info@almusafir.es +34 612 258 388

Limpieza de la la #Kaaba (La Meca), Arabia Saudita

Los medios árabes difundieron el nuevo video que muestra de una manera minuciosa cómo se transcurre la ceremonia de limpieza de la Kaaba, una construcción cúbica situada en la mezquita de La Meca, el lugar más sagrado para el islam.

In this aerial photo made from a helicopter, The Abraj Al-Bait Towers with the four-faced clocks stands over the holy Kaaba, as Muslims encircle it inside the Grand Mosque, during the annual pilgrimage known as the hajj, in the Muslim holy city of Mecca, Saudi Arabia, Friday, Sept. 25, 2015. (AP Photo/Mosa'ab Elshamy)

La limpieza de la Kaaba se somete al protocolo para asegurar la flexibilidad para los adoradores y permitirles llevar a cabo sus oraciones con facilidad y sin problemas, informa el canal de televisión Al Arabiya.

Los preparativos para lavar la Kaaba, en forma de realizar los encuentros y hacer arreglos, se intensifican 24 horas antes de la misma ceremonia.

Para limpiar la Kaaba se usan los mejores y más refrescantes fragancias naturales en los utensilios de cobre: 60 litros de agua de Zamzam mezclada con agua de rosa y oud.

La ceremonia se empieza con el levantamiento de Kiswah, el paño negro con que se cubre la Kaaba, y la puerta con las paredes de la Kaaba se rocían con las aguas aromatizadas.

En la mañana del segundo día el Servidor de los Dos Nobles Santos Lugares – un título utilizado por el rey de Arabia Saudita Salmán bin Abdulaziz al referirse al hecho de que bajo su jurisdicción se encuentran las dos principales ciudades santas del islam: La Meca y Medina – y algunos oficiales de la presidencia saludan a los ministros, hombres virtuosos, científicos y diplomáticos acreditados por el Reino.

Este convoy de oficiales está encabezada por el emir de la provincia de La Meca, el príncipe Khaled Al Faisal, quien realiza la ceremonia de limpieza en nombre del rey Salmán bin Abdulaziz.

El príncipe Khaled Al Faisal llevó a cabo la limpieza de la Kaaba este domingo. El lavado de la Kaaba es una tradición elaborada que tiene lugar dos veces al año.

Fuente

Zanzíbar

La isla de playas interminables que huele a clavo y cardamomo, con palmeras infinitas que retan a un cielo siempre limpio, ha sido, desde tiempos remotos, deseada por todos. Sobran los motivos.

Evocarla es percibir una vez más el aroma del clavo y el cardamomo; pronunciar su nombre, rescatar de la más remota memoria historias de sultanes, tragedias de esclavos, aventuras de exploradores. Recordarla es avistar en el horizonte la silueta de la vela latina de los dhows, surcando un Oceáno Índico tan infinito como los azules que lo componen, es sentir bajo los pies, una vez más, una arena tan fina, tan blanca como la de las interminables playas de Kiwengwa o de la sureña Menai, cuyas cálidas aguas albergan fascinantes arrecifes.

viajar a zanzibar

Frente a Menai habita, en el islote de Pungume, un mágico baobab, inmenso y retorcido por el tiempo, entre verdes inabarcables. Y es que un manto desbordante de vegetación cubre toda la isla. Palmeras infinitas retan al cielo y resisten a los vientos. El jengibre echa sus raíces en cualquier lugar; pimienta, curry, nuez moscada, canela o cacao la convirtieron en la isla de las especias, que junto con su situación privilegiada le concedieron en el pasado un esplendor inusitado para tan pequeño lugar.

La ambicionaron todos. Fenicios, bantúes, egipcios, árabes, portugueses, británicos… Y así, como si cada uno hubiera depositado una piedra, se construyó su capital, Stonetown, esa frágil torre de Babel ceñida por el fuerte árabe, con la emblemática Casa de las Maravillas —levantada en 1883 por el sultán Barghash, como muestra de su modernidad—. Con su templo hindú, sus callejuelas laberínticas que huelen a zoco, por donde corretean niñitos cargando su Corán para asistir a las madrassas.

Con el mercado de pescado de Malindi, junto al dique seco, o el de frutas y carnes, de colores y olores indescriptibles, de Darajani. Detrás de este mercado se localiza el hamam de estilo persa. Y frente a estos baños se suceden las viviendas de fascinantes puertas labradas, con reminiscencias del Punjab, versículos coránicos, peces y lotos para dar fecundidad y prosperidad a sus propietarios.

Tras los pasos de Livingston

Pero no todo fueron grandezas en Zanzíbar, también hay lugar aquí para la vergüenza. Porque la isla obtuvo grandes beneficios del tráfico de esclavos. Como recordatorio queda la Casa de Tippu Tip, el más famoso traficante de la región, y la Catedral Anglicana, levantada sobre el antiguo mercado de esclavos. Bajo ella permanecen las fosas donde los encerraban durante 162 días. Los que sobrevivían eran subastados. Todavía se siente la asfixia. La que produce la infamia.

En el interior de la catedral (con sus columnas invertidas, porque los locales interpretaron al revés los planos diseñados en Inglaterra) se esconde la cruz de Livingston, ferviente luchador por la abolición de la esclavitud. Porque aunque su cuerpo fue trasladado —precisamente desde la isla— a la Abadía de Westminster, su corazón descansa bajo un árbol en África; con cuya madera se hizo la pequeña cruz que cuelga en la iglesia. Dos años antes de su muerte, Stanley, enviado por un periódico neoyorquino, había acudido a rescatarlo. Para ello partió de Zanzíbar, donde los exploradores europeos habían hecho de la mítica Africa House (que todavía conserva sus cañones a la entrada) su cuartel general.

Hoy la isla — que en 1963 obtuvo su independencia del Reino Unido— parece vivir ajena a los avatares de su historia. Al atardecer los jóvenes se congregan en el muelle, mujeres ataviadas con pareos de intensos colores que se contraponen a su piel de ébano trabajan el campo, cargando enormes cestos en su cabeza, las vespas de la ciudad dejan paso a las bicicletas en los pueblos de adobe, niños risueños inundan las calles polvorientas, decenas de personas se amontonan festivamente en los curiosos dhala-dhala o autobuses.

Cronología de un deseo

Con una vida tan convulsa y apasionada como la historia de la isla, Arthur Rimbaud —que curiosamente había conocido a Stanley— presentía que Zanzíbar era ese paraíso. Y deseó, vehemente, viajar a ella, aunque jamás pudo lograrlo.

Adén, 17 agosto 1880: «Cuando tenga algunas decenas de francos, partiré hacia Zanzíbar». Harar, 12 marzo 1881: «Si me voy de esta región, bajaré probablemente a Zanzíbar».

Adén, 12 febrero 1882: «Si me voy, y cuento con hacerlo próximamente, será para regresar a Harar, o bajar a Zanzíbar». Adén, 15 abril 1882: «En un mes, estaré o de regreso en Harar, o de camino a Zanzíbar».

El Cairo, 23 agosto 1887: «Quizás vaya a Zanzíbar, desde donde se pueden hacer grandes viajes a África, o quizás a China, o a Japón, ¿quién sabe?». El Cairo, 24 agosto 1887: «Tomaré en Suez el barco hacia Zanzíbar el 15 de septiembre».

Adén, 8 de octubre 1887: «Descansaré un mes aquí antes de salir hacia Zanzíbar». Adén, 5 noviembre 1887: «Y quizás no vaya a Zanzíbar, ni a ninguna parte», escribió a su familia en la última misiva.

Dicen que en su agonía, cuatro años después, ya en Marsella, musitaba a su hermana, Isabelle: «Volver a Zanzíbar».

Sus presentimientos eran ciertos. No hace falta haber pasado una temporada en el infierno para sentir que Zanzíbar es el paraíso.

