info@almusafir.es +34 612 258 388

Hace unos años hicimos un viaje por la ruta de la seda en su tramo por Uzbekistán, conocimos ciudades de leyenda, mezquitas de origen persa, madrazas, hammanes, plazas, bazares y zocos casi perdidos en el tiempo y una gente maravillosa que es lo que verdad te hace ver el mundo de manera diferente. A raíz de aquel viaje conocí e hice amistad con una persona de esas que sabes que tienen algo, que las hace ser especiales y de verdad que lo es. Le pedí que me contase algunas historias o cuentos, sabía que me iban a gustar porque la literatura oriental y sufí de esa parte de Asia central me encanta. Es por eso que pongo estas historias y cuentos para compartir con vosotros.

viaje a uzbekistan

Mitos y leyendas de Uzbekistán

Uzbekistán es rico no sólo de sus curiosidades y monumentos sino de sus misterios y leyendas. Hay muchas leyendas sobre los sabios y valientes, sobre los enamorados en el Oriente.

Tomaris

La invasión del estado de Sodiana testimonian las fuentes sobre la fundación de la ciudad de Ciropol por el Ciro. La ciudad se encuentra en el valle de Sirdarya, cerca de la frontera de norte de Sogda. Ciro hizo muchas cruzadas a las tierras del Asia Central. Su última cruzada terminó trágicamente para él. Fue una invasión dirigida contra los nómadas massagetos, cuyo adalid fue una mujer con el nombre Tomaris. Los coetáneos la nombraron reina después de la muerte de su marido. Ciro le envió a sus embajadores con unas palabras “lisonjeras” ofreciéndole casarse con él. Tomaris a su vez se daba cuenta de que la única intención de Ciro es conquistar y avasallar a los massagetos, y no recibió a los embajadores persas. Después de notar que su picardía no tuvo éxito, Ciro devastando todo a su alrededor se dirigió haci el Araks (el río Amudarya). Tomaris llamaba a Ciro dejar el derramamiento de sangre. Sin embargo, el zar persa pérfidamente atacó al campamento de los massagetos. Enfurecida con esa perfidia, Tomaris reunió toda su caballería y atacó a su enemigo jurando de dar de beber la sangre al Ciro insaciable. La lucha duraba muchas horas. La mayoría de las tropas persas fue destruida. Durante la batalla se murió el poderoso zar de los persas Ciro. Tomaris mandó meter su cabeza en un saco de cuero y llenarlo de la sangre caliente para que saciar la sed de un rey insaciable.

Shirak

El escritor clásico Polien con un gran respeto cuenta sobre la hazaña del pastor saks que se llamaba Shirak. Erase una vez el zar persa Dario I se preparaba con su gran ejército ir hacia las estepas de saksos. El valiente Shirak herió asimismo, desfiguró su cara y con ese aspecto, ensangrentandose vino al campamento de los persas. Le dijo a Dario que así de cruel le trataron sus coetáneos y que quiere vengarles. Shirak les ofreció llevarles a los persas por los caminos conocidos sólo a él, para coger a los saksos desapercibidos. Poseído de un odio a los enemigos, el valiente pastor llevaba a los persas durante una semana y trajo a los enemigos a un desierto sin agua, por lo que pagó con la vida. Deshecho de las torturas crueles de los persas, Shirak, muriendo les dijo: “A pesar de todo, la victoria se queda a mi lado. Condenando a los persas a la muerte por la sed y hambre, yo alejo la desgracia de mis coetáneos”.

Spitomeno.

El instigador de la rebelión en Marakanda fue el famoso héroe de los pueblos de Asia Central Spitomeno.

En la primavera del año 327 Alejandro asedió la ciudadela “La roca de Sogda”. Los sublevados mostraron una resistencia cruel a Alejandro. La “Roca” fue inaccesible, pero sus protectores decidían luchar hasta el final. A la oferta de los macedonios rendirse, ellos contestaron: “Primero que Alejandro busque unos soldados alados que puedan volar a la roca. Las personas ordinarias que ni lo piensen”. Su llamada herrió el amor propio de los macedonios. Alejandro se dirigió a sus soldados y les prometió recomensarle a la persona que pueda subir a la roca. Se empezó el asedio. Un grupo de los soldados alcanzaba el pico con mucha dificultad, subiendo por un precipicio vertical y entrando en la retaguardia de los defensores. La ciudadela tuvo que rendirse. Muchas mujeres y niños fueron esclavizados. Entre las esclavizadas había la hija de Aksiart, el compañero de lucha de Spitomeno. Fue una chica muy bella y se llamaba Roxana. Alejandro en cuanto le vió se enamoró de ella. No quería ofenderla como una esclava y la consideró digna del nombre de su esposa. Con esta acción Alejandro atrajó a su parte a los gobernantes locales y de esta manera forzó su dominio en Sogdiana. La rebelión heróica de los sogdianos fue cruelmente reprimida. El sogdiano Spitomeno, el adalid de los sublevados, el valiente luchador contra los macedonios fue asesinado.

