es uno de los signos de identidad más conocidas del país vecino, una elegante tradición que se remonta a la época de dominación musulmana.

Por eso una de las formas más recomendables de descubrir la magia de la capital portuguesa es hacerlo a través de la Ruta del Azulejo. Los zuleiq eran en la época medieval pequeñas baldosas de cerámica esmaltada y decorada que decoraban las casas con motivos geométricos, aunque fue a partir del siglo XV cuando la ciudad empezó a revestirse con sus brillantes colores: azul cobalto, verde, marrón, rojo y blanco…

Edificios e incluso algunas de las estaciones más importantes del metro de Lisboa (Baixa-Chiado por ejemplo) muestran espectaculares composiciones elaboradas con azulejos, aunque le epicentro de esta ruta urbana se sitúa como es lógico en el Museo Nacional do Azulejo, situado en un precioso edificio histórico en la Rua da Madre de Deus donde se incluye el espectacular mosaico “Panorama de la Gran Lisboa”, de más de doce metros de largo.

Otros destacados ejemplos son la fachada de la Iglesia de São Vicente de Fora, los azulejos con imágenes de santos colocadas a la entrada de las casas en el barrio de Alfama, las fachadas de las casas elegantes del Chiado y el Bairro Alto, los pasillos de las salas de restaurante Casa do Alentejo, de la emblemática Comfiteria de Bélem o de la famosa cervecería Trinidade.

El Parque Natural de Noudar es un área de Portugal, que ocupa unas 1.000 hectáreas y cuenta con una amplia gama de actividades enfocadas en la interpretación del patrimonio natural y construido.

Parque Natural de Noudar

Ubicado en el municipio de Barrancos, a lo largo de la frontera con España, el Parque Natural de Noudar mantiene un medio ambiente preservado en que las actividades agrícolas y forestales se desarrollan en un profundo respeto por los ecosistemas naturales.

Con un paisaje donde domina el alcornoque, el parque también contiene un patrimonio monumental, el Castillo de Noudar que se impone como un bastión en defensa de la llanura, y es una de las mejores vistas de la región.

La rica vegetación del parque lo convierte en un hábitat ideal para los ciervos, jabalíes, así como varias especies de aves como el buitre negro, la cigüeña negro, la grúa, el ruiseñor de los bosques, etc.

El Centro de Interpretación es el mejor lugar para comenzar la visita al parque, instalado en el Monte Coitadinha tiene excelentes condiciones para la recepción de visitantes, incluyendo un restaurante y una biblioteca.

El Centro proporciona información sobre las rutas existentes que se pueden seguir de forma independiente con el apoyo de guías digitales o aplicaciones multimedia para PDA con el contenido geolocalizado. Los carriles se pueden atravesar a pie o en vehículos todo terreno, o en bicicletas.

Las visitas al Parque Natural de Noudar también se pueden realizar con el apoyo de guías locales y con cita previa por guías expertos en áreas como la ornitología, la geología, la botánica, la historia o la etnografía, de acuerdo a los intereses de los visitantes. De esta manera, en un lugar ideal para el turismo de naturaleza, para aprender, practicar deportes de naturaleza o simplemente pasear, siguiendo los caminos señalados en el terreno.

Elvas es una histórica ciudad ubicada en la Región del Alentejo, a unos 198 km de Lisboa.

Elvas Portugal

Elvas alberga la mayor colección de fortificaciones baluarte del mundo, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012, así como también su Centro Histórico.

Así, durante una visita turística en Elvas podremos conocer fortificaciones de los siglos XVII al XIX, considerado como el mayor sistema de murallas y fosos secos del mundo, puesto que esta población lucho para mantener la independencia de Portugal, en su línea fronteriza con España. Dentro del recinto amurallado hay barracones y otros edificios militares así como iglesias y monasterios.

Aunque Elvas tiene vestigios arqueológicos del siglo X, la construcción de sus fortificaciones comenzó con la independencia de Portugal en 1640. Diseñadas por el jesuita holandés João Piscásio Cosmander, son el mejor ejemplo todavía existente de la escuela holandesa de fortificación en todo el mundo. Fuertes como el de Santa Luzia, Fuerte da Graça, Fuerte de San Pedro, el Fuerte de São Mamede, Fortim da Piedade, Fuerte de San Francisco.