Viajar a Zanzíbar

Ofertas a Zanzíbar

Viajes a Zanzíbar

Zanzíbar, o Unguja, es una hermosa isla de alrededor de mil seiscientos kilómetros cuadrados ubicada frente a la costa este de Tanzania, en el continente africano. Junto con la Isla de Pemba y la Isla de Mafia forman el Archipiélago de las Molucas o Islas de las Especias. El centro económico reside en la ciudad de Stone Town. Los dos idiomas predominantes en ella son el swahili y el inglés.

Las especias de la isla

Las famosas especias, conocidas desde la antigüedad (mientras fue posesión portuguesa y posteriormente británica), que producen estas islas son la pimienta, la nuez moscada y la canela; el cultivo y la exportación de las mismas y el turismo son las actividades más importantes. En 1964 se unió con el país continental de Tanganica para formar Tanzania.La isla está conectada a tierra firme mediante varias empresas de navegación que realizan el cruce desde la ciudad de Dar es Salaam.

Un legado cultural inmenso

Zanzíbar tiene influencias culturales de cada reino al que perteneció, incluidos los persas y los árabes que fueron sus primeros dominadores.

En la bella y fascinante Stone Town hay edificios de cada época de ocupación, calles anchas y perfectamente delineadas que se mezclan con atractivas callejuelas de estilo árabe, altas torres, bellísimas mezquitas y frentes de edificios con puertas de madera exquisitamente talladas. En ella se destacan el Puente Guliani y el Palacio del Sultán Barghash, construido casi a fines del siglo XIX.

Paseos turísticos

A pesar de todo lo que hay para ver el paseo turístico que cuenta con más adeptos es la visita a la casa natal de Freddie Mercury, cantante de la mítica banda de rock Queen. En los restaurantes más tradicionales podremos disfrutar de una cena sentados en grandes y cómodos cojines y sobre la costa hay bares iluminados con antorchas para quienes quieran disfrutar de un trago más despreocupadamente.

Hacia el sur tenemos las playas de Jambani, donde los monos se pasean por entre los árboles del selvático entorno. Para llegar a ellas se puede tomar un taxi o el medio de transporte más utilizado por los lugareños, unos minibuses a los que llaman “dala-dala” y que recorren la isla entera.

Otro buen destino es Matemwe donde la paz y la tranquilidad son totales y en la parte norte está Kendwa, con sus divertidas fiestas playeras nocturnas. Las cenas a la luz de las velas, contemplando las aguas calmas del Océano Índico, son otro de los atractivos del lugar.

Vacaciones tranquilas durante el día, acompañadas por una alegre vida después del anochecer. Así es Zanzíbar.

Isla de Zanzíbar en Tanzania

Hoy nos levantamos un poco más tarde que de costumbre, a las 8 de la mañana.

Nos duchamos y vamos a tomar un poco el sol antes de desayunar.

Después nos sentamos en la zona de bar, a relajarnos (si es posible hacerlo más de lo que estamos) y a conectarnos un rato, para mandar unos emails y unas fotos de la isla de Zanzíbar.

El resto del grupo tiene hoy una excursión por diferentes playas de la isla de Zanzíbar (más o menos lo que hicimos nosotros ayer).

Un par de parejas más han decidido quedarse también en el hotel y quedamos a las 11 para ir a la playa que nos han recomendado.

Antes de esto, hablamos con Gemma, para encargar la comida que tendremos a mediodía.

Ella ya nos ha comentado, que como allí tienen otra manera de “trabajar”, prefiere que le encarguemos por la mañana lo que comeremos, para asegurarse que a las 2 lo tendremos listo.

Sobre las 11 nos ponemos en camino, el paisaje de la isla de Zanzíbar que vemos es espectacular y eso nos hace que tardemos 1 hora y media en recorrer poco más de 2 kilómetros.

Nos vamos parando a cada momento haciendo fotos, acercándonos al agua, viendo corales…es espectacular.

Al final llegamos a la playa y sólo tenemos tiempo de parar un rato…nos ha dado la hora de comer, sin darnos cuenta!!

Las vistas que tenemos son impresionantes y nos despedimos con ese sabor de boca que dejan las imágenes que nos llenan totalmente.

Hoy hemos pedido para comer unas patatas bravas de primero y pizzas de segundo…

Algo ligerito!!

Después de comer, nos vamos a la habitación a descansar (más) y echar una siestecita.

La verdad es que este último día en Zanzibar ha sido un kit kat en el viaje por Tanzania. Todo descanso!

Y para mi fue todavía más relajante, a las 5 tenía contratado un masaje de cuerpo entero…

Así que estuve hasta las 6 y pico, en una cama, tumbada frente al mar…haciéndome un masaje…

Qué más se le puede pedir a unas vacaciones!!!

El resto de la tarde lo pasamos entre las hamacas, las tumbonas, el bar, el billar…hasta la hora de cenar.

La cena como siempre es muy completa y aquí es donde decidimos que mañana saldremos un poco más tarde de aquí, para ir a Stone Town.

La propuesta inicial era salir a media mañana, pero le proponemos a Gemma, si podemos quedarnos a comer allí y irnos después (ella nos hace el transfer al otro hotel)

No nos pone ningún inconveniente, así que decidimos hacer eso y así Roger también tendrá tiempo de ir a nadar con delfines por la mañana.

Después de pegarnos el lote con la cena, nos quedamos un rato en el bar y a preparar un poco las cosas para mañana…

Una pena, nuestra última noche en un sitio de ensueño en la isla de Zanzíbar en Tanzania…

Lo que tienes que hacer y ver en Zanzibar

Zanzíbar cuenta con la “ciudad de piedra” un estupendo centro histórico e callejuelas blancas, mezquitas y animados bazares declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y que merece dejar por un rato la toalla y los baños en el mar.

“Bucear en Zanzíbar” es sencillamente espectacular. El norte de Pemba es especialmente visitado por buceadores. Además también merece la pena el windsurf o kitesurfing ya que los vientos son bastante constantes durante gran parte del año.

Tumbarse a descansar en una de las maravillosas playas de Zánzibar. Entre las más destacadas están las de la costa este.

Ver trabajar a los zanzibaries en la construcción (o reparación) de Dhows, un tipo de embarcación local.
Visitar alguna de las plantaciones de especias (clavo, nuez moscada, canela, cardamomo o pimienta) de las islas.

Bañarse con delfines en Kisimkazi o adentrarse en la selva de Jozani (para intentar ver al escurridizo y endémico de Zánzibar mono Colobo Rojo) son otras actividades estupendas que se pueden practicar en Zanzibar.

Visitar Prision island ó Chumbe Island. Tras el recorrido por la prisión se pueden ver Tortugas gigantes en la playa.

Nadar con tiburón ballena en la isla de Mafia. Zanzibar es un paraíso para los buceadores.

Probar la gastronomía local en los puestos callejeros de Forodhani Gardens o Stonetown.

Un opción muy popular en un viaje a Zanzibar es hacer el “tour de las especias” en el que se recorren plataciones de canela, nuez moscada, vainilla o pimienta.

Hace un par de años organicé un viaje para recorrer Zanzíbar, la isla de las especias perteneciente a Tanzania, y situada situada en el Índico. En esta isla se puede disfrutar de sus aguas cristalinas tanto por arriba, navegando, como por debajo, buceando.

Fue un viaje organizado por mi desde sus inicios, tanto la contratación de vuelos, transfers, localización de hoteles y selección de la agencia de buceo, sin tener referencias previas. Siendo África y sin muchas opciones de contacto en caso de fallos, había algo de incertidumbre. Por eso cuando salimos, había una cierta expectación, un poco de emoción añadida sobre qué pasaría, qué tal nos iría.

He de decir que el viaje fue muy agradable, pese a que tuve que realizar unas cuantas escalas para buscar un precio más económico —ya dedicaré un post a esto de buscar vuelos y meter escalas— y que al llegar a la isla de Unguja, me sentí contento al haber llegado a un lugar tan poco conocido en mi entorno e amigos.

