info@almusafir.es +34 612 258 388

Sudán

viajar a sudan, ofertas Sudán cuenta con muchos sitios turísticos, pero la mayoría de ellos se encuentra dispuesto allí de forma natural, por lo que estamos en presencia de uno de esos sitios que conviene recorrer, ya que ello nos permitirá adentrarnos en las culturas de antaño que algunas vez ocuparon estos territorios, como en este caso la increíble región sagrada de Gebel Barkal.

De hecho, estamos en presencia de un sitio que fuera la sede del histórico reino Napata, y el cual se encuentra sobre el pie de una montaña de las más importantes a nivel local, cerca de la ciudad de Karima, donde la mayoría de sus visitantes hacen noche antes de seguir camino luego de haber conocido este sitio.

La historia

En cuanto a los orígenes de este sitio, en tanto, debemos decir que el mismo comenzó a formarse mediante su ocupación por parte del ejército de Tutmosis III, que llegó a la zona del Ŷebel Barkal, nombre con el que se conoce a nivel local el lugar, donde fundaron Napata como un establecimiento en el cual dejar sus cosas antes de cada movimiento. Cercana al río Nilo, sin embargo, por entonces la región pertenecía a Egipto.

Allí, los nuevos pobladores levantaron trece templos y tres palacios, además de varias otras construcciones, algunas de las cuales siguen estando bien conservadas hoy en día, como por ejemplo muchas pirámides, y sitios de culto que fueron levantados en honor al dios Amón.

En la actualidad, se trata de uno de los espacios antiguos más importantes de Sudán, motivo por el cual la UNESCO ha destacado al mismo como Patrimonio de la Humanidad en el año 2003, además de a las ciudades de Napata y Meroe, que se encuentran cerca, y en cuyos caminos a este espacio, se ha dado con restos arqueológicos de miles de años.

Pirámides de Meroe en Sudán
En muchas ocasiones suelo escribir en Diario del Viajero sobre arqueología y es que considero, que la historia antigua nos ofrece un marca único en los viajes. Aunque muchos puedan pensar que en África el único lugar dónde encontrar pirámides es en Egipto, hoy os decubriré las pirámides de Sudán.

 

Al igual que los egipcios creían en la continuación de la vida tras la muerte. Para ellos, la vida futura se asemejaba a ésta y construían las pirámides sepulcro como un hogar para los muertos. Los interiores subterráneos de las pirámides de Nubia estaban ricamente adornados.

 

Una de las visitas imperdibles de Sudán son las pirámides de Meroe. Aquí encontraremos una docena de pirámides construidas alrededor de 720 a.c.

 

Meroe fue una de las capitales del imperio Nubio, que a lo largo de la historia, en algunos momento rivalizó con su vecino del norte, Egipto. Los arqueólogos continúan escavando e investigando en esta región y han descubierto que esta cultura influyó más de lo pensado en el antiguo Egipto.

 

De hecho los nubios gobernaron en Egipto desde el año 760 al 656 a.c, hasta que los egipcios los expulsaron. Para visitar las pirámides tendremos que viajar al norte de Jartum unas dos horas y media.

 

El video servirá para abrir boca a todos los aventureros que se lancen a recorrer este país africano. Estoy seguro que os sorprenderán las imágenes.

 

La República de Sudán en el noreste de África tiene una larga historia que se remonta a la Edad Antigua, donde se entrecruza profundamente con la historia de Egipto, perteneciendo sucesivamente a diversos estados hasta obtener su independencia a mediados del siglo XX. Las civilizaciones de aquellos tiempos han dejado sus huellas visibles hoy en día en varios asentamientos arqueológicos.

Gebel Barkal

Gebel Barkal es el nombre con el que se conoce lo que fue el lugar sagrado del antiguo reino de Napata, fundada por los egipcios (Tutmosis III) como centro administrativo en el 1460 a. C. Este sitio de gran interés para el turismo arqueológico en Sudan, esta constituido por cinco áreas arqueológicas que se extienden por el valle del Nilo, a lo largo de una zona de 60 km de longitud. Todas ellas datan de la época del segundo reino de Kush y son exponentes de las culturas napatea (900–270 a. C.) y meroítica (270 a.C–350 d.C).

Los vestigios arqueológicos comprenden tumbas, con pirámides o sin ellas, templos, viviendas y palacios. El monte Barkal ha estado estrechamente vinculado a las tradiciones religiosas y el folclore de la población desde la Antigüedad. Hoy en día, los templos más importantes se siguen considerando lugares sagrados.