El historiador Kvint Kurcio describe la muerte de Spitomeno así: “Spitomeno le quería mucho a su mujer y la llevaba consigo por todos los sitios. Enfurecida de las huídas, fatigada de las desgracias ella trataba de convencerle a Spitomeno dejar sus huídas y rendirse a Alejandro…Pero Spitomeno le contestó que prefiere la muerte en vez de rendirle… Durante el festín la esposa de Spitomeno vió a su marido emborrachado y sumergido al sueño. Ella sacó bajo su vestido una espada y le cortó la cabea a Spitomeno. Salpicada de la sangre vino al campamento de los macedonios y le entregó a Alejandro la cabeza de Spitomeno”.

Otro autor clásico Arrian relaciona la muerte de Spitomeno con las acciones de los nómadas que primero saquearon el convoy de Spitomeno y luego trás recibir la noticia sobre avance de las tropas griegas al desierto, le mataron a Spitomeno y le enviaron su cabeza a Alejandro. La vida de una figura noble de un luchador valiente de su pueblo se terminó trágicamente. El nombre famoso del gobernante sogdiano Spitomeno entró en la historia.

La leyenda sobre el zar en la necrópolis de Shakh y Zinda.

El conjunto de Shakh y Zinda es el mausoleo de Kussam Ibn Abbas. Fue nombrado “sagrado” por la prédica después de la invasión árabe. Los guardias del mausoleo hablan de una antigua leyenda y de que Kusam ibn Abbas que vivía aquí, una vez después de terminar sermón, quitó su propia cabeza de los hombros, la cogió bajo la axila y se desapareció tras una cueva donde continua viviendo hasta hoy en día. De aquí proviene el nombre “Shakh y Zinda” que significa “Un zar vivo”

La leyenda sobre Bibi Khanim

La bella Bibi Khanim fue la esposa de Amir Temur, una vez dicidió sorprender a su marido. Mientras su marido estaba en una de sus cruzadas, ella reunió en el palacio a los mejores arquitectos y artesanos de Samarcanda y les ofreció empezar la construcción del edificio pensado por Amir Temur. Todos en seguida empezaron sus trabajos. Rapidamente crecían las paredes. Frecuentemente visitaba la obra y apresuraba al arquitecto principal terminar la obra. Pero el arquitecto, fascinado de la belleza de Bibi Khanum no pensó terminar la obra rapidamente. Mientras tanto Amir Temur volvía a Samarcanda. Bibi Khanum se preocupaba. Entonces el arquitecto puso una condición: “La obra de la mezquita la terminarémos a tiempo, pero…tú, reina, tendrás que regalarme un beso tuyo”. La reina indignada le persuadía: “Te regalo a cualquiera de mis esclavas, según tu elección. Por qué te eliges a mí? Mira a estos huevos duros pintados, son de diferentes colores y no se parecen uno al otro. Pero en cuanto los rompas, verás que son todos iguales. Así somos las mujeres”. Pero el arquitecto insistía: “Te respondo. Aquí tienes dos copas. Una copa la lleno con el agua, la otra con el vino blanco. Ahora son iguales, pero si me las acerco a mis labios, una me quemará mi labio, como el fuego fundido, pero la otra ni me la sentiré. Así es el amor”.

Timur ya se acercaba a Samarcanda. El enfado de Timur no tenía el fín. La sorpresa que se preparaba durante mucho tiempo se quedó bajo la amenaza. La reina no podía permitirlo y se conformó. El arquitecto se inclinó a la bella Bibi Khanim, en el último instante ella trató de cubrirse con su palma. Pero el beso fue tan apasionado que el calor penetró tras la mano de la bella y dejó en su mejilla una mancha de punzó.

Tras unos días Timur entró en la ciudad, vió las cúpulas levantadas y los minaretes asomados que encantaban por su brillo. Pero la alegría fue corta. Él vió en la cara de su esposa la mancha del beso y cayó en furia. Bibi Khanum le contó todo ocurrido a Timur. Según la orden de Timur los soldados se echaron a buscarle al arquitecto para matarle. Huyendo de ellos el arquitecto con su ayudante subieron al minarete de la mezquita. Cuando los soldados se subían por los escalones infínes, al llegar encontraron a un sólo ayudante. “¿Dónde está el arquitecto?”-le preguntaron. – “El arquitecto se hizo las alas y se alejó volando hacia Meshkhed” – respondió él.

Leyenda sobre el testamento de Amir Temur

Cuando los historiadores y arqueólogos se reunieron a la entrada del mausoleo de Gur Emir, se encontraron con muchos problemas antes de empezar la excavación única en la cripta bajo la sala, donde están las lápidas de mármol y jade. En el sarcófago de grandes baldosas de mármol, aproximadamente de dos metros de largo y setenta santimentros de ancho se encontraba una tumba grande. La tumba oscura de madera fue cubierta de una manta reducida a polvo. Aquí en este sitio fue enterrado Amir Temur. A pesar de la advertencia tallada en la lápida, el sarcófago fue descubierto. En la advertencia tallada se ponía: “Él quién perturba el precepto de Timur será castigado, y por todo el mundo se sobrevendrán la guerras crueles”. Hay muchos que consideran que precisamente la infracción de testamento de Amir Temur contribuyó al ataque de las tropas alemanas a la Unión Soviética.