Las islas que configuran el territorio de Zanzíbar son tres, Unguja, Mafia y Pemba y es al archipiélago al que le han denominado Isla de las especias, —al igual que a las islas Molucas— por ser estas un cultivo o actividad económica habitual.

Su situación pegada a las costas de África a la altura de Goa y otras provincias de la India, hacían que esta isla fuera lugar de paso de barcos comerciantes por lo que las islas fueron siempre punto de encuentro de tan ricos productos aromáticos.

La llegada y el camino a Nungwi

transfer en zanzíbar

Al llegar a Zanzíbar City, y para llegar desde el aeropuerto a nuestro alojamiento en la costa habíamos reservado un taxi local pero allí no había nadie y era el único vuelo internacional que llegaba a esa hora. Nos abordaban los taxistas diciendo que ellos nos llevaban pero como habíamos contratado el transfer, llamamos y nos dijeron. Hakuna Matata, no hay problema, estamos ahí mismo esperándole.

Yo que llevaba 30 minutos aburrido en el aeropuerto me enfadé un poco con el cachondeo del Hakuna Matata pero pronto aprendí que en Tanzania y en Zanzíbar en particular, la prisa no funciona, todo es Pole pole, —tranquilo en expresión local— y que Hakuna Matata, efectivamente significa no hay problema en idioma Suajili.

Los del transfer efectivamente estaban allí en el aeropuerto pero no se habían acercado a buscarme sino que esperaban en el parking que yo les encontrase a ellos… Y así comenzó nuestro viaje por la isla de Unguja, la principal de Zanzibar recorriendo sus carreteras —muchas de tierra— para llegar a la costa.

Una vez resuelto el tema, venía el viaje hasta Nungwi, la ciudad costera de Zanzíbar donde teníamos el hotel, una especie de palafito flotante sobre las aguas azules turquesa del Índico en el que pasaríamos unos días y en cuyas inmediaciones habíamos buscado la agencia de buceo.

Para llegar a Nungwi hay que pasar por numerosos poblados y carreteras de tierra y el viajero poco avezado puede sentirse un poco turbado ante el panorama. Has contratado un viaje paradisíaco, a las cristalinas aguas del Océano Índico y la primera impresión es que solo ves una situación poco alentadora para viaje romántico o de placer.

cybercafe y farmacia

Cuando estábamos llegando, pasamos por el centro de Nungwi, una especie de gran plaza con colegios a los lados, un solar descampado destinado a albergar dos grandes canchas de deporte y algunas casas y tiendas desperdigadas. Imaginad nuestra cara cuando vimos el cybercafé o la farmacia tras el puesto de comida. Nos invadió la decepción y sentimos algo de preocupación ante el panorama que nos esperaba.

Sin embargo, nada tienen que ver la pobreza y austeridad con que viven los habitantes de la isla de Zanzíbar con el panorama turístico que ofrecen al viajero. Una vez llegados a nuestro hotel, el cambio era drástico. Todo funciona, todo preparado para unas buenas vacaciones de buceo, incluso con un moderado y accesible lujo sobre todo en comparación con lo que habíamos visto.

Nos esperaban unos increibles spots donde bucear, grandes animales como el mola-mola a los que ver y fotografiar y un paseo por campos de especias, cafés increíbles y una gastronomía muy interesante. Estábamos cansados y ansiosos.

Kenya y Tanzania, Salida en agosto 2014

Kenya y Tanzania son la meca de los safaris. Esta ruta combina lo mejor de ambos países en un recorrido que aprovecha la época en que la gran migración está en Masai Mara para disfrutar de uno de los mayores espectáculos de la vida salvaje. Serengeti y Ngorongoro completan el trio estelar de los safaris. Proponemos también una extensión para terminar en las playas de la isla de Zanzíbar.

MASAI MARA
Durante nuestro verano, más de un millón de ñues y cientos de miles de cebras se encuentran en la reserva de Masai Mara donde esperan encontrar pastos frescos y abundantes.

LAGO NATRON
Al norte de Tanzania, junto a la frontera con Kenya y lejos de las rutas habituales encontramos en lago Natron. De sus saladas aguas de color rojizo surgen formaciones de espirales de carbonato sódico. El conjunto forma un paisaje casi lunar.

Ruta;
DÍA 1: VUELO BARCELONA • NAIROBI
Presentación en el aeropuerto a la hora acordada y embarque con destino Nairobi.

DÍA 2: NAIROBI • MASAI MARA
Llegada a Nairobi de madrugada. Asistencia y traslado al hotel. Después de unas horas de descanso, desayuno y salida ya para alcanzar a mediodía la reserva de Masai Mara.
Por la tarde realizaremos el primer ”game drive” por la reserva.

DÍA 3 • 4: MASAI MARA
Días completos en Masai Mara.
Saldremos por la mañana con el almuerzo preparado para poder dedicar las jornadas a recorrer la reserva en busca de nuestro objetivo: observar el movimiento de las grandes concentraciones de cebras y ñus. Por la tarde, al caer el sol, regresaremos a nuestro campamento para descansar.

DÍA 5: MASAI MARA • LAGO VICTORIA
Salida muy pronto por la mañana para dirigirnos hacia la frontera con Tanzania cercana al lago Victoria.
En la frontera dejaremos atrás nuestros vehículos y personal kenyata para encontrarnos con sus homólogos tanzanos que nos acompañaran para el resto de la ruta.
Ya en Tanzania nos dirigiremos a orillas del lago Victoria, en la zona de Speke Bay donde llegaremos a media tarde.

DÍA 6: LAGO VICTORIA • SERENGETI
A primera hora tomaremos barcas para navegar por el lago y observar la actividad de los pescadores del lugar. Luego saldremos ya para entrar en el P.N. de Serengeti. Recorreremos el parque durante todo el día realizando un largo ”game drive” (almuerzo en pic nic) para llegar a última hora a nuestro campamento situado en la zona de Seronera.

DÍA 7: SERENGETI
Día completo en el parque.
El impresionante paisaje del Serengeti ( 13.500 kms.), formado por interminables llanuras salpicadas de grandes bloques de conglomerado y matorrales aislados, facilita enormemente el avistamiento de los millones de habitantes del parque. Otro de los grandes espectáculos de la reserva son las grandes migraciones de los herbívoros (ñus, búfalos, impalas, cebras…), las grandes familias de elefantes y los depredadores (familias de leones, leopardos, rinocerontes, hienas, topis,….)

DÍA 8: LAGO NATRON
Día completo en la zona.
El lago Natron es uno más de la larga serie de lagos de la falla del Rift, sus aguas saladas y de color rojizo por la abundancia de algas son características de la zona y dan al paisaje un particular carácter. La salinidad de sus aguas hacen a la zona poco apta para albergar vida salvaje pero el lago es uno de los pocos lugares de cría del flamenco enano (”lesser flamingo”) y por eso ahí se concentran grandes bandadas de estas aves.
Desde nuestro camping podremos realizar opcionalmente distintas actividades:
• Visita a un poblado Masai (50 $ por vehículo)
• Caminata guiada hasta las cascadas del Natron (30 $ por persona)
• Y para los que estén en mejor forma el reto de la ascensión a la cima del Ol Doinyo Lengai, volcán en activo y considerado sagrado por los masai. Sus 2.980 metros de altura son un desafío para quien quiera intentar su ascenso, laderas muy empinadas y en la cima el cráter con sus emanaciones de gases y el calor. La ascensión se inicia por la noche para poder llegar a la cima con la salida del sol. En total la actividad dura unas 12 horas aproximadamente (120 $ por persona).

DÍA 9: LAGO NATRON • KARATU • NGORONGORO
Saldremos por la mañana para dirigirnos al sur y llegar a Karatu, puerta de entrada al área de conservación del Ngorongoro. en la población podremos visitar el mercado y, aquellos que lo deseen podrán alquilar una BTT para realizar una excursión o contratar una caminata hasta la interesante ”elephant cave” en la ladera del Ngorongoro.
Más tarde llegaremos a nuestro camping situado en la cima del cráter donde pasaremos la noche.