El sitio incluye también el acueducto de Amoreira, construido para que la fortaleza soportara largos asedios sin carecer de agua. Mientras que en el Casco Histórico de Elvas podremos conocer su Castillo, la Plaza de la Republica donde se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Iglesia de Dominicas, la Torre de Fernandina, además de otros lugares para conocer.

Hay lugares que no necesitan de excusa para ser visitados; así le sucede a Lisboa, que sabe conservar el glorioso vestigio imperial y sacar lustre a la nostalgia, que presume de azulejos, pavimentos de mosaico y sigue jugando a cruzar y descruzar intersecciones con tranvías que traquetean, que suben y bajan por cada uno de sus barrios, personales e intransferibles, populares, cálidos y lustrosos. Una ciudad donde aún es posible ver a ancianas con piernas envueltas en polainas, donde resuena el recuerdo de una alegría ausente en forma del eco pronunciado de la saudade, y, donde el caminar de Fernando Pessoa recibe el nombre del desasosiego, es, seguro, una ciudad que se sobrepone a cualquier tragedia, cualquier olvido, cualquier terremoto.

Por eso, queremos mostrarte qué hacer, los barrios y las visitas que no puedes perderte de Lisboa. Un recorrido por los imprescindibles de Lisboa, al igual que ya hicimos con Oporto.

Por calles y plazas de Lisboa

Ocurre en Lisboa que cada barrio es un mundo, y cada calle, y cada plaza, de cada barrio presume de su propia esencia, y así es que una calle de la Alfama, azarosa, laberíntica y árabe, no tiene nada que ver con otra de la Baixa, dieciochesca y trazada por la línea recta del Marqués de Pombal, ni con las de Barrio Alto, las de los artistas y nocturnidades de fados, y ninguna con las renacidas calles del Chiado, Ave Fénix urbanístico del famoso arquitecto Álvaro Siza Vieira.

Cada calle, una identidad. Pero si se trata de resumir Lisboa, todo resumen es doloroso, ésta va de una plaza a otra, en un tres en línea urbano de camino descendiente y pavimentado en mosaico, empedrados ondulantes y geométricos nacidos del arte de los calceteiros. Desde la Praça dos Restauradores, al final de la Avenida da Liberdade, la que es escenario de los desfiles populares de las fiestas de Lisboa en junio y tiempo atrás lugar de cortejos de la alta sociedad, pasando por la Praça de Rossio, oficialmente Praça de Dom Pedro IV, bulliciosa y comercial hasta llegar a la imperial Praça do Comércio, que se convierte en imagen imperecedera de toda primera visita a Lisboa, con su arco triunfal, la que vivió el magnicidio del rey Carlos I, la que recuerda el antiguo esplendor, la que acaricia la entrada aún por las escaleras que dan al Tajo, el dorado Tajo, del que llegaban allende la mar los cargueros de Mozambique, Cabo Verde, Angola…

Praça do Comércio

Buscando vistas de Lisboa

Una ciudad que sube y baja, que colecciona colinas, siete que forman parte de un campo volcánico, que se encuentra para desencontrarse y que juega al escondite, es, en esencia, un lugar donde las miradas fluyen sobre la ciudad para encontrarse en una topografía urbana conocida. En definitiva, Lisboa es una ciudad que gusta de contemplarse, y por ello cuenta con muchos miradores y balcones.

Vistas de Lisboa

Muchos son los lugares que se debaten entre los mejores miradores de Lisboa; quizá uno de ellos sea el Elevador de Santa Justa, el artificio, más que ascensor, neogótico de cuarenta y cinco metros de altura, proporciona las vistas más bonitas y conocidas del Castillo de San Jorge y del centro de Lisboa, aunque algunos prefieran las vistas sobre el barrio de Baixa que se ven desde el balcón del jardín de São Pedro de Alcântara, con la guía del mapa realizado en azulejo a tus pies. Otros lugares se apuntan a la polémica; el Miradouro da Graça, justo al lado del Castillo de San Jorge; o, tal vez, el mirador de la explanada de la Iglesia de Santa Luzia, que desvela los secretos de las laberínticas calles de la Alfama.

Lisboa y castillo de San Jorge

Montar en tranvía en Lisboa

En una ciudad llena de tranvías, estos, en realidad, proporcionan un negativo de caminos, el de las catenarias que enmarcan el cielo en trapecios y paralelas y enmarañadas rosetas de cables. Aunque sea mejor mirar al suelo, en Lisboa es fácil orientarse con los peinados de las catenarias que hacen andar a todos los tranvías.