El mausoleo de Chashma Ayub (siglos XII, XIV y XVI) y su leyenda.

“La fuente del santo Job”, así se traduce el nombre de este monumento antiguo. La construcción del mausoleo Chashma Ayub mencionan a la época de la gobernación de los Kharakhanes (siglo XII). Más tarde, por Amir Temur en el siglo XIV se continuó la contrucción del edificio. Y fue terminado en el siglo XVI. El mausoleo fue construido encima de la fuente que por los habitantes de la ciudad de Bujara se consideraba sagrada y curativa. Según la leyenda, en los años secos, los habitantes rogaban a Dios mandarles agua. A la respuesta de los ruegos de los habitantes, Dios les mandó al santo Job que dió unos golpes por la tierra y hizo aparecer el agua.

Leyenda sobre Shahdjuvare

Una vez, la hija bella de un herrero se enamoró de un chico moreno de Talas. Sólo bastaba un encuentro para que los jóvenes se enamoraran. Pero pronto los enemigos despiadosos empezaron su ataque a la ciudad. El herrero durante día y noche forjaba miles espadas y puntas de flechas para los guerreros. La ciudad no preparada para el ataque inesperado, se rendía y las fuerzas de los guerreros se agotaban. Las mujeres y niños se huían a las montañas. Sólo la hija del herrero disfrazada del hombre se luchaba hasta el final. En un momento, luchando la chica perdió su gorro y los negros rizo se cayeron a sus hombros. La hija del herrero saltó y voló como una ave a la pared de su casa quemada. Tras las llamas se veía su figura. Desde el punto más alto de la ciudadela la chica se cayó hacia abajo al fondo del río Pskem. Desde este momento, a la orilla del río se encuentra una gran piedra que se deslumbra bajo los rayos del sol. La leyenda cuenta que el chico, enamorado de la hija del herrero, se convirtió en una piedra del río y la chica en la pez que cada vez se acerca a la piedra para charlar con ella. Dicen que como una maravilla se deslumbra la piedra del río y se oyen los sonidos de la música de los enamorados.

La leyenda sobre Farkhad y Shirin

En la ciudad con una ciudadela y un castillo “Devkesken-Vazir” se encuentran dos mausoleos. Según la leyenda la historia de la construcción de los mausoleos está relacionada con Farkhad y Shirin. Hace muchos años un gobernante local Ekhdem Shah tenía una hija bella Shirin, que fue enamorada de un picapedrero Farkhad. Farkhad también fue enamorado de la hija del gobernante. Desde luego, el khan no quería casar a su preferida hija con un villano y puso una condición que casará a su hija con la persona que pueda cavar un foso y construya una fortificación en las rocas de Usturt. A pesar de que Farkhad fue un picapedrero, comprendía que una tarea inrealizable. Shirin decidió ayudarle a su amado. Mientras Farkhad trabajaba por el día, por la noche trabajaban miles de los esclavos pertenecidos a ella. El padre de la hija se sorpendió mucho después de saber que la construcción de la fortificación fue terminada. Claro que no iba a casar a su hija, a pesar de su promiso. Y acusó a Farkhad en mentira. Farkhad no pudo soportar la separación con enamorada y se murió de una tristeza profunda. También de pena se murió Shirin. Para ellos fue construido dos mausoleos cerca de la meseta Usturt. Y el nombre de la ciudadela proviene de la muerte trágica de Farkhad “Devkesken”, que significa “Muerto por el demonio”.

Leyenda sobre un carnicero bueno

Un carnicero Djumart repartía a los pobres la carne durante los tiempos difíciles. Por su bondad y compasión a la gente le elevaron al rango de los santos. Bajo el montecillo “Djumart-kassab” (el carnicero) de la ciudadela Mizdakhan fue descubierto un mausoleo. Allí según la leyenda fue enterrado el carnicero bondadoso Djumart.

La leyenda sobre el amor

En la ciudad de Mizdakhan una bella Mazlumkhan se enamoró de un chico pobre. Ella fue la hija de un gobernante local, cuya mano conquistaban todos los ricos de la ciudad. Pero su amor fue condenado, ella fue una princesa y él un chico pobre. El padre furioso de la hija no pudo amansarse con el amor de su hija y puso una condición. Se casará a su hija con la persona que contruya un alto minarete en una noche. Sólo el amor puede crear los milagros, el pobre en una noche pudo construir un espléndido alto minarete y por la mañana vino al palacio para llevar a su enamorada. Pero el gobernante no cumplió su palabra y se negó casar a su hija con un chico pobre. El chico no pudo soportar su pena y de desolación subió al minarete construido por él y se suicidó. Después de él, su enamorada, se tiró desde el minarete. Y sólo después de la muerte los dos pudieron unir sus almas no comprendidas. Y encima de sus tumbas, donde fueron enterrados los dos, contruyeron un mausoleo. Según la leyenda el mausoleo se compone de los ladrillos del minarete destruido por el gobernante.