DÍA 10: NGORONGORO (CRÁTER) • MTO WA MBU
Muy pronto por la mañana para ser de los primeros, saldremos de nuestro camp para llegar hasta la verja de entrada a la pista de bajada al cráter.
En los 4×4 descenderemos las escarpadas paredes del cráter volcánico hacia la caldera., donde se encuentran leones, elefantes, rinocerontes, búfalos, gacelas, cebras… y apostados en las aguas saladas y poco profundas del lago Magadi que se extiende en el interior del cráter, miles de flamencos. En reconocimiento a su importancia y belleza, esta reserva fue declarada en 1.978 Patrimonio de la Humanidad.
Después del recorrido por el cráter, abandonaremos el Ngorongoro para dirigirnos a Mto Wa Mbu al pie de la vertiente occidental de la falla del Rift.

DÍA 11: MTO WA MBU • TARANGIRE
Después del desayuno saldremos hacia el P.N. de Tarangire. Almuerzo en picnic y ”game drive” por la tarde en el parque.
Este parque fue declarado como tal por le Parlamento de Tanzania en 1.970, y debe su nombre al río que lo atraviesa. Es una reserva poco frecuentada por los visitantes, y en él se ven principalmente las grandes manadas de elefantes, que fácilmente llegan a los 300 ejemplares y los milenarios baobabs.

DÍA 12: TARANGIRE • ARUSHA • NAIROBI
Nos levantaremos pronto para realizar el último ”game drive” antes de salir hacia Arusha donde llegaremos para tomar el autobús regular que nos dejará en el aeropuerto de Nairobi para los trámites de facturación en el vuelo de vuelta.

DÍA 13: VUELO DE REGRESO
Embarque en vuelo de regreso. Llegada a ciudad de origen y fin del viaje.

EXTENSIÓN ZANZÍBAR

DÍA 13: TARANGIRE • ARUSHA. VUELO A ZANZIBAR
Nos levantaremos pronto para realizar el último ”game drive” antes de salir hacia Arusha. Llegada y traslado al aeropuerto para embarcar en vuelo a Zanzíbar. Llegada y traslado al hotel de la playa.

DÍA 14 • 15: ZANZÍBAR
Días libres para poder de navegar en un dhow árabe, pescar, recorrer los pueblos de los alrededores o descansar en las tranquilas playas.

DÍA 16: ZANZIBAR • NAIROBI
A la hora convenida, traslado hasta el aeropuerto y salida en vuelo a Nairobi. Llegada y traslado a la ciudad. Cena en el restaurante Carnivore. A última hora traslado al aeropuerto para embarcar en vuelo de regreso.

DÍA 17: VUELO DE REGRESO
Salida del vuelo. Llegada a ciudad de origen y fin del viaje.

Indonesia

Las casas en los árboles de los Korowai en Indonesia

En las profundidades de la selva inaccesible de la provincia de Papúa-Sureste en Indonesia vive la tribu de los Korowai, aislada del resto del mundo. Un mundo aparte que permaneció oculto hasta su tardío descubrimiento a manos de un misionero holandés en 1974, asombrado por ese pueblo que construía sus casas en los árboles.

indonesia

Estas peculiares viviendas se levantan a una altura que oscila entre los 6 y los 12 metros, aunque algunas alcanzan los 35 metros sobre el suelo. ¿Por qué tan arriba? Pues para protegerse de los enjambres de mosquitos, a los que no les gusta nada el aire que corre en las copas de los árboles, pero también para alejar a vecinos molestos y los malos espíritus.

Loa viejos Korowai aseguran que la clave para construir una casa sólida y segura es fijar bien el suelo y, si es necesario, amarrarlo a las ramas de otros árboles cercanos. De este modo, aseguran, la casa se moverá pero nunca se caerá. La escalera se improvisa con un tronco de árbol seco con muescas talladas a modo de escalones. Es también un sistema de alarma eficaz: cuando alguien trepa por él, toda la casa se mueve, anunciando la llegada del visitante.

la evolución de los Korowai en solo dos décadas es asombrosa. Han pasado de vivir en un mundo aparte a recibir visitantes y turistas de todo el mundo a los que les muestran con orgullo sus casas y sus modos de vida. También se han abierto con mucha maestría al mundo comercial, vendiendo el valioso gaharu (madera de agar) que recogen en lugares escondidos de la selva. Un secreto que mantienen bien guardado.

 

En Asia la posibilidad para poder disfrutar de una aventura realmente apetecible es muy elevada y esto es posible gracias a que en Asia los viajeros pueden descubrir estupendos destinos como es el caso de Indonesia, que es uno de los destinos adecuados para que los más aventureros puedan disfrutar de una experiencia que siempre merece mucho la pena, tanto por los encantos naturales de este país como por otros muchos atractivos que se pueden ir descubriendo a lo largo de un placentero viaje, que es realmente de lo que se trata a la hora de viajar por tierras asiáticas.

Descubriendo Indonesia

Los viajeros están poco a poco descubriendo Indonesia y de hecho se está convirtiendo en uno de los destinos más solicitados en esta zona del mundo, que siempre es una buena noticia. Uno de los atractivos más impresionantes son sus rincones naturales, algo que siempre suele sorprender a todos los viajeros que llegan hasta este país y que se quedan admirando cada uno de los impresionantes paisajes naturales que ofrece a todos ellos. La naturaleza, gastronomía exótica son algunas de las opciones preferentes para los turistas que hacen su primer viaje por Indonesia y que pretenden llevarse una bonita experiencia de este viaje tan sumamente especial.

Dentro de los destinos clásicos Yakarta es lógicamente uno de los más visitados, entre otras cosas porque es la capital del país y porque también suele ofrecer grandes opciones para todos los viajeros. Una de las opciones es poder visitar algunos de sus museos más destacados, que siempre es una muy buena oportunidad para que los turistas y viajeros tengan la posibilidad de conocer algo más sobre la cultura y la historia de Indonesia a través de los museos, una buena opción para poder aprovechar todo el tiempo disponible, aunque también se recomienda visitar los monumentos de la ciudad y otras construcciones antiguas que suelen gustar a todos los turistas y viajeros.

Viajes en pareja a Indonesia

Como un buen destino asiático Indonesia es también un lugar muy adecuado para que las parejas puedan disfrutar de unas vacaciones cuanto menos apetecibles, ya que es un lugar preparado para recibir a parejas con ganas de pasarlo bien y disfrutar de excelentes hoteles muy bien ubicado en las grandes ciudades y en otros destinos. Para muchas parejas Asia es un continente con muchos aspectos románticos y sin duda Indonesia es uno de los rincones muy recomendables para que las parejas puedan disfrutar de un viaje en plena naturaleza y con un toque romántico de lo más agradable, que siempre es una de las opciones a tener en cuenta a la hora de viajar por este continente.

Una buena opción para que las parejas puedan disfrutar es hacer una visita al clásico Ragunan Zoo, una buena forma de conocer algunos de los animales más exóticos del continente y en especial a los famosos tigres. Sin duda es una visita muy recomendable para las parejas amantes de los animales, para que puedan aprovechar su visita a la ciudad de Yakarta, que lógicamente es una de las que más interesan a todos los turistas.

Ciertamente tanto Yakarta como el resto de ciudades de Indonesia suelen ofrecer opciones de ocio para disfrutar durante el día y también durante la noche. Para las parejas resulta recomendable disfrutar de una exótica comida local en alguno de los buenos y muchos restaurantes de Indonesia, donde seguro que se encontrarán con un ambiente muy especial y agradable, además de estupendos sabores por descubrir.