Tranvía de otro tiempo

Aunque haya cinco rutas de tranvías en Lisboa que utilizan diariamente sus habitantes, para aquellos afortunados que la visiten sin el tránsito de la rutina, aconsejamos dos por excelencia. Dos rutas imprescindibles de tranvías por Lisboa.

El famoso tranvía 28, romántico y de otra época, incansable en una red de diez kilómetros de vías que nos llevan por todos los barrios pintorescos de la ciudad. En puntos de la Alfama casi roza las paredes de las casas. En cambio, su reverso, el moderno tranvía 15, es el que utilizaremos para llegar a Belém. La utilidad dando sentido a la añoranza. Una metáfora sobre raíles.

El 28

Visitas del patrimonio de Lisboa

Un terremoto es por fuerza un evento de punto y aparte; el de 1755 de Lisboa es, además, el primero que pudo ser estudiado científicamente. Se estimó que un total del 85 % de la ciudad quedó destruida, a la vez que las intenciones colonialistas de Portugal.

Pareciera que de un suceso así se resurge sin huellas pasadas; pero lo cierto es que los pasos dados siempre quedan de una forma u otra y así, hoy en día, aún podemos disfrutar de una serie de visitas a monumentos, patrimonio e iglesias de la ciudad de Lisboa.

La caprichosa Torre de Belém parece surgir del Tajo como de un cuento o una leyenda, invocando tiempos de proezas marítimas. Tiempo atrás su bastión defendía de la llegada de piratas, hoy, es todo un símbolo de Portugal.

Torre de Belém

Un conjunto de tesoros góticos, eso es lo que encontraremos en el Mosteiro dos Jerónimos, aupado en memoria del prodigioso Vasco de Gama y de otros muchos navegantes que partían de Belém en busca de nuevas rutas y tierras fantásticas.

Mosteiro dos Jerónimos

No entra dentro de la naturaleza de un castillo el pasar desapercibido; así le sucede al Castelo de Sao Jorge, visible, a lo alto de la Alfama, desde todo Lisboa, que desde arriba marca el origen de la ciudad. Pasear a la sombra de sus restaurados muros, por los jardines bellamente cuidados, es una experiencia de l belleza lisboeta.

Castelo de Sao Jorge

Un buen lugar para una catedral es a lo alto; La Catedral de Lisboa, Sé, se encuentra a lo alto de una de las muchas cuestas de la Alfama, en un encuadre perfecto con tranvía tomando la curva, rompiendo la rectilínea estructura defensiva del románico portugués, las imponentes torres gemelas que custodian su entrada. Enfrente hay una estatua dedicada a san Antonio de Papua, patrón de Lisboa, que recibió bautismo en Sé y al que las chicas piden novio con fruición.

La Catedral de Lisboa

Entre dulces y otros placeres del paladar en Lisboa

Comerse un pastéis de nata es lo más parecido a pegarle un bocado al cielo, cremoso, algo crujiente por el hojaldre, pecaminoso en cierto sentido. Podrás tomar los más deliciosos, los secretos pastéis de Belém, al lado de los Jerónimos, en la más que centenaria Casa Pastéis de Belém.

Pastéis de Belém

Un buen café, y en Portugal, al igual que en Italia, saben bien de ello, se necesita tomar en compañía, y si es posible con la mejor. Encontrarás tal compañía en Café a Brasileira, en Chiado, donde Pessoa solía pasarse a matar el desasosiego, no sabemos si con limonadas frías como lo retrata Tabucchi en “Sostiene Pereira” o con un cremoso café; pero lo cierto es que aún hoy se sigue sentando en su mesa, hoy en día con presencia de bronce más allá de sus palabras.

Café a Brasileira

Otro tentempié, algo más popular, es el que podrás encontrar en la Praça de Rossio, el típico licor de cereza portugués, a Ginjinha. Dulce, pero no te comas la cereza confitada en alcohol, a no ser que te gusten los tragos fuertes, como a los parroquianos típicos que paran un minuto a la puerta del local para ayudar al trasiego cotidiano. Hoy en día muchos turistas los imitan, porque ya se sabe, allá dónde vayas haz lo que vieras.

A Ginjinha