La leyenda sobre Anusha

Es una leyenda sobre la historia del gobernante de Khiva. En la familia del gobernante de Khiva Abulgazikhan (los años 1643 y 1663) nacían sólo los varones. Este hecho le dejaba contento hasta el momento cuando nació su noveno hijo. El gobernante dijo que le apetecería tener una hija. La palabra del rey fue una ley. Así nació el décimo bebé y al khan le dijeron que fue un varón. Abulkgazikhan la nombró Anusha, en honor de su concubina preferida. Al pasar muchos años, Abulgazikhan durante su batalla dirigida al reforzamiento de Khiva fue esclavizado por el emir de Bukhara. Nadie de sus nueve hijos del khan vino a salvarle, nadie exceoti Anusha.

– Abdulgazikhan tiene nueve hijos, ¿ y por qué vienes tú para ayudarle? –la preguntó el Emir de Anusha. – ¿Y cómo quieres salvarle?

– Prometeme que le liberas si te hago sorprender,- dijo Anusha.

– Si me sorprendes, le dejo.- se sonrió el emir

Cuando Anusha se desnudó y resultó que fue un chico, el sorprendido emir le libero a Abulgazikhan. El gobernante salvado de Khiva después de volver a su Patria dijo:

– Resulta, que no tengo nueve hijos, sino un sólo hijo – Anusha…

En el honor del hijo valiente Anusha, el gobernante Abulgazikhan mandó construir una mezquita y hammám en la ciudad de Khiva.

La leyenda sobre el minarete de Kalan.

Con el minarete de Kalan está relacionada una leyenda muy interesante. Hace mucho tiempo, un cruel shah decidió matar a su esposa tirandola desde el pico de una torre alta. Su esposa fue una mujer sabia, y el día de su muerte se puso muchos vestidos y faldas. La mujer inteligente tranquilamente subió al pico de la torre y se tiró, pero no se murió. Sus vestidos y faldas le sirvieron de un paracaídas que la bajaron suavemente a la tierra.

Leyenda sobre cuarenta chicas.

Erase una vez en Samarcanda exisitía una ciudadela llamada “Kirk Kiz”, que significa cuarenta chicas. A la muralla de la ciudadela Kirk Kiz se acercaron una tropas de los enemigos que querían invadirla. Gaukhar y su ejército femenino durante el día y noche se luchaban contra el enemigo. En un instante cuando Gaukhar se quedó sóla pudo recuperar todas sus fuerzas y armas. Pero en un momento le hierren, casi muriendo ella se levanta y se dirigió hacia su enemigo. Tras ver al guerrero con un pelo largo y rizo se sorprendieron al ver una chica enfrente de ellos. La chica levantó su espalda y dijo: Soy Gaukhar, y mi ejército femenino se llama “Kirk Kiz” que murió durante la batalla. Llamo al duelo a su adalid. El adalid mirandola murmuró: “Me gustaría tener unos soldados así”. Pero después de acercarse a ella y mirar en sus ojos entendió que no podría invadir a Samarcanda. El adalid hizo una reverencia, besó la mano de Gaukhar y se dirigió a sus soldados: Hoy acabo de ver una perla de Samarcanda y estoy contento de lo que he visto. Nos volvemos para casa!”. La chica Gaukhar, se quedaba en pie durante mucho tiempo, hasta que los enemigos se desaparezcan en el horizonte. Al mirar a sus jinetes exclamó: “Por fín!” y balanceando se cayó a la tierra.

Poco desconocido aun por los viajeros que recorren y exploran Asia respondiendo a la llamada de lo exótico, Uzbekistán posee algunos tesoros impresionantes. Uno de ellos es Khiva, una auténtica ciudad-museo que conserva la gloria de su pasado como etapa destacada de la Ruta de la Seda.

Khiva posee un conjunto de palacios, madrasas, mezquitas y mausoleos preciosos. Una arquitectura sorprendente que combina azulejos de tonos verdes y azules con el ocre del ladrillo de adobe. Todo perfectamente conservado gracias a un programa de conservación soviético en la década de los 70. Hoy sigue bajo protección dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Como si la ciudad no quisiera librarse de la esencia de este pasado, por las calles pueden verse aun carros tirados por animales. Lo cierto es que todo el barrio histórico, la ciudad-museo, está cerrado al tráfico rodado y los turistas tienen que pagar para poder acceder a él, lo cual vale la pena para poder sentir su atmósfera de leyenda paseando entre edificios fantásticos.

El minarete Kalta Minor de 45 metros de altura y revestido de azulejos color turquesa, la madrasa Islom-Huja y el museo de artesanía, las viejas murallas o la madrasa de Muhammed Amin Khan, hoy convertida en hotel, son algunas de las maravillas que nos encontraremos en Khiva.

Taskent

Entre todos los sitios interesantes que podemos llegar a recorrer en Uzbekistán, indudablemente Taskent, la capital del país, es uno de los más destacados, sin dejar de mencionar, igualmente, que se destruyeron muchos de los edificios que hoy serían simbólicos para sus visitantes tanto en la Revolución Rusa, de 1917, como en el famoso terremoto que azotó la zona en 1966.

De hecho, con sólo ver algunos de los ejemplares de la arquitectura tradicional de la ciudad que se mantienen en pie, uno puede hacerse fácilmente la idea de lo bella que sería Taskent de no haber sufrido estas situaciones históricas, aunque por suerte, todavía se puede recorrer un sitio como la madraza de Kukeldash, del siglo XVI, famoso por albergar una importante mezquita en su interior, y que se ha convertido en museo en los últimos años.