Viajes a Indonesia Halal

 
Con un clima tropical que conquista varios turistas a lo largo del año y dos mil 300 grupos étnicos con lenguajes distintos, Indonesia es uno de los países asiáticos con gran afluencia de turismo, debido a la exoticidad de su cultura combinada con los paisajes naturales en el archipiélago. ¿Qué lugares visitar? Aquí te damos unas cuantas sugerencias.

La selva de Sumatra y la isla de Java

Entre los lugares más espectaculares para el turismo en Indonesia se encuentra la selva tropical de Sumatra, que tiene varias especies vegetales y animales, de las cuales muchas se encuentran en peligro de extinción, como por ejemplo el tigre y el rinoceronte de Sumatra, sin olvidar el orangután y la rafflesia, una planta endémica. Infortundamante la selva ha sido afectada por el desarrollo económico y la tala ilegal de árboles.

La isla de Java es otro destino turístico importante en Indonesia, ya que tiene lugares como la ciudad de Yogyakarta, el monumento budista Borobudur que es en forma de pirámide y el templo hindú Prambanan, el más grande de su tipo en Java.

Además de ello, Java posee tiene 38 montañas cuya forma cónica indica que tal vez fueron volcanes activos; el volcán más recurrido por el turismo en Java es el Volcán Bromo al Este de la isla.

Deportes acuáticos

Las aguas de Indonesia son atractivas para el turismo acuático debido a que en ellas existen cerca de tres mil 500 especies como tiburones, delfines, mantarrayas, tortugas, morenas, sepias y pulpos, entre otros, además de mil 500 especies que viven en la gran barrera de coral y 600 en el Mar Rojo.

Deportes como el surf son muy populares en Indonesia, debido a que hay varios lugares para practicarlo, por lo que este país tiene reconocimiento internacional. Los lugares más famosos para practicar el surf se encuentran principalmente en la isla de Java. Otros sitios están en Bali, Lombok y las islas Mentawai, entre otros.

Parques nacionales en Indonesia

Entre los parques nacionales que a visitar por los turistas en Indonesia se encuentran el Parque Nacional de Gunung Leuser, al norte de Sumatra, el Kerinci Seblat y Bukit Barisan Selatan, que juntos conforman un territorio de 25 mil kilómetros cuadrados llamado Patrimonio de los bosques tropicales ombrófilos de Sumatra.

Otros parques nacionales para el turismo en Indonesia son el Parque Nacional de Komodo, el Parque Nacional de Ujung Kulon, al Occidente de Java, y el Parque Nacional de Lorentz en Papúa.

 

¿No puedes elegir entre comida china o española? Puedes obtener lo mejor de ambos mundos con la comida de Indonesia. Si estás listo para una aventura gourmet, prepárate para sumergirte de cabeza en creaciones indonesias que están para chuparse los dedos.

Indonesia es conocida por sus playas de arena blanca y sus claros cielos azules. Por no hablar de que tienen la segunda línea de costa más grande del mundo. Sin embargo, la mayoría de la gente puede estar de acuerdo que su punto fuerte es, de hecho, su cocina. Indonesia tiene una historia de influencias culinarias extranjeras en su bolsillo trasero – la creación de una gran variedad de sabores y gustos entre la multitud de islas.

Platos populares que mezclan India, Oriente Medio, sabores chinos, europeos, españoles y portugueses en un plato excepcional. Cada isla se nutre de diferentes influencias, creando muchas versiones de platos simples entre las distintas regiones. Éstos son algunos de los deliciosos alimentos que el país ofrece…

Para empezar, puedes disfrutar de un desayuno ligero de gado-gado antes de salir a aventurarte por el archipiélago. El gado-gado es una ensalada de verduras ligeras mezcladas con patatas, huevos, brotes de soja, tempeh y tofu, coronada con el clásico de Indonesia salsa de maní dulce y picante. Esto no sólo es abundante desayuno sino que también es barato. Además, puedes agregar unas cuantas proteínas extra con un poco de pan y huevos fritos.

Después de caminar por las calles de la ciudad, tendrás que recargar las pilas con un buen almuerzo. Recomendamos el ayam goreng, que es pollo de corral frito en un panko de ajo crujiente. Se rumorea que Ayam Goreng Nyone Suharti, situado en Yogykarta, tiene el mejor goreng ayam en todo el país.

O tal vez podrías sumergirte en un plato de bakmie goreng, que son fideos fritos con huevo, carne y verduras, servido sobre una almohada de arroz. Una fuente ideal de carbohidratos que te dejará lleno de energía para el resto de tu aventura en Indonesia.

¿Buscas un aperitivo rápido? ¡Prueba con un clásico local! Un vendedor ambulante puede ser la opción más fácil y más asequible para satisfacer tu apetito. Basta con mirar en la esquina de la calle para encontrar un carrito ambulante.

Otra popular opción sería el satay. El “satay” es un pollo cúrcuma, cabra, cordero o conejo Shishkabob que se tuesta y que es generosamente untado con salsa de cacahuete. Algunos carros ambulantes ofrecen hasta un bakso – una albóndiga con sopa de fideos wonton. Es una especie de equivalente indonesio a tu servicio local de hot dog.

Para la cena, tienen un panqueque especial que se puede servir tanto como postre como plato principal. Esta innovación culinaria es el Martabak. El salado Martabak consta de huevo frito y carne picada doblado en una pasta fina crujiente. La alternativa más dulce es una especie de chocolate, maní, queso y tortilla de taco.

Yo os sugeriría conseguir uno de cada uno para disfrutar de lo mejor de ambos mundos.

Si todavía buscas más de estás delicias locales puedes buscar gejrot tahu. Son suaves tacos de queso de soja que son anteriormente fritos para crear una crujiente capa exterior.

¡Los indonesios tienen un don para la mezcla de texturas y sabores opuestos en un bocado delicioso! El tahu gehrjot debe ser disfrutado con salsa de soja y salsa de chile dulce.

¡Estas son nuestras recomendaciones para tu estancia en Indonesia! Si encuentras que éstas no se adaptan a tu gusto, el país tiene un montón de otros deliciosos manjares locales para que puedes explorar. Basta con visitar otra isla y probar una variedad diferente de gado-gado.

 

 

Indonesia es un país insular del Sureste Asiático con numerosos atractivos turísticos. Pero como no es posible mencionar todos en un único artículo, estos son tres de los destinos más visitados en Indonesia.

Hay dos formas de viajar. Una, siguiendo una ruta programada con varios lugares que pueden ser interesantes, y otra a la aventura. Es posible disfrutar del viaje en ambos casos, pero también es cierto que hay lugares podemos perdernos si no sabemos que existen de antemano. Para que no te pase esto, tanto si vas a ir por tu cuenta, como si tienes pensado seguir varias rutas, estos tres destinos de Indonesia de los que te hablamos a continuación, seguro que te interesan.

Sumatra

En primer lugar, proponemos un viaje por Sumatra. Es un destino perfecto para los más aventureros y para aquellos a quienes les gusten los viajes largos, ya que la isla es muy grande. Lo malo es que las carreteras no son de muy buena calidad, por lo que los recorridos pueden llevarte bastante tiempo. (Primera imagen)

En Sumatra, hay lugares de gran belleza. Uno de ellos es por ejemplo el pueblo de Bukit Lawang, desde donde salen varias excursiones a la selva para ver orangutanes. Otro sitio también muy interesante es el Lago Toba, un lago gigantesco en medio de la isla. Si te gusta el surf, puedes optar por las Islas Mentawai, muy cerca de Sumatra. Y si te apetece subir a un volcán, puedes acceder al de Merapi en Bikittinggi.

Isla de Bali

En segundo lugar, un destino que es considerado como la joya de Indonesia. Bali es sin duda el más famoso de todos, y por varias razones. Una de ellas, sus playas perfectas para el surf, pero también por sus volcanes y sus preciosos paisajes repletos de palmeras.