Pirámides de la isla de Meroe

Este asentamiento arqueológico que fue continuación del reino de Napata, esta formado por una serie de pirámides situadas en un paisaje semidesértico entre los ríos Nilo y Atbara, en lo que fue el centro del Reino de Kush, una gran potencia entre el siglo VIII a.C al siglo IV d.C.

El sitio consiste en la ciudad real de los reyes kushitas en Meroe, cerca del río Nilo, y los sitios religiosos cercanos de Naqa y Musawwarat es Sufra. Fue sede del poder que ocupó Egipto durante casi un siglo y, entre otros vestigios, contiene pirámides templos y viviendas, así como instalaciones de gestión del agua. Este vasto imperio se extendió desde el Mediterráneo hasta el corazón de África, por lo que el lugar es testimonio del intercambio de artes, estilos arquitectónicos, religiones e idiomas entre ambas zonas.

 

35 pequeñas pirámides

Por lo menos 35 pirámides junto a algunas tumbas fueron encontradas en un sitio llamado Sedeinga en Sudán.

Descubiertas entre el 2009 y el 2012, los investigadores se sorprendieron por la densidad de las pirámides, pues solo en la temporada del 2011 los expertos encontraron 13 construcciónes en un área de 500 metros cuadrados.

Las pirámides se remontan a 2.000 años atrás, cuando el Reino de Kush en Sudán estaba en su apogeo. Kush compartía límites con Egipto, y luego con el Imperio Romano. Según los investigadores, el deseo de las personas del reino por construir pirámides al parecer estuvo influenciado por la arquitectura funeraria egipcia.

De acuerdo a los investigadores, en Sedeinga la construcción de pirámides fue realizada por siglos. “La densidad de las pirámides es enorme” señaló el investigador Vincent Francigny del Museo de Historia Natural en Nueva York. “Debido a que la construcción duró por cientos de años, luego de siglos comenzaron a llenar los espacios disponibles en la Necrópolis”.

La pirámide más grande descubierta hasta ahora tiene 7 metros de ancho en su base, y la más pequeña al parecer fue construida como una tumba para un niño, pues tenía 750 centímetros de largo.

La construcción de las pirámides se realizó hasta que eventualmente se quedaron sin espacio. “Llegaron al punto en donde todo estaba tan lleno de gente y tumbas que comenzaron a reutilizar las más antiguas”, señaló Francigny.

Uno de las tumbas más interesantes descubiertas por los arqueólogos fueron los restos de una mesa de ofrendas. Allí aparecía la diosa Isis y Anubis junto a una inscripción en idioma Meroítico de una mujer llamada “Aba-la”, el cual podría haber sido un apodo para “abuela”.

El equipo de arqueólogos publicaron un artículo detallando sus descubrimiento en la revista Sudan and Nubia.

 

 

Gebel Barkal

La Montaña Pura de Sudán, también conocida como “Ŷébel Barkal”, es el nombre que la mayoría de pobladores musulmanes del país le otorga al que anteriormente fuera conocido como el “sagrado del reino de Napata”, en la zona norte de la ciudad que en la actualidad posee el mismo nombre, y que es relevante hasta tal punto, que la UNESCO le ha considerado Patrimonio Mundial de la Humanidad, en el año 2003.

Cerca de Karima, la más importante urbe de la zona, este sitio no está demasiado lejano tampoco del río Nilo, por lo que se considera que las tribus allí instaladas lo escogieron justamente por este motivo, aunque a excepción de los espacios en los que aparentemente enterraban a sus muertos, y donde pasaban una buena parte del día, no se conocen muchos más datos.

En concreto, el sitio es famoso internacionalmente, ya que allí se han encontrado lo que se denominan, dos estelas. La primera de ellas pertenece a Tutmosis III, de la dinastía XVIII, y la segunda a Harsiotef, de la dinastía XXII. Se trataba, por entonces, de dos de los monarcas más importantes que tuvo la zona, y se decidió enterrarlos allí para rendirles pleitesía incluso luego de su partida terrenal.

Una vez que nos encontramos allí, podemos destacar especialmente el establecimiento de imponentes templos locales, como por ejemplo el de Thyphonium, el de Amón, el de Karnak y el de Mut, todos los cuales se encuentran a una distancia relativamente corta uno de otro, por lo que pueden ser recorridos en cuestión de una sola jornada.