Además, es muy trascendente la historia de la ciudad y sus alrededores en cuanto a distintos procesos que marcaron épocas para el hombre. De hecho, por caso, el Gran Duque Nicolás Konstantinovich Romanov, nieto del zar Nicolás I de Rusia, fue desterrado a Taskent, donde moriría y sería enterrado, siendo su memoria recordada actualmente gracias al palacio que lleva su nombre, cerca de la plaza Mustaqillik Maidoni, en el centro de la ciudad.

Sin embargo, y más allá de todo ello, no podemos dejar de nombrar al que para muchos hoy es el edificio más emblemático de Taskent, aunque poco tiene que ver con su historia. Se trata, concretamente, de la reconocida “Torre de Taskent”, la cual si bien no es más que una torre de televisión, destaca por integrar elementos arquitectónicos tradicionales uzbecos, y es uno de los parajes más visitados por los turistas, con cerca de 70.000 al año.

Finalmente, es común observar a cientos de estudiosos del Corán que llegan a Taskent en cualquier época del año, porque en esta ciudad se mantiene en perfecto estado de conservación, uno de los ejemplares más antiguos de este escrito religioso y moral.

Ofertas a uzbekistan

viajar a uzbekistan

Cuenta la leyenda que Sem, el hijo de Noé, construyó unos pozos en una región particularmente árida. En aquel lugar poco tiempo después se construyó Khiva, donde hasta nuestros días ha llegado un preciosa ciudadela llamada Ichan Qala o Itchan Kala, con cuatro grandes puertas en los cuatro puntos cardinales.

Muralla de la ciudad

Khiva no es el típico lugar con un casco histórico de callejones interminables, de largas caminatas o de laberintos. El centro de Khiva es pequeño y para muchos con un día es más que suficiente para deambular y ver lo que muestra el barrio de Itchan Kala, en el interior de su gran muralla. Muchos de los tours que van a Uzbekistan comienzan en Urgench-Khiva, al oeste del país, para hacer un recorrido lineal hacia el este para volver a Tashkent, la capital de ésta ex república soviética.

Entrada a la ciudadela

Un lugar como éste no deja de ser un oasis medieval en pleno desierto. Khiva esta situada al suroeste de Uzbekistan haciendo frontera con Turkmenistan, en la provincia de Corasmia, donde históricamente fue una importante región de la ruta de la seda y vasalla del grandioso Imperio Persa.

Khiva

En el barrio de Itchan Kala, Patrimonio de la Humanidad desde 1990, es donde se sitúa la zona turística y posiblemente el mejor lugar para conocer su enriquecedora historia. Este barrio esta rodeado por una bella muralla de 12 metros de altura recientemente restaurada, siendo su interior siglos atrás un lugar de descanso para muchas caravanas que circulaban por la ruta de la seda en dirección Turkmenistán e Irán.

Aunque gran parte de sus monumentos han desaparecido, el barrio de Itachan Kala sigue manteniendo la arquitectura antigua del Asia Central donde destacan sus mausuleos, madrasas, la mezquita de Djouma y varios palacios del siglo XIX.

Khiva

Como curiosidad en el mercado de Khiva es posible encontrar desde cajas de madera pintadas de chillones colores, me compre una!!!, hasta juegos de ajedrez tallados a mano, otro cosa que cayó… e incluso cunas de multitud de colores. Es curioso, porque la ciudad salvo por los minaretes no destaca por su color, pero en cambio en las cosas que ofrecen en el mercado es un auténtico festival de colores vivos.

2×1 en cunas… pero a ver como te las llevas ….

Mercado en Khiva

Si tuviéramos que decantarnos por los mejores lugares para ver en Khiva serían:

Mercado de la ciudadela.

El Mausoleo de Saïd Alaouddine, del siglo XIV.

La mezquita de Djouma, con sus 218 columnas de madera tallada

Los diversos minaretes.

Minarete Minor.

Nosotros pasamos un día y medio en Khiva, más que suficiente para poder ver los principales monumentos de la ciudad, y partimos desde allí para Bujara, pero esto es otro viaje y es otra historia. Javier Blanquer.

Registán

Siendo una vez el corazón de la ciudad antigua de Samarcanda dentro de la dinastía Timurid, Registán (sitio arenoso, en persa) se encuentra hoy en día dentro de Uzbekistán, y es uno de los monumentos arquitectónicos más grandes de todo el continente de Asia.

Solía ser una plaza pública en donde la gente se reunía a escuchar noticias de los reales que provenían de grandes columnas de cobre llamadas dzarchis, además de realizarse en ésta ejecuciones al aire libre.

Sus atractivos principales son los madrasahs, escuelas Islámicas, por su imponente estructura arquitectónica.

Recorriendo las madrasahs

La madrasah de Ulugh Beg fue la primera en ser construida, durante el Imperio Timurid, y está caracterizada por un enorme iwan que se ve interrumpido en uno de sus lados por un gran portal con forma de lanza y sus esquinas marcadas pro altos minarets.

Aquellos que se detengan a observar el arco de bienvenida descubrirán bellísimos ornamentos geométricos.