Entre los pueblos más turísticos de la zona, están por ejemplo Kuta o Ubud. Este último es un lugar perfecto para descansar y relajarte durante unos días. Puede ser interesante también hacer una visita a los volcanes de Guning Batur o Danu Batur. En este lugar podrás disfrutar de uno de los paisajes más bonitos de Indonesia.

Isla de Java

Por último, como tercer destino turístico de Indonesia, hemos seleccionado Java. Se trata de una isla volcánica que es a su vez una de las áreas más pobladas en todo el mundo. Es la zona más moderna del país, y es también el centro económico, político y financiero de Indonesia. (Segunda imagen)

Si quieres visitar lugares históricos, es aquí donde encontrarás la mayoría de ellos. Entre las ciudades más visitadas, están por ejemplo Jakarta, Yogyakarta o Borobudur. Y si eres un apasionado de la naturaleza, aquí podrás visitar el Parque Nacional de Bromo Tengger Semeru. Es un parque de origen volcánico, en el que se pueden realizar numerosas excursiones para ver los cráteres humeantes. Puede ser una buena experiencia y una actividad diferente para disfrutar de tu viaje.

Indonesia es uno de los mejores países que podrás visitar en el Sudeste Asiático. Una vez allí, no querrás volver para poder seguir descubriendo todos los rincones y las maravillas que esconde. Es un destino perfecto tanto para disfrutar de un viaje más turístico, como si quieres convertirte en un auténtico explorador y visitar lugares no muy conocidos.

Si te animas a seguir descubriendo sitios interesantes en Indonesia, no te pierdas el siguiente vídeo en el que encontrarás más imágenes turísticas de este país del Sudeste Asiático.

Asia siempre ha sido un destino muy interesante para muchos viajeros y hoy en día gracias a los estupendos precios con los que contamos, podemos visitar rincones tan formidables como Indonesia, donde los vuelos a Jakarta directos son la mejor opción para llegar a este fascinante país que cada año consigue atraer a más turistas de todos los rincones del mundo.

Es un destino que cuenta con un enorme patrimonio histórico cultural, el cual está condensado en uno de los rincones dedicados a la cultura que no podemos dejar de visitar en este destino como es el Museo Nacional de Jakarta, en la Casa del Elefante, un edificio cuya construcción se remonta a mediados del siglo XIX, aunque podremos encontrar cultura, historia y tradiciones en un montón de lugares repartidos por la ciudad.

Los más gastrónomos podréis encontrar una verdadera amalgama de platos con innumerables sabores y texturas capaces de sorprenderos, donde no solamente es recomendable visitar algunos de sus restaurantes wok sino que también es una buena idea probar su conocida gastronomía callejera.

Como casi todos los destinos asiáticos, ir de compras es algo obligado y aquí podremos adquirir un buen número de productos diferentes, no solo los clásicos productos tecnológicos y decorativos sino que también es una buena idea comprar artículos artesanales, bien sean decorativos, de ropa o incluso utensilios para la cocina.

La marcha es algo que hay que probar y su vida nocturna es efervescente, fresca y muy, muy dinámica, con muchas opciones para todo el mundo donde poder conocer cómo se divierten en esta latitud e incluso poder conocer a gente de muchos lugares del mundo, conocedores de lo que puede ofrecer este destino.

Con una población de más de 136 millones de personas, Java es una de las islas más concurridas del mundo y también sitio para pasar unas hermosas vacaciones. Por ello hoy intentaremos mostrarte todo sobre la Isla de Java, en Indonesia. Acompáñanos.

Ciudades de la Isla de Java

Java tiene seis provincias:

Jakarta, la capital de Indonesia, en la parte noroeste de la Isla.

Banten, cuya capital es Serang, en la zona norte de Java, con vía al mar, desde donde se comunica con Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Tailandia y Singapur.

Java Occidental, con capital en Bandung. Su idioma es el Sonda y es la parte más poblada de la Isla.

Java Central, es el “corazón” de la isla y su capital es Semarang.

Yogyakarta, en la zona sur de Java, tiene un Rey como gobernador y donde se encuentra el Templo de Borobudur.

Java Oriental, el territorio más grande de la Isla, su capital es Surabaya.

Cultura y arte de la Isla de Java

En la región tienen costumbres “complejas”, ya que se mezcla lo primitivo con lo tradicional y lo moderno. Cada zona tiene su propio arte y cultura. En Yakarta, por ejemplo, se llama Betawi, que combina lo árabe, portugués, holandés y chino con lo nativo y lo malayo.

Uno de los pueblos originales es Baduy, en Banten, que todavía resisten a lo nuevo y se visten como hace siglos. Son famosos por su arte y sus danzas. Viven en las cuencas fluviales de las montañas Kendeng.

En un viaje a la Isla de Java no hay que perderse un concierto de gamelan, con una gran variedad de instrumentos, tales como flautas de bambú, xilofones y tambores. En la mitología del lugar, se cree que este grupo fue formado por el Dios Sang Hyang Guru.

Otra de las tradiciones son las marionetas wayang, un espectáculo declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Finalmente, el Gandrung es la danza típica, donde se cuenta la vida cotidiana de la gente en la Isla.

El clima en la Isla de Java

Si bien depende de la región en donde se encuentre el viajero, las temperaturas en Java son cálidas casi todo el año, con clima tropical. La estación lluviosa va de octubre a abril y la seca de mayo a septiembre.

Para visitar, esta es la mejor opción porque las tormentas pueden ser muy peligrosas, sobre todo en la parte oeste y en las cadenas montañosas. En relación a su temperatura, oscila entre los 22 y los 29°C. La zona norte es la más calurosa, con un promedio de 34°C.

¿Te gustaría conocer la Isla de Java? ¿Has ido de vacaciones a una isla?

Los destinos orientales están teniendo un gran éxito entre los viajeros internacionales e Indonesia es uno de los países que ha experimentado un aumento de turistas durante los últimos años. Hoy en día contamos con un buen número de vuelos a Jakarta directos, desde donde movernos por todo el país o quedarnos disfrutando de todo lo que este impresionante destino brinda a todos aquellos que llegan para conocerlo.

De Jakarta se puede decir que no es una ciudad al uso como puede ser cualquier otro destino, como cada ciudad cuenta con características especiales que la hacen única, puede que por su gente, por su hospitalidad y forma de ver la vida, por sus muchas oportunidades para ir de compras, desde la artesanía más tradicional hasta ropa, accesorios y complementos de primeras marcas.

También por su comida, variada donde las haya; por su cultura, por sus tradiciones y por su rico legado histórico con el que cuenta hoy en día. Estos son tan solo una minúscula muestra de lo mucho que ofrece un destino como este y que, os aseguro, hará que este viaje se convertirá en algo realmente impresionante.

Además de las compras, uno de los principales motivos de visita a este destino, y también para romper con la monotonía del día a día, no podemos evitar una visita a otros muchos rincones como pueden ser la antigua ciudad de Kota, conocida popularmente como Old Jakarta, el Museo de Indonesia o el Museo Baharí, todos en la propia iudad.

Buscando un enlace se pueden visitar otros rincones como los templos hindúes de Prambanan o el Palacio del Sultán de Jogyakarta o hacer una escapada natural hasta Tosari, ubicado en las faldas del volcán Bromo o incluso subir al volcán haciendo la Ruta del Cielo a caballo, una auténtica aventura.

Si viajamos a Indonesia, y nos animamos a visitar los bosques húmedos de Sumatra y Borneo, nos sorprenderemos al apreciar a la flor más grande del mundo. Se trata de la Rafflesia arnoldii, una planta parásita del género Rafflesia, la cual además es considerada como la flor más pesada y apestosa. El olor de la flor es tan fuerte que es conocida como la “flor de cadáver” por el olor a carne podrida que emite. Este particular olor le permite atraer insectos

Esta extraña flor descubierta en el año 1818 en Sumatra por Thomas Stamford Raffles y Joseph Arnold, se caracteriza por su color marrón rojizo con manchas blancas en sus 5 pétalos.