En cuanto a la historia del descubrimiento de estos sitios, no podemos dejar de señalar que el mismo se llevó a cabo en 1916, por obra y gracia del especialista internacional George Reisner, aunque posteriormente se encontraron escritos, de alrededor de 1825, que ya hablaban de la existencia de este tipo, y de su increíble belleza y antigua historia.

Hoy vamos a hablaros de las pirámides de Sudán, especialmente del complejo de Meroe, a unos 200 kilómetros de la capital sudanesa.

¿Sabías? Sudán es el país con más pirámides de todo el mundo. No tiene comparación con los mayas, los egipcios o las pirámides erigidas en Asia. Sin embargo porque no tienen la magnitud e imponencia de sus hermanas egipcias, son mucho menos visitadas y carecen de una estructura turística establecida.

Las pirámides del complejo de Meroe se encuentran en el desierto de Nubia, en Sudán del Norte, enmarcadas en un desértico paisaje, con dunas de arena de intenso color naranja.

Estas pirámides que hoy se conservan parcialmente (aunque partes han sido muy bien reconstruidas) son representantes del reino Meroítico que dominó esta región entre el 400 a.C. y el 300 d.C. Hay registros que demuestran que la ciudad de Meore ya existía en épocas tan antiguas como el 750 a.C. De la ciudad de Meore se conservan hoy partes de la muralla que rodeaba el límite de la citadela y parte de lo que fueran las salas reales. Se conserva también el templo a Amón y se han encontrado evidencia de adoración a dioses egipcios y nubios.

En una zona cercana al sitio se han encontrado más de mil tumbas, casi todas señaladas por túmulos. Las pirámides de Meroe no son grandes como las egipcias de Gizah, claro, las más grandes tienen unos 20 metros de base. Se han encontrado tumbas de emperadores y altos funcionarios así como sacerdotes.

Este complejo arqueológico que ha sido excavado interrumpidamente desde 1904, es un buen ejemplo de la riqueza que tiene escondida Sudán bajo su suelo arenoso. Quizás por ser menos conocido, más pobre o menos lujurioso en los descubrimientos si se lo compara con su vecino país, Egipto. Sin embargo la riqueza está al alcance de las manos y los arqueólogos aventureros han estado realizando descubrimientos impresionantes en las últimas décadas: palacios, pirámides… Sudán tiene mucho que contar de su pasado, mucho que aún no sabemos.

Hallan siete momias en una cripta de un reino cristiano perdido

Arqueólogos polacos han encontrado en unas excavaciones en la ciudad sudanesa de Dongola siete momias en una cripta cristiana medieval de 900 años, cuyas paredes aparecen cubiertas de signos y plegarias.
La cripta que contenía las siete siete cuerpos de hombres, momificados de forma natural, fue encontrada en 1993 en las ruinas de un antiguo monasterio ubicado en el valle del Nilo de Sudán, pero no fue abierta hasta 2009, cuando empezaron los trabajos arqueológicos a gran escala, informa el portal ‘LiveScience’.

Las inscripciones en las paredes de la cripta, hechas con tinta de color negro en una capa delgada de cal, están escritas en griego y en copto e incluyen diferentes fragmentos de los evangelios de san Lucas, san Juan, san Marcos y san Mateo y plegarias como una oración a la Virgen María, que de algún modo servían para la protección de los difuntos.

“Probablemente no buscaban solo salvaguardar la tumba, sino sobre todo proteger a los que estaban enterrados en su interior y tenían que hacer un peligroso viaje desde el momento de su muerte hasta su presentación ante Dios”, explica Adam Łajtar, investigador de la Universidad de Varsovia.

De acuerdo con los científicos polacos, los epitafios indican que una de las momias puede ser el cuerpo del arzobispo Georgios, uno de los líderes religiosos más poderosos del reino de Makuria fallecido en 1113 a la edad de 82 años.

Hace 900 años la antigua ciudad de Dongola era la capital del poderoso reino cristiano de Makuria, un lugar donde coexistían en paz iglesias y mezquitas. De acuerdo con los expertos, la cripta fue construida cuando el reino cristiano se encontraba en su apogeo y controlaba una gran parte de los territorios de Sudán y el sur de Egipto contemporáneos.

About the Author

Leave a Reply

*