El patio cuadrado incluye una mezquita y aulas, además de los dormitorios en los que se hospedaban los estudiantes. Esta madrasah fue una de las mejores universidades del Oriente durante el siglo XV.

Durante el siglo XVII, el regente de Samarcanda, Yalangtush Bakhodur, ordenó la construcción de las madrasahs de Sher-Dor y Tillya-Kori, la primera siendo diseñada por el arquitecto Abdujabor.

La decoración de este edificio no es tan refinada como la de la de Ulugh Beg pero, sin embargo, la armonía de los amplios cuartos (aunque también los hay pequeños), la decoración de mosaicos y la sorprendente simetría ayudan a que esta madrasah sea uno de los monumentos arquitectónicos más bellos del continente.

Mucho para visitar

Diez años después se construyó Tillya-Kori, que no sólo era una universidad residencial para los estudiantes, sino que también cumplía el rol de gran masjid (mezquita). Su fachada principal mide dos pisos y cuenta con un largo patio bordeado por dormitorios y cuatro galerías a lo largo de sus ejes. El edificio en el que se encuentra la mezquita está ubicado en la parte oeste del patio, y tiene la particularidad de ser el único en tener todo un pasillo color dorado.

Aparte de las madrasahs, en Registán podemos encontrar el mausoleo de la dinastía Shaybánida, que ganó su lugar allí luego de que Muhammad Shaybani conquistara Samarcanda y Bujará de sus emperadores Timúridos. Además, tenemos el sitio de intercambio Chorsu, recientemente restaurado, y que prueba que Registán era un gran centro comercial durante la época medieval oriental.

Si les gusta todo lo referido a la Edad Media y la historia islámica, Registán es un sitio obligatorio para visitar.

¿Habían escuchado hablar de Registán alguna vez? ¿Les gustaría visitar este sitio?

Minarete de Bukhara

La Ruta de la Seda era el itinerario que antiguamente usaban los mercaderes orientales para proveer a occidente de las ricas telas y numerosas especias de las que carecía esta parte del mundo. Esa antigua autopista comercial comenzaba en India y China, y tras atravesar las montañas de Kirguistán, cruzaba Uzbekistán para adentrarse en el desierto arábigo y alcanzar el Mar Mediterráneo.

Las caravanas de camellos, en su viaje por Uzbekistán, crearon ricas ciudades donde abastecerse, como la famosa Samarkanda, la rica Bukhara y la coqueta Khiva. Hoy precisamente voy a hablaros de Bukhara, sin duda la ciudad más bonita de Uzbekistán.

Y es que Bukhara es como un decorado de película. Toda ella es perfecto: los edificios, las calles, los estanques, los comercios… Si cierras los ojos no es difícil imaginar los tiempos del emir Mohammed Rahim, cuando esta ciudad, en el corazón de la ruta de la seda, contaba con más de 100 madrasas con más de 10.000 estudiantes, 300 mezquitas, y numerosos bazares y caravanserais donde albergar a las caravanas que repostaban en la ciudad.

El “Skyline” de Bukhara

Tras pasear por sus bazares cubiertos (los más céntricos son los de Taki-Sarrafon y Taki-Zargaron), contemplar la majestuosidad del Ark, (la fortaleza de esta ciudad de la que solo se conservan las magníficas murallas tras el bombardeo ruso que sufrió en 1920) y deambular por el interior de sus bellas madrasas, donde los comerciantes de hoy en día venden sus pinturas, alfombras y tallas de madera, inevitablemente nuestros ojos se dirigen al dominante minarete de Kalon, construido en 1127, y con sus 47 metros de alto, 9 metros de diámetros en su base y 6 en su cúspide, fue en su día la construcción más alta de todo Asia Central.

La mezquita de Kalon es indudablemente una maravilla. Su gran pórtico central está profusamente decorado con teselas, y su interior tiene una capacidad suficiente para albergar a más de 10.000 personas. Su gran patio central descubierto está rodeado por unas galerías sustentadas por 208 columnas y coronadas por un techo con 288 cúpulas que refrescan el interior de la mezquita en los cálidos meses estivales.

El pórtico de entrada y el minarete

Pero su minarete, al suroeste de la entrada principal, sin duda roba todas las miradas y aparece en todas las fotos del “skyline” de Bukhara. Cuenta la leyenda, que el mismísimo Genghis Khan, que arrasaba todo lo que conquistaba, asombrado por su majestuosidad decidió indultarlo. Y es que sus 14 bandas ornamentales, todas diferentes, decoradas con teselas, destacan sobre el cielo azul de Bukahra.

Hoy en día está prohibido subir hasta lo más alto, pero si cuando no hay mucha gente alrededor te acercas al guarda de la mezquita y le pides que te permita subir los empinados 105 escalones que lo forman, por un pequeño soborno, te abrirá la puerta. La “tarifa oficial” es de 25.000 soms, que al cambio en el habitual mercado negro de Uzbekistán es de entre 7 y 8€, ligeramente regateables.