La Rafflesia arnoldii generalmente mide alrededor de 90 centímetros de diámetro, y puede llegar a pesar 11 kilogramos. Otro dato curioso es que puede florecer en tan sólo 1 semana.

En el mundo quedan cada vez menos rincones aún por descubrir por el turismo, cada vez son menos los países que quedan fuera de la rueda turística y éstos países guardan cada vez menos lugares recónditos y a espaldas de los turistas.

No obstante, no hace falta ir a países muy inexplorados para poder encontrar maravillas aún poco conocidas: Indonesia es un ejemplo de ello. En un país con más de 17.000 islas es fácil imaginar que aún quedan muchos tesoros por descubrir. Hoy os traigo uno de ellos: Pantai Bira, al sureste de la isla de Sulawesi.

Pantai Bira se sitúa en una isla relativamente poco visitada del país, una isla cuyo mayor atractivo es su riqueza étnica y cultural, y que sólo es apta para los viajeros más aventureros: carreteras infernales, falta –o inexistencia- de infraestructura turística, desconocimiento del inglés, etc… Sin embargo, tras todas estas vivencias, antes de tomar un barco o un vuelo de regreso a otras islas más conocidas, acercarse a la punta sureste de la isla bien merece la pena.

A unas 8h en autobús desde Makassar, la capital de Sulawesi, Pantai Bira es un auténtico paraíso de aguas cristalinas y playas de arena blanca a la que el turismo de masas no ha llegado aún. No obstante, hay que darse prisa: en 2012 sólo había un par o tres de pensiones y en la actualidad ya hay más de una decena. Por suerte, sigue siendo un lugar tranquilo y totalmente alejado de las frecuentadas playas de islas como Bali o Lombok y una opción perfecta para disfrutar de un paraíso aún virgen y poco trillado.

El Templo Borobudur es el templo más grande del mundo construido en honor a Buda. Se encuentra en medio de la isla indonesia de Java, 40 km al noreste de Yogjakarta. Fue construido entre el 760 al 825 d.C.

En el budismo, el mandala simboliza un paisaje del universo con Buda en su parte central, y muestra los diferentes pasos en el proceso para encontrar la verdad. El templo está construido sobre una colina, siguiendo la disposición de un inmenso mandala.

Original 443Está compuesto de nueve plataformas, divididas en tres secciones. Las tres superiores son circulares, y las seis inferiores son cuadradas. La construcción conduce al visitante a través de escaleras a fin de llegar a la cima de la estructura, representando el recorrido hacia la iluminación espiritual.

boro buda El templo tiene muchas representaciones de la vida de Buda, en altorrelieves y en estatuas, algunas de ellas, mutiladas. Las estatuas están dispuestas de manera diferente en las plataformas cuadradas que en las circulares. Hay 432 representaciones de Buda en la plataforma inferior y su número va descendiendo conforme se sube la estructura.

Borobudur es uno de los lugares más visitados por los turistas locales y extranjeros, y es aún en la actualidad un santuario destinado al peregrinaje y adoración budista. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982.

Pontianak, un importante puerto ubicado en la parte indonesia de la isla de Borneo, es la ciudad más grande de la línea invisible más larga de la Tierra, el ecuador. No es de extrañar pues que sea conocida en Asia como “la ciudad del ecuador”, y que cuente con un monumento dedicado a él.

Este monumento se halla a unos 3 km del centro de la ciudad, que es la capital de la provincia de West Kalimantan. Se levanta justo en el punto marcado en 1928 por un geógrafo holandés durante su visita a Borneo. En un principio se trataba solo de un discreto y simple monumento compuesto por cuatro pilares de madera, lejos de la imagen que ofrece actualmente.

Diez años más tarde el monumento fue reconstruido por el arquitecto indonesio Silaban, que añadió un globo para coronar la obra mientras que el gobierno del país decidió ubicar un puesto de guardia permanente para custodiarlo. Finalmente, en 1990, fue reemplazado por una réplica cinco veces más grande que el original.

Lo cierto es que el monumento ya no se encuentra exactamente sobre la línea del Ecuador. En 2005 se localizó la verdadera línea a poca distancia al sur del monumento y, según las diferentes lecturas de GPS, ésta continúa su camino hacia el sur. A pesar de esta inexactitud creciente, la ciudad de Pontianak celebra cada año dos fiestas junto al monumento, en los solsticios de primavera y otoño.

Islas Gili, Indonesia

Las aguas de este rincón indonesio siguen siendo tan cristalinas como hace 100 años, lo que atrae a turistas de medio mundo en busca de días de relax algunos y de fiestas locas al estilo ‘rave’ muchos otros.

Las aguas de las Islas Gili siguen siendo tan cristalinas como hace 100 años, cuando sólo pisaban sus blancas arenas un puñado de pescadores indonesios. Son aguas turquesas, repletas de peces multicolores que juguetean entre los arrecifes de coral. Hoy, esos hombres que cada día se adentraban en el océano para buscar su sustento no reconocerían sus islas.

Hordas de turistas llegan hasta sus costas persiguiendo el reclamo de sus paradisíacas playas pero también el de poder marcarse unos días de juergas baratas. Los señores dólar y euro han puesto en serio peligro este recóndito paraíso al desencadenar una lucha sin cuartel entre quienes pretenden desarrollar un turismo sostenible y quienes sólo se preocupan de engordar, cada vez más, su cuenta corriente (¿les suena?).

Los fondos marinos

Estas tres islas han tenido la suerte o la desgracia, juzguen ustedes, de estar situadas junto a Bali, el único destino turístico masivo de toda Indonesia. Por eso, en las tres Gili, pero especialmente en la hermana mayor llamada Trawangan, proliferan los puestos callejeros en los que junto a unas patatas fritas, se pueden comprar hongos mágicos. Por menos de diez euros se adquieren unas setas de aspecto repulsivo, pero que (si sobrevives) producen efectos alucinógenos ideales para las fiestas rave que se organizan por la noche sobre la arena.

Quienes recorren miles de kilómetros para bucear o, simplemente, descubrir estas aguas, se quedan perplejos cuando contemplan por la mañana el legado de basura irreciclable que genera esta forma de concebir el turismo. Si se huye del lugar del crimen se acaba cayendo en otros: escombros de hoteles o chiringuitos que cerraron hace tiempo jalonan las costas de las Gili. Trawangan, que parece marcar el camino a sus hermanas pequeñas, Gili Air y Gili Meno, alterna las playas dominadas por macro hoteles, con espacios abandonados en los que parecen crecer los cascotes.

Para rematar el triste espectáculo, capas y capas de coral muerto cubren buena parte de sus playas. El cambio climático y El Niño han tenido mucho que ver en la destrucción del arrecife. Pero el impacto del turismo salvaje también ha hecho lo suyo.

Escuelas de buceo

Y pese a este disparate colectivo, la belleza de las Gili, y sobre todo de sus fondos marinos, sigue viva. Los dueños de las escuelas de buceo, grupos de ecologistas y (un poco) la administración indonesia trabajan para recuperar los arrecifes dañados. Aceleradores eléctricos de crecimiento están permitiendo que el coral renazca, al tiempo que se intenta racionalizar tanto la construcción de nuevos hoteles, como el impacto ambiental de un turismo que no cabe en tan corto espacio de tierra.

Gracias a estas iniciativas y a la inmensa riqueza natural que existía, hoy sigue siendo posible nadar en aguas transparentes, hacer snorkel a pocos metros de la playa contemplando el lento pero seguro nadar de las tortugas y bucear en arrecifes inmaculados repletos de morenas, barracudas y peces de todos los colores. No hacen falta hongos mágicos para tener alucinaciones en este paraíso amenazado cuyo futuro está en el aire.

Viajes de Novios

Viajes de lujo

Asesor de viajes a Medida

Jakarta es una de las ciudades más acogedoras e interesantes para visitar del sureste asiático. Los turistas pueden combinar las mejores compras y vida nocturna con la cultura típica de Indonesia.