La sombra del minarete sobre la madrasa de Mir-i-Ara

Cuando te abre la cancela metálica, accedes al tejado de la mezquita, y una pequeña pasarela de un par de metros te da acceso a los oscuros escalones del minarete. Y es que las escasas y minúsculas ventanas no son suficientes para iluminar una empinada subida. Una vez arriba, las vistas son espectaculares. Toda Bukhara se extiende a tus pies. Al oeste la inmensa superficie del Ark, con las murallas de la ciudad, bajo tus pies las cúpulas celestes de la madrasa de Mir-i-Arab, con su portón ricamente decorado y si le echas un poco de imaginación, a lo lejos, donde el horizonte se junta con el cielo, puedes imaginarte una polvareda que se acerca a la ciudad: es la Gran Caravana, que tras días cruzando las áridas tierras uzbekas, se acerca a Bukhara….

Cómo ir

En España hay turoperadores y agencias de viajes y aventura que organizan visitas a Uzbekistán CATAI TOURS, NOBEL TOURS, AÑOS LUZ, CLUB MARCO POLO, TREKKING Y AVENTURA…

Viajar en un grupo organizado es una forma cómoda, pero para quienes les gusta la aventura de ir por libre, también lo puede hacer con tranquilidad, Uzbekistán es un país seguro debido a gran presencia policial y especialmente al carácter amable y educado de los uzbekos, tienen gran curiosidad hacia los extranjeros.

Desde España la compañía Uzbekistán airways tiene un vuelo directo semanalmente, aunque también otras compañías vuelan a Uzbekistán con escalas.

Necesario

Para entrar en el país necesitamos un visado y el pasaporte en vigor, con una validez mínima de seis meses. El visado para quince días cuesta 70€ y 80€ para un mes, hay que solicitarlo en la Embajada de Uzbekistán en el Paseo de la Castellana 45, 28046 Madrid. El formulario para la solicitud del mismo puede bajarse de la web de la embajada y hacer el pago mediante un ingreso.

Si decidiéramos permanecer mas tiempo en el país es fácil obtener una Extensión del visado en una oficina de Inmigración por 40€.

En Uzbekistán es absolutamente imprescindible y obligatorio, especificar en la tarjeta de entrada la cantidad exacta de dinero que ingresamos en el País, ademas hay que aclarar la cantidad de dinero en las diferentes monedas o/y cheques de viaje.

Conservar los certificados de registro obtenidos en los hoteles del país ya que hay que presentarlos al salir de Uzbekistán.

No esta permitido sacar antigüedades de Uzbekistán.

Recomendaciones

Uzbekistán es un país bastante machista, por lo que las mujeres viajeras solas debéis ser discretas, vestir de manera modesta y mantener las distancias cuando habléis con un hombre, no paseéis de noche por zonas deshabitadas.

La homosexualidad masculina es ilegal en Uzbekistán, no así el lesbianismo, pero ambas condiciones están muy mal vistas en esta sociedad islámica conservadora, no mostréis afecto por vuestra pareja en público.

Llevar un botiquín con unos antibióticos de amplio espectro y una medicación más suave para la diarrea común, tiritas, vendas, agua oxigenada o yodo y si tomáis alguna medicación percataros de llevar las dosis suficientes para el viaje ya que las farmacias en Uzbekistán no están muy bien provistas. Recordar las tres reglas de oro en un viaje No beber agua no embotellada, no tomar verduras crudas ni frutas sin pelar y lavarse las manos con frecuencia y antes de comer.Viajar es saludable, viaja con salud.

Gafas de sol, crema protectora. Tarjetas, baterías, etc. para las cámaras, cargadores ( en Uzbekistán la corriente es como en España 220v. y los enchufes son también como aquí.

No olvides nunca un buen seguro de viaje.

Información Practica

Los horarios comerciales de los bancos y administración es de 9:00 a 17:00 de lunes a viernes, los museos tienen horarios variables pero cierran los lunes, la tiendas y sitios turísticos suelen cerrar muy tarde aunque los restaurantes y sobretodo en las zonas menos turísticas cierran a las 21:00.

Para llamar a Uzbekistán el prefijo internacional es el 998 , para llamar a España desde Uzbekistán hay que marcar 8, esperar tono y marcar 10 y 34 (código internacionalizar de España). Es fácil encontrar cibercafés y conexiones Wifi .

La hora local de Uzbekistán es de tres o cuatro horas más que en España dependiendo de la nuestro adelantamiento o retraso horario.

Para los aficionados a la Fotografía, recordar llevar todo lo que necesitéis en vuestro equipo ya que allí es puede ser difícil encontrar algún componente.

Cuando hagáis fotos a la gente hacerlo con discreción y si es un retrato preguntad antes si no les importa, la población suele ser muy amable y seguramente se prestara encantada.

Esta Prohibido fotografiar aeropuertos, estaciones ferroviarias, el metro en Tashkent y sobre todo instalaciones militares.

La moneda es el som (S) y el billete de más valor es de 1000 S, que al cambio son 50 céntimos de dolar.Lo habitual es cambiar en el bazar de la ciudad, los bancos y agencias cobran un 30% más. En Uzbekistán se regatea para todo. Las tarjetas de crédito se aceptan sin problemas en hoteles, restaurantes y principales tiendas, no en el resto del país.

En la entrecruzada de países y culturas que supone Asia Central, hace poco más de 20 años había un mar en medio del desierto, el Mar de Aral. Con más de 65.000 m2, el tamaño de países como Lituania o Sri Lanka, el Mar de Aral suponía una importante fuente de vida en esa árida región: por una parte, alimentaba a tímidos cultivos que sin agua jamás hubieran existido, por otra, servía de hábitat a varias especies endémicas de flora y fauna y por último, suponía un bonito atractivo para los habitantes de la zona, que podían bañarse en sus “playas”.

No obstante durante los años 60, la URSS decidió que iba a canalizar agua de los principales ríos que alimentaban el mar –el Amu Daria y el Sir Daria- para crear en esa desértica área de la tierra la mayor zona de cultivo de algodón del mundo. A la larga, eso acabaría por secar el mar prácticamente por completo.

Allí dónde antes había existido un rico mar, quedó tan sólo arena; una arena, que por cierto, quedó completamente contaminada con los miles de químicos que se usaron para los campos, que a su vez, también se secaron. Los puertos desaparecieron, los pequeños hoteles que había se abandonaron, las ciudades del litoral se convirtieron en “oasis” del desierto y los barcos que nadie sacó del agua, un absurdo recuerdo de una tragedia natural y humana sin precedentes.

A unos 350 kilómetros de la bella ciudad de Khiva, se encuentra Moynaq, el que un día fue el pueblo pesquero más rico del Mar de Aral. En la actualidad, se trata de una solitaria, polvorosa y decrépita ciudad en la que apenas viven algunos nostálgicos ancianos.

En el lugar en el que la ciudad encontraba el agua, se emerge un paseo marítimo que apunta al desierto y en el que uno puede visitar una docena de barcos oxidados que allí quedan navegando entre unas dunas que jamás tendrían que haber existido.

Si te gusta viajar a lugares poco frecuentados por el turismo, y con una gran historia por detrás y exótico patrimonio arquitectónico para conocer, entonces debes incluir en tu lista a la ciudad de Jiva, ubicada en la provincia de Jorezm, al suroeste de Uzbekistán.

Jiva turismo Uzbekistan

Jiva es una gran civilización que prosperó en el pasado, y que se encuentra en las orillas del río Amu-Darya. Ha sido y sigue siendo la perla del oasis del reino de Jorezm, que durante muchos siglos era uno de los centros principales de la Gran Ruta de la Seda.

Es una población histórica con más de 2.500 de antigüedad, y al visitarla de puede decir que es como un museo al aire libre por la grandiosa arquitectura que allí se puede apreciar.

La ciudad de Jiva posee un centro histórico denominado Ichan-Kala que significa la fortaleza interior, y ese lugar es un atractivo turístico y cultural para no perderse al recorrer esta población de Uzbekistán.

Así, podremos conocer el barrio de Itchan Kala en la parte interior de la ciudad de Jiva, atrincherado detrás de las murallas de piedra que alcanzan una altura de unos doce metros, forma parte del antiguo oasis que era la última etapa de las caravanas antes de que éstas se adentraran en el desierto en dirección a Irán.

El Casco Histórico de Jiva guarda más de 50 monumentos históricos y 250 antiguas casas, principalmente datadas en los siglos XVII al XIX. Aunque no se conservan muchos de sus antiguos monumentos, la ciudad constituye un ejemplo coherente y bien conservado de la arquitectura musulmana del Asia Central con unas construcciones sobresalientes como la mezquita Djouma, los mausoleos, las madrazas y los dos magníficos palacios edificados a principios del siglo XIX por el Khan Alla-kouli. En 1990 este sitio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En los alrededores de la ciudad de Khiva, en Uzbekistán, se extiende el vasto y árido desierto de Khwarezm que es a la vez un gran libro abierto de historia y arqueología. Allí se encuentran numerosas ruinas de fortalezas y antiguas ciudades. Es el Anillo del Oro, también llamado Elliq-Qala: las 50 fortalezas.

Se usa el número de 50 un tanto arbitrariamente porque de momento solo se han catalogado una veintena de estas antiguas estructuras. Cada año se descubren nuevos hallazgos por lo que estas tierras secas e inhóspitas podrían esconder aun más de esas cincuenta. Todo ello hace del área de Khwarezm una de las más grandes y fascinantes colecciones de ruinas del planeta.

Hace más de dos mil años este lugar era mucho más fértil y acogedor, por lo que fue poblado y protegido de las invasiones y ataques de las tribus vecinas por una cadena de fortalezas militares. Poco quedan de ellas salvo los fundamentos de las murallas y los principales edificios. Los sótanos y los túneles subterráneos colapsaron en todas y cada una de estas ciudadelas y todavía hoy son objeto de estudio e investigación, lo que significa Elliq-Qala es uno de los sitios arqueológicos más interesantes de la época actual.

Resulta difícil ahora imaginar entre tanta desolación que Khwarezm fue un lugar de ebullición de viajeros, comerciantes, guerreros y colonos. Si viajas por este inmenso país de Asia central, podrás visitar el sitio con una excursión guiada que dura un día entero desde la ciudad de Beruni.

Viajes a Elliq-Qala

Rutas a Elliq-Qala

Ofertas a Uzbekistán