Indonesia es un país eminentemente musulmán, por lo cual, un consejo importante por si estás pensando en viajar próximamente, es muy importante que respetes el código de vestimenta. Aún así, Yakarta también es una ciudad cosmopolita. Vestirse con ropa para el clima tropical es adecuado. Para visitar los lugares religiosos, como las mezquitas, es importante vestirse de forma tradicional (sin prendas atrevidas).

La gran cantidad de culturas que coexisten en Indonesia se reflejan en lo variado de su cocina. Durante los últimos siglos, culturas, como la occidental y asiática, han influido en la gastronomía del país. El arroz es uno de los alimentos más importantes del país. Algunos condimentos utilizados en Indonesia son el sambal y la salsa de soja.

Algunos de los lugares más emblemáticos para visitar son: el Taman Ismail Marzuki, el Ancol, el Taman Mini Indonesia Indah, el Zoológico Ragunan, el Kepulauan Seribu, entre muchos más.

El único aeropuerto de Yakarta es el Aeropuerto Internacional Soekarno-Hatta; que junto con el aeropuerto de Ngurah Rai de Bali, son los dos aeropuertos más importantes de Indonesia. No tendrás dificultades al momento de buscar vuelos a Jakarta en cualquier época del año.

Viajes a jakarta

Ofertas a Jakarta

Viajar a Indonesia

Guiados por las leyendas de los lugareños ascendemos a este volcán indonesio. Desde él se obtienen algunas de las mejores vistas del planeta, pero para acceder a él hay un precio elevado que pagar.

Los aldeanos de Senaru, una pequeña localidad enclavada en la isla indonesia de Lombok, cuentan con absoluta convicción que la reina Rinjani, fallecida hace largos siglos, se sigue apareciendo a los caminantes que ascienden a su montaña sagrada.

El cuerpo de la reina de Lombok fue arrojado, tras su muerte, al lago que se creó de forma natural en el cráter del volcán que preside la isla. Pero Rinjani resurgió de las aguas, sigue morando en los bosques cercanos y, por ello, los habitantes de Lombok acabaron bautizando con su nombre a la gran montaña.

Hoy ese mágico lugar ofrece algunas de las mejores vistas que se pueden contemplar en nuestro planeta. Acceder a él requiere pagar un precio elevado. Pero no en rupias, la moneda local, sino en esfuerzo físico y en resistencia a los bruscos cambios de temperatura.

Un aliado

La ascensión se puede realizar desde varias localidades, pero el sendero más utilizado es el que comienza en Senaru, a 600 metros sobre el nivel del mar. Desde el primer minuto la reina Rinyani no tiene piedad del visitante que tendrá que enfrentarse a una dura subida en la que sólo contará con un aliado: las raíces de los árboles que junto a algunos troncos colocados por los guías del lugar, conforman una verdadera escalera natural hacia el cielo.

El volcán Gunung Baru, casi en el centro del agua, sigue activo

Dos mil metros más arriba y tras emplear siete horas y gastar no pocas calorías, se obtiene la primera gran recompensa. El campamento de la cumbre en su cara oeste parece estar ubicado en el mismísimo infinito. Las nubes se amontonan mil metros más abajo formando una carretera algodonada cuyos socavones permiten divisar la costa, el océano Índico, diversas islas y la cumbre del Gunung Agung, el imponente volcán de la vecina isla de Bali.

Si el panorama permite al viajero darse la vuelta, se percatará de que la insuperable vista anterior se ve con creces superada. Ante sus ojos se yergue la verdadera cumbre del volcán y a sus pies el lago verde azulado de la reina Rinjany. Para completar el cuadro, casi en el centro del agua, surge un perfecto cono volcánico, el Gunung Baru montaña nueva. Un volcán activo que nació de una violenta erupción acaecida en los años 60. El Baru sigue activo y un río sulfuroso, que surge de su interior, tiñe de amarillo una de las riberas del lago.

Recompensas

Anochece y aunque el cansancio y el recién llegado frío hacen mella, al viajero le costará meterse en el interior de su tienda de campaña. Miles de estrellas y nebulosas iluminan el cielo del Gunung. La luz de los discretos fuegos en los que los guías preparan el último té del día no merma ni un ápice la exuberancia con que aquí se exhibe el firmamento.

Las raíces se entrelazan.

Con el amanecer se reanuda el camino. Bajar al lago a través de un frondoso y empinado bosque de cemaras (arboles que recuerdan bastante a los pinos) y nadar en él, es otra de las recompensas. Pero no es la última. Con un poco de suerte podrá contemplar pequeños y no tan pequeños grupos de peregrinos que llegan aquí desde todo Lombok y desde islas vecinas como Bali y Sumbawa. En las profundidades del mar se encuentran los demonios, las malvadas deidades que causan dolor y muerte.

Pero aquí y en el resto de volcanes y montañas de Indonesia habitan los dioses bondadosos y poderosos a los que rezan los aborígenes. Por eso lanzan, en la parte más profunda del lago, ofrendas en forma de flores, alimentos y valiosas joyas. Son ceremonias sencillas, emotivas pero también divertidas, en las que las familias comparten el esfuerzo de la ascensión y el premio de estar cerca de sus divinidades. No sabemos si alguno de ellos habrá visto alguna vez a la reina Rinjany, pero seguramente, cualquiera que tenga la fortuna de llegar hasta aquí, creerá sentir su presencia en cada rincón de este recóndito y mágico paraje.

Viajes a Rinjani

Ofertas a Rinjani

Banjarmasin es conocida como “la Ciudad de los Mil Ríos”, debido a su ubicación en la confluencia de varios ríos, que se extienden en todas direcciones.

Entre sus atractivos turísticos se define el paisaje cultural que allí se crea, con gran cantidad de embarcaciones que navegan por los canales y la gente que va y viene en sus embarcaciones, algunas que ofrecen todo tipo de productos comestibles y otras van a hacer compras. Así, la zona es un gran mercado flotante digno de contemplar.

La ciudad está rodeada por gran cantidad de vías fluviales inundables, y muchas casas están construidas sobre balsas o pilotes sobre el agua. Los cursos de agua también se utilizan como ruta de viaje utilizando relativamente pequeños botes de remos que utiliza la población local como medio de transporte típico. Mientras que en los ríos más grandes se pueden ver otro tipo de embarcaciones como lanchas más grandes, remolcadores, barcazas.

Entre el paisaje cultural de Banjarmasin también se destaca el Puente Barito que tiene una longitud de 1 Km. y conecta los lados este y oeste del río Barito. Para disfrutar de la belleza del Puente Barito se recomienda pasear por allí durante la mañana o por la noche, porque en este momento el puente está lleno de las actividades que realizan los residentes locales.

De esta manera, al hacer turismo en esta ciudad de Indonesia los turistas pueden apreciar y contemplar las costumbres de su población que en su conjunto forma un atractivo paisajístico urbano para no perderse. También hay varias mezquitas, pueblos cercanos para conocer mediante una excursión, como el pueblo Pumpung que es una de las zonas de extracción de diamantes que todavía se realiza a la manera tradicional.

Un viaje diferente a #Marruecos

baisar Viajes Almusafir


Realizar un viaje en pareja por Marruecos suele ser un plan realmente apetecible para muchos turistas, una alternativa sugerente para poder conocer algunas de las playas zonas naturales del país, conocer su buena gastronomía y disfrutar de primera mano con propuestas culturales realmente sugerentes, que es algo que los turistas suelen apreciar a la hora de viajar. Continue Reading

#Granada | غرناطة

Tanto si quieres dedicar un fin de semana entero a relajarte lejos de la ciudad, como si eres un amante de los domingos en familia, te proponemos cinco de esas bonitas localidades para ponértelo más fácil a la hora de escoger tu próxima escapada. Continue